Remedios contra el infierno, según uno que lo vió (Mc. 1, 27)

Las Sagradas Escrituras indican la existencia de “los espíritus inmundos” (Mc. 1, 27), como oímos en el Evangelio del 4o. domingo de Tiempo Ordinario y Jesucristo hablaba también sobre el infierno. San Juan Bosco (cuya fiesta se celebró ayer) tuvo varias visiones en sueños del infierno y sus castigos (Sueños 68, 150) y oyó una voz que decía que “muchos se dedican en esta tierra a todos los goces y después padecerán horribles sufrimientos”. Decía que lo que vió era tan terrible que los que pudieran verlo o se dedicarían a una vida santa o saldrían huyendo asustados. En uno, un monstruo arrastraba a los jóvenes a una caverna infernal, especialmente por la impureza, la desobediencia y la soberbia. Algunos caían con mayor rapidez llevados por el respeto humano. [Ver aquí “Los Sueños de S. Juan Bosco”]

Cuenta S. Juan Bosco en su autobiografía (enlace con versión en inglés) que al comienzo de su obra con los jóvenes las autoridades civiles mandaban a la policía a sus Misas para vigilarle y éstos decían que oían tantas cosas en los sermones sobre los demonios y el infierno que deseaban confesarse ellos mismos (lo cual hacían esperando con los jóvenes). El santo predicaba sobre tres de las cuatro postrimerías (la muerte, el juicio final, el infierno). La otra postrimería es la gloria eterna. Solía decir: “Los tres enemigos del hombre son: la muerte (que lo sorprende) , el tiempo (que se escapa), y el demonio (que le tiende sus lazos).”


S. Juan Bosco recomendaba a sus jóvenes estos remedios contra el infierno:


1) Comunión frecuente y confesión sacramental sincera detestando el pecado.
Recomendaba que los jóvenes recibieran esos sacramentos con frecuencia no forzados, sino por amor. Estableció que sus alumnos asistieran a Misa, pero no que fueran a recibir la comunión en filas, un banquillo tras otro (una práctica muy común en los EE.UU.), para evitar la presión de cometer sacrilegio, de recibir al Señor sin estar debidamente dispuestos. No obligaba nunca a nadie a confesarse, pero ofrecía el Sacramento de la Reconciliación a sus jóvenes cada vez que se reunían y buscaba discretamente a niños que sabía por revelación divina no estar reconciliados con Dios.

2) Devociones al Santísimo Sacramento, a la Virgen María, a San José y a otros santos. Un fruto de los esfuerzos de S. Juan Bosco de alentar la devoción al Santísimo y a María Auxiliadora entre sus jóvenes fue la santidad de Sto. Domingo de Savio, uno de sus alumnos.

3) Oración, meditación y lectura espiritual bien hecha. El santo tenía una memoria prodigiosa y leía muchos libros en su juventud que no eran espirituales, hasta que leyó “La imitación de Cristo” por el Bto. Tomás de Kempis. Este patrono de editores recomendaba: “Propagad buenos libros. Sólo en el cielo sabréis el gran bien que produce una buena lectura". S. Juan Bosco dedicó su Orden a S. Francisco de Sales por su mansedumbre, pero también para imitarle en combatir los errores de la fe. En la obra de este santo, “Introducción a la vida devota” se pueden encontrar meditaciones muy buenas sobre los pecados y las cuatro postrimerías.

4) Obediencia hasta en cosas pequeñas a Dios (a la Iglesia, a los padres y a los superiores). Recomendaba a los padres y a los superiores: “Trata de hacerte querer más que temer.” Sus jóvenes le obedecían con gusto por el amor que le tenían. Eso no significaba que no les reprochaba sus pecados y que no les recordaba las penas del infierno, sino que lo hacía con caridad para que el amor a Dios que les inspiraba superara esos temores.

5) Hacer las obras de misericordia y evitar el ocio. S. Juan Bosco organizaba muchas actividades para los jóvenes en los “Oratorios Festivos” y trabajó para la expansión de su obra a escuelas nocturnas, clases para aprender ciertas profesiones y a colegios, además de ofrecer excursiones anuales al campo durante el verano a los mejores alumnos. Todas esas actividades eran ocasiones para catequizar a los jóvenes.

Padre Nuestro, que estás en los cielos…perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

Pregunta del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]: ¿Por qué le parece que la gente cree o no cree en la existencia del infierno hoy en día?

