Iglesia libre en una sociedad libre

Quienes vivimos los tiempos de la transición pensábamos que la nueva Constitución garantizaba la posibilidad de una convivencia pacífica y tranquila entre católicos y no católicos en la nueva sociedad española. El artículo 16 de nuestra Constitución estableció las líneas generales de esta cuestión y al amparo de este artículo hemos tratado de vivir y de actuar pacíficamente durante estos años de vida democrática.

En estos últimos años parece que algunas fuerzas políticas consideran que la Constitución de 1978 es excesivamente condescendiente con la religión, en especial con la Iglesia católica. No quieren un Estado aconfesional, que respeta y favorece la libertad religiosa como parte del bien común, sin hacer suya ninguna confesión ni intervenir en la vida religiosa de los ciudadanos. Prefieren un Estado laicista, que no valora la religión como parte del bien común de los ciudadanos y por tanto trata de excluirla de la vida pública recluyéndola al ámbito de lo estrictamente privado, sin influencia en los asuntos públicos ni en el comportamiento social de los ciudadanos y de las instituciones. Entiendo que la clarificación de las relaciones de la Iglesia católica con las instituciones políticas, en España, es de primera importancia para el bienestar y la estabilidad de nuestra sociedad, bueno para los católicos y bueno para la sociedad en general.

Sin ánimo de polemizar con nadie, buscando simplemente la claridad y el mutuo entendimiento, bajo mi estricta responsabilidad personal, me parece oportuno formular de nuevo cómo entendemos los católicos la presencia y la posible influencia de la Iglesia, y de cualquier otra organización religiosa, en la vida social y pública, en un ordenamiento democrático.

No se trata inicialmente de una cuestión acerca de las relaciones del Estado con la Iglesia, sino de la actitud del Estado y de los gobiernos respecto de las libertades y derechos de los ciudadanos. El punto de partida es la sociedad civil y no el Estado. Aunque no lo sea necesariamente en un orden cronológico, sí en un orden de naturaleza, la persona y la sociedad son anteriores y más importantes que el Estado. Los ciudadanos organizamos el Estado para proteger y favorecer nuestra vida y nuestra convivencia, no al revés. No es el Estado, ni el gobierno quienes deciden qué tipo de religiosidad conviene a la sociedad, qué confesiones han de practicar los ciudadanos y en qué proporción, sino que es la sociedad, y más en concreto los ciudadanos quienes deciden cómo quieren vivir su religiosidad, qué fe quieren profesar y de qué comunidad o de qué Iglesia quieren formar parte. El derecho de las personas al ejercicio de su libertad en materia religiosa es anterior a cualquier forma de Estado, y exige de los gobiernos que protejan y favorezcan este derecho de los ciudadanos que así lo quieran a practicar, privada y públicamente, la religión que ellos prefieran, y pide también que respeten el libre funcionamiento de aquellas instituciones y comunidades en las que los ciudadanos expresan y ejercitan su vida religiosa. Esto vale para cualquier religión y para cualquier comunidad religiosa.

La Iglesia católica es una comunidad universal que está secularmente presente en España. El proceso de implantación pudo ser complejo, pero el caso es que, hoy, un buen número de ciudadanos españoles profesan libremente la fe cristiana y quieren, con mayor o menor coherencia, vivir de acuerdo con las enseñanzas de Jesucristo y la doctrina católica. Este es un hecho indiscutible, que desde el punto de vista social, tiene su origen en la libre voluntad de los ciudadanos, con clara anterioridad y plena independencia respecto de cualquier institución política. Quiere esto decir que un régimen que quiera ser democrático y pretenda actuar a favor del bien de las personas, debe admitir la presencia de esas actividades e instituciones religiosas dentro de la sociedad, y debe respetarlas y favorecerlas como parte del bien común de los ciudadanos, sin caer en la tentación de intervenir en su vida interior ni alterar su libre desarrollo en provecho propio. Las Iglesias, o las comunidades religiosas en general, no son un cuerpo extraño en el tejido social, ni necesitan apoyarse en un régimen de privilegios, están al servicio de la vida religiosa de los ciudadanos y se apoyan jurídicamente en el derecho sagrado de los ciudadanos a profesar y practicar libremente la religión que mejor les parezca. Sólo la defensa de algún elemento del bien público que se viera amenazado por una actividad pretendidamente religiosa, justificaría una intervención de la autoridad política en defensa del bien general amenazado.

