Otra vez contra los crucifijos. ¿Vamos a renegar de todo lo bueno de nuestra civilización?

Quieren quitar los crucifijos de las escuelas, de todos los centros concertados, aunque sean católicos. El gobierno necesita los votos de la extrema izquierda y éstos le ponen su precio. El PSOE pasa por todo con tal de seguir mandando. El gran argumento es: el Estado español es laico y en donde se paga con dinero público no tiene que haber ningún signo religioso. Muy contundente, pero falso. El Estado paga para que los ciudadanos puedan vivir de acuerdo con sus conciencias. Eso es lo que dice la Constitución.

Los gobernantes no pueden imponer sus opiniones aprovechándose del dinero público. El dinero no es del Estado, es de los ciudadanos y para los ciudadanos. Los espacios públicos no son del Estado, son de los ciudadanos y tienen que reflejar los gustos y los deseos de los ciudadanos, no los de los gobernantes. Los padres católicos no deben permitir que se quiten los crucifijos ni de los centros concertados ni de los públicos. Los centros públicos no son del Estado, son de los ciudadanos, los pagan los ciudadanos y tienen que responder a los deseos de los ciudadanos.

Y si los alumnos son de varias religiones, lo justo es que cada grupo pueda poner sus signos, con paz, con respeto, con verdadera tolerancia y convivencia. Eso es lo civilizado, lo democrático, lo razonable. Lo otro es revanchismo, incultura, persecución cultural. ¿Por qué la voluntad de uno que no quiere el crucifijo se ha de imponer sobre la voluntad de muchos que sí lo queremos?

Esto sin entrar a analizar lo que el crucifijo significa. Ante todo es un símbolo religioso de primera categoría, significa el amor y el perdón de Dios, la esperanza de la salvación, la unidad y la paz para todos los pueblos. ¿A quién le puede molestar? Son ganas de fastidiar. A mi no me molesta ver la media luna donde haya un grupo de devotos musulmanes.

Por otra parte el crucifijo es el símbolo básico de la religión cristiana de la que ha nacido en gran parte la cultura europea, el conocimiento de la dignidad suprema de la persona humana, el concepto de libertad y de responsabilidad, la igualdad básica de varón y mujer, la estabilidad y fidelidad de la familia, la unidad de la humanidad y la igualdad de todos los pueblos, la esperanza de una historia abierta y progresista, la dignidad del trabajo humano, los valores morales de occidente, el perdón, la misericordia, el amor y la convivencia, la mayor parte del arte europeo, la pintura, la arquitectura, la música y tantas cosas más. ¿Vamos a renegar de todo lo que ha creado el cristianismo en la historia y en la vida de Europa y de España? Corrijamos los errores, de acuerdo, pero no destruyamos nuestra civilización.

Si nuestro gobierno termina aceptando e imponiendo esa consigna extranjera y sectaria –que se lo pensará–, manifestaría una increíble inmadurez cultural y una alarmante falta de patriotismo serio y profundo. Detrás de todo esto hay una negación del Cristianismo, una negación de la religión en general, y en el caso concreto de España un suicidio cultural e histórico.

Un pueblo que reniega de su historia no puede durar. Si en nuestra sociedad no nacen hijos y ahora negamos nuestra cultura y nuestra historia, tenemos los días contados. Esto tiene que cambiar. Alguien tiene que levantar otra bandera.

12 comentarios

  
Luis Fernando
Monseñor Sebastián:
Un pueblo que reniega de su historia no puede durar. Si en nuestra sociedad no nacen hijos y ahora negamos nuestra cultura y nuestra historia, tenemos los días contados.


No será porque no lo estamos avisando algunos. El problema es que eso lo verán nuestros nietos. El juicio que sobre esta generación van a realizar las venideras será durísimo. Como bien dice hoy monseñor Munilla en una entrevista concedida al Abc y que reproducimos en InfoCatólica:
"A la Iglesia no le importa desgastar su imagen en defensa de estos valores. No seríamos fieles a Cristo, si nos limitásemos a predicar los valores políticamente correctos, dejando en el olvido cuanto pudiera causarnos incomprensiones".
06/12/09 11:16 AM
  
Pavel
Excelencia:

Si el Estado se declara aconfesional, pero respetuoso de la libertad religiosa en la vida pública, en los centros públicos debiera aceptar no sólo el crucifijo sino los símbolos de todas las confesiones que tienen reconocimiento jurídico estatal. Judíos y musulmanes podrán reclamar su inclusión...

