El martirio de la coherencia

Jesús lo dijo bien claro para que no hubiera dudas. Y tampoco sus palabras se pueden prestar a esas interpretaciones acomodaticias, que sostienen que hay que ser graciosetes con el mundo para que hablen bien de uno en los telediarios. Su mensaje es inequívoco: «Si el mundo os aborrece, sabed que me aborreció a mí antes que a vosotros (…) Acordaos de la palabra que ya os dije: «no es el siervo mayor que su señor. Si me persiguieron a mí, también a vosotros os perseguirán».

Pero seguimos sin enterarnos, porque la enfermedad que padecemos los católicos, y muy especialmente los católicos españoles es la esquizofrenia, cuya consecuencia inmediata es la infecundidad. La esquizofrenia y la tibieza –cara y cruz de la falsa moneda religiosa-, no solo no atraen, sino que repelen, e incluso a Dios que es la Misericordia infinita la tibieza le provoca el vómito. Así las cosas, la vida privada y la vida pública de los esquizofrénicos espirituales se convierten en dos líneas paralelas que -como aprendimos en el colegio- por mucho que se prolonguen nunca llegan a encontrarse. La falta de conexión entre estas dos líneas, la esquizofrenia, en definitiva, está muy extendida sobre todo entre los católicos que trabajan en la actividad política y en los medios de comunicación, en realidad dos actividades que hoy en España son una sola cosa, dando la razón a Juan Rico y Amat cuando escribió, a mediados del siglo XIX, que «los periodistas son los campaneros de las iglesias políticas».

Ese gran obispo que tengo en Alcalá de Henares, lo ha dicho por escrito mejor que yo en su carta pastoral de 24 de septiembre de 2014, que llevaba el elocuente título de «Llamar a las cosas por su nombre» y con toda claridad y gran valentía denunciaba responsabilidades dentro las instituciones eclesiásticas. Decía lo siguiente:

«Con afecto hacia las personas y con dolor, también debo decir que, en ocasiones, algunas instancias de la Iglesia Católica que camina en España no han propiciado, más bien han obstaculizado, la posibilidad de que aparezcan nuevos partidos o plataformas que defiendan sin fisuras el derecho a la vida, el matrimonio indisoluble entre un solo hombre y una sola mujer, la libertad religiosa y de educación, la justicia social y la atención a los empobrecidos y a los que más sufren: en definitiva la Doctrina Social de la Iglesia. Gracias a Dios el Papa Francisco ha sido muy claro respecto del aborto en su Exhortación Apostólica Evangelii gaudium (nn. 213 y 214)».

Y en mi opinión, son estos católicos esquizofrénicos los máximos responsables de que en España exista un sistema político y de información anticristiano, lo que no es incompatible con que a la vez sea clerical. No, no es necesario atribuir a los masones ni a los rojos un mayor protagonismo histórico del que en realidad les corresponde, para explicar el proceso de descristianización de nuestra patria. Baste un ejemplo para entender lo que digo: todos los partidos políticos con representación parlamentaria en España son abortistas y aprueban el ilícito moral de la unión de dos homosexuales, a pesar de algunos de estos partidos cuentan entre sus filas y en sus puestos de dirección a católicos, de los que sacan pecho y se hacen fotos en ceremonias religiosas importantes. Y siendo todo esto gravísimo, hay algo todavía peor. Insisto, no son ni los rojos ni los masones los únicos ni los mayores responsables de la desmoralización de nuestra sociedad española; son estos, los católicos esquizofrénicos, los que mayor empeño e inquina han demostrado en cercenar las iniciativas que tratan de hacer presente la doctrina social de la Iglesia en la política y en los medios de comunicación, a la vez que se erigen en representantes exclusivos de la voz de todos los católicos.