Los españoles católicos tienen los mismos derechos civiles que los demás, y pueden, por tanto, intervenir en la vida pública, como los demás ciudadanos, según sus propias convicciones. Los dirigentes de la comunidad católica, es decir, los obispos, respetando los derechos de los demás, pueden actuar como crean conveniente para orientar a los miembros de su comunidad en el cumplimiento de sus obligaciones sociales y políticas de acuerdo con la moral cristiana, y tienen también el derecho de proponer a los demás miembros de la sociedad española sus puntos de vista, confesionales y no confesionales, para que cada uno, libremente, los pueda tener en cuenta como mejor le parezca, según su recta conciencia.

Todo esto está claramente reconocido en nuestra Constitución. Y es actualmente doctrina común en la Iglesia católica. Para entendernos y vivir en paz, respetándonos unos a otros en un proyecto común de vida nacional, conviene que hablemos a partir de estas bases. Dejemos a un lado cómo hayan podido ser las cosas anteriormente. Nadie está en condiciones de tirar la primera piedra. Ahora estamos en donde estamos, y esto es lo que interesa.

A la vez, la Iglesia tiene que ser consciente de sus propios límites y no entrar en los terrenos propios de la acción política. La finalidad de las intervenciones de la Iglesia en estas materias no es que los cristianos voten a un partido o a otro, actúen en política de una manera u otra. Lo que a la Iglesia le corresponde es ayudar a los cristianos a actuar «cristianamente» en las materias políticas, como en los demás órdenes de la vida. Si los cristianos somos coherentes en aplicar los principios morales en estas cuestiones, los dirigentes políticos tendrán que pensar dónde se sitúan y cómo actúan para recibir la confianza y el apoyo de los católicos. De ellos dependerá la mayor o menor distancia entre unos y otros. ¿Llegaremos los españoles a ponernos de acuerdo en que todos, creyentes y no creyentes, podemos convivir pacífica y respetuosamente en una sociedad democrática, sobre unas bases más o menos parecidas a éstas?

Por nuestra parte, los católicos tenemos que ser pacientes. El ejemplo de Jesús nos obliga a serlo. La Iglesia representa en el mundo la presencia misericordiosa de Dios, creador y salvador de todos los hombres. Anunciamos un mensaje de vida ofrecido a todos y no impuesto a nadie. Al margen de las cuestiones políticas, la religión, y en concreto la fe cristiana, es buena para quien la acepta libremente y la vive con coherencia. La palabra y la ayuda de Dios promueven el bien de las personas, iluminan nuestra conciencia en el conocimiento de la justicia y ponen límites a nuestras ambiciones. ¿Qué mal nos puede venir de eso? Por eso es bueno que los gobiernos y la sociedad acepten la presencia de la Iglesia y le dejen ejercer su misión a favor del bien temporal y eterno de las personas. Puede incluso estar justificado que desde las instituciones públicas se apoye la vida religiosa de los ciudadanos, como se apoya cualquier otra actividad que dignifica y enriquece la vida cultural o moral de la sociedad.

Detrás de los debates sobre el lugar de la Iglesia en la democracia, queda latente el debate sobre la naturaleza de la religión, si es razonable o absurda, si es servidora o destructora de la humanidad en nuestras vidas. Nosotros los cristianos creemos que la adoración de Dios, tal como la inició y anunció Jesucristo, es condición para el descubrimiento y la realización en plenitud de la humanidad del hombre. La fe cristiana nos ayuda a ver en qué consiste la justicia y nos mueve a realizarla con fortaleza en todas las circunstancias de la vida. Por eso la profesamos y nos sentimos movidos a anunciarla, aunque a veces no lo hagamos con el acierto, la coherencia y la diligencia que corresponde a un fiel seguidor de Jesucristo. Pero eso ya es otra cuestión.

9 comentarios

  
Dorian
"Si los cristianos somos coherentes en aplicar los principios morales en estas cuestiones, los dirigentes políticos tendrán que pensar dónde se sitúan y cómo actúan para recibir la confianza y el apoyo de los católicos".