Mañana: La Presentación del Señor – “El Santo de Dios” (Mc. 1, 24)

15 comentarios

  
Mikiroony
Estimada Mª Lourdes: muy sencillo. No se predica en las Iglesias. Ni eso, ni sobre confesarse. Son temas "tabú" que algunos sacerdotes omiten para no "espantar a los fieles"... Y claro, en una religión donde todos somos santos, hagamos lo que hagamos, terminamos sin norte.
01/02/09 3:39 PM
  
Manu
El gran problema es la secularización de la propia Iglesia y eso no produce santidad que es lo que verdaderamente arrastra a los alejados y sobre todo a los de dentro que buena falta nos hace.
Gracias por tu post no sabia la predilección de D.Bosco por los temas del infierno, que se lo digan a sus herederos, (no todos) y sus experimentos con gaseosa para confesar, dígase papelitos al centro y quemados posteriormente o sus absoluciones colectivas.
En fin toca seguir santificandonos sobre todo con algunos curas que..............
Un abrazo en Cristo y María.
01/02/09 3:58 PM
  
Noby
ML
Es la reacción frente a tiempos recientes,en las que el pecado y la condenación eterna eran,casi, únicos argumentos de predicación y de incentivo a la vida cristiana.Yo mismo sufrí de esta práctica de atemorizar al pueblo fiel..."¡te vas a condenar!",oía una y otra vez;algunos de mis amigos vivían aterrorizados y soñaban con el infierno.Por pura misericordia de Dios,encontré quien me predicara el Dios del Amor frente al Dios del castigo,quien me hablara de reconciliación y filiación divina,quien me explicara el gozo de la fe frente al terror del infierno.
Claro que algunos han pasado al otro extremo,lamentablemente,poniendo en peligro sus vidas y las de otros,no tanto por el castigo divino,sino por no disfrutar del amor de Dios dándose a una vida amoral,que nada satisface.
Sana,no enfermiza,conciencia de pecado,sí,siempre;nunca el desprecio del infierno porque el maligno aprovechará para hacer de nuestra vida un infierno aquí en la tierra.
01/02/09 5:05 PM
  
Madrileño
Yo creo que hay varios factores.

1.- ¿Quien puede temer a un hombrecillo rojo con cuernos?. La imagen que se da del demonio es casi cómica.

2.- Si aceptas la existencia del demonio, debes aceptar que quizás tu vida sea muy llevada por el. A la gente no le gusta la autocrítica, es más, hacen lo que pueden por acallar esa vocecita en su interior que les recuerda lo mal que se han portado alguna vez.

3.- Y finalmente, aceptar la existencia del demonio, y su labor en al humanidad, te obliga a llevar una vida de acercamiento a la iglesia, y lo que se llama "disciplina en los sacramentos"... y creo que a algunos eso se le atraganta todavía más.

Tengamos confianza en la misericordia del Señor, porque si no, creo que yo sería el primero en volverme loco... No sólo porque yo necesite esa misericordia, si no porque conozco a bellísimas personas que no están ni bautizadas, y me provoca un gran comezón de sólo imaginarme que alguna pueda acabar en ese lugar... Ojalá pudiera dar mi vida por su salvación, como aquella niña, Laura Vicuña, que lo hizo por su madre.
01/02/09 6:51 PM
  
María Lourdes
Mikiroony, he oído alguna que otra homilía que expresaba: "todos ya estamos salvados, no hay que preocuparse". En ese caso, no tendría mucho sentido llevar una vida en gracia con Dios por medio de los Sacramentos ni que el Señor se hiciera presente por nosotros en ellos. Pero, en Su Infinito Amor así lo dispuso porque sabe que mayor "espanto" sería acabar en el infierno, algo que permite su justicia, aunque su misericordia nos dé en esta vida todos los medios posibles para evitarlo si así lo deseamos.

Admiro a los sacerdotes que animan a todos a confesarse en toda ocasión que se presente y se hacen disponibles para oir confesiones aunque tengan que quedarse una hora después de la Misa para hacerlo. Es un sacrificio, pero ¡cuánto bien hace a la gente!
02/02/09 12:30 PM
  
María Lourdes
Manu, he oído decir que Gandhi leyó la Biblia y comentó que admiraba lo que contenía pero que tenía que ser ficción porque no había conocido a ningún cristiano (porque los que conocía no vivían según el Evangelio). Claro que no somos perfectos, pero eso me muestra la importancia de buscar la santidad para ser "luz del mundo", dejando que el Señor actúe por nosotros.

He visto abusos como la absolución general y otras cosas que entristecen mucho (¡en un retiro espiritual para el Triduo Pascual!), pero aún eso no me quita la gran admiración que tengo por la labor de los buenos y fieles sacerdotes en la Iglesia y por eso completo el comentario que cortó con mis palabras: "santificándonos sobre todo con algunos" sacerdotes [prefiero esta palabra, que suena más digno del respeto que se merece tan alta vocación] que nos dan un buen ejemplo de entrega completa al Señor, que nos muestran la alegría de servir con amor a tan Grandioso y Buen Dios (que se merece todos nuestros sacrificios).

02/02/09 12:52 PM
  
María Lourdes
Noby, estoy de acuerdo en que cómo se habla sobre el infierno es tan importante como el que se hable sobre él. La justicia y la misericordia de Dios, que encierra toda perfección, van mano a mano.

