Psicólogos y psiquiatras que disienten de la ideología de género reinante

Psicólogos y psiquiatras que disienten de la ideología de género reinante

De repente, un porcentaje significativo de nuestras élites sociales e intelectuales han sucumbido al engaño de que una niña puede ser un niño, y un niño una niña, o cualquier él, ella, ne, ze, zi o cualquier otra cosa que deseen.

La palabra «disidente» asociada, normalmente, con aquellos valientes opositores al régimen soviético durante la ‘Guerra fría’, puede muy bien ser aplicado hoy, a los psicólogos y psiquiatras opuestos a diagnósticos extraños. Los disidentes, por lo general, defienden verdades antipáticas y son silenciados a base de denuncias, ostracismo o prisión. Aunque no parece muy probable que los psicólogos sean enviados hoy a un ‘gulag’ físico, en su lugar, son enviados a uno social, donde esta ideología infiltra toda la profesión. Lo importante es que hay psicólogos disidentes que están dispuestos a arriesgarse al ‘gulag social o profesional’.

Recientemente, algunos psicólogos y psiquiatras manifiestan públicamente su desacuerdo con el fuerte activismo de los ‘lobbies’ para normalizar el «Trastorno de la identidad de género» (GID, por sus siglas en inglés), suprimiéndolo de la categoría de ‘trastorno’. La edición más reciente del «Manual de trastorno mental, diagnóstico y estadística», volumen 5 (DSM5, utilizado en todo el mundo) dice que las personas que desean cambiar de género no padecen desorden o trastorno alguno, más bien padecen ‘Disforia de género’, es decir: «manifiestan una marcada incongruencia entre su género experimentado/expresado y su género biológico». Esto es un cambio enorme. Significa que las personas ‘transgénero’ no se sienten bien en su identidad natural como hombre o mujer, tal como cualquiera no se encuentra bien por sufrir un dolor de cabeza, pero ellos no tienen un trastorno o desorden. Pero muchos psicólogos saben que esto no es verdad, justamente. Las personas con GID existen y merecen un tratamiento compasivo como todo problema de salud mental.

Es muy importante darse cuenta que nuestra comprensión de los trastornos cambia con el tiempo. En el siglo XIX, muchos eran diagnosticados de ‘histeria’, pero los psicólogos desarrollaron un mejor pensamiento sobre el tema; más tarde, algunos pusieron su confianza en que la lobotomía (1) ayudaría a los pacientes, pero sabemos que fue un error y se suprimió; y ahora, algunos piensan que hay muchos tipos de géneros y que esto es perfectamente normal. Pero esto está cambiando algo que habíamos considerado correcto desde el principio. Desde luego, nadie tiene que jurar lealtad imperecedera al DSM5, pero debe confiarse en que los psicólogos y los psiquiatras aceptan la mayoría de lo que en él se dice, de manera que exista un acuerdo general sobre lo que es un trastorno psíquico y lo que no lo es. Este principio funciona razonablemente bien con los trastornos más importantes, tales como el trastorno bipolar o la esquizofrenia, pero con el intento por razones políticas de suprimir el GID del manual de diagnóstico se ha producido una división de alto nivel, totalmente inusual, entre los psiquiatras y los psicólogos.

Uno de los más importantes ‘disidentes’ es Paul McHugh, estadounidense, y católico, lleno de razón en su poderosa crítica. Antes, Jefe de Psiquiatría en el hospital Johns Hopkins, había trabajado en el proyecto original de cambio de sexo que se implantó allí en los 60, antes de tener segundas ideas al respecto. Sí, aquí hay un psiquiatra que ha admitido que se equivocó. Se dio cuenta de las terribles consecuencias para los que se entusiasmaron con la agenda del ‘transgenderismo’, diciendo que el foco del género variable «ha tomado características de culto», «tiene su propia jerga, su propio lenguaje», y «los chats de internet que dan respuestas resbaladizas» a nuevos reclutas, y los clubs para un más fácil acceso s a vestidos y estilos que apoyan el cambio de sexo».

