Consuelo del mundo y alegría de la Iglesia Católica

Somos amigos desde hace tiempo y nos entendemos bastante bien, aunque hace años que no nos vemos porque vivimos en distintas ciudades; pero por teléfono hablamos con cierta frecuencia. Nos dimos novedades de las respectivas familias, y comprobé que casi todo va bien y algunas cosas hay que mejorarlas, porque todo en esta tierra no puede ir bien. Todo irá bien cuando nos hayamos muerto y por la misericordia de Dios estemos en el Cielo, que es el bien sin mezcla de mal alguno, según me enseñaron de pequeño.

Y esta vez el que llamó fue él, porque había visto un artículo que se refería a mi último libro, Las llagas de la monja, se lo había leído y me confesó que había descubierto en sus páginas la grandeza de Sor Patrocinio, personaje de quien yo le había hablado hacía tiempo sin que él le hubiera prestado mucha atención. Y tras contarme todas aquellas facetas de la vida de Sor Patrocinio durante su estancia en el convento del Caballero de Gracia que le habían emocionado, remató con este pase de pecho que me dejó clavada la lengua al paladar:

-                     Después de leer tu libro, ahora entiendo que lleves tantos años estudiando la figura tan inmensa de Sor Patrocinio.

Me dieron ganas de darle las gracias por haberme expedido el certificado de persona cuerda, porque mi amigo es de los que piensan que los de «letras» somos tan raros, que cuando uno de «letras» coge una vereda, la vereda se acaba y el de «letras» sigue. Pero no es mi caso con Sor Patrocinio, a mí me falta todavía mucha vereda por andar, porque todavía me queda bastante trecho que recorrer hasta que descubra toda la verdad de una vida tan extraordinaria como la de Sor Patrocinio, que durante tanto tiempo ha permanecido enterrada por la mentira y la calumnia.

Hace ya más de treinta años, cuando hacía mi tesis doctoral sobre uno de los líderes del partido progresista, como fue Pascual Madoz, me di cuenta de la torpeza de las calumnias sobre las que se había montado la historia de la madre Patrocinio, y desde entonces vengo defendiendo la verdad limpia y grande de su vida. Son muchos años dedicados a analizar las falsas actuaciones políticas que le adjudican a Sor Patrocinio y que no encaja ni una en el relato histórico, por la sencilla razón de que ella no intervenía en esas cuestiones. Cuantos más documentos leo, veo con más claridad que a Sor Patrocinio lo que le movía a actuar eran sus conventos, sus monjas, sus colegios de niñas pobres…, y en definitiva las almas con las que se encontraba, y a quienes empujaba con su vida ejemplar y su palabra hacia ese lugar en el que todo está bien, sin que haya necesidad de mejora alguna. Por todo ello me he propuesto dedicar a este propósito los últimos años de mi quehacer de historiador: estudiar y publicar la vida de Sor Patrocinio.

Pero las cosas han cambiado, y mucho, de un tiempo a esta parte. Ha sucedido que después de tanto años de correr en solitario, sin contar tan siquiera con la comprensión de los que me querían bien, porque lo juzgaban como mi manía de Sor Patrocinio, y se limitaban a esperar a que se me pasara, ahora son muchos los que me animan a seguir. Por este motivo, en los últimos meses, no hay día que no me emocione y agradezca al Cielo la difusión que está teniendo la verdad de la vida de Sor Patrocinio, que indefectiblemente conduce a propagar la devoción a la Santísima Virgen, bajo la advocación de la Virgen del Olvido, Triunfo y Misericordias. Porque la vida de Sor Patrocinio, sus obras y sus escritos, son auténticas joyas que forman parte del rico patrimonio espiritual de la Iglesia, que he tenido la gran suerte de ir descubriendo en la consulta de los archivos en los que estoy trabajando.

Y porque en los próximos días mi alegría se va a desbordar a causa de los acontecimientos previstos para los días 11 y 15 de este mes de marzo, quiero compartirla con mis lectores. El próximo viernes día once a las 19,00 horas, se me concede el honor de presentar mi libro de Sor Patrocinio en el pueblo donde nació, en San Clemente (Cuenca), acompañado del concejal de cultura del Ayuntamiento, de la alcaldesa y del párroco de San Clemente, además del Seño Obispo de Cuenca, don José María Yanguas, lo que significa el máximo reconocimiento civil y eclesiástico de sus paisanos hacia Sor Patrocinio. Y como el último sábado de marzo es Sábado Santo, y por lo tanto no podremos tener en ese día alitúrgico los cultos de la Virgen del Olvido, los adelantamos en esta ocasión al próximo martes día 15. Como siempre acostumbramos, después del Rosario, tendremos la Santa Misa, que en esta ocasión vendrá a celebrarla mi querido Don Juan Antonio Reig, obispo de Alcalá. Y como estoy seguro que a muchos de mis lectores les gustará venir o unirse a nuestra oración, facilito esta dirección donde podrán encontrar el día, hora y lugar:

http://virgendelolvidotriunfoymisericordias.com/2016/03/08/cultos-en-honor-de-la-virgen-del-olvido/

A buen seguro, que en esta ocasión también nos vamos a juntar muchos devotos el día 15 de marzo en la iglesia del convento de las madres Concepcionistas del Caballero de Gracia de la calle Blasco de Garay de Madrid y nos volveremos a cobijar bajo el manto de la Virgen, que se le apareció a Sor Patrocinio, diciendo que se llamaba Virgen del Olvido, Triunfo y Misericordias y que estaba llamada a ser el consuelo del mundo y la alegría de la Iglesia Católica.

Javier Paredes

 

3 comentarios

  
Hector R
Felicitaciones Profesor, por su Gran Labor y me encanta su programa Marcando el Norte Dios lo Bendice
08/03/16 7:11 PM
  
frayescobabcn
Dios le bendiga el enorme trabajo que como historiador hace de no transigir con la mentira institucionalizada.
09/03/16 3:48 PM
  
Daniel
Muchas gracias don Javier. Por trabajo no he podido asistir a la presentación de su libro. Me gustaría asistir con muchos amigos que no han podido tampoco a una nueva presentación de su ultimo libro. Sera posible en Madrid o en Alcala de Henares?
16/03/16 4:25 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.