No puede haber nada más perverso: primero, secuestran a un tiempo a la doctrina social de la Iglesia y a los católicos, para crear, a continuación, el partido único de los católicos, que es naturalmente el que les mantiene a ellos en el cargo y en el disfrute de las prebendas. Han creado de este modo en España un sistema que ha sometido la religión católica a la política y muy concretamente a un determinado partido político, mediante la manipulación de la doctrina del mal menor, convertida en la llave maestra que abre las puertas del mal y del maligno. Se da así el caso de que hay autoridades políticas que pasan por ser modelo de dirigentes católicos en las gestión pública, a pesar de que manchan nuestro impuestos con sangre inocente subvencionando miles de abortos, realizados en clínicas privadas.

¿Qué hacer entonces con aquellos –ilusos les llaman ellos- que frente a la doctrina del mal menor, se empeñan en hacerse presentes en la política y los medios de comunicación para defender el bien posible? Pues muy sencillo, perseguirles hasta exterminarles, para que su conducta no ponga a los esquizofrénicos en evidencia. Y de momento el exterminio solo es social, pero todo se andará. Dicha persecución, es a la que me vengo refiriendo desde hace años como el martirio de la coherencia, y tiene su explicación histórica como a continuación referiré.

El martirio de la coherencia es una expresión que se la escuche por primera vez a san Juan Pablo II, mejor dicho se la leí en la red. Sucedió que asesinaron a una monja de un país del Próximo Oriente y cuando fueron a visitarle las autoridades religiosas de aquella nación, tras las palabras de consuelo, el Santo Padre les dijo: «Y a partir de ahora tienen que aprender a vivir el martirio de la coherencia que será el martirio del siglo XXI». Y cuando le volví a escuchar esta misma expresión, repetidas veces, me salió el historiador que uno lleva dentro y llegué a la conclusión de que en los últimos veinte siglos los católicos han sufrido toda una serie de persecuciones, que pueden ser agrupadas en una triple tipología martirial. Como dije al principio, tan característico de los cristianos es la caridad como la persecución, porque –repito- como ya dijo el Señor no va a ser el discípulo distinto que el maestro. Por eso sería incomprensible la actitud de un cristiano que en medio de un ambiente descristianizado prefiriera hacerse el simpático y se mimetizase en un paisaje de pecado, en lugar de jugársela y trabajar para cristianizar todas las estructuras temporales como nos pide el Concilio Vaticano II.

El primer tipo de martirio se caracteriza porque el perseguidor no conoce la verdadera naturaleza espiritual de la religión católica. Este es el caso de los emperadores romanos que arrojaron a los cristianos a las fieras, el de los liberales del siglo XIX que organizaron las matanzas de frailes en los años 1834 y 1835 o el de los rojos que masacraron a miles de católicos en la Segunda República y la última guerra civil española por haber cometido el delito de «oler a cera«. En este caso, ya que los perseguidores se habían propuesto exterminar a la Iglesia Católica, bien puede decirse que les salió el tiro por la culata, porque la sangre de los mártires fue semilla de más cristianos. Sin duda, que al lado de miles de mártires hubo también casos de cristianos que no quisieron responder y cedieron ante el martirio. En su juicio particular Dios les habrá pedido cuentas y habrá sopesado su comportamiento.

El segundo tipo de martirio apareció durante la Revolución Francesa. En esta ocasión los perseguidores, algunos de ellos sacerdotes y obispos como Talleyrand –y aunque renegados, sacerdotes in aeternum- conocen perfectamente que el catolicismo es una religión sacramental y que es a través de los sacramentos por donde circula la gracia que produce la santidad. El historiador francés Jean de Viguerie, en un excelente libro que se titula Cristianismo y Revolución publicado por la editorial Rialp, ha puesto de manifiesto cómo las medidas revolucionarias tenían como objetivo apartar a los fieles de los sacramentos. Y afirma en sus conclusiones que esta persecución sí que fue efectiva. De hecho, él ha medido la práctica sacramental en Francia antes de la Revolución y después de pacificarse religiosamente el país vecino tras el concordato firmado por Napoleón, y el descenso es considerable. Si se mantuvo la Iglesia en Francia fue porque la revolución también utilizó el primer tipo de martirio, que consiguió que la sangre de miles de católicos franceses se convirtiera en semilla de cristianos, y porque otros muchos vivieron la religión católica en la clandestinidad, antes que asistir a las ceremonias oficiadas por un cura juramentado. La santidad de un mártir salta con facilidad el trámite del juicio, al resto de los franceses se les preguntaría en el juicio particular si asistieron a las misas clandestinas de los curas refractarios o prefirieron las ceremonias blasfemas de la Diosa Razón.

