Los Evangelios no mencionan burro y buey en el pesebre (Jn 1, 21)

Dos lectores, Ramón y Ranger, han mencionado el papel didáctico del pesebre en sus comentarios. Ranger comentó lo mucho que le enseñó su madre a través de las figuritas. Desde luego que preparar el belén es una forma muy buena de prepararse para la Navidad, de colocarnos en el acontecimiento que vamos a celebrar muy pronto. A S. Juan Bautista le preguntaron en el Evangelio del 3er. domingo de Adviento: “¿Tú quién eres?” (Jn 1, 21) Podríamos preguntarnos lo mismo al colocar las figuras alrededor del pesebre y pensar sobre cómo nos acercamos espiritualmente al Nacimiento del Señor. ¿Con qué figuras del belén nos relacionamos? Nos podría ayudar esta segunda mitad de una reflexión por el Cardenal Joseph Ratzinger (el actual Papa Benedicto XVI), “El buey y el asno junto al pesebre”:

——————————————————————————————————————————————————————————

En la cueva de Greccio se encontraban aquella Nochebuena, conforme a la indicación de S. Francisco, el buey y el asno. Al noble Juan le había dicho:”Quisiera evocar con todo realismo el recuerdo del Niño, tal y como nació en Belén, y todas las penalidades que tuvo que soportar en su niñez. Quisiera ver con mis ojos corporales cómo yació en un pesebre y durmió sobre el heno, entre el buey y el asno“. Desde entonces, el buey y el asno forman parte de toda representación del pesebre. Pero, ¿de dónde proceden en realidad? Como es sabido, los relatos navideños del Nuevo Testamento no cuentan nada de ellos.

[…] El buey y el asno no son precisamente productos de la fantasía piadosa; gracias a la fe de la Iglesia en la unidad del Antiguo y el Nuevo Testamento, se han convertido en acompañantes del acontecimiento navideño. De hecho, en Is 1,3 se dice: “Conoce el buey a su dueño, y el asno el pesebre de su amo. Israel no conoce, mi pueblo no discierne“. […]ambos animales eran considerados [por los Padres de la Iglesia] la cifra profética tras la que se esconde el misterio de la Iglesia -nuestro misterio, el de que, ante el Eterno, somos bueyes y asnos-,bueyes y asnos a los que en la Nochebuena se les abren los ojos, para que en el pesebre reconozcan a su Señor. Pero,¿lo reconocemos realmente? […]¿Quién es hoy el buey y el asno, quién es “mi pueblo", que no discierne?[…]

Quienes conocieron fueron -comparados con [Herodes, Jerusalén, los expertos bíblicos]-"bueyes y asnos": los pastores, los magos, María y José. ¿Podía ser de otro modo? En el portal, donde está el niño Jesús, no se encuentran a gusto las gentes refinadas, sino el buey y el asno.

Ahora bien,¿qué hay de nosotros? ¿Estamos tan alejados del portal porque somos demasiado refinados y demasiado listos? ¿No nos enredamos también en eruditas exégesis bíblicas, en prueba de la inautenticidad u autenticidad del lugar histórico, hasta el punto de que estamos ciegos para el Niño como tal y nos enteramos nada de él? ¿No estamos también demasiado en Jerusalén, en el palacio, encastillados en nosotros mismos, en nuestra arbitrariedad, en nuestro miedo a la persecución, como para poder oír por la noche la voz del ángel, e ir adorar?

De esta manera el rostro del buey y el asno nos miran esta noche y nos hacen una pregunta: Mi pueblo no entiende, ¿comprendes tú la voz del señor? Cuando ponemos las familiares figuras en el nacimiento, debiéramos pedir a Dios que dé a nuestro corazón la sencillez que en el Niño descubre al Señor -como una vez Francisco en Greccio-. Entonces podría sucedernos también lo que Celano [biógrafo de S. Francisco]- de forma muy semejante a san Lucas cuando habla sobre los pastores de la primera Nochebuena (Lc 2,20)- cuenta de quienes participaron en los maitines de Greccio: todos volvieron a casa llenos de alegría.

Pregunta del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]: ¿Qué figuras secundarias del belén (no la Sagrada Familia) le gustan más y qué representan para usted?

Mañana: Ss. Ananías Azarías y Misael, “…para que por él todos vinieran a la fe” (Jn 1, 7)

18 comentarios

  
Mikiroony
¡Muchas gracias por un post tan en contexto y constructivo!

La verdad es que la figura de los Reyes Magos son las que más han dado pie a la tradición católica. Si no recuerdo mal, en los textos no se menciona su número, tan sólo los regalos -de ahí que se piensa que son 3-

En algunos países Hispanos, como Puerto Rico, la tradición coloca a los reyes en un papel fundamental, algo así como un reducto de cultura propia frente a la invasión cultural norteamericana (no busque un papá noel, por ejemplo).

