¿Tiene sentido decir que el sacrificio alegra?

S. Juan Bosco solía llevar a sus alumnos a visitar la tumba de Sto. Domingo Savio (1842-1857), su alumno más famoso, en sus excursiones campestres de verano. Les decía que había recibido una visión del niño santo en su gloria celestial. Oyó en esa visión: “Lo que más me consoló a la hora de la muerte fue la presencia de la Santísima Virgen María. Recomiéndele a todos que le recen mucho y con gran fervor. Y dígales a los jóvenes que los espero en el Paraíso".

Se conocieron sólo unos pocos años, desde que Sto. Domingo le pidió a los 12 años estudiar en su colegio. Pero, eso fue suficiente para que S. Juan Bosco se diera cuenta de su santidad y pudiera escribir la biografía de este santo, que escribió el día de su Primera Comunión: “Prefiero morir antes que pecar”.

Se ganó el afecto de sus compañeros (ganando el Premio de Compañerismo cada año) ayudando a los que querían pelearse a hacer las paces. Se mostraba siempre alegre y les recordaba que Jesús murió perdonando a los que le crucificaron. Dijo Jesús en el Evangelio del IV Domingo de Pascua sobre su vida : “yo la entrego libremente” (Jn. 10, 18), y Sto. Domingo Savio hizo lo mismo con su vida por Jesús. ¿Cómo puede uno encontrar alegría sacrificándose? ¿Qué sentido tiene?

Sto. Domingo entregaba su voluntad obedeciendo cuando le costaba hacerlo. S. Juan Bosco le dijo que no se bañara en un arroyo donde iban otros niños que daban mal ejemplo, aunque hacía mucho calor y no tenía ducha en casa. ¿Qué ganó de eso? S. Juan Bosco afirmó que “si hubiera seguido yendo a aquel sitio no habría llegado a ser santo”.

La santidad de este joven llevaba a otros también a mejorar. Sto. Domingo Savio fundó la asociación “Compañía de la Inmaculada” y pasó horas ante el Santísimo Sacramento. Daba ejemplo cristiano fuera de la capilla también. Cuando un compañero le pegó, le advirtió que en vez de pegarle (siendo él más fuerte) le perdonaba si dejaba de decir palabras ofensivas. Se ganó un amigo y muchas más almas por el Señor cuando otros se enteraron de lo que pasó. Si le hubiera pegado, sólo hubiera ganado una pelea a costa de su alma.

Tuvo que volver a su casa cuando se enfermó, muriendo a los 14 años. ¿Tiene sentido eso? Sus médicos dijeron que moría de amor, de amor a Dios. Sus últimas palabras fueron: “Papá, papá, qué cosas tan hermosas veo” (su madre no estaba en la habitación porque no quería verle morir). Como dice S. Juan Bosco: “Trabajemos por el Señor. El Cielo todo lo paga”. Para los santos, el Cielo es Dios mismo.

—————————————————————————————————————————

La canción “Déjate” cantada por Tere Larraín en este vídeo nos ayuda a reflexionar sobre nuestra entrega al Señor:

Letra de “Déjate”

1) Hace ya tiempo que comprendí: / Tú me buscaste en todas partes.
La mecha que en mí un día empezó a fallar, / Tú no dejaste se apagase.

Yo lo contemplo y digo: “¿qué será? / ¿será que estaba equivocada?”
Y he descubierto que este loco / está de amor muriendo porque le ame.

Yo no he querido saber más / de la locura que me late
pero la fiebre quiere regresar / y Él no dejó de predicarme.

Coro:
Y Tú me dices: / “Déjate, que te consuma este fuego
No apagues ya más esta hoguera / que si no hay fuego no habrá luz.
Créeme que estoy clavado / porque te amo,
No encontrarás en otro lado / quien quiera ya morir por ti.

2) No tengas miedo no te dejaré, / las veces que tú me reclames.
Yo gozo al ver que quieres regresar, / déjame que Yo te levante.

Señor ¿no ves que quiero regresar, / pero me pesa mi pasado?
¿Acaso pides lo que no sé dar? / El tiempo me ha limpiado el alma.

Tanto he besado el suelo ¿no lo ves? / Mis manos se han cerrado tanto.
No te preocupes, no te dejaré. / Mi vida cambio por la tuya.

Coro

No apagues ya más esta hoguera / que Yo encendí en tu corazón.

——————————————————————————————————————–

Muchos han considerado la mirra que le regalaron los Reyes Magos a Jesús un símbolo del sufrimiento de Cristo como hombre. Se usó la mirra para embalsamar el cuerpo de Jesús. Quizá sorprenda, pues, que la flor de mirra simboliza “alegría”. Se corta la corteza del árbol para obtener lágrimas de gomorresina que cuando se secan son rojizas y aromáticas. Para los cristianos, el sacrificio es una ofrenda que aunque duela al cuerpo alegra el alma, como bien entendía Sto. Domingo Savio, imitando la alegría de Cristo caminando hacia Jerusalén. La cruz no está vacía. Allí se encuentra uno con el Salvador.