El tercer tipo es el martirio de la coherencia, que se pone en marcha tras descubrirse que en realidad hay un undécimo mandamiento: «Santificarás este mundo». Ahora a los perseguidores ya no les importa si vas o dejas de ir a misa. Es más, si la parroquia en la que se celebra tiene pedruscos de hace unos cuantos siglos, el sistema político puede que hasta financie el mantenimiento o la limpieza del templo o su iluminación. Por lo tanto, en nuestro juicio particular, a los cristianos del siglo XXI no se nos preguntará solo si hemos ido o dejado de ir a misa, sino que además se nos pedirá cuentas de qué hicimos con esta sociedad. Y la cosa no es sencilla porque esos mismos políticos que están dispuestos a financiar y hasta construir templos y colegios católicos con dinero público, no van a tolerar que los cristianos salgamos de las sacristías para impedir así que cristianicemos los parlamentos, los periódicos, las universidades, las fábricas, las diversiones, la enfermedad…

Pero no nos queramos engañar, lo dramático de esta persecución es que los verdugos no se encuentran fuera de la Iglesia, porque la coherencia de los católicos que han puesto en la santidad el objetivo de sus vidas a los que pone en evidencia no es a los ateos, ni a los hombres sin fe, ni a los rojos, ni a los masones, sino a todos aquellos católicos tibios y esquizofrénicos -laicos y clérigos- que prefieren el juicio de los hombres al de Dios. Y esta persecución que ya ha comenzado es tan grave y tan importante en la historia de la Humanidad, porque el día que se generalice será la última y la clara señal de que hemos entrado en últimos tiempos relatados en el Apocalipsis, que preceden al fin del mundo, sin que sepamos el tiempo que ha de transcurrir entre los últimos tiempos y el fin del mundo.

En efecto, los truenos y los relámpagos quedan reservados para el fin del mundo, que –como he dicho- estará precedido de los últimos tiempos en los que tendrá lugar esta tercera persecución, ya iniciada, en un ambiente tan de calma y normalidad, que desde este momento habrá que estar muy pegados a la Santa Misa, al Sagrario, a la Santísima Virgen y a la Caridad con los hermanos, porque de lo contrario nos deslizaremos sin darnos cuenta y pasaremos a engrosar las filas de los verdugos que de momento manchan su alma persiguiendo a los católicos coherentes.

Javier Paredes

29 comentarios

  
Luis Fernando
Magnífico post. Describe la realidad tal cual es, y tal cual va a ser.
22/05/15 9:00 AM
  
Grace del Tabor-Argentina
¡Ay de mí ! No se puede vivir lacerada... Que hasta en la propia familia, educada católica practicante, la cosmovisión que se les impregna desde afuera, ¡y que prende! es... aceptar cualquier estilo de vida y credo...que todo da lo mismo, si es relativo y personal... ¡Adoración, oración, súplica, alabanza ! Satanás será el príncipe, pero ¡Viva Cristo Rey ! "Mi Reino no es de este mundo"...Alegrémonos con ÉL !!!
22/05/15 9:27 AM
  
José María Iraburu
El tema de este artículo, Javier, es uno de los que más he tratado yo en mi blog REFORMA O APOSTASÍA. Lo que se refiere concretamente al lado político del asunto lo traté en la serie de artículos "Católicos y política" (95-125).