McHugh, incluso llamó la atención de algunos miembros de la clase dirigente por algún tiempo, dándoles a conocer los resultados de su amplio análisis de lo que ocurría en la dirección de internet ‘consecuencia del cambio de sexo’:

Lo más llamativo, su mortalidad (de los transgénero) por suicidio aumentó veinte veces más que los de la población normal. Este resultado estremecedor no tenía explicación hasta entonces, pero seguramente reflejaba la creciente sensación de soledad de que ya habían informado las personas según se hacían mayores, después de la cirugía. El alto índice de suicidios desafiaba, ciertamente, la política de prescripción de cirugía para el cambio de sexo.

En 1979, McHugh cerró completamente la clínica de identidad de género del hospital Johns Hopkins, explicando que un estudio demostró que la mayoría de las personas que se habían sometido a la cirugía de cambio de sexo «continuaban con los mismos problemas en sus relaciones, en el trabajo, en sus emociones, como antes de la operación. La esperanza que tenían de salir de aquellas dificultades emocionales y florecer psicológicamente no se habían cumplido». El tratamiento quirúrgico para la juventud ‘transgénero’, añadió, es como aplicar la liposucción a una persona anoréxica. Describió, asimismo, a las ‘mujeres transgénero’ como ‘caricaturas de mujer’, porque la cirugía ‘falló’ por no poder cambiar muchos de sus rasgos, de sus características masculinas». Creía que los cambiados de sexo sufren un trastorno de propia aceptación y reafirmó, después de examinar las dolorosas evidencias, que: «Con estos hechos en la mano afirmo que el Hopkins estaba cooperando fundamentalmente con el desarrollo de la enfermedad mental. Nosotros, los psiquiatras, pienso que lo haríamos mejor si nos concentráramos en tratar de arreglar sus mentes y no sus genitales».

Otro psiquiatra estadounidense, el Dr. Richard Fitzgibbons, llegó a parecidas conclusiones, estableciendo que la reasignación quirúrgica es un «error categórico», por ofrecer soluciones quirúrgicas a problemas psicológicos, y lo más importante, que estas soluciones quirúrgicas ponen en peligro la vida de las personas afectadas.

Indicó, además, que el mayor estudio realizado hasta la fecha sobre la situación de las personas que se han sometido a una reasignación quirúrgica de sexo (SRS, por sus siglas en inglés), fue un análisis sobre más de 300 personas que se habían sometido a estos tratamientos en Suecia durante los pasados treinta años. Este estudio de 2011 demostró que las personas sometidas a SRS tenían una diferencia considerablemente mayor de un alto riesgo de mortalidad, de conductas suicidas, y morbosidad psiquiátrica que la población en general.

En su muy completo estudio de todo lo escrito sobre este asunto, Fitzgibbons insiste en que, dentro de ciertos subgrupos, los jóvenes adquieren un mejor status si se someten al SRS en vez de permanecer homosexuales y se ha encontrado una conexión entre el autismo y el pensamiento trans-sexual.

Otro psicólogo, William Kilpatrick, declara que según su punto de vista, »el pensamiento del engaño (el genderismo) ha llegado a ser una característica de la mente moderna» y lo que es trágico es que no solo la juventud está enredada en ello, sino que también ha sido adoptado por los profesionales que debían conocerlo mejor». En un reciente artículo titulado «La normalización del pensamiento engañoso», manifiesta:

De repente, un porcentaje significativo de nuestras élites sociales e intelectuales han sucumbido al engaño de que una niña puede ser un niño, y un niño una niña, o cualquier él, ella, ne, ze, zi o cualquier otra cosa que deseen. Esto no es solo una rebelión contra las convenciones sociales, naturales, es una rebelión contra la realidad.

