Profesores de Religión: un nuevo curso por delante

Hace tiempo que dí una conferencia para los profesores de religión de Castilla y León. La parte que aquí os dejo pienso que puede ser útil para otras personas interesadas también en las dificultades y exigencias de la educación religiosa de los jóvenes. Otro día recordaré las claves históricas y actuales del laicismo en que tenemos que realizar esta educación religiosa.

Algunas consideraciones previas

Quiero manifestar mi satisfacción por estar hoy con vosotros, los profesores de religión católica en los Centros públicos de Enseñanza, porque es una manera de expresaros mi admiración y mi agradecimiento por vuestro trabajo, no sólo desde el punto de vista pastoral, que ya es muy importante, sino también, cultural y social.

En estos momentos, estais en la primera línea de la evangelización, sosteniendo el peso de una importante continuidad cultural y social, en unas circunstancias nada fáciles. Tenéis confiada una misión muy importante en el anuncio de la fe en el mundo actual, en la educación de los nuevos cristianos, en la solidez de la Iglesia del futuro.

En torno a vuestro trabajo existen muchos problemas de tipo administrativo, unos con fundamento real, otros creados un poco arbitrariamente desde la administración que no valora vuestra aportación al enriquecimiento y legitimidad de nuestra escuela pública. A veces estos problemas nos han acaparado demasiado y no hemos dedicado suficiente atención a potenciar los valores de vuestra actuación, desde el punto de vista pastoral y cultural.

Antes de entrar directamente en decir alguna cosa sobre cómo tendríais que desarrollar vuestra tarea en este clima de secularización, me parece oportuno hacer por delante algunas afirmaciones.

Y la primera es para reivindicar radicalmente la legitimidad de vuestra función. La educación cristiana de nuestros jóvenes es un derecho primario de las familias cristianas. A veces parece que andamos mendigando de la administración unos derechos que ellos nos tendrían que conceder en virtud de no sé qué benevolencia. Los gobernantes, los parlamentos no nos conceden este derecho. Lo tenemos en virtud de nuestro ser de personas, lo tenemos como ciudadanos libres. De ellos pedimos simplemente que los reconozcan y que los organicen de manera razonable en el conjunto de nuestra convivencia. No estará plenamente implantada en España la democracia mientras no se resuelva holgadamente y establemente esta cuestión de la enseñanza religiosa católica en la escuela pública.

La segunda afirmación es para valorar vuestra presencia y actividad en los colegios públicos como realizadores de una gran labor de orden cultural. Vosotros, con vuestra presencia y vuestras clases estáis siendo testigos y transmisores de un gran caudal cultural que es válido para todos los alumnos del centro y no sólo para vuestros alumnos directos. Los jóvenes que no sepan nada de la religión católica no pueden entender ni la historia, ni la literatura, ni la arquitectura de España, ni pueden entender el sentido, la grandeza o los errores de los grandes personajes de nuestra historia. Es decir, no pueden llegar a saber quiénes son ellos mismos. Este es un aspecto de la cuestión que ni siquiera ha sido abordado por nuestros gobernantes.

En tercer lugar quiero decir que vosotros estáis siendo los protagonistas del verdadero diálogo entre la fe y la cultura. Tenéis que enseñar los contenidos de la fe católica en diálogo permanente con los contenidos de las demás asignaturas, la filosofía, la historia, las ciencias sociales, etc. Vivís junto con otros profesores que no son católicos, que a veces impugnan vuestra asignatura y otras veces os preguntan sobre cómo entender ciertos puntos de la fe con verdadera buena voluntad. Sois el escaparate ante las fuentes de la nueva cultura que llega. Sois evangelizadores no sólo de vuestros alumnos sino de vuestros mismos compañeros.

Vuestra situación reclama de vosotros una excelente preparación. No voy a decir que tengáis que ser teólogos profesionales, pero sí me atrevo a deciros que no podríais cumplir dignamente vuestra labor sin una buena formación teológica, y por supuesto sin un testimonio firme y claro de la verdad y del valor racional y humanizador de lo que enseñáis, con el ejemplo de vuestra vida cristiana, profesante y militante.

La negativa a evaluar vuestra asignatura está diciendo cómo, aunque la admitan a más no poder en el elenco de las asignaturas posibles, no la consideran como un conocimiento serio y verdaderamente razonable. Ante vuestros alumnos, ante sus padres y ante vuestros mismos colegas, tenéis que ganar algo tan importante como el prestigio cultural y social, el reconocimiento de la capacidad educativa y socializadora de la fe cristiana, profundamente menospreciado entre nosotros. Tenéis que ser capaces de mostrar que la fe cristiana es profundamente razonable, que tiene una honda repercusión cultural y humanizadora.

El itinerario evangelizador

No es difícil imaginar lo exigente que tiene que ser para vosotros explicar de verdad la religión cristiana en este contexto cultural. Entre vuestros alumnos habrá quienes la acojan con gusto, la mayoría la acogerá, me temo, con poco interés, y frecuentemente con muchas reservas y prevenciones tanto afectivas como intelectuales. Aquí vale aquello de que quienes están en una habitación donde se fuma, todos salen oliendo a tabaco, sean o no sean fumadores. En la vida actual todos olemos a laicismo.