Estoy muy de acuerdo en lo que dices. Que Dios, que te ha dado la gracia de pensarlo y escribirlo, te lo pague. Y perdona que haga un poco de propaganda de mis escritos. En la serie aludida señalo como una de las causas principales de la acelerada descristianización de las naciones cristianas, como España, a la auto-prohibición generalizada de que los católicos actúen en política como católicos.
El Vaticano II, por el contrario, enseña que los laicos están llamados "a evangelizar y saturar de espíritu evangélico el orden temporal" (AA 2); que "hay que instaurar el orden temporal de tal forma que... se ajuste a los principios superiores de la vida cristiana" (AA 7); que "a la conciencia bien formada del seglar toca lograr que la ley divina quede grabada en la ciudad terrena" (GS 43).
Y que como todo esto es imposible cuando son anticristianos casi todos o todos los partidos políticos con posibilidades de gobierno, es necesario "que los laicos coordinen sus esfuerzos para sanear las estructuras y los ambientes del mundo que incitan al pecado" (LG 36).

Pues bien, en el postconcilio se ha ido en la dirección exactamente contraria a la señalada por el Concilio en estas cuestiones. Se ha logrado así la desmovilización política total de los católicos, con lo que se ha conseguido que el influjo de los laicos católicos en las realidades temporales sea menor que nunca, mínima, menor incluso que la que puedan tener hoy grupos minoritarios, como ecologistas, paleo-comunistas, etc.

La verdad de las exhortaciones del Concilio -fieles a la doctrina política tradicional en la Iglesia- queda confirmada por la acelerada descristianización y la enorme degradación de la vida cultural, política y social que se ha producido en aquellas naciones en las que los Obispos y líderes laicos han procurado impedir por todos los medios la formación de grupos políticos católicos.
Aquellos católicos que tienen vocación política se han visto y se ven obligados a quedarse en sus casas, o a formar grupos mínimos, sin apoyo alguno de la Iglesia y sin ninguna posibilidad de actuar en la política, o a suicidarse integrándose en partidos netamente anticristianos, donde son cuidadosamente neutralizados..
22/05/15 10:52 AM
  
Lostrego
Se protesta por la incoherencia de los politicos al aplicar su programa electoral. Pero es lo mismo que hace el catolico que a la hora de votar. Apoya a los que legislan y gobiernan contra la voluntad de Dios: No robarás, no matarás, no dirás falso testimonio, no desearás los bienes ajenos, no tomarás el nombre de Dios en falso....

Esta separación de nuestra alma de la voluntad de Dios, divide al ser humano, piensa de una manera y actua de otra, quiere ir para delante y para atras a la vez, dice querer el bien y opta por el mal,.... Al final sobreviene la paralisis del alma (la depresion).
22/05/15 11:01 AM
  
Juan Mariner
¿Y si vamos más lejos...? Quienes han impulsado desde el punto de vista católico a una élite social adscrita al Partido Popular (y a sus acólitos montajes VOX-PFyV) son jerarcas que hábilmente se arrimaron, no a la progresía eclesial falsa e hipócrita, sino a los movimientos más netamente católicos para neutralizarlos y ubicarlos en las redes de los peperos (en las autonomías cumplían igual papel CIU y PNV). Si un sincero católico se sienta en un banco de un parque y se pone a reflexionar, verá que sus líderes religiosos le han llevado a una sociedad que en nada difiere del proyecto social de los partidos anticatólicos: divorcismo exprés, paro generalizado, drogadicción, juego, aborto libre, homosexualismo, gaymonio, corrupción institucionalizada, clientelismo, pugna constante y reglada centro-periferia, adoctrinamineto escolar, anticoncepción en la sanidad pública, prostitución masiva, medios de comunicación controlados,..
22/05/15 12:53 PM
  
Pepito
Pues sí, siempre me he preguntado dónde irán a parar los votos de esos seis millones de católicos españoles practicantes que van a Misa todos los domingos y fiestas de guardar, confiesan y comulgan con frecuencia y hasta rezan el rosario habitualmente.

O se abstienen en su gran mayoría, o sus votos van a parar a partidos anticatólicos, como el PP; pues si votasen en coherencia se notaría en una notable subida de votos de partidos católicos como SAIN, CTC, AES, FALANGE ESPAÑOLA DE LAS JONS, etc., y a éstos les votamos cuatro gatos.