Si esta rebelión fuera personal o localizada, podría ser contenida. Pero como Kilpatrick (en conexión con el psicólogo canadiense Jordan Peterson) señala, hay una más siniestra motivación: existe la evidencia de un progresivo totalitarismo cogiendo en una trampa a las instituciones y disciplinas académicas occidentales. Hay autoridades en las sociedades occidentales que quieren castigar a aquellos que decidan no honrar el engaño, incluso autoridades de la profesión psiquiátrica. El castigo se aplica en forma de denuncias públicas, expulsión del colegio profesional, incluso cargos legales en algunos casos. Aquí, la Psiquiatría y la Psicología, como en la Rusia soviética, están siendo coaccionadas para que acepten la nueva ortodoxia política y las denuncias en marea creciente en los medios siempre ayuda a minar la resistencia. Sin embargo, los disidentes arriba mencionados y muchos otros (entre ellos los psicólogos australianos), se mantienen firmes y rehúsan aceptar el engaño.

El joven, 14 años, Patrick Mitchell, presente en el programa de televisión australiano, «60Minutos», se convirtió en un poderoso testigo al recuperarse de su proceso transgénero. Patrick, realmente, tenía un problema de identidad y habló de su confusión, «Yo no sabía quién era la persona que me miraba fijamente a la espalda». Después de ser diagnosticado de ‘Disforia de género’ y después de estar tomando hormonas para alterar su cuerpo durante un año, él dijo que un día se despertó y se dio cuenta de que no necesitaba cambiar de género, diciendo «Me di cuenta que podía ser feliz sin cambiar mi yo por completo». Comentando la situación de Patrick, el Profesor John Whitehall de la Universidad de Sidney Occidental, dijo que el pedir la cirugía trans-sexual fue en realidad una llamada de socorro para corregir la enfermedad psicológica subyacente, pero los ideólogos del ‘género’ ponen las cosas peor al hacer que eso, la enfermedad, sea considerada una situación normal, llamando a esa solución, salud. Sus palabras parecen el eco de las de la Dra. Michelle Cretella, presidente del Colegio Americano (Estadounidense) de Pediatras, quien cree que aprobando ésta equivocada clasificación del ‘género’ de los pacientes de ‘Disforia de género’, se está abusando psicológicamente de esos pacientes.

Los así llamados «profesionales» pueden no estar de acuerdo, pero el ejemplo del joven Patrick nos hizo un favor a todos; él estableció la verdad de que aunque tú puedas sentir ser de otro género, eso no significa que lo seas realmente. Si aquellos, los «profesionales», tomasen en serio la salud y el sentirse bien de los pacientes diagnosticados de ‘Disforia de género’, los activistas del ‘género’ harían bien en escuchar a Patrick. Y los psicólogos disidentes pueden mostrar su ejemplo a otros jóvenes, ofreciéndoles así esperanza que hay remedios cuando los conflictos de identidad les asaltan, sin necesidad de alterar su cuerpo con cirugía.

La verdad, al final, tiene un camino para triunfar sobre los ruidosos intentos de negarla. Con la ayuda de los disidentes, otros, como Patrick, llegarán a aprender esto también.

Wanda Skowronska

Traducido para InfoCatólica por Laudetur Jesus Christus

Publicado originalmente en Crisis Magazine

_______________________________________________________________________

(1) Un tipo de psicocirugía, consistente en la sección quirúrgica de uno o más fascículos nerviosos de su lóbulo cerebral.

 

18 comentarios

Sancho
Algún día, cuando el daño causado por esa aberrante ideología, tanto a los directamente afectados como a la sociedad en general, especialmente a los niños, no se pueda ocultar más, se pedirán responsabilidades a los médicos y a los numerosos políticos que han colaborado con ella, si antes no se las pide Dios.
1/07/18 3:35 PM
Horacio Castro
Muy buen artículo con argumentos de peso contra la insostenible ideología (identidad sería comportamiento) de género. Ayuda a diferenciar comportamientos en la sexualidad. La homosexualidad es una manera de obtener placer sensual, distinta de la penosa y enfermiza situación de personas que, además de comportarse y aparentar, CREEN que les corresponde otro sexo que el biológico.
1/07/18 5:17 PM
Horacio Castro
Quiero significar que, en la demencial legislación aprobada en varios países, llaman identidad al mero comportamiento.
1/07/18 6:21 PM
Fray Escoba BCN
En 1973 la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) decidió eliminar la homosexualidad del 'Manual de Diagnóstico de los trastornos mentales' (DSM) y urgió a rechazar toda legislación discriminatoria contra gays y lesbianas.

