La Patrona de España y de los EE.UU. (Mc. 1, 3)

El Papa Pío IX proclamó la Inmaculada Concepción de María un Dogma de Fe el 8 de diciembre de 1854, pero la Ssma. Virgen María ya se había aparecido en 1830 a Sta. Catalina Labouré, pidiendo que se hiciera una medalla con su imagen y las palabras: “O María, sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a vos.” Después de la proclamación del dogma, se apareció en 1858 a Sta. Bernadette en Lourdes diciendo: “Yo soy la Inmaculada Concepción”, palabras que la vidente no comprendía entonces. Bajo esas advocaciones la Inmaculada ha dejado huellas inequívocas en mi vida.

Cuando le dijeron a mi madre los médicos que no podía tener hijos, hizo una peregrinación a Lourdes, Francia, para pedirlos y cuando volvió se enteró de que estaba embarazada conmigo. Por eso me llamaron “María Lourdes” y me llevaron al sitio de las apariciones de niña para agradecer el favor. Nací en España, cuya Patrona Oficial (desde 1760) es la Inmaculada Concepción. Cuando vivía en Madrid, una de las iglesias en las que asistíamos a Misa era la Basílica de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa y también fuimos al lugar de las apariciones en París.

Mi familia inmigró a los EE.UU., cuya patrona desde 1847 también es la Inmaculada Concepción [también lo es de Nicaragua]. Al tener dificultad concibiendo hijos también, mi esposo y yo celebramos nuestro aniversario de boda con un peregrinaje a la Basílica Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington, D.C. Al volver del viaje, justamente en nuestro aniversario, nos enteramos de que estaba embarazada. Mi hijo fue bautizado poco después de su nacimiento en la fiesta de la Virgen de Lourdes.

Por esas razones (y seguro que por muchas más que sólo sabré en el Cielo), no dudo que no sólo fue la Inmaculada la que mejor cumplió lo que nos pide el Evangelio del segundo domingo de Adviento: “preparad el camino” (Mc. 1, 3) para el Señor, sino que ella es la que mejor nos ayuda como Madre Nuestra, la mejor de las madres, a poner en práctica su consejo: “Haced lo que Él os diga” (Jn. 2, 5). Ella nunca deja solos a sus hijos.

Igual que nosotros sabemos en qué amigo confiar y pedir ayuda en un aprieto aunque no se lo hallamos pedido todavía, Dios Todopoderoso, sin quitarle a María la libertad de su voluntad, sabía de antemano que ella, aun siendo humana, correspondería mejor que nadie a la gracia de ser concebida sin pecado. Por eso, creo que esta canción es muy apropiada para hoy: “Elegida”, por Fernando Leiva:

Letra de la canción

Coro: Fuiste mujer, elegida,
Entre todas preferida,
Pues tu vida y tu ser,
Agradó al Señor.

Fuiste la cuna de la verdad,
En Ti se hizo realidad el Amor.
Nació la vida, nació el perdón
En Ti nació la salvación. Coro.

Confiarlo todo, tomar la luz,
Cuidar de Él y darle tu calor.
Tomar su mano, verle correr,
Llenó tu vida el verle crecer. Coro.

Y con los años la luz creció
Y dió su vida por mi salvación,
Y en aquel momento tu corazón sufrió,
Pero el domingo la vida triunfó. Coro.

En ella se cumplió a la perfección el mayor y el primer mandamiento, según Jesús: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente y con todas tus fuerzas” (Mc. 12, 30).

Digámosle a Nuestra Madre en esta feliz ocasión las palabras de esta oración tradicional:

“Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea,pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti celestial princesa, Virgen Sagrada María, te ofrezco en este día alma, vida y corazón. Mírame con compasión. No me dejes, Madre mía. Amén.”

Pregunta del día: Un corazón agradecido es un corazón alegre. ¿Qué huellas ha dejado la Inmaculada en su vida?

Mañana: San Juan Diego, “Iba vestido de piel de camello…” (Mc. 1, 6)

3 comentarios

  
Antxon
No me importa que exista quien siga creyendo en el mito de la inamculada concepción, pero por favor, no digan que es la patrona de España, ya que nuestro pais, por ley es ACONFESIONAL (aunque no lo parezca), por lo que no puede ni debe tener patronazgos religiosos
09/12/08 7:36 PM
  
Aragorn
España es aconfesional, pero los poderes públicos deben tener en cuenta las creencias de la sociedad, como dice la constitución. La constitución dice ambas cosas, no nos quedemos solo en la primera.

Por otra parte, no es lo mismo España que el Estado español. Pues la primera trasciende a la segunda, la cual no es otra cosa que un conjunto de órganos de gobierno de un país. Convendrá conmigo en que España es más que un conjunto de orgános de gobierno de un país.

España y la Iglesia Católica son anteriores al actual Estado.
09/12/08 8:44 PM
  
María Lourdes
Antxon, bajo la libertad de religión protegida aún por la Constitución española (que yo sepa), los católicos podemos ponernos cuando rezamos a nosotros y a los que queremos (incluyendo a nuestra nación) bajo la protección espiritual del santo que queramos según nuestra devoción. El patronazgo oficial de la Inmaculada Concepción fue concedida a España por petición de los fieles de la Iglesia Católica al Papa mucho antes de ser la Inmaculada Concepción declarada un dogma por la Iglesia. El patronazgo de la Santísima Virgen bajo la advocación "la Inmaculada Concepción" no es un título del gobierno español sino algo reconocido por la Iglesia Católica.

También es considerada la patrona de los EE.UU. por los católicos en los EE.UU., título que eligieron los obispos del Primer Concilio de Baltimore, no algo votado por el senado de los EE.UU. De la misma forma, cada diócesis en España tiene plena libertad para declarar una patrona. Por ejemplo, la Virgen de la Almudena es considerada por los católicos la Virgen Patrona de Madrid, que también tiene como santo patrono a San Isidro.

Para aprender más sobre lo que la Iglesia Católica enseña sobre el dogma de la Inmaculada Concepción, puede leer algunos de los otros blogs de Religión en Libertad o visitar el enlace en mi artículo (en las palabras "la Inmaculada Concepción de María" de la primera oración). Como dogma de fe, es algo que se requiere que crean todos los que se consideran católicos.
09/12/08 9:03 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.