Pienso que, en general, hay gran tibieza en la Jerarquía a la hora de formar la conciencia del católico votante. No basta con declaraciones doctrinales episcopales genéricas, sino que habría, a mi juicio, que señalar concretamente, con nombres y apellidos, aquellos partidos a los que no se puede votar por ir claramente contra los más elementales mandatos de Cristo.

Igual que en su día hubo un Indice de libros prohibidos, debería haber actualmente un Indice de partidos politicos a los que estuviese prohibido votar. Y un índice de partidos políticos a los que sí se puede votar.

Afortunadamente, algo empieza a cambiar, y ya hay valientes Obispos como Monseñor Munilla y Monseñor Reig Pla, que llaman al lobo por su nombre aunque se disfrace con piel de oveja. Pero sería deseable que todos los Obispos en pleno y unánimes hiciesen lo mismo.

Mientras la Jerarquía no haga una potente y valiente pastoral política, creo que no saldremos de este marasmo de incoherencia católico/ política.
22/05/15 12:56 PM
  
Palas Atenea
Mariner: Sé lo que no te gusta pero no lo que te gusta. Acabas de decir en otro post que eres de la "izquierda amplia" sin que tal término sea comprensible. Tus fobias hacia los políticos liberales conservadores son conocidas de todos los que te leemos, pero la política no se construye desde la negatividad, y no nos das pistas sobre lo que podemos hacer con lo que tenemos o si piensas fundar un partido político con ideario de izquierdas que combata la hipocresía de la derecha casposa desde puntos de vista de una izquierda reaccionaria (si hubo un modernismo reaccionario puede que haya una izquierda con ese nombre pero no me imagino cuál pueda ser).
22/05/15 1:16 PM
  
gabriel
la Masonería se infiltro en todo y esta en todo y todo deviene de lo que ellos han sembrado dentro de la Iglesia! debilitaron la doctrina ayudados por masones eclesiásticos, desde dentro. Y ahora no se le puede sacar su importancia, porque es como decir que no han actuado y no actuan.
debemos preguntarnos porqué existen estos tipos de creyentes, y a la ficha salta que que desde adentro y desde arriba viene la perdida de fe y estos no son más que la consecuencia de los otros!
22/05/15 2:27 PM
  
Gonzalo
Borrado por la dirección de InfoCatólica por ataque al Santo Padre.
22/05/15 2:28 PM
  
Francisco Javier
Palas Atenea,

Ese partido ya existe: se llama SAIn.

Y es bien católico. Ya quisiera VOX tener las cosas tan claras.
22/05/15 7:30 PM
  
Carmen A.
No votar nunca es la solución. Hay que votar y apoyar al que tenga principios cristianos claros aunque no nos caigan muy bien.
22/05/15 8:37 PM
  
Juan Mariner
Palas Atenea: me identifico en un 80% con SAIn, la izquierda no es exclusiva de los marxistas o de los socialdemócratas (del rojerío) como la derecha no es exclusiva de los liberales.y de los democristianos (el centro no existe, es un eufemismo para no decir "derecha")
22/05/15 9:22 PM
  
Pepito
Para mí SAIn es el partido que hoy por hoy más se ajusta al Evangelio y a la DSI. Siempre que se presenta a las elecciones le voto sin dudarlo. Que conste que no formo parte de tal partido ni ostento cargo alguno en él.

Es una pena que existiendo tal partido sinceramente católico, le desperdiciemos los católicos y nos dediquemos a fornicar (politicamente hablando) con partidos que se dan de bruces con los mandamientos de Cristo.

También me da pena, que en 13TV se promocione tanto al PP y jamás se traiga al partido SAIn, para que explique y defienda su programa y lo conozca la gente. "Mi pueblo perece por falta de conocimiento", dice el Señor.