Mismo guión, mismos propósitos
1/07/18 6:53 PM
Horacio Castro
Creo que es conveniente insistir en el concepto: gais y lesbianas están conformes con su sexo bilógico. El origen de la homosexualidad hasta el momento no tiene explicación suficiente. En cambio creer, y pretender que los demás crean, que nuestro sexo es distinto al biológico, es una enfermedad mental.
1/07/18 8:47 PM
Horacio Castro
De cualquier manera no son cosas para mezclar y hacer una fiesta. Con aplausos de intelectuales y gobernantes…
1/07/18 9:13 PM
Palas Atenea
La historia demuestra que, ni siquiera en los totalitarismos, todos los científicos apoyaron lo que fue políticamente correcto en su día, así que no es extraño que ahora haya profesionales de la psiquiatría que tampoco apoyen la ideología de género, pero el hecho de que sean pocos y mal vistos señala condena al ostracismo. Es verdad que los totalitarismos utilizaban métodos más drásticos, pero no siempre, enviar a un eminente psiquiatra de Moscú a Taskent, en Uzbekistán, era algo bastante usual en la URSS.
1/07/18 9:40 PM
Mª del Pilar
Simplemente están legislando sobre los gustos, apetencias o desordenes psicológicos de las personas, como si se tratara de hechos incontestables. Les están "haciendo el caldo gordo", como vulgarmente se dice, al N.O.M. que lo que quiere no es el bien de las personas, sino aniquilar a tres cuartas partes de la humanidad.
Cuando todos los "tontos útiles" se den cuenta del gran error que cometen apoyando esta horrenda agenda, será demasiado tarde para muchas personas a las que habrán confundido de una forma devastadora.
¡Que Dios nos ayude!