Vuestra labor docente, para ser sincera y efectiva, tiene que tener en cuenta lo que vuestros alumnos tienen en la cabeza en todos aquellos puntos que tienen algo que ver con los contenidos de la fe, origen del mundo y del hombre, inmortalidad o mortalidad, legitimidad o ilegitimidad racional de la fe religiosa, valoración muchos personajes y de importantes hechos e instituciones en la historia de España, fundamento y contenidos de la moral en la actualidad, etc. etc. No podéis enseñar ni educar a vuestros alumnos sin estar en un diálogo permanente, unas veces explícito y otras implícito, con los contenidos de las demás asignaturas tal como los están recibiendo al mismo tiempo que vuestras explicaciones.

Desde el punto de vista teórico y práctico entiendo que vuestro trabajo requiere atender estos puntos privilegiados:

Primero. Algunos conceptos fundamentales. Para que los jóvenes comprendan lo que es la fe religiosa, lo que es el cristianismo necesitarán muchas veces reconstruir la noción y la experiencia de la libertad, como capacidad de ir configurando la propia existencia a partir del reconocimiento de la realidad (verdad) y de la colaboración con ella (bondad, obediencia a la ley moral). Los jóvenes necesitarán también adquirir un sentido de la responsabilidad de su propia existencia, una visión histórica de sí mismos, la cuestión sobre la inmortalidad del alma y hasta un atisbo de lo que es la salvación o la perdición de la existencia, la responsabilidad de nuestro ser en el mundo, etc. Hay muchas cuestiones de antropología filosófica que son imprescindibles para poder comprender y asimilar la noción de religión y de fe cristiana, antes de entrar en sus contenidos concretos. Nada de esto se puede hacer sin una visión de la persona como criatura, por eso se hace imprescindible plantear la idea de creación y de la verdad de Dios.

Segundo. Reconstrucción de la experiencia religiosa . Tendréis que ayudar a vuestros alumnos a descubrir la idea de la creación como idea básica para la interpretación del mundo y la interpretación de la vida humana, por supuesto teniendo en cuenta lo que les hayan dicho acerca de la evolución o sobre cualquier otro modo de explicar científicamente la formación del mundo, la aparición de la vida, la historia del hombre.
Hablar de creación supone abordar de frente la cuestión de la existencia de Dios, proporcionándoles al mismo tiempo una imagen creíble de Dios, de su providencia, de su intervención en nuestra vida, ofreciendo unos fundamentos firmes y bien asimilados de orden filosófico y la imagen cristiana de Dios manifestada por Jesús, conservada y anunciada por la Iglesia ("Deus caritas est". “Dios es amor” de Benedicto XVI). Surge aquí la gran cuestión de la compatibilidad entre Dios y el hombre, entre la presencia de Dios y nuestra propia libertad, entre la fe y la ciencia, la religión y la libertad, la democracia, el progreso, la compatibilidad entre ser cristiano y vivir libremente y críticamente en la modernidad.

Tercero. Conocimiento de la verdad histórica de Jesús. En estos tiempos de laicismo es imprescindible enseñar a nuestros jóvenes a apoyar muy claramente su fe en Dios, en el testimonio histórico de Jesús. Sorprende ver lo poco que la mayor parte de los cristianos saben acerca de la verdad histórica de Jesús y los fundamentos históricos de su fe cristiana. Hemos visto con verdadera sorpresa el interés suscitado por las fabulaciones de libros como “El Código da Vinci” o temas como “Las tumbas de Jesús", “El santo Grial", etc. Los mundos pocos religiosos son siempre amigos de relatos fabulosos. Por eso nuestros cristianos tienen que tener muy claro el fundamento histórico de nuestra fe, y los contenidos fundamentales del mensaje de Jesús, en su misión salvadora como Hijo de Dios venido a este mundo para dar testimonio sobre la verdad de Dios y salvar a los hombres, del error, del pecado y de la muerte.

Cuarto. Itinerario del acto de fe. En tiempos de laicismo la fe se convierte en una decisión explícita y refleja de cada creyente. Resulta muy difícil mantenerse y vivir como cristiano por simple tradición cultural y familiar. Cada cristiano tiene que saber cuales son los pasos y los apoyos personalmente válidos de su decisión de fe y de su vida cristiana. Este proceso antes apenas se estudiaba en los Seminarios, ni mucho menos se explicaba en la catequesis, hoy tiene que ser un tema fundamental en la formación de todos los fieles cristianos. Interesa mucho que la fe sea comprendida no como competencia sino como consumación de la vida racional y científica de la persona, consumación también de la libertad por la que definimos las características más hondas y universales de nuestra existencia, en vez de dejarnos configurar desde fuera de nosotros mismos.

Quinto. Los cristianos del futuro que vivirán la mayor parte de su vida aislados en un contexto cultural adverso, necesitarán valorar mucho teórica y prácticamente la realidad de la Iglesia, como don de Dios, en continuidad con la vida histórica y mística de Jesús, enriquecida con la vida de los santos, mediadora de gracia y de salvación.

Sexto. Será preciso también que los nuevos cristianos tengan una visión clara de la fundamentación de la moral cristiana, en relación con la idea misma de adoración del Dios Creador, en imitación, seguimiento y convivencia espiritual con Jesucristo. Tendréis que cuidar de hacerles ver cómo la moral cristiana no es moral de esclavos, fundada en el temor, sino moral de hijos, fundada en las correspondencia amorosa al amor recibido de Dios en Cristo, camino de vida, de liberación interior, de plenitud personal y de gozo.