Creo que los Obispos deberían ser más solícitos en defender lo bueno que en política ya tenemos dentro, en vez de promocionar y servir de plataforma electoral a un partido como el PP, que según afirman doctos y santos Obispos "es una grande estructura de pecado, al que ningún católico debe votar en conciencia."
22/05/15 10:06 PM
  
Pepito
Ahora mismo, y para demostrar la pestífera querencia pepera de la cadena Episcopal 13TV, la misma está prestando una atención preferente a tal partido, dando en directo el mitin del PP en el Palacio de Deportes de Madrid.
22/05/15 10:28 PM
  
Palas Atenea
Mariner, Francisco Javier y Pepito: Eso de las derechas e izquierdas ya lo sé. He mirado la web del partido en la red pero no tienen representación en el País Vasco y es la primera vez que oigo hablar de él. Le seguiré la pista. Gracias.
23/05/15 11:59 AM
  
Eusebio
¡¡¡fantástico artículo!!!
23/05/15 2:14 PM
  
Gonzalo
Pepito, 13TV también ha sacado imágenes de los mítines del PSOE y de los partiditos Cs y Podemos.

Yo no he "atacado" al Santo Padre, si acaso he criticado algunos modos de actuar y proceder del actual arzobispo de Roma. Por mucho menos, aquí se insulta, descalifica y difama contra los obispos de la Santa Iglesia Católica, por el hecho de serlo, y con argumentos parecidos a los que el mundo quiere escuchar para confirmarse en sus prejuicios.
23/05/15 5:13 PM
  
javier dolid
De acuerdo en todo con el contenido del post. No obstante, al hijo de las reflexiones del bloger y, en particular, de algún comentario especialmente concordante con la tesis del bloger, cabe preguntarse ¿por qué es tan inusual en este portal encontrar alguna aportación crítica, o que no sea laudatoria. con las manifestaciones públicas, de hecho o de palabra, de los miembros de jerarquía de la Iglesia?. Si la causa del problema está dentro de la Iglesia, y en ello estamos muchos de acuerdo, ¿por qué no se señala ad hominen los dichos, hechos y omisiones de los miembros de la jerarquía?. ¿Es que todos son iguales de fieles a su ministerio?. Pues es que no, y esto es tan obvio que ocultarlo es política de avestruz.
24/05/15 5:45 PM
  
javier dolid
Errata: es al hilo de las reflexiones.
24/05/15 5:45 PM
  
Pepito
Gonzalo: Sí, efectivamente, 13TV ha puesto también imágenes de los mitines de cierre de campaña de otros partidos como Psoe, Podemos y Ciudadanos.

Pero lo que no ha hecho 13TV es poner imágenes de los mítines de cierre de campaña de ninguno de los partidos sinceramente católicos como SAIN que también se han presentado a estas elecciones y de los cuales no ha dado ni siquiera un leve información acerca de ellos

Cuando digo que 13TV da un trato preferencial al PP, me refiero sobre todo comparado con el trato que da a los partidos católicos, a los cuales ignora y silencia sistematicamente. Sólo en contadas ocasiones 13TV ha invitado a algún político de estos partidos católicos, como al Sr. Lopez Dieguez de AES. Pero basta ver el programa político del Cascabel para comprobar que todo el protagonismo se lo reparten los partidos anticatólicos como el PP y el Psoe y que los partidos católicos brillan por su ausencia, salvo rarísimas y contadas excepciones.

Por tanto es evidente que 13TV ignora y ningunea a los partidos sinceramente católicos y da atención preferente a los partidos anticatólicos sobre todo al PP y Psoe,

Opino que si 13TV fuese coherente como cadena de la Iglesia Católica, tendría que hacer todo lo contrario, es decir, promover, apoyar y visibilizar a los partidos católicos como SAIn, CTC. AES, etc. y dejar en segundo plano a los partidos anticatólicos como PP y PSOE, a los cuales se les debería someter a un rigurosa crítica por ir en contra de los mandamientos divinos.

Muchos pensamos que la CEE debería tomar cartas en el asunto y reformar los programas políticos de 13TV, de tal manera que, por elementales razones de coherencia católica, se deberían promover, apoyar y visibilizar en dichos programas a los partidos sinceramente católicos y los demás partidos anticatólicos ir como mucho de comparsas, en segundo plano y siempre dejando claro que son partidos anticatólicos ya que vulneran los mandamientos de Cristo al aprobar leyes como el divorcio, aborto y gaymonio, entre otras.



