29.08.15

El Tercer Camino

Arrojado a la vida para caminar, el escritor se encontró ante “dos sendas que nacían de un mismo lugar, una era tan angosta que no admite encarecimiento, y estaba, de la poca gente que por ella iba, llena de abrojos y asperezas y malos pasos”. Y preguntando a un mendigo que sentado a la vera descansaba, si por aquella senda había ventas y mesones le respondió:

“¿Cómo queréis que les haya en este camino, si es el de la virtud? En el camino de la vida -dijo- el partir es nacer, el vivir es caminar, la venta es el mundo, y en saliendo de ella, es una jornada sola y breve desde él a la pena o a la gloria. Diciendo esto se levantó y dijo: -¡Quedaos con Dios!; que en el camino de la virtud es perder tiempo el pararse uno y peligroso responder a quien pregunta por curiosidad y no por provecho.”

Ante la seca respuesta, decidió probar por la otra  senda, a sabiendas de el segundo camino acababa en una puerta con entrada y sin salida del Infierno. Nuestro escritor nunca había visto “tanto coche, tanta carroza cargada de competencias al sol en humanas hermosuras, y gran cantidad de galas y libreas, lindos caballos, mucha gente de capa negra y muchos caballeros (…)  todo eran bailes y fiestas, juegos y saraos, y no el otro camino, que por falta de sastres iban en él desnudos y rotos, y aquí nos sobraban mercaderes, joyeros y todos oficios. Pues ventas, a cada paso, y bodegones sin número”.

Y de repente se quedó sobrecogido al ver a lo lejos un tercer camino “por donde iban muchos hombres de la misma suerte que los buenos, y desde lejos parecía que iban con ellos mismos; y llegado que hube vi que iban entre nosotros. Estos me dijeron que eran los hipócritas, gente en quien la penitencia, el ayuno, y la mortificación, que en otros son mercancía del Cielo, es noviciado del Infierno”.

Acierto pleno el de Quevedo, que se adelantó unos cuantos siglos a diagnosticar la carcoma del catolicismo actual, porque si en el siglo XVII los hipócritas ya caminaban por senda propia, ahora por aglomeración haría falta construirles una gran autopista con muchos carriles. No, el verdadero y grave problema de la Iglesia nunca ha estado fuera, sino dentro, como la carcoma que opera desde el interior. Los verdaderos enemigos de los católicos no son los que solo pueden matar el cuerpo, sino los que emponzoñan la doctrina para envenenar el alma.

Leer más... »

5.06.15

Los presos del Valle de los Caídos o las cosa son lo que son

Durante un tiempo fui víctima de la leyenda negra del Valle de los Caídos, según la cual aquel lugar había sido un campo de exterminio en el que trabajaron miles de presos de la Guerra Civil, esclavizados por Franco. Y me creí esta versión hasta que encontré el archivo de Félix Huarte entre el polvo y el barro de una nave de Pamplona, que limpié, ordené, catalogué y trabajé con él para hacer la biografía de este gran hombre y empresario pamplonés, sin duda el personaje más importante de la Historia de Navarra durante la  Edad Contemporánea. Fueron más de cinco años de trabajo, de los que guardo recuerdos inmejorables. En mis frecuentes viajes de Madrid a Pamplona nunca faltó una afectuosa y provechosa conversación con Don Gonzalo Redondo, un santo sacerdote y un gran historiador que ya se nos fue al Cielo, una de las personas que más he querido y admirado en toda mi vida.

Combinaba la consulta de los papeles de archivo con las entrevistas que hacía a las personas que habían convivido con Félix Huarte, practicando esa modalidad de trabajo que se puso entonces de moda entre académicos y que denominaron Historia Oral. Y en una de esas conversaciones me describieron cómo se había construido la Cruz del Valle de los Caídos. Quien me lo contó era un hombre tan próximo a Félix Huarte como Valentín Erburu, que además de su cuñado desempeñó en la empresa de construcción Huarte y Cia. en los primeros años el puesto de apoderado, más o menos el cargo de consejero delegado o director general de las empresas actuales.

Por razón de su cargo, Valentín Erburu conocía perfectamente el concurso de empresas que se realizó para la construcción de la gran Cruz, que lo ganó la constructora de nuestro empresario navarro. Así pues la Cruz la levantó  Huarte y Cia. con operarios libres, si bien es cierto –como me dijo Erburu- que no fueron pocos los presos que tras redimir su condena trabajando en la Basílica, ingresaban en la plantilla de Huarte y Cia. para permanecer como obreros libres en el Valle de los  Caídos.