Con todo respeto, el argumento histórico-cultural a favor del crucifijo tiene un muy relativo peso, y en definitiva los límites de una apologética de circunstancia. Antes de la llegada del cristianismo a Europa, había religiones paganas. ¿Habrá lugar en las aulas españolas para los dioses romanos? ¿Se volverán a enseñar los mitos celtas?

En mi humilde opinión, Monseñor, desde 1978 los católicos españoles entraron en una ensoñación de la que parece no quieren despertar. Se creyeron ese bonito catálogo de ilusiones elaborado por Maritain y otros... Pero los sueños, sueños son, y basta ver la involución legislativa española (y de otros países aconfesionales también) para darse cuenta de que el "Estado aconfesional, laico pero no laicista, que cumple la ley jurídica natural, etc." ¡no exsite!

Lo dijo Chesterton: quitad lo sobrenatural, y quedará lo antinatural... Cristo dejó de reinar sobre el Estado español: impera la contra-natura legalizada y financiada por el Estado.

Porque la ley natural será para todos, católicos y acatólicos, pero los Estados aconfesionales violan el orden jurídico natural de manera sistemática y creciente: divorcio, aborto, eutanasia, gay-monio, unión civil, educación sexual inmoral, inmoralidad pública agobiante, manipulación genética,etc.

¿Cuándo tomarán conciencia de que, como decía el Card. Pie, si Cristo no reina por los beneficios de su presencia lo hace por las calamidades de su ausencia?

Pide su bendición,

Pavel F.

06/12/09 12:31 PM
  
Mariló
Estoy totalmente de acuerdo con Mons. Sebastián.
Pienso que no podemos prescindir del símbolo de la Cruz pues independientemente de que uno sea creyente o no, forma parte de nuestras raíces que son judeocristianas y no podemos renunciar a ellas, es un despropósito de este gobierno y una forma sinsentido de enfrentar y crispar a la sociedad.
06/12/09 1:08 PM
  
alfa
Monseñor,

No sólo lo que usted dice bien dicho está, sino que añadiría que el crucifijo es más que un símbolo, pienso yo. COn el crucifijo se ahuyentan a los demonios, literalmente (más aún si está bendecido por un sacerdote), luego en todo caso es un símbolo efícacísimo. Yo pienso que se le puede llamar arma. En todo caso no es un símbolo cualquiera, sino que es EL símbolo, por excelencia.

Por otra parte, el Cristianismo no es nada sin Cristo, así como los valores del mismo son nada sin Cristo. Ya sé que es evidente, pero es que a mí cualquiera civilización Cristiana antigua o reciente sin Cristo me parece un arqueologismo.

Por otra parte, quizás quiera ser usted uno de los pastores que esté dispuesto a dar su vida, incluso con martirio de sangre, por "levantar otra bandera". Si es así, me pongo entre sus ovejas.

06/12/09 1:53 PM
  
rastri

-Ni siquiera por encima de los cadáveres de los que vienen pasarán. Porque como está escrito: ESTOS AL TERCER DÍA RESUCITARÁN.

- Cuando hubieren acabado su ministerio,...Después de tres día y medio, un espíritu de vida que procede de Dios entró en ellos y los hizo levantarse sobre sus pies, y un temor grande se apoderó de quienes los contemplaban (Ap.11,7-11)

06/12/09 7:17 PM
  
conchi
Monseñor Sebastián.Muchas gracias por se tan valiente.En algunas parroquias no se dice nada de ésto.¿Hay miedo?.
07/12/09 12:05 AM
  
Juan
Estoy completamente de acuerdo con el artículo, pero solo discrepo en una cosa. Dice Monseñor Sebastian, que si los alumnos son de varias religiones, lo justo es que cada confesión con paz, respeto y convivencia pueda poner también sus símbolos.No estoy de acuerdo con esto, ya que aunque el crucifijo es un símbolo religioso innegable del cristianismo(y la mayoría de nuestro pueblo es cristiano), no es menos que también es un simbolo definitorio y configurador de nuestra civilización occidental.Y en base a estas dos cosas es en lo que se justifica su presencia publica.Sin molestarme para nada la presencia de símbolos de otras religiones, creo que porque les falta el no ser pilares basicos definitorios de nuestra civilización, no deberían estar, porque sino cada uno podría pedir poner simblos de su ideología particular, por muy poquitos que fueran y desencadenar aquí en una guerra de símbolos. Si yo viviría en Marruecos no me importaría para nada ver la presencia de la media luna en todos los lugares publicos, es más, están en su perfecto derecho porque ha sido vital en su civilización. Lo que ya no me gusta y eso si tendrían que exigir los gobiernos occidentales es que me dejaran libremente en toda su extensión practicar mi religión.Pero bueno es un tema menor. El crucifijo en ningun caso viola la libertad religiosa del no creyente o del creyente en otra religión.
07/12/09 2:28 AM
  