24/05/15 9:46 PM
  
Ricardo de Argentina
"....aquellos católicos tibios y esquizofrénicos -laicos y clérigos- que prefieren el juicio de los hombres al de Dios. Y esta persecución que ya ha comenzado es tan grave y tan importante en la historia de la Humanidad, porque el día que se generalice será la última y la clara señal de que hemos entrado en últimos tiempos relatados en el Apocalipsis, que preceden al fin del mundo, sin que sepamos el tiempo que ha de transcurrir entre los últimos tiempos y el fin del mundo."
-----

Don Javier, esta frase suya cae como anillo al dedo en la realidad argentina que padecemos.
Comprobar lo cual es muy fácil: basta darse una vuelta por el blog de Virginia Gristelli, que está a 11 ventanitas abajo del suyo, y leer el último artículo que habla de la (última gran) profanación al mayor templo de mi país.
El cual fue fue posible por tantos...
---
...católicos tibios y esquizofrénicos -laicos y clérigos- que prefieren el juicio de los hombres al de Dios.
---
... que tenemos por aquí. ¡Y en todos los niveles.!
Muchos de los cuales han intervenido escribiendo parte del centenar de comentarios que tiene ese artículo.
Qué quiere que le diga, un muestrario patético.
Y eso tiene su correlato en la vida política y en las opciones electorales.
25/05/15 12:21 AM
  
Pepito
Ricardo de Argentina: Pues sí, los paises hispanoamericanos, entre ellos la querida Argentina, están siguiendo el triste ejemplo de España en su proceso de descristanización tanto a escala individual como política y social.

Es que la otrora Madre Patria, con tan mal ejemplo, ha dejado de ser una buena madre y se ha convertido en una cruel y pésima madrastra.
25/05/15 10:46 AM
  
Fernando
pues yo soy catolico y voto y apoyo a VOX, con el cual no tengo ninguna discrepancia en materia de religión. Animo a todos a venirse a este partido y lo digo hoy, que ya no hay campaña electoral
25/05/15 2:28 PM
  
Ricardo de Argentina
Pepito, es así como dices. Ésa es la percepción del llamado Nacionalismo Católico Argentino: a la Argentina le sacas lo hispánico y te quedas sin nada.
Igual que a España, con más razón.
Hará cosa de dos meses atrás una comentarista de IC me decía que yo demostraba más amor a España que muchos españoles. Era una expresión muy ambigüa que me dejó un poco desconcertado y no se la contesté. Porque con la misma fuerza conque puedo amar a la España del Cid, de Isabel,Teresa e Ignacio, España ésta a la que tanto debemos en Hispanoamérica, rechazo a la España que conocí en un breve viaje que hice hace 5 años, renegada de Dios y harta de tecnología, comodidades y egoísmo.

Una monja española que estuvo más de medio siglo destinada a casas que su congregación tiene en América, ahora de vuelta en España me escribía días pasados:
---
"Mi vida era América, me sentía muy bien en tierras americanas, me está costando muchísimo acostumbrarme a mi País, es todo tan diferente...España necesita una nueva evangelización. Ahora estamos en vísperas de elección y realmente no se sabe a quien votar. Ninguno da garantías de nada. El aborto, la familia, no tiene ningún valor para ellos ¿que se puede esperar de políticos, con estas ideas,? el mundo cada día está más lejos de Dios, creo se debe a que los cristianos cada día rezamos menos y nuestro testimonio de vida no convence a nadie. "
--- Fin de la cita
25/05/15 3:49 PM
  
Pepito
Ricardo de Argentina: Cierto, a España le hace falta una nueva evangelización. Y uno de los pilares de esa nueva evangelización, a mi entender, es que los 5 o 6 millones de católicos practicantes, que vamos a Misa todos los domingos y fiestas de guardar, seamos coherentes en todos los aspectos de la vida, incluído el político.