Séptimo. Por último os digo que cuidéis de transmitir a vuestros alumnos una autoestima bien fundamentada de su ser cristiano, con una dignidad y una misión importantísima en la construcción de la sociedad. Autoestima que si no viene del ambiente cultural dominante, sí viene del juicio de Dios y de Cristo, de los ángeles y de los santos, de los hermanos en la fe y de muchas personas de buena voluntad. Los cristianos españoles vivimos todavía bajo el peso de una cierta culpabilidad histórica de nuestra Iglesia. Ya es hora de liberarnos de ella. Ni fuimos tan malos ni vamos a estar siempre así. Tenemos que saber vivir con dignidad y alegría nuestra fe, que en todo momento ha sido un fermento de vida y de cultura, también en España, también en los años del franquismo. Gran parte del patrimonio cultural y político que hoy tiene nuestra sociedad lo ha recibido de la fe católica, de la Iglesia y de muchos cristianos insignes. Que ellos descubran y se preparen para la gran misión de iluminación y de fermento de justicia que los cristianos tenemos que desempeñar en la sociedad (Cf “Dios es amor").

Algunas sugerencias pedagógicas

Ciertamente esta tarea de ser profesor de religión o educador católico en el momento actual no es una tarea fácil. Se necesitan buenos conocimientos, una buena formación permanente, el apoyo del testimonio de vida y también una buena pedagogía.

No será fácil encontrar libros de texto que planteen las cuestiones de la asignatura con las características que os acabo de señalar. El buen profesor tiene que ser capaz de recorrer con sus alumnos el programa entero, pero no perdáis de vista que en vuestra asignatura el fruto principal no es el que vuestros alumnos sean capaces de superar unos exámenes, sino que se lleven de vuestras clase las convicciones fundamentales, claramente entendidas y personalmente asimiladas, para que les puedan servir durante toda su vida como fundamento de sus decisiones religiosas y éticas, que es tanto como decir que les sirvan como fundamento de su vida. Vosotros, que impartís una asignatura no evaluable, sois quienes tenéis que ofrecer a vuestros alumnos esas convicciones capaces de superar todas las pruebas y las evaluaciones de la vida.

Por eso tendréis que tener muy en cuenta las ideas, las dudas, las contradicciones que padecen vuestros alumnos, hablar con ellos, recomendarles lecturas adecuadas, ayudarles a situar cada idea en su sitio, a revisar los conocimientos falsamente científicos que les hayan podido transmitir en alguna clase y que resultan incompatibles con algunas afirmaciones de fe. Y tendréis que apoyar vuestras explicaciones en perchas intelectuales y afectivas que sean firmes y estén bien ancladas en la conciencia de vuestros alumnos. Habrá que comenzar por lo que ellos sienten, autenticidad, verdadera libertad, deseo de hacer el bien, ilusión por una vida verdadera y feliz, para desarrollar a partir de estas convicciones y deseos el verdadero camino de convencimiento y mentalización cristiana.

Me arriesgo a señalar los temas que los jóvenes deben sacar bien fundamentados y perfectamente asimilados de su formación religiosa.

Temas previos a la fe.
El concepto de libertad como responsabilidad de la propia existencia y de la marcha de la sociedad, del bien de los demás. En relación con la verdad objetiva de las cosas, con el de la persona y de las personas en general. Superando el subjetivismo, el relativismo, el nihilismo.
La inmortalidad del alma y de la vida, con identidad personal, comenzando por la recuperación del concepto de alma como núcleo original de la vida personal.
Concepto de creación, de criatura, con el esclarecimiento de todo lo referente a la existencia de Dios, relación de dependencia, ley natural, etc.

Temas de fe
Existencia y divinidad de Jesucristo. Fe en El como testigo de Dios, redentor y salvador de los hombres.
Existencia y naturaleza de la Iglesia como mediadora de salvación, memoria y cuerpo de Cristo, Pueblo de Dios,
Juicio de Dios, Salvación eterna, condenación.
Fundamentos y principales contenidos de la moral cristiana. Mandamientos del amor de Dios sobre todas las cosas y del amor al prójimo como base y fundamento de todos los demás.

Conclusión

Termino como empecé, os felicito y os admiro por vuestro trabajo. Os lo agradezco sinceramente, como obispo, como cristiano, y también como español. Todo sería bastante peor si vosotros no fueseis como sois y no hicieseis lo que estáis haciendo. Dios os bendiga.

22 comentarios

  
Perote
He leído la parte de su artículo "PROFESORES DE RELIGIÓN..." y se me viene a la memoria una conversación mantenida en casa con uno de mis hijos que trabaja en la enseñanza pública.
Hablaba con un profesor de la enseñanza concertada, director de un colegio religioso de un lugar de La Mancha que no me parece oportuno mencionar. Le decía que GRACIAS A DIOS, HABÍAN CONVENCIDO A LOS PADRES DE SU COLEGIO PARA QUE NO PRESENTARAN NINGUNA OBJECIÓN A LA ASIGNATURA EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA.
Como la Jerarquía eclesiástica no hable claro, aquí las vamas a pasar negras. Hay un libro con cartas del Cardenal Wichinsky, y presenta situaciones muy similares a las que se están produciendo en España. Que Dios bendiga a usted y a todos los obispos que sepan presentar cara a la situación presente.
18/09/08 5:12 PM
  
Ana
LAs clases de Religión habría que cuidarlas mucho:textos, quien las da. A veces he llegado a arrepentirme de haber recogido firmas por la clase de religión
18/09/08 11:06 PM
  
terciario98
Muy querido Monseñor Sebastián. Me gustaría hacer sólo un apunte. Para la mayor parte de los chicos que en sus familias no se practica la vida cristiana, pero asisten a clases de religión católica, cuando llegan a la edad adulta nos encontramos en que su desconocimiento del Señor es grande, pero más grande es que no sepan rezar, y quizás esto último sea causa de lo primero. Es un poco, permítame la comparación, como lo que nos pasa con el inglés. Nuestros hijos llevan toda su vida aprendiendo inglés, pero llegan a la universidad y no saben hablarlo.