Leer más... »

22.05.15

El martirio de la coherencia

Jesús lo dijo bien claro para que no hubiera dudas. Y tampoco sus palabras se pueden prestar a esas interpretaciones acomodaticias, que sostienen que hay que ser graciosetes con el mundo para que hablen bien de uno en los telediarios. Su mensaje es inequívoco: «Si el mundo os aborrece, sabed que me aborreció a mí antes que a vosotros (…) Acordaos de la palabra que ya os dije: «no es el siervo mayor que su señor. Si me persiguieron a mí, también a vosotros os perseguirán».

Pero seguimos sin enterarnos, porque la enfermedad que padecemos los católicos, y muy especialmente los católicos españoles es la esquizofrenia, cuya consecuencia inmediata es la infecundidad. La esquizofrenia y la tibieza –cara y cruz de la falsa moneda religiosa-, no solo no atraen, sino que repelen, e incluso a Dios que es la Misericordia infinita la tibieza le provoca el vómito. Así las cosas, la vida privada y la vida pública de los esquizofrénicos espirituales se convierten en dos líneas paralelas que -como aprendimos en el colegio- por mucho que se prolonguen nunca llegan a encontrarse. La falta de conexión entre estas dos líneas, la esquizofrenia, en definitiva, está muy extendida sobre todo entre los católicos que trabajan en la actividad política y en los medios de comunicación, en realidad dos actividades que hoy en España son una sola cosa, dando la razón a Juan Rico y Amat cuando escribió, a mediados del siglo XIX, que «los periodistas son los campaneros de las iglesias políticas».

Ese gran obispo que tengo en Alcalá de Henares, lo ha dicho por escrito mejor que yo en su carta pastoral de 24 de septiembre de 2014, que llevaba el elocuente título de «Llamar a las cosas por su nombre» y con toda claridad y gran valentía denunciaba responsabilidades dentro las instituciones eclesiásticas. Decía lo siguiente:

«Con afecto hacia las personas y con dolor, también debo decir que, en ocasiones, algunas instancias de la Iglesia Católica que camina en España no han propiciado, más bien han obstaculizado, la posibilidad de que aparezcan nuevos partidos o plataformas que defiendan sin fisuras el derecho a la vida, el matrimonio indisoluble entre un solo hombre y una sola mujer, la libertad religiosa y de educación, la justicia social y la atención a los empobrecidos y a los que más sufren: en definitiva la Doctrina Social de la Iglesia. Gracias a Dios el Papa Francisco ha sido muy claro respecto del aborto en su Exhortación Apostólica Evangelii gaudium (nn. 213 y 214)».

Leer más... »

13.05.15

Mañana a las ocho nos vamos a Jaén

-         “Mañana a las ocho nos vamos a Valladolid…”

Que no…, que no me he equivocado en el título, un poco de paciencia y se entenderá. Sucedió hace años… Efectivamente eran otras épocas, pero aquel personaje se sobreponía a todos los tiempos. Y, por supuesto, estas cosas solo pueden ocurrir en una Facultad de Derecho. Repitamos y sigamos…

-         “Mañana a las ocho nos vamos a Valladolid.”

Eso es lo que le dijo el catedrático al profesor ayudante de Historia del Derecho, que había acudido a su despacho, convocado por Lolita. Porque Don Conegundo, catedrático y académico de muchas campanillas, nunca llamaba a sus subordinados docentes directamente y siempre lo hacía a través de Lolita, que era su secretaria desde la época de los visigodos, en opinión del muy rufián y taimado colectivo de alumnos, porque la Historia del Derecho que enseñaba Don Conegundo empezaba y acababa con los visigodos.

Así es que si había que salir a las ocho para Valladolid, eso quería decir que el profesor ayudante se tenía que personar en el portal de la casa de Don Conegundo a las siete y media de la mañana.  Y como era de esperar, Don Conegundo apareció a las ocho, pero a las ocho y cuarenta y cinco y con cara de sorpresa le preguntó al PNN (profesor no numerario), que es como toda la vida se ha llamado a los profesores de Universidad que todavía no han ganado una oposición.

-         ¿Pero qué hace usted aquí a estas horas…?

-         Como me dijo ayer “mañana a las ocho nos vamos a Valladolid…” Y no le dejó seguir.