Y es que, a fin de cuentas, la tradición popular siempre ha enriquecido los textos bíblicos. Un complemento ideal que los protestantes se han negado a si mismos por completo.
15/12/08 9:22 AM
  
max kolbe
Sin duda los pastores son la figura secundaria con la que me identifico. Es una de las tantas paradojas de la Palabra de Dios. Al Rey de reyes, al Rey del Universo, lo reconocen los pastores que gracias a su humildad están dispuestos a escuchar y dejarse guiar por Dios (y por su ángel).
Por cierto, existe un precioso y muy interesante diálogo entre el buey y el asno escrito en 1928 por Papini.
Saludos fraternales a todos.
15/12/08 9:57 AM
  
azahar
¡Excelente post! Muy tierno y apropiado en estas fechas en las que nos encontramos en las casas preparando nuestro pesebre.

Y es verdad, la mansedumbre y sencillez del asno y el buey, denotan que es ahí dónde debemos situarnos, en la humildad.

Me inclino, también, hacia las figuritas de los pastorcillos y las ovejas. También me gusta incluir alguna lavandera, con sus ropas a la vera del río. Y los Reyes Magos, que vamos acercando día a día hasta que llegan al Portal. Es emotivo porque, para mí, representa la esperanza, seguir un camino, una llamada a la ilusión.

15/12/08 10:13 AM
  
laurel
Me gusta el angel que vela a la entrada del portal. Un abrazo y feliz navidad
15/12/08 11:39 AM
  
Blanca
A mí me gusta la estrella. Me recuerda siempre el relato de Rastro de Dios ¿le conocéis? Es muy precioso, creo que está reeditado, en casa lo hemos representado varias veces, con distintas "generaciones".
15/12/08 9:07 PM
  
María Lourdes
Mikiroony, tiene razón sobre el número de los Reyes Magos. En los EE.UU. el Día de los Reyes hay cabalgatas en zonas con muchos hispanos, como la Ciudad de Nueva York, y en ellas hay grandes muestras de orgullo hispano.

Me parece curioso que haya muchos paralelos entre cómo vienen los Reyes y Papá Noel: con animales, por la noche, dejando regalos para niños buenos en zapatos junto a la ventana o medias junto a la chimenea, se les deja paja o galletas con leche... Claro que todos los padres tenemos motivos muy prácticos para pensar en esos detalles. Pero, creo que la tradición popular a la que se refiere, la que nos enriquece a los católicos, es la tradición de la Iglesia interpretada por el Magisterio de la Iglesia.

Un recurso muy bueno para todos, pero en especial para los padres que tenemos la responsabilidad de educara a nuestros hijos en la fe es el "Directorio sobre piedad popular y la liturgia: Principios y orientaciones" por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos: http://www.corazones.org/doc/piedad_popular_liturgia.htm
Se puede encontrar allí mucha información sobre muchas tradiciones y devociones religiosas populares, como el Nacimiento:

"104. Como es bien sabido, además de las representaciones del pesebre de Belén, que existían desde la antigüedad en las iglesias, a partir del siglo XIII se difundió la costumbre de preparar pequeños nacimientos en las habitaciones de la casa, sin duda por influencia del "nacimiento" construido en Greccio por San Francisco de Asís, en el año 1223. La preparación de los mismos (en la cual participan especialmente los niños) se convierte en una ocasión para que los miembros de la familia entren en contacto con el misterio de la Navidad, y para que se recojan en un momento de oración o de lectura de las páginas bíblicas referidas al episodio del nacimiento de Jesús."
15/12/08 9:41 PM
  
María Lourdes
Max Kolbe, no pude encontrar información sobre el escrito de Papini que menciona, aunque parece ser muy interesante. Quizás alguien más lo conozca. Un saludo también.
15/12/08 9:45 PM
  
María Lourdes
Azahar, me gusta mucho la variedad de figuras que menciona, que me hacen pensar en cuánta actividad corriente se ve en los belenes cuanto más nos alejamos del pesebre [por ejemplo, la lavandera que menciona, que no se ve mucho en los EE.UU.] pero cómo cuando nos acercamos con la ilusión de los Reyes hacia el portal que menciona, todo se convierte en silencio y adoración.