Sólo eso. ¡Ah!, sí, me parece que no ha estado afortunado en la primera foto que acompaña el blog. La virtud cristiana en el vestir también está bastante dejada.

En comunión de oraciones.
19/09/08 1:43 PM
  
Antonino
No estoy de acuerdo con terciario98.
La fotografia de la maestra y las fotos de las niñas son completamente correctas.
No es neceserio ver más de lo que se ve bien claro. Correción en el vestir y limpieza física y peinados correctos.
Suerte a todos los pofesores y a enseñar a los niños que el Cristo es el hijo de Dios vivo.
Saludos.
19/09/08 9:31 PM
  
Tito Livio
La situación es penosa, especialmente en Cataluña, donde los primeros en intentar destruir la clase de religión no son los gobernantes sino que los ataques provienen desde el interior de la propia Iglesia. El caso de Barcelona, es especialmente, lacerante. Desde el seminario de Barcelona se deforma a los futuros profesores. En ese ambiente quien sostenga públicamente que la Iglesia es Una, Santa, Católica, Apostólica y Romana es tratado de antiguo desfasado, retrógrado y fascista. Quien reafirme a la Iglesia como Triunfante, Penitente y Militante es tratado de antiguo, desfasado, retrógrado, fascista. Quien afirme que la primera función de la Iglesia es anunciar a Jesucristo, el Reino de Dios y que Jesucristo vino a morir por nuestros pecados y a Resucitar por nosotros es consideradoantiguo, desfasado, retrógrado, fascista. Y así con todo el catecismo.
Lo Guai, lo moderno, lo que se debe enseñar es que Jesús más que Dios hecho hombre es un anunciador de la liberación del hombre de la esclavitud a que le tiene sometido el maldito capitalismo, es un revolucionario social y que esta es la función de la Iglesia liberar, materialmente, al hombre de sus esclavitudes a que le tiene sometido el maldito capitalismo. Incluso se habla de que es mentira y se niega aquello de que "tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos".Mateo 16:13-20. Negar esto es ir directamente contra la Iglesia, contra el Papa, contra elk mismísimo sacerdocio iniciado en Jesucristo y continuado por Él en Pedro y sus sucesores y en aquellos el papa delega.
Esta este es sólo la punta del Iceberg de la situación de la Iglesia en Cataluña y en ese seminario barcelonés se enseña que la auténtica Iglesia, la Iglesia guai del paraguai es la de la salvación universal hagas lo que hagas y tengas la fe que tengas porque Jesucristo ya ha muerto y resucitado por todos los seres humanos de todas las épocas. Se relativiza el pecado y se niega que el infiernoi sea condenación eterna. nadie va al infierno, eso son cosas de la Iglesia Franquista, aquella que asustaba a los niños en clase de religión con la condenación eterna si eran malos y hacían enfadar a sus padres.
Y esto es solo la punta del Iceberg destrustor de la Iglesia.
Créanme, esto que les resumo lo sé de "buena mano" expresada por algunos alumnos alucinados de todo esto y por algún profesor asqueado de esta situación.
Así están las cosas en Cataluña y, especialmente en Barcelona.
20/09/08 2:33 PM
  
unocualquiera
La clase de religión no puede sustituir a la catequesis parroquial y mucho menos al ejemplo familiar. Es un apoyo importante para conocer la historia y los fundamentos de la fe y sería muy importante que esto se hiciera desde la razón, la tolerancia, el respeto y la coherencia; pero no es en clase de religión donde se va a bautizar, confesar o comulgar, su lugar es la parroquia y es ahí donde a través de una buena catequesis se inicia en la vida de los sacramentos. Por eso no es cierto que en la clase de religión se obligue a nadie a ser católico, simplemente se le da la enseñanza que debería tener toda persona para comprender el mundo en el que vive: arte, literatura, historia, hasta la gastronomía de nuestro país necesita del conocimiento de la religión católica para poder ser entendida. Por el mismo motivo los padres no podemos abandonar nuestra responsabilidad en el colegio ni en la parroquia, es en casa donde con el ejemplo cotidiano debemos formar a nuestros hijos.
20/09/08 5:24 PM
  
maria
Estimado don Fernando: para ver la grandísima importancia de la formación cristiana de los niños y jóvenes, se puede ver el artículo que aparece en primera plana en Religión en Libertad sobre las sectas satánicas:
http://www.religionenlibertad.com/noticias/rusia-sufre-una-ola-crimenes-satanicos
Habla de lo ocurrido en Rusia que, parece que nos queda bastante lejos, pero he leído en Italia cosas parecidas.
Yo fuí, ingenuamente, de la opinión de que, aunque no se les instruyera en la fé de pequeños, podrían tomar el camino correcto de mayores. Pero veo que estaba totalmente equivocada. Y otros elementos a veces muy peligrosos aprovechan para llenar ese hueco.
No sé si me equivoco, pero, en eso es en lo que puede acabar derivando "la moda gótica" que se extiende hoy entre nuestros jóvenes a pasos agigantados, a través de la música, la indumentaria, etc. ante la impasibilidad y la ignorancia de muchos padres y educadores.
Me gustaría mucho que dijera algo sobre ésto y si la Iglesia ha tomado conciencia de este problema y está actuando de alguna manera sobre él.
20/09/08 5:47 PM
  