-         Claro que sí. Nos, la cátedra, nos vamos a Valladolid, pero usted se queda en Madrid dando clase…

Pues bien, yo que ni soy Don Conegundo ni hablo en plural mayestático quiero informar a mis lectores “que mañana a las ocho nos vamos a Jaén”. A esa hora he quedado con un colega, porque nos ha invitado la Facultad de Económicas de la Universidad de Jaén, para participar en un seminario sobre la Historia del empresariado español. Y, aprovechando el viaje, por la tarde en la sede del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Jaén doy una conferencia sobre el sentido histórico de las apariciones marianas en la Edad Contemporánea. ¿Y por qué cuento mis andanzas por tierras andaluzas? Pues naturalmente, con la intención de que los lectores de Infocatólica de Jaén se enteren y puedan asistir el próximo jueves día 14 a las ocho de la tarde.

Y en atención a que ni todos los lectores de Jaén ni, por supuesto, los que no viven en Jaén, podrán acudir y que hoy, día 13, es el día de la Virgen de Fátima, voy a anotar aquí algunas de las ideas que pienso desarrollar.

Leer más... »

5.05.15

Del inglés sin esfuerzo a la santidad sin virtudes

     -  Oye Lola, ¿tú hablas inglés?

     -  ¡Ni Dios que lo consienta!, contestó al instante la artista y con un gesto en la cara mostró un rasgo de indignación, porque preguntar eso a Lola Flores era lo mismo que ofenderla en su españolidad.

Y en efecto, es que por entonces estudiar inglés no es que estuviera mal visto, es que ese aprendizaje no se veía por ninguna parte. Los chicos de Preu nos examinábamos todos de francés en la asignatura de idioma moderno. Pero como en aquellos años buena parte de las canciones de los guateques las importábamos de Inglaterra y Estados Unidos, empezamos a sentir la necesidad de comprender algo más, porque solo éramos capaces de descifrar lo de “I love”, y a partir de ahí todo era un  enigma. Y como siempre hay algún espabilado que no duda en hacer negocio con la ignorancia ajena, apareció en las librerías una publicación que se vendió como rosquillas, porque llevaba en su tapa un título que era todo un reclamo: “El inglés sin esfuerzo”. Y sucedió lo que tenía que suceder, que nos sacaron las pesetas y seguíamos estancados en la comprensión de aquellas dos palabras, “I love”, hasta que la necesidad profesional nos obligó a esforzarnos para aprender inglés, y entonces comprobamos que el avance era directamente proporcional al esfuerzo que íbamos poniendo, pero eso ya sucedió anteayer, cuando ya habíamos entrado en años.

Todavía no acierto a comprender como pudimos caer en  la trampa de lo del “inglés sin esfuerzo”, porque mi generación era la del continuo esfuerzo; nosotros teníamos que esforzarnos para portarnos bien hasta en el cine, donde los acomodadores tenían también sobre todo el encargo de vigilar el orden y la moralidad en la sala oscura, donde lo más que se solía hacerse eran “manitas”, y así y todo con mucho tiento porque te podían poner de patitas en la calle en lo mejor de la película, si es que sacabas los pies del tiesto.

Y si el esfuerzo era compañero inseparable de nuestros momentos de ocio, ni que decir tiene que ese esfuerzo se redoblaba cuando estábamos en el colegio. Al colegio íbamos a educarnos cristianamente, porque como todavía no se había impuesto la moda de la aconfesionalidad, hasta en los colegios públicos además de la clase de religión se rezaba el Rosario y se hacía el mes de mayo. Y en los colegios de frailes y monjas daban mucha más ración, porque tenían capilla y capellanes. Y se nos hablaba sin tapujos de la virtudes humanas y cristianas, a las que identificábamos con el esfuerzo, porque bien a las claras se nos explicaba que virtud era lo mismo que fuerza y esfuerzo. Y como nuestros educadores llamaban a las cosas por su nombre nos hablaban del cielo y del infierno, y nos advertían que solo de los que se esforzaban por entrar por la puerta estrecha llegaban a la meta celestial. Y como no nos traumábamos por escuchar las verdades fuertes, pues no nos tenían ni que llevar a los psicólogos, que ni los había ni falta que hacían. Y como es sabido que la cabra tira al monte y nuestros maestros nos consideraban como pequeños cabritillos, nos ponían ejemplos de niños santos, para que cuando estuviéramos fuera de su vigilancia supiéramos cómo debíamos portarnos.

Leer más... »