Disculpeme por lo que voy a decir, pero creo que en esto los primeros que deberian dar ejemplo son ustedes. Por ejemplo, recordandoles a los politicos católicos pro-abortistas (que incluso votaron a favor de la ley del aborto) que estan incurriendo (o han incurrido) en pena de excomunión. Y por lo tanto no deben acercarse a comulgar. Por que es muy triste que mientras en otros paises no se tiene reparos en recordarselo las veces que haga falta, aqui tengamos que verlos comulgando de manos de un obispo en las bodas de las infantas, del principe, de la hija de Aznar ...
25/05/08 2:35 AM
  
Camino
La verdad es que no creo que podamos decir que los obispos españoles no hayan dicho las cosas claras a los políticos españoles en todos los temas graves, comenzando por el aborto. No creo que haya políticos católicos proabortistas. Cosa distinta es que haya políticos proabortistas que digan que son católicos o que comulguen -no leo el Hola, por otro lado, y no sé si últimamente se sacan fotos de los políticos comulgando, yo la verdad prefiero rezar para que ilumine y fortalezca a los obispos o sacerdotes que hayan de enfrentarse a tal situación, de sacrilegio o exclusión de la comunión-. Cosa distinta es lo que algunos llamen proabortistas a todos los políticos de todos los partidos que actualmente gobiernan España y sus CCAA y ayuntamientos.
25/05/08 11:44 PM
  
terciario98
"...formular de nuevo cómo entendemos los católicos..."

De nuevo Monseñor esa es SU opinión (y opinión errónea condenada como TESIS, le concedemos que habla Su Ilustrísima siempre en hipótesis), no la de los católicos. Como laico lo único que puedo decir es que la posición de los hombres de Iglesia en la llamada "transición" fue un abuso de autoridad, una injerencia del clero en el orden temporal desvirtuando la doctrina multisecular de las relaciones Iglesia-Estado. Para ese viaje no nos hacían falta alforjas. Sus postulados, que parten de la base rousseauísta "hombres perfectos hacen la sociedad perfecta"; es opuesta diametralmente a "hombres imperfectos que alcanzan la perfección" en el orden temporal (parte sustancial de la naturaleza humana "qui humanae substantiae dignatem mirabiliter condisti, et mirabilius reformasti") gracias a la Soberanía social de Nuestro Señor Jesucristo.

El Estado neutro, aconfesional, laico, no existe, salvo en el mundo de las ideas de un filosofismo decadente e inmanente. Las diferencias paranoides (por rousseauístas) de laico, laicidad y laicismo son, en todo caso, las diferencias de los grados de liberalismo, pero en ningún caso son principios católicos, es el catolicismo devaluado, desvirtuado, prostituido.

En 1933, un político católico español, José Antonio Primo de Rivera, echaba en cara un principio absoluto en la ascesis católica:

"España, según nos dicen, ya no es católica: España es laica. Eso es mentira. No existe lo laico. Frente al problema dramático y profundo de todos los hombres ante los misterios eternos no se nos puede contestar con evasivas. Contesta esas preguntas la voz de Dios, o contesta la voz satánica del antidiós, aunque sea disfrazada con la sonrisa hipócrita de don Fernando de los Ríos."

Monseñor, San Ignacio (en el libro que Nuestra Madre le entregó de los Ejercicios) nos pone muy claro este asunto en la meditación de las dos banderas. Lo que necesitamos los laicos en política es que la doctrina sea inamovible, perennne; la roca firme contra la que se estrellan todas las fantásticas novedades susurradas al oido por el Enemigo de la naturaleza humana; la firmeza y perennidad que realiza la conversión de un Card. Newman. Nada más, y nada menos.
26/05/08 9:36 AM
  
eremita Tormiz
La Iglesia Española debe hacer un gran esfuerzo de INFORMACIÓN ante la opinión pública de la enorme impotancia de su esfuerzo social y cultural por crear Comunidad y Nación.Las gentes no saben que la Iglesia ahorra al Estado más de 6 billones de las antiguas pesetas(mas de 35.000 millones de euros).Si la sociedad comprendiera que la Iglesia Española actua eucaristicamente y con gran fuerza ante el cuerpo social,los católicos seriamos más respetados, queridos y honrados.Y sería mucho más fácil actuar y defenderse en todos los ordenes de la vida.El gran hermano masónico, nuestro enemigo mortal desea ya, dar nuevas vueltas de rosca sobre campos diferentes y siempre con el ánimo puesto en destruirnos.Esta es la verdad.
Nos debemos defender, y la Iglesia Española también pués esta en juego nuestra propia existencia, como ciudadanos libres e iguales e igualmente la existencia de España como Nación.
Soy de los que creen que el cristianismo hizo España y España sin el cristianismo dejará de existir.MUCHA INFORMACIÓN Y QUE TODO EL MUNDO SEPA LOS GRANDES BIENES Y SOLUCIONES QUE APORTA LA IGLESIA A LOS ESPAÑOLES.
Cordiales saludos.
26/05/08 12:06 PM
  