Mons. Sebastián
Buenas tardes amigos. Perdón por mis ausencias, hace días que no aparecía por aquí.
Perote, a mí me parece que los obispos han hablado bastante claro sobre este tema de la Educación para la Ciudadanía. Han sido más bien los responsables de los colegios concertados quienes han negociado por su cuenta con el gobierno y han pensado que podrían capear el temporal sin plantar cara de verdad. Yo creo que es un error. La implantación obligatoria de esa asignatura, con la programación concreta impuesta por el Gobierno, es una clara intromisión del Gobierno en la educación moral de los alumnos que no deberíamos consentir. Es un brote totalitario, una mentalización de la sociedad a la medida de las ideas y de las conveniencias de un partido político. Una desmesura política que una sociedad madura y consciente de su libertad no permitiría. El Cardenal de Madrid ha pedido a los Colegios de la Iglesia que facilitan a los padres la objeción de conciencia contra esa asignatura.
- Ana, claro que hay que cuidar las clases de religión, y las cuidamos, pero se nos escapan cosas. Nunca debemos arrepentirnos de las cosas buenas que hacemos. Más bien hay que arrepentirse de no haber hecho más y mejor. No nos pidáis que los obispos solos hagamos todas las cosas, y menos que las hagamos todas bien. Las necesidades de la Iglesia las tenemos que mirar todos como propias y hacer todo lo que podamos para atenderlas lo mejor posible y entre todos. Aunque cada uno tenga también sus obligaciones propias y sus responsabilidades específicas.
- Terciario 98, la verdad es que solo con la clase de religión es muy dificil conseguir todo lo que un muchacho tiene que aprender y vivir para llegar a tener una buena iniciación cristiana. Además de la clase se requiere una buena catequesis, y sobre todo la base de la vida cristiana asimilada y vivida en la propia familia desde muy pequeños.
- Tito Livio nos pintas un panorama tremendo, eso podrá ser verdad en un caso, en un centro, pero me resisto a creer que esa sea la tónica de los profesores de religión y de la Iglesia en Cataluña. Aparte de que esas ideas del Cristo liberador del capitalismo y primer socialista es ya cosa muy vieja y muy superada y muy engañosa. Cristo nos libera del pecado y de la muerte, para que seamos santos y vivamos eternamente en la comunión con la Trinidad.
- Es verdad lo que nos dice unocualquiera, pero no por eso se puede infravalorar la clase de religión. Una buena exposición y comprensión intelectual de lo que es el mensaje cristiano, conocimiento de la historia y doctrina de Jesús, historia de la Iglesia, una buena síntesis de teología sencilla en los puntos más importantes, ayuda mucho en la vida y en el apostolado de los cristianos, incluso para formar a los hijos en la propia casa, en lo intelectual y en todos los demás aspectos de la vida.
- María, gracias por ese reconocimiento de su equivocación. Hace unos años pensaban así muchas personas que querían ser muy libres y muy respetuosos con sus hijos. Pero la fe cristiana es algo tan real y tan propio de la verdad de la persona como el pensar, el hablar, el buen sentir y relacionarse con los demás. Forma parte del desarrollo básico de la persona. No se puede omitir, ni retrasar sin perjudicar a la persona. Confieso que no he oido nada de "la moda gótica". No sé lo que es. No puedo decir nada. Explícanos de qué se trata.
Buenas tardes. Muchos saludos para todos.
21/09/08 7:31 PM
  
Unitas
La moda gótica, a la espera de lo que explique María, es, por lo que yo sé, un estilo de vida que "cala" en las adolescentes y jovencitas como en otro tiempo fueron otros estilos... con daños serios cuando se absolutiza, y muy contagiosa. A mi entender, los niños han de ir "vacunados" desde casa, a los 4 años para unos virus, a los 8 para otros y a los 12 para otros, quizás haya tiempo para vacunarles finalmente antes de los 16. Antes y despues de esas vacunas, que las pondrán los padres principalmente, o en su defecto, pero con menor eficacia creo, abuelos, catequistas, amigos, monitores... está la oración, el ejemplo y la comunión de los santos, de todos nosotros con estos hijos nuestros, niños, adolescentes y jóvenes. Y su eficacia sobrenatural tenemos que creer que es infinita, así que esforcémonos con ánimos y confianza. Saludos.
21/09/08 10:32 PM
  
Unitas
Ah, que dije algo de los adolescentes góticos -yo sólo conozco algunas chicas, chicos no, pero parece que los hay-

"¿Mi hijo será gótico porque se viste de negro? o ¿serán todos los góticos medio vampiros o derechamente satánicos?, son algunas de las preguntas que se hacen algunos padres de adolescentes del 2000.

Pero no todos quienes se visten de negro son góticos. De los grupos mencionados, los “góticos” son quienes más se preocupan por lucir bien y para ello se valen de encajes, corcés, anillos y otros accesorios que les dan un look misterioso y seductor.