La humildad del burro y del buey que resalta me recuerda a cómo muchos santos (como S. Francisco de Asís), llamaban a sus cuerpos "hermano burro". S. Josemaría Escrivá dijo: "...hay que dominarlo para que no se aparte de las sendas de Dios, y animarle para que su trote sea todo lo alegre y brioso que cabe esperar de un jumento." El buey me recuerda cómo los compañeros de Sto. Tomás Aquino le llamaban "buey mudo" por ser corpulento y silencioso. Pero, su profesor les dijo: "Ustedes lo llaman el buey mudo. Pero este buey llenará un día con sus mugidos el mundo entero". Esos santos no carecían nada de humildad.
15/12/08 10:02 PM
  
María Lourdes
El ángel al que se refieren Laurel y Max (y Blanca también por el cuento que menciona) me recuerda una homilía de S. Juan Crisóstomo sobre la Ascención (http://www.clerus.org/bibliaclerusonline/es/bm1.htm) en la que comenta la misma cita de Isaías que aparece en la reflexión del Card. Ratzinger sobre el burro y el buey. En ella dice que la naturaleza humana que no reconoció al Salvador se deslizó al peor lugar en la creación por ser peor que las criaturas irracionales en su pecado.

El Señor, al hacerse hombre y ascender al Cielo nos elevó sobre todas las criaturas, incluyendo los arcángeles, "pero todos se alegraron de nuestro bien, del mismo modo que todos, cuando éramos castigados, se condolían." ¡Cuánto deberíamos de querer a nuestros ángeles custodios, que nos ayudan a acercarnos a Dios!
15/12/08 10:16 PM
  
María Lourdes
Blanca, no he leído el cuento "Rastro de Dios", pero encontré un resumen del cuento en un excelente artículo de Remedios Falaguera (cuyo blog en Religión en Libertad me encanta):
http://www.periodismocatolico.com/content/view/172/38/

Gracias por recordarnos un cuento tan entrañable y apropiado para el Adviento/la Navidad.

15/12/08 10:18 PM
  
max kolbe
Yo sí que he leído Rastro de Dios y es un cuento precioso y edificante. Creo recordar que está editado en la colección Barco de Vapor, serie azul. Se lo regalé a mis hijas hace unos años.
Respecto al relato de Papini, está en un libro recopilatorio de sus artículos, publicado, creo, por Luis de Caralt (fantastica labor editorial) en 1955. Creo recordar, noi lo tengo ahora a mano, que se llama "La escalera de Jacob". En concreto, ese relato data de 1928.
Saludos fraternales a todos.
16/12/08 8:55 AM
  
max kolbe
Perdón, rectifico, el título es "La escala de Jacob" y parece que se reeditó en 1990 por otra editorial.
Y de paso, recordar que también merece la pena de Papini su "Historia de Cristo".
Saludos fraternales a todos.
16/12/08 9:46 AM
  
jose de maria
¿Sera que en el palacio de la Moncloa esta Herodes? ¿Esperara a los Reyes Magos y desatara rapidamente la ley actualizada para matar rapidamente a los inocentes?
16/12/08 5:14 PM
  
María Lourdes
Max Kolbe, muchas gracias por la información.

José de María, siempre podemos recurrir a Nuestra Señora y Madre. Ella, como Virgen de Guadalupe es Patrona de los no nacidos y como Virgen de los Desamparados (Patrona de Valencia), es Patrona de los Santos Inocentes.
16/12/08 5:45 PM
  
viejocon
Creo que el cuento de Papini que habéis mencionado debe ser "Soliloquios de Belén" lo he encontrado en la siguiente dirección:
www.ciudadseva.com/textos/cuentos/ita/papini/gp.htm - 18k -

¡Es una delicia! Gracias por la sugerencia. Muy feliz Navidad para todos.
16/12/08 7:45 PM
  
María Lourdes
Viejocon, me acabo de leer "Soliloquios de Belén" y me ha gustado mucho. Creo que a los niños les gustará tanto como a los mayores. Muchísimas gracias por la dirección.
16/12/08 8:18 PM
  
max kolbe
viejocon: no es ese el texto de Papini que yo mencioné, aunque el que vd. menciona es también muy bueno.
El que yo cité "El Buey y el Asno" es una conversación entre los dos animales durante la Nochebuena con la Sagrada Familia delante de ellos. El Buey asume el papel del esceptico, del resabido, del "racionalista", mientras que el Asno encarna al que se deja sorprender, el que descubre contemplando la Verdad.
Saludos fraternales a todos
17/12/08 8:45 AM
  
carla
no me gusta porque va asobre un belen eso no es un cuento de un burro y un buey

--------------------

Carla, siento que no le gustó el post. En efecto, este post no es un cuento, sino que se intenta explicar el simbolismo del burro y del buey en los belenes (y también en cuentos navideños sobre el burro y buey de Belén). Un saludo.
23/01/12 7:50 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.