Si la flor y nata del catolicismo español es incoherente, incluído en el aspecto político, no seremos levadura que fermente la masa y cada vez avanzará más la descristianización de España, a la cual desgraciadamente tienden a imitar los países sudamericanos.

Aunque como muy bien dice el profesor Paredes la practica de esa coherencia signifique el martirio. Un cordial saludo.
26/05/15 11:22 PM
  
PLÁCIDO RUILOBA ARIAS
Señor Paredes: aprovecho este espacio, para aconsejarle: mucha prudencia en temas que desconoce.

Santiago Lanús.
Prólogo de Javier Paredes
30/05/15 6:15 AM
  
Juan Mariner
Pepito: lo de tomar cartas en el asunto en COPE y 13TV en la CEE dalo por descartado, y aún creo que estas emisoras episcopales van a ser más beloigerantes contra lo que no es PPSOE y el monarca (los ataques a C's y Podemos serán más violentos en el futuro, no son de su cuerda ahora). Y es que la "esquizofrenia" también se ha instalado en amplios sectores de la jerarquía desde hace más de 20 años: por un lado se está contra el aborto, la eutanasia, el gaymonio y el divorcismo..., y, por otro, se agasaja a los politicastros constitucionalistas de siempre que nos han colado leyes inicuas, se dice que debe de haber un PSOE fuerte en España, que se debe considerar a los no creyentes en las leyes...

Me da más pánico la jerarquía "ortodoxa" arrimada al Opus Dei, CyL, los Quicos... que cien mil heterodoxos soltando tonterías cada día.
01/06/15 8:29 PM
  
Maga
Don Javier, el viernes en el Canal de 24 Horas de Tve, escuché a Graciano Palomo, Pepero que sale a todas horas en 13 Tv, que presume de Católico y que machaca en 13 Tv inmisericordemente a Santiago Abascal, decir en un debate sobre la Eutanasia, que el Estado no era nadie para impedir el suicidio de ninguna persona (Sic ). Ya me puede decir Usted la coherencia de gente, como la que describe en su magnífico post.
07/06/15 11:55 AM
  
Rexjhs
Amén, Sr. Paredes. Todo lo que dice es cierto, y los fieles al Magisterio de la Iglesia lo comprobamos dolorosamente cada vez que comemos con la familia o hablamos con otros amigos. Le miran a uno como a un alucinado, como a un hombre que haya perdido la razón, y ese martirio familiar, a veces ejecutado por parte de los propios padres y hermanos, ay, es muy duro... El martirio de la coherencia, que ahora mismo es incruento pero cierto se volverá cruento cuando el mundo ya no tolere más a Cristo. Y la copa de la ira de Dios hace tiempo que se está derramando.
¿Y por qué espera Dios tanto para castigarnos, si llevamos décadas de abortos, estupros, pederastias, apostasías, homosexualidad, etc? Alguno dijo que si Dios no nos castiga debería haber perdonado a Sodoma, Gomorra, Adná y Seboyim, siendo claro que ahora los pecados son mucho mayores que entonces. Pues la Biblia, en su Libro de los Macabeos, da una respuesta: II Macabeos 6: 12. "Ruego a los lectores de este libro que no se desconcierten por estas desgracias; piensen antes bien que estos castigos buscan no la destrucción, sino la educación de nuestra raza;
13 pues el no tolerar por mucho tiempo a los impíos, de modo que
pronto caigan en castigos, es señal de gran benevolencia.
14 Pues con las demás naciones el Soberano, para castigarlas,
aguarda pacientemente a que lleguen a colmar la medida de sus pecados; pero con nosotros (los judíos) ha decidido no proceder así,
15 para que no tenga luego que castigarnos, al llegar nuestros pecados
a la medida colmada.
16 Por eso mismo nunca retira de nosotros su misericordia: cuando
corrige con la desgracia, no está abandonando a su propio pueblo.
17 Quede esto dicho a modo de recuerdo."
04/11/15 6:25 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.