Deben tener maquillaje blanco para simular palidez, las sombras oscuras, los ojos bien delineados -también en hombres- además de labios y uñas negras.

Al igual que las demás “tribus urbanas” tienen un marcado interés por la música y muchos han llegado al movimiento a través de ella. Grupos como The Cure, Morrisey y los músicos de la escena europea de los ‘80 son sus favoritos. Además de los poetas malditos.

Ser gótico no implica una alteración siquiátrica, pero dentro de ellos sí hay psicopatías. El problema no es si el adolescente ingresa o no a un determinado grupo -porque la necesidad de pertenencia es propia de esta etapa- sino la forma en que los valores del grupo afectan al joven. En la crisis de la adolescencia, ellos buscan responderse preguntas esenciales; quién soy y para qué vine a este mundo. Y el movimiento gótico les ofrece una respuesta.

Sienten que encontraron a sus iguales; a seres tristes y melancólicos como ellos, creen encontrar las respuestas que buscaban y el sentido de sus vidas es más claro. La muerte, por ende, será para ellos el período en que podrán descansar de los sufrimientos de la vida.

Se les describe además como jóvenes auto-agresivos. Son adictos al dolor y al sufrimiento propio. No es extraño verlos con heridas auto-inferidas o piercing y tatuajes, prácticas que en psicología se entienden como autoflagelaciones. Pero no son agresivos ni violentos con el resto.

La mayoría aprecia la música y la literatura, especialmente a los autores del período romántico y a los poetas malditos. La ambigüedad sexual se da con cierta frecuencia. Suelen ser sensibles, seductores, muy cariñosos, de mucho contacto físico y tienden a consolarse mutuamente"

Bueno, otra moda que está haciendo daño sobre todo en las adolescentes más débiles, sólas o con poca capacidad crítica. Por eso decía yo lo de las "vacunas"
21/09/08 10:40 PM
  
maria
Unitas, creo que Vd. lo ha explicado muy bien e incluso está mejor informada que pueda estarlo yo.
A mí me alarma enormemente porque tal vez esté afectando a alguien cercano.
Comienza por unos extraños gustos de ropa, maquillaje y aspecto exterior, continúa con la música y la literatura y acaba condicionando toda la forma de pensar y ver la vida.
Me parece que les gusta todo lo que a los demás nos parece desagradable e incluso macabro. Resumiendo, me parece que es la "cultura de la muerte" en su máxima expresión y algunos tienen conexiones con el satanismo.
En TVE les hicieron un reportaje hace unos meses -que me puso el pelo de punta- y se puede ver en Youtube poniendo la palabra "góticos". Creo que también se puede ver algo en Wikipedia con "goticismo".
Me parece un tema suficientemente serio como para que la Iglesia "se ponga las pilas" en ésto y así como ha intentado atender a grupos específicos: drogadictos, Sida, prostitutas, etc., intente también dar una respuesta a estos grupos, dentro, quizás de la pastoral de jóvenes. Y como dice Unitas, es muy importante la prevención, dándoles una buena formación antes de que alcancen la edad en que pueden tomar estos derroteros. Lo malo es que empiezan a atraer a gente muy muy joven, con una formación humana y espiritual aún muy inmadura.
(Una aclaración: no soy la misma María que ha hecho un comentario a la noticia de Religión en Libertad sobre esos crímenes en Rusia)
Muchas gracias, monseñor, por su atención.
21/09/08 11:54 PM
  
Unitas
María, sí, yo lo veo muy grave, pero no más que el culto al cuerpo y deporte, o el culto a los estudios y másters. Para mí la mejor vacuna es tener madre en casa y hermanos -o primos o amigos muy cercanos- con los que compartir, pelear y perdonarse. Porque entonces es más sencillo comprender quién es Dios, Jesús, la Virgen, la gracia y las cosas importantes de la vida. También, claro, en la pastoral de postcomunión, confirmación y jóvenes en general, apoyando a los padres y reforzando esas vacunas.
22/09/08 9:50 PM
  
Fray Tomas
Creo que hay un grave error de base en el planteamiento de la clase de Religión. Muchos profesores y gente de Iglesis (incluida la propia CEE) sostienen que la clase de religión no es la catequesis, que hay que ajustarse al programa...

¿De que le sirve a un chico de 4º de ESO aprenderse las herejías donatistas y pelagianas si no sabe quien es Dios, que cosa es Su Iglesia ni que pide Dios a los hombres?

Pues, querido Monseñor y todos, en el mejor de los casos estamos perdiendo dos maravillosas horas semanales en enseñar cosas inútiles a nuestros jóvenes, sin trasmitirles lo más importante. (ESo sin contar con los profesores que se dedican a enseñar todo tipo de herejías y doctrinas disidentes).
23/09/08 6:19 PM
  