Hesiquia
En los colegios de EEUU por ejemplo, creo que no se permiten simbolos religiosos en las aulas. En cambio tienen la bandera americana, y recitan juntos cierto párrafo del himno de la nacion. Y yo creo que eso es lo adecuado, dejar fuera de las aulas los asuntos religiosos y partidistas. No creo que eso se pueda hacer aqui, porque a nadie se le ocurriría que se pusiera la bandera de España en las aulas, dado que ni se sabe que bandera habría que poner, y mucho menos recitar un himno que no existe, porque no tiene letra. Entonces, cada uno puede llevar su crucifijo al cuello si ese es su deseo, o el chador como lo llevan las niñas musulmanas. En el momento actual, España no es un pais catolico ya, y en los centros publicos no hay crucifijos de hecho. Ni creo que los vayan a poner otra vez. Para mi, las cosas seguiran como están, en la confusion, que es la esencia de España desde hace treinta años, debido a que entró tarde y mal en el mundo democratico.
07/12/09 9:36 AM
  
agustin exposito
Me parece bastante correcto lo que plantea monseñor Fernando Sebastián; y no exento de notable verdad. Sin embargo, estimo como muy inviable que en los centros públicos retornen los crucifijos, puesto que tal "retorno" tendría que ser una petición de las AMPAS de los centros educativos; sin embargo, las AMPAS apenas tienen potestad de decisión a esa escala en los centros públicos, cuyo funcionamiento depende directamente de otros órganos directivos.
Es más, en las aulas los profesores, al menos cada profesor o profesora en su hora lectiva o de clase, desde el respeto y el reconocimiento a la libertad de cátedra tendría más derecho a quitar o poner crucifijos que las AMPAS. Pero comoquiera que sea, desde mi experiencia como profesor, diría que, salvo honrosas excepciones, los primeros en protestar por esos crucifijos colgados de las paredes de un aula serían los alumnos, que en general, más allá de muchos valores que tienen los chavales de hoy día, asumen de manera más bien acrítica el laicismo ambiental.
07/12/09 8:24 PM
  
Hermenegildo
Suscribo totalmente el comentario de Pavel.
12/12/09 10:41 AM
  
Ricardo López de Goicoechea Aguirre
Monseñor:
En el día de S. Juan de La Cruz y de su cumpleaños,lo tengo presente en la oración.Aprovecho para felicitarle la Navidad.
¡Ad multos annos vivas!
Ricardo López de Goicoechea Aguirre
13/12/09 4:27 PM
  
Menka
Es de justicia reconocer el patrimonio de la cruz en nuestra cultura. Tiene un lugar preeminente, aunque sea por reconocer su importancia histórica. No es ninguna broma o cosas sin importancia. Sí que tenemos que ser cruces vivientes, pero nuestros símbolos también son muy importantes. Si decimos: EpC no importa, yo educo en mi casa, etc., etc., luego no llores. Es cierto que los hombres pueden hacer lo que les parezca mejor, pero se tendrán que atener a las consecuencias. Si Europa deja de ser cristiana, será musulmana, o cualquier otra cosa que helará sus días y acabará con ella.
Personalmente creo que esta sociedad se prepara una gran purificación y tiemblo de lo que puede pasar. Pero en fin, se lo ha ganado, y nos lo han ganado. Un amigo me escribe desde Toronto que en su compañía de telecomunicaciones en la cual trabaja, la mayor del país, la mitad de técnicos son de Pakistán, usan como password ramadan01 y cosas por el estilo. Su jefe es Mohamed. Los viernes no van al trabajo 3-4 horas por la oración... Muy bien, muy bien, adelante. Y si alguno se cansa de España, ya sabe a dónde debe ir. Nos ha tocado aquí, aquí hay que luchar.
Siempre confiando en Dios, sin eso...
13/12/09 5:45 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.