La autoridad melódica de Cristo (Mt. 5, 43-44), (Mc. 1, 22), (Jn. 5, 37)

Foix comentó en el artículo de ayer que Cristo enseña por palabra y hechos coherentes y comparó la vida de los cristianos que siguen ese ejemplo con “una música maravillosa, como el plectro y la cuerda de la cítara cuando suena una canción.” La cítara es un instrumento que se encuentra en formas variadas en muchas culturas, como la china, y que los antiguos griegos asociaban con su dios mitológico de la música, Apolo. Esas dos culturas no solían conocer a Jesucristo, esa música preciosa que cantamos los cristianos con nuestras vidas.

En la época de Jesucristo, como hoy en día, había muchas voces que “cantaban” sus propias interpretaciones distorcionadas de las Sagradas Escrituras, resultando en muchas versiones de la misma “composición”, la Palabra de Dios. En cambio, a Jesucristo le oían, según el Evangelio del 4o. domingo de Tiempo Ordinario : “enseñar con autoridad” (Mc. 1, 22). Explica Beda: “Los escribas enseñaban también a los pueblos lo que está escrito en Moisés y los Profetas. Pero Jesús, como Dios y Señor del mismo Moisés, con la libertad de su voluntad añadía a la ley lo que le parecía que le faltaba, o variándola predicaba al pueblo, según leemos en San Mateo ( Mt 5,21-44): ‘Se dijo a los antiguos; pero yo os digo’.” (Catena Aurea de Sto. Tomás de Aquino). Enseñaba como compositor, no como intérprete.

Ni los apuntes más meticulosos de una composición musical son interpretados siempre de la misma manera. El Señor sabía que “Vosotros no habéis oído jamás su voz” (Jn. 5, 37), refiriéndose a la voz de Dios Padre. Pero, en cambio, decía sobre sí mismo: “Mucho tengo que hablar y juzgar de vosotros, pues el que me ha enviado es veraz, y yo hablo al mundo lo que le oigo a Él…según me enseñó el Padre, así hablo.”(Jn. 8, 26.28)

¿Y cuál es la melodía o canción? La Verdad, que es cómo se llamó el mismo Hijo de Dios, Jesucristo.
En el Torah tenían los judíos la Palabra de Dios también, pero con el paso del tiempo lo que se oía no era una versión fiel del original. Por eso vino la Palabra de Dios, Jesucristo, y explicó: “No penséis que he venido a abrogar la Ley o los Profetas; no he venido a abrogarla, sino a consumarla.” (Mt. 5, 18). La voz de la Ley y de los Profetas apuntan a su persona y Su Voz es el canto perfectamente armonioso de Dios.

Por eso tenía la autoridad para decir, por ejemplo: “Habéis oído que fue dicho: “Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen” (Mt. 5, 43-44). Lo cumplió a la perfección sobre la Cruz, y por su Resurrección demostró que era verdad lo que decía: “según lo oigo, juzgo, y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió” (Jn. 5, 30) y también “Pues así como el Padre tiene la vida en sí mismo, así dio también al Hijo tener vida en sí mismo, y le dio poder de juzgar, por cuanto Él es el Hijo del hombre.” (Jn. 5, 26-27)

Explicaba Jesús sobre su autoridad: “Si yo diera testimonio de mí mismo, mi testimonio no sería verídico; es otro el que de mí da testimonio, y yo sé que es verídico el testimonio que de mí da” (J. 5, 31-32). Es toda la Verdad porque es uno con el Padre y el Espíritu Santo, permitiendo que compositor, música e intérprete (Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo) sean uno en la Iglesia, la intérprete de la voz de Cristo en el mundo de hoy. Y se espera que los hombres se unan al canto para que la oigan más personas hasta el fin de los tiempos, cuando “los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que la escuchan vivirán” (Jn 5, 25)

Pregunta del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]: ¿Qué espera de la intérprete de la Voz de Cristo en el mundo de hoy que es Su Iglesia?

Mañana: Sta. Águeda y S. Felipe de Jesús - “Sé quién eres” (Mc. 1, 24)

5 comentarios

  
María Lourdes
Hay una frase que se oye mucho en los EE.UU.: "He marches to the beat of a different drum" (Marcha al ritmo de un tambor diferente) que creo podrían haber usado los contemporáneos de Jesús para describirle. Esa frase origina del estadounidense Henry David Thoreau, que escribió: "si un hombre no marcha a igual paso que sus compañeros, puede que eso se deba a que escucha un tambor diferente. Que camine al ritmo de la música que oye, aunque sea lenta y remota."

Ese pensador resaltaba el individualismo americano, algo que en el fondo es egoísta, pero Jesús siguió el ritmo que deberíamos de seguir todos porque origina de Dios nuestro Creador. Nos marcó el paso con Su Vida y podemos oirlo todavía en la Iglesia Católica a pesar de los ruidos del demonio, la carne y el mundo.
05/02/09 7:30 AM
  
Noby
Que pese a ser casta y pecadora,siempre y en todo lugar lleve a todos al encuentro con el Señor.Que sea fiel a ser sacramento del Reino de Dios,sin falsos pactos.Gracias a Dios contamos con unos Papas de una categoría impresionante,han,y hemos, de remar a contracorriente,¡quiera Dios que TODOS demos la talla que los tiempos exigen!
05/02/09 7:13 PM
  
María Lourdes
Noby, expresa muy bien unos puntos que parecen imposibles humanamente hablando, pero lo maravilloso es que todo eso (y más aún) lo podemos esperar de Nuestra Santa, Madre Iglesia porque en ella reside el Espíritu Santo en la plenitud de los Sacramentos de Dios. Como dice, todo es "Gracias a Dios" y todos tenemos un papel que desempeñar.

Por cierto, muchas gracias por lo que aprendo de los comentarios que deja, tanto en este blog como en otros. Que el Buen Señor le bendiga.
05/02/09 9:14 PM
  
María Lourdes
El artículo de hoy (5.2.2009) en el blog de Bruno se trata de unas monjas sedevacantistas que de no aceptar la autoridad del Papa pasaron a abrazar a la Iglesia Católica fundando una nueva comunidad dedicada a Santa María, Madre de la Iglesia. A veces no se aprecian las cosas bien desde "dentro" hasta que uno se da cuenta de lo que encuentran otros que vuelven.
05/02/09 9:21 PM
  
María Lourdes
Cambié la primera imagen del artículo porque un amable lector me informó de que la otra parecía más una cítara japonesa que una china.
06/02/09 9:49 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.