Mons. Sebastián
Muy bien, muchas gracias por esa ilustración sobre el "goticismo". La etimología no me ayudaba. Claro, ese movimiento, como muchos otros, es peligroso sobre todo por las carencias que denuncia y que trata de suplir malamente. Quiero decir, si un adolescente entra por ahí es porque le faltan otras referencias, las de su familia, las de una verdadera iniciación cristiana que le haya llevado a conocer, querer y ADORAR a Jesucristo. Esa tiene que ser nuestra labor. No tanto luchar contra esos movimientos, como iluminar y evangelizar de verdad a tiempo a esos chicos y chicas.
No lo olvidemos, desde la propia familia. Primeros evangelizadores, los mpadres, la familia entera, antes que los colegios y las mismas parroquias, que también, pero contando con la intervencion de las familias correspondientes, podemos ayudar a las familias, no las podemos suplir.
Fray Tomás, decir que las clases de religión no son catequesis no quiere decir que se ocupe el tiempo en explicar y aprender cuestiones secundarias. Sino en ayudar a comprender, en la medida y a la manera que se puede, y fundamentar de forma madura los contenidos fundamentales de nuestra fe, existencia y providencia de Dios, inmortalidad del alma, existencia historica de Jesús, los signos y pruebas de su divinidad, los contenidos de su mensaje, morales y soteriologicos, resurreccion, etc. Las clases de religión tienen que ser un buen respaldo de la catequesis, de la confesion de fe y de la vida cristiana. Asi ha hablado siempre la CEE. Me parece. Haec oportet facere...
25/09/08 3:23 AM
  
antonio C.
Quiero agradecerle su Bloc. Dn. Fernando. Me parece una forma muy buena de seguir su ministerio y que llegue a más personas. Sobre el tema que nos ocupa se que es complejo. Mi visión actual es negativa. Creo que es un tema que a los Obispos se les ha escapado de las manos y creo que en esta sociedad en que vivimos es bueno reconocer errores. También ustedes. Para estar las cosas como están ¿no sería mejor que dejaran de ser los obispos los que propongan a los profesores de religión?que de todos modos van por libre y muchos ni siquiera se sienten Iglesia, sino meros funcionarios. Yo creo que tendrían que estar los que realmente están preparados. Que opositen como hacen todos los profesores de la escuela pública. Tengo mis dudas sobre la profesionalidad y conocimientos de los profesores de religión. Muchos son lobos con piel de oveja, mercenarios que ven un camino cómodo de dar clase en la escuela pública. Con el corazón en la mano ¿cuántos de vosotros si os propusieran daros una interinidad de cualquier otra especialidad no os quitarías la careta.?
28/09/08 9:07 PM
  
Mons. Sebastián
Antonio C.
se ve que tienes una experiencia muy negativa de la labor de los profesores de religión. Mi experiencia no es así. Cierto que nuchas veces esas plazas han caido en manos de gente interesada económicamente y con poca sensibilidad cristiana, o bien con una mentalidad cristiana algo o más que algo deteriorada. Pero también es verdad que los obispos hemos seguido este asunto muy bde cerca, hemos tratado de fortalecer la identidad cristiana y testimoniante de los profesores de religión. Tambien es verdad que la Administracion nos pone muchas dificultades, complicando la situación ya de suyo complicada de estos profesores. No se puede prescindir de la intervención de los Obispos, ¿quien puede garantizar que estos profesores están bien preparados y enseñan realmente doctrina católica?
01/10/08 12:12 AM
  
Mons. Sebastián
Antonio C.
se ve que tienes una experiencia muy negativa de la labor de los profesores de religión. Mi experiencia no es así. Cierto que muchas veces esas plazas han caido en manos de gente interesada económicamente y con poca sensibilidad cristiana, o bien con una mentalidad cristiana algo o más que algo deteriorada. Pero también es verdad que los obispos hemos seguido este asunto muy de cerca, hemos tratado de fortalecer la identidad cristiana y testimoniante de los profesores de religión. Tambien es verdad que la Administracion nos pone muchas dificultades, complicando la situación ya de suyo complicada de estos profesores. No se puede prescindir de la intervención de los Obispos, ¿quien puede garantizar que estos profesores están bien preparados y enseñan realmente doctrina católica?
Muchos saludos.
01/10/08 12:13 AM
  
Miguel A
Esa pretension de que los profesores de religion sean santos está fuera de lugar. Los profesores de religion ganan un buen sueldo, para empezar, y han entrado en la enseñanza sin oposiciones, por la puerta de atras. Tienen suerte de tener un puesto de trabajo sin haber tenido que opositar, y ademas la mayoria no tienen mas interes en la Religion que los demas en sus asignaturas. Lo hacen porque tienen que vivir de algo, simplemente. No me trate de vender la idea de que los profesores de religion estan en una situacion diferente a los demas, son lo mismo que todos, unos currantes sin mas interes que el de llegar a fin de mes. Si es religion, pues religion, lo importante es tener un trabajo. Punto.
14/10/08 5:35 PM
  
Mons. Sebastián
No sé cuantos profesores de religión conoce Miguel A. Yo he conocido bastantes, y he tratado de cerca a unos cuantos. Y puedo decir que hay muchos que aportan a su trabajo un espiritu vocacional importante. Claro, tienen que vivir, pero hay muchas formas de trabajar y de entregarse al trabajo. Los profesores merece ese resspeto.
14/10/08 11:45 PM
  
Miguel A
Tienen todo mi respeto, Monseñor. Yo soy profesor de instituto (doy Ciencias), y tengo con ellos un trato afable. Son personas como los demas. Ademas hay una profesora de religion en mi familia. Lo que pasa es que usted idealiza demasiado el tema, creyendo que los profesores tienen mas capacidad de hacer cosas, de la que tienen. La mayoria nos conformamos con salir enteros del aula, y si no hemos perdido los nervios, ya es un exito.

Da igual lo que se enseñe Monseñor, Religion, Ciencias o Sociales. Nadie pone el menor interes en nada, y desgraciados los pobres que enseñan EpC, no sabe el papelon que tienen aqui en Valencia, con dos profesores por aula y sin hacer otra cosa mas que el ridiculo.