También me parece muy oportuno su comentario sobre el "infierno en la tierra", porque he conocido personas (tanto creyentes como no creyentes) que me decían que esta tierra es el único infierno que hay. Al contrario, como han expresado los santos a lo largo de sus vidas a pesar de sus grandes sufrimientos: "¿Cómo puede haber infierno en esta tierra cuando Dios mismo está aquí con nosotros por medio de los Sacramentos?" Era muy fácil y lógico para los santos enamorarse de un Dios que nos busca y nos ama como nadie, un Dios muy cercano a nosotros que mandó a Su Hijo Jesucristo para mostrarnos por su muerte que hay un infierno peor a los sufrimientos de este mundo y que es tan justo como es misericordioso.
02/02/09 1:08 PM
  
María Lourdes
Madrileño, me parece muy apropiada la imagen en su comentario de que a la gente "se le atraganta" pensar seriamente sobre lo que supone vivir una vida cristiaa. Se le atraganta de risa y de temor a la realidad del demonio, dos reacciones que no nacen de la verdadera paz de conciencia porque quieren apartar y huir, respectivamente, de lo que no comprenden (por tanto el diablo cómico) y no quieren en sus vidas.

La autocrítica también me parece importante porque no es sólo el demonio el que luchamos, sino también la carne (nosotros mismos) y el mundo. Creo que las descripciones de S. Juan Bosco del infierno (que se leen en sus sueños) son edificantes porque no se quedan en la desesperación, sino que ofrecen siempre alguna esperanza de evitar en esta vida ese fin. Hasta vió los nombres de los niños en su escuela cuyo estado en ese momento les hubiera resultado en la condena eterna, pero eso le dió la oportunidad de animarles a confesarse y a darles mayor atención espiritual (ya que a veces eran niños que aparentaban ser muy buenos).

La Iglesia enseña, que yo sepa, que la Misericordia de Dios está abierta a los que no están bautizados sin culpa alguna (por no haber oído el Evangelio, por ejemplo), pero son los que se cierran a sí mismos de la Verdad los que más necesitan nuestras oraciones (que creo de todo corazón siempre valen la pena aunque no veamos los resultados enseguida o no tengan los resultados que queramos, que después de todo nuestra visión de las cosas es siempre limitada).
02/02/09 1:30 PM
  
Foix
Santa María lo resumió muy bien a cuenta de las bodas en Caná de gailea: "Haced lo que él os diga".
02/02/09 2:45 PM
  
María Lourdes
Foix, precioso consejo. Gracias por recordarnos por María al que es Camino, Verdad y Vida.
03/02/09 10:46 AM
  
Maria Auxiliadora
Preocupada por la actitud de un grupo de alumnos de 3 er grado (8-9 años)que manifiestan un miedo y terror por los espíritus diabólicos que según me cuentan los molestan!!!!, me atrevo a solicitarle ayuda. Si recuerdo haberles hablado en clase de religión sobre el ángel caído y su trabajo de enemistar al hombre con Dios. Pero me preocupa el hecho ahora de que con familiares mayores han estado tratado de conectarse con los espíritus, según palabras de ellos.El tema fue introducido por ellos mismos pues habían niños que estaban llorando por el miedo que tenían.
11/06/10 10:51 PM
  
María Lourdes
María Auxiliadora, siento mucho que no le haya publicado su comentario ni dejado mi respuesta hasta ahora. He estado ausente del blog un par de meses debido a obligaciones familiares y problemas técnicos. Espero que lo pueda comprender.

Me ha conmovido mucho tanto lo que le confiaron sus alumnos como su preocupación por ellos. Pienso dedicar un post al tema. Mientras tanto, creo que este enlace le podría ser útil:

http://www.corazones.org/apologetica/practicas/ouija.htm

Siento de nuevo mi retraso en responderle y espero de todo corazón que sus alumnos (y sus parientes) se aparten de esas prácticas contrarias a nuestra fe católica. Un saludo.

07/08/10 6:18 PM
  
Maria Auxiliadora
Gracias, nunca es tarde.Seguro se presentará la oportunidad para orientarlos en el próximo año escolar.
08/08/10 11:37 PM
  
María Lourdes
María Auxiliadora, de nada. Aquí tiene el enlace al post que incluye su comentario: "Niños aterrados tras intentar ponerse en contacto con los espíritus".

Espero que le sea útil. Un saludo.
21/08/10 8:18 PM
  
Eric
Los mismos sacertodes no predican el infierno, será por no creen o por respetos humanos, tal vez el miedo de los feligreses no vuelvan a misa, el cual también los hace responsables. Y la misma sociedad se ha vuelto materialista.

---------------------------------

Eric, sí habrá quienes prefieren no tocar el tema del infierno, pero gracias a Dios he conocido a muchos sacerdotes que sí les recuerdan a los feligreses que existe el infierno y que Dios es misericordioso, pero también justo. Le agradezco que haya dejado su comentario y siento mucho que haya tardado tanto en publicarlo.
20/10/11 3:55 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.