Alg
2/07/18 3:52 PM
madre
Robert Spitzer, el psiquiatra que desmintió que la homosexualidad fuera una enfermedad, cuando años más tarde, tras estudios con personas que tenías atracción hacia el mismo sexo, se dio cuenta del error, quiso volver atrás, pero el día anterior tuvo la llamada de alguien que le dijo que si lo hacía, eliminarían a su hijo...
Que curioso, ¿verdad? quizá casualidad...
Por el amor de Dios despertemos antes de que nuestros hijos y nietos caigan en esta ideología sin alma.
2/07/18 4:01 PM
Psicóloga
Hola, soy lectora frecuente de este blog y encuentro muchos de sus artículos muy interesantes. Tengo una licenciatura en psicología clínica y me gustaría dar mi punto de vista, creo que no hay enfermedades "peores" que otras, pero si me gustaría aclarar que lo que se considera un "trastorno" o enfermedad mental es un conjunto de síntomas o comportamientos que impiden al individuo funcionar y adaptarse a la sociedad de manera integra (y que resulte un riesgo o peligro para los demás o para si mismo). Ejemplo, la bipolaridad representa un problema ya que los estados depresivos pueden llegar a ser tan severos que algunas personas recurren al suicidio, mientras que los estados de manía pueden llegar a ser problemáticos por la falta de juicio y la cantidad de energía de las personas que padecen de este trastorno.
Ser transgénero se refiere a la identificación con el sexo opuesto al biológico. Nada más. Es lo único que se requiere para ser considerado transgénero.
Me parece importante mencionar que todos somos diferentes y todo lo que una persona puede experimentar es completamente válido especialmente cuando se trata de quienes somos. Aunque alguien padezca de una enfermedad (sea mental o no) sigue siendo una persona y por ello merece respeto, comprensión y empatía, nunca se llega a un progreso (en ningún ámbito) si no existe el reconocimiento "del problema", si se siguen invalidando, invisibilizando y encerrando en "enfermedades" condiciones (y reitero, condiciones, porque co
2/07/18 11:01 PM
Horacio Castro
El artículo, muy bueno, no se refiere a la homosexualidad sino al pretendido “cambio de sexo” y al mentado despropósito del “género (en realidad no más que conducta) opuesto al sexo biológico” aun en pre púberes.
3/07/18 12:14 AM
Horacio Castro
Psicóloga. Por supuesto que quien padece una enfermedad, por desagradable que pueda parecer a otros, sigue siendo una persona que merece respeto, comprensión y empatía. En el caso de los llamados transexuales la cuestión no es que tengan determinado comportamiento sexual, salvo que sea realizado contra las personas o constituya delito, sino que se pretenda que ese comportamiento cambia el sexo biológico.
3/07/18 12:34 AM
Psicóloga
Hola, mi comentario se cortó porque excedía el número de carácteres permitidos.
Soy consciente de que no trata de la homosexualidad.
Quería explicar que todos los seres humanos nos identificamos con lo que sentimos parecido a nosotros o bien que nos representa de una forma u otra. Ejemplo, un niño varón se identifica con un jugador de carreras porque por alguna razón le emociona la velocidad, y una niña puede bien sentirse identificada con una Barbie. Hay muchas teorías de por qué esto sucede y porque elegimos algunas cosas sobre otras (en cuestión de identidad, gustos, disgustos, etc.) Esto sucede todo el tiempo, desde el hecho de que alguien prefiera el color negro sobre el azul, hasta lo que se discute en este artículo. Es por esto, que muchos otros profesionales se oponen a categorizar estas condiciones como "enfermedades" o trastornos, porque si bien, un individuo transgénero si puede presentar más vulnerabilidad (o no, ya que reitero, todos somos diferentes) de sufrir ideación suicida, síntomas depresivos y ansiosos, ésto no son causados por la transexualidad, sino que en muchos de los casos se presentan como una respuesta a un entorno poco comprensivo y en ocasiones hostil.
4/07/18 7:22 AM
Psicóloga
Creo que cuando se trata de una enfermedad de cualquier tipo, no hay lugar para considerarla"desagradable", puede ser inconveniente y lo es porque representa una dificultad, discapacidad o riesgo para la persona que la sufre.
Y creo firmemente después de haber presenciado el sufrimiento que muchas personas con condiciones cómo ésta que se esfuerzan y luchan contra todo lo que son para "curarse" (y estoy segura que este es el mayor factor del alto índice de depresión, ansiedad e intentos de suicidio en esta comunidad) que la transexualidad no se trata de una enfermedad.
4/07/18 7:37 AM
Horacio Castro
Psicóloga. Es que hay gente 'que se identifica' con el rechazo al trastorno de la identidad de género. Es 'todo' un trastorno mental creer que uno elige el sexo biológico acorde a sus deseos. Vaya uso 'profesional' del idioma que hace usted del verbo identificar (usado como pronominal) y del concepto de identidad.
4/07/18 1:15 PM
Psicopedagoga.
Estoy totalmente de acuerdo con el artículo y debe ser duro para la persona, uno se opera y llega un momento que se da cuenta de la identidad real a la que estaba llamado. La sociedad está fomentando esta mentalidad porque además de tirar por tierra los valores familiares, estas personas que se sienten atraídos por el mismo sexo generan mucha riqueza, porque siguen los parámetros de un caprichoso. Por esto, son personas que traen cuenta a la sociedad y no importa su futuro, esto es lo que es penoso de los lobbies, deberían tener en cuenta estos datos, sobre todo mirando por la dignidad de estas personas y por el daño que se le está haciendo, siendo engañados
6/07/18 6:28 PM
L
Todos tenemos para que funcionemos, hasta un proton, se imaginan el lio de prototones, y el daño que sufre un persona,cuando, se realiza eso, que no es ciencia, sino chamuyo.
16/07/18 10:51 AM
Jose Antonio
Apenas he leido el texto pero todos sabemos por la etapas de la vida en la que vamos adquiriendo conocimientos y como los vamos a emplear. El grado de satisfaccion con el que vayamos experimentando es el que nos va a determinar el siguiente paso y otra muy distinta es el entorno social con en que se interactua pero basicamente es la familia el principal radiador de nuestra carga cultural con el que hacemos frente a una sociedad que nos acepta por como nos demos a conocer...
30/07/18 11:31 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.