La vocacion es importante, vaya que si, no solo para los profesores de Religion. Verá, yo no le llama vocacion, sino que he nacido para este trabajo. Es karma, en una palabra. Yo soy budista, no se si lo habia dicho ya. Pero viviendo en un pais de origen catolico (yo soy de origen catolico tambien) mi opinion es que la gente de este pais, donde mejor estaria los domingos por la mañana, es en la Iglesia oyendo misa. Habria menos excesos.

Un saludo. Y borre los posts que escribi en plan apisonadora, si quiere. Es que venia de un foro catolico fundamentalista, y me pusieron calentito.
16/10/08 7:44 PM
  
Mons. Sebastián
Yo, en cambio, tengo en mi familia varios profesores de Instituto. Algunos jubilados, otros en activo. Conozco un poco ese clima de indisciplina, desinterés y consecuente desánimo. No lo comprendo mucho, porque yo, que me siento muy cercano a las actividades docentes, no me imagino esa indolencia ni esa indiferencia ante el saber. Nuestros jóvenes son víctimas de una sociedad adulta que no ha sabido educarlos. El fracaso de la educación (familiar e institucional) me parece uno de los peores males de nuestra sociedad. En esta incapacidad educativa se descubren muchas carencias de las ideas y criterios actuales. No hemos sabido educar porque no hemos vivido con claridad ni convicción una verdadera humanidad. No hemos sabido encontrar un modelo entre el fundamentalismo y el indiferentismo. Vivimos en el rechazo de nosotros mismos, no hemos sido capaces de alcanzar una síntesis positiva y coherente. Eso, en líneas generales, vale para la sociedad civil, pero vale también para la Iglesia y para los cristianos. En fin, esta es otra cuestión.
17/10/08 12:34 PM
  
luis alberto henríquez lorenzo
Pues qué pena: yo, que soy docente o profesor, he conocido, sí, a algunos excelentes profesores de Religión católica en la enseñanza pública. Más bien pocos. Lo que preferentemente me ha parecido escontrarme es con profesionales docentes que desempeñan ese trabajo sin vocación alguna aparente; asimismo, no pocos ni siquiera entusiastas en la vivencia de la fe en comunión con la Iglesia. Y desde luego, sobre todo en los asuntos de la sexualidad humana, muy alejados (me he cansado de repetirlo por aquí,por estos comentarios de InfoCatolica.com) de la propuesta moral de la Iglesia: ni familias numerosas ni rechazo a la contracepción...
Ahora, para carnaza de la prensa progre, que se está despachando a gusto con el tema, el caso de la profesora canaria de Religión María del Carmen Galayo. La conozco en persona y conozco a su actual pareja sentimental, un señor que, en público, ha llegado a afirmar que uno de sus objetivos en estavida es hacer daño a la Iglesia; igual ahora piensa distinto, no sé.
María del Carmen Galayo, después de siete u ocho años de lucha, recibirá la "recompensa",en forma de indemnización por daños y perjuicios de la Iglesia, de 210.000 euros, que no pagará el obispado de Canarias, claro, sino el Estado. Algunos compañeros de mi centro de trabajo actual, no creyentes y de mentalidad progresista pese a todo, ya me han dicho, sabedores de mis fe cristiana: "Ojalá el PSOE revise los acuerdos Santa Sede y Estado español, de manera que desaparezca la p. clase de Religión (sic) que están pagando con mis impuestos, los de alguien como yo (Fulano de Tal, Mengano de Cual, varios). Además, deberán reponerla en su puesto de trabajo como profesora de Religión católica, por más que ella misma crea que la Iglesia católica es una secta más (lo suele repetir; en connivencia, almenos tal afirmación, con el parecer de su actual compañero sentimental) y que ella es algo así como la "nueva Magdalena del siglo XXI", según ha confesado a algún medio de comunicación, con lo cual demuestra la escasísima formación teológica que debe atesorar, pues es que ni siquiera muestra tener muy claro quién fue María Magdalena.
Pienso ahora en algunos profesores de Religión católica recientemente despedidos o no renovados en sus contratos. Pienso en uno actualmente responsable de una comunidad cristiana, padre de familia supernumerosa (este sí que es de los que aplican la enseñanza del Magisterio en materia sexual a rajatabla), en paro desde hace ya un curso y lo que llevamos de este.
Qué pena. Creo que estas cosas suceden porque la misma Iglesia que hace la ley (disposiciones sobre la idoneidad eclesiástica, titulación necesaria incluida, vida de fe en comunión con la doctrina de la Iglesia...) hace la trapa habiendo admitido a mucha gente por enchufe, por extraños votos de confianza y por no sé qué más, profesionales que ni siquiera han exhibido nunca la másmínima intención de ser militantes.
Así que a la Iglesia misma el secularismo la está ahogando porque le está pagando a ella, la Esposa de Cristo,con la misma moneda.
Postdata: de todas formas y dado el, a mi juicio, hipócrita proceder de la Iglesia en este terreno, no voy a tirar voladores (fuegos artificiales) por el "triunfo" de la profesora Galayo, pero desde luego, una auténtica lotería le ha tocado con esa indeminazación.
LUIS ALBERTO HENRIQUEZ LORENZO.
LUIS ALBERTO HENRIQUEZ LORENZO.
04/11/09 4:54 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.