Mons. Sebastián
Amigo terciario98, yo puedo expresarlo mejor o peor, lo acepto. Pero esa no es MI opinión, entendido como si fuera una opinión caprichosa. Mi propuesta es que Vd. lea la Constitución Gaudium et Spes, en sus números 35.363740.41.42.43 y 44. Como lo que dice el Papa Benedicto XVI en la última parte de la Encíclica "Dios es amor", lo que dijo en Estados Unidos y en tantos otros lugares, y nos diga cómo un católico entiende y acepta esa doctrina. A mi me parece muy bien lo que Vd. acerca de la "Soberanía Social de N.S. Jesucristo", pero tendría que tener en cuenta que esa "Soberanía Social de Jesucristo" no puede llegar por vía política sino por vía de conversión personal y eso no lo pueden hacer los partidos ni los gobernantes, esa es la misión gloriosa de la Iglesia de Dios. Puede estar tranquilo, podré tener otras equivocaciones, pero rousseauniano no soy, ni poco ni mucho, quede tranquilo.
Tormiz, si hace falta más y mejor información. Pero no nos engañemos, lo que hace falta es que la gente se convierta de corazón a Dios y a Jesucristo. Mientras tanto no podemos esperar que entiendan ni que respeten ni que favorezca la vida de la Iglesia ni de los cristianos. Tenemos que ser capaces de vivir en un mundo de pecado, y ahí, rezar, vivir santantemente, anunicar, convencer, y cuando Dios lo permita, sufrir y seguir alabando a Dios. En este mundo no hay paraísos.
26/05/08 12:51 PM
  
terciario98
Muy querido Monseñor, gracias por su repuesta y recomendaciones, ya sabemos que es una lástima que S.S. Pío IX precediera y se adelantara con el Syllabus (comprometiendo la infalibilidad de la Iglesia) a la Constitución Gaudium et Spes del II Concilio Vaticano (que no quiso comprometer la infalibilidad de la Iglesia en sus documentos), pero así lo quiso Dios, aunque a lo hombres nos cueste admitirlo. Por otro lado, decir que no es misión del poder político la Soberanía social de Jesucristo nos lleva a un clericalismo incapaz de distinguir entre las dos espadas (Bula Unam Sanctam), al fin a un totalitarismo igual que el que se pretende combatir, porque la Cristiandad fue la armoniosa (que no falta de tensiones) conjunción de los poderes espiritual y temporal en una unidad de acción no totalitaria. Porque al igual que el hombre es carne y espíritu, así son los órdenes en que se desenvuelve, espiritual y material. No obstante, si el nuevo camino ha de ser el clericalismo, sea, pero no se oculte o se disfrace de "promoción" del laicado. Teniendo en cuenta que el clericalismo propuesto es un abuso de autoridad.

Ante la "sana laicidad" americana, extraña en todos los órdenes a nuestra cultura, a nuestra historia, a nuestra Patria, a Dios mismo; sólo cabe levantar la bandera de la Unidad Católica de España, pese a quien pese, cueste lo que cueste. El español es amante de su libertad, de la libertad profunda de su acción, por eso fracasan y seguirán fracasando las fórmulas de la Acción Católica. Es preciso obedecer a Dios antes que a los hombres, mi querido Monseñor.
26/05/08 2:14 PM
  
Ana
Tambien las autoridades deberían tratar de evitar procesiones burlescas que ofenden a las creencias de una cuantas personas.eso sería laicismo bien entendido garantizar el respeto.
26/05/08 7:24 PM
  
rmgr
Monseñor , ya se que es sacar los pies de las alforjas.... pero, ¿donde es ese paisaje que ilustra el post? acaso de una isla griega? Gracias! lo tengo de fondo de escritorio, es de una paz increible!
04/06/08 1:43 AM
  
Mons. Sebastián
rmgr, es un campanario de una iglesia de Santorini, una isla griega, sí, con todo el mar y el horizonte al fondo. Creí que ilustraba el contenido de lo que os digo de que es bueno que los gobiernos y la sociedad acepten la presencia de la Iglesia y le dejen ejercer su misión a favor del bien temporal y eterno de las personas. Hay muchas fotos de varios campanarios de iglesias de esa isla, preciosos, y busqué una en flickr que no tuviera derechos reservados. Para más señas, búscala en campanario, church, santorini, bells y así.
04/06/08 10:50 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.