Preguntas del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]
: ¿Tiene sentido la alegría cristiana al sacrificarse uno? ¿Por qué cuesta tanto abandonarse uno en el Señor? ¿Qué es lo que más cuesta ofrecer a Dios?

Mañana – Bta. Madre María de San José – “escucharán mi voz” (Jn. 10, 16)

10 comentarios

  
Foix
¡Qué amargo el cardo!
Su flor morada ¡qué adusta penitencia,
terciopelo y memoria
de mondos huesos de un asnillo
o un perro muerto a la vera
del camino de aldea!
Pero, ¡qué fiel, qué áspero
amigo será para la tumba
contra el olvido, el hielo!
Aunque la cruz no señalara
allí donde tú yaces, esa rosa
violácea del cardo campesino
y la magarza, allí estarán.
Como la mano del Todopoderoso
áspera y torpe y olorosa:
las manos de mamá ya anciana
arropándote con su reúma.
¡Qué tarde vas a comprender que este
cardo, y magarza y los yerbajos,
el llantén, la grama, malvas,
el saúco son el amor eterno!

José J. Lozano
09/05/09 3:08 PM
  
Ignacio González
María Lourdes Quinn, la página se come las letras de la derecha. Por favor a ver si lo pueden arreglar.

Gracias por ir con Luis Fernando Pérez Bustamante, o sea con los buenos.
09/05/09 3:21 PM
  
María Lourdes
Foix, ¡qué hermoso poema! Además, mañana es el día de la madre en los EE.UU. y me parece un buen poema para recordar el sacrificio alegre que supone la maternidad.

El cardo es la flor de Escocia y simboliza la belleza de la nobleza que se defiende si es herida (según el sitio en inglés de Wikipedia), pero ¡qué contraste con la nobleza cristiana de perdonar y de dar la otra mejilla! No creo que haya nobleza sin amor, y el más digno de nuestro amor es Dios mismo.
09/05/09 5:07 PM
  
María Lourdes
Ignacio González, muchas gracias por señalarme ese problema técnico, que creo ya está solucionado. Sé que pasa lo mismo con otros artículos y que hay algunos otros problemas técnicos (por ejemplo, los enlaces internos que incluyen los artículos que estaban en "religionenlibertad" no funcionan y los vídeos no se ven en muchos artículos). Además, las soluciones de "¿Conoce bien la Biblia?" de marzo en adelante han desaparecido.

Todos esos problemas tienen que ver con el cambio de portal y con cómo ha cambiado un poco el programa para publicar artículos. Agradezco la paciencia de todos mientras se va ajustando el blog y poniéndose al día poco a poco.

Lo de buenos o malos dejaré que sea el Señor que juzgue. Lo que sí puedo decir es que para mí es un verdadero privilegio que el director del portal permitiera que este blog continuara aquí.
09/05/09 5:23 PM
  
Ana
La vida de este chico fue de una gran belleza, lo del premio al compañerismo todos los años es que hacía sacrificios por Dios y para ayudar a los demás y además era un sembrador de paz entre los otros chicos.
deberíamos leerlo en las catequesis. una vida así debe ser muy alegre, se ve que era un sacrificio voluntariamente asumido
09/05/09 5:59 PM
  
Noby
Tomado de los H. de los Apóstoles 5,40-s

Entonces llamaron a los apóstoles; y, después de haberles azotado, les intimaron que no hablasen en nombre de Jesús. Y les dejaron libres.
Ellos marcharon de la presencia del Sanedrín contentos por haber sido considerados dignos de sufrir ultrajes por el Nombre.

Tomado de Sta.Theresita:
"En el lavadero mi compañera de trabajo sacudía la ropa con tal fuerza que me salpicaba de jabón la cara. Esto me hacía sufrir, pero jamás le dije nada al respecto, y así ofrecía este pequeño sacrificio por los pecadores."
09/05/09 7:02 PM
  
Ana
María Lourdes hay sacrificios que no me parecen alegres.:Una compañera que a pesar de no ser muy joven tenía mucha acepatación entre los jóvenes por lo positiva y alegre que era, ahora anda medio amrgada, desde que prejubilaron a su marido, tiene que irse corriendo sin poderse tomar ni un café, ahora tiene que dejarle comida a un señor que no tiene nada que hacer, se encuentra la casa muy desastrada cuando llega porque antes ella se iba después y recogía y también la madre de una amiga que va al cine todas las semanas con su marido a películas violentas o de acción y nunca a las que ella quiere porque al marido le aburren y todas las salidas es a lo que él quiere y ya ni puede ir a la reunión de la parroquia. Creo que estos sacrificios no aportan alegría y que lo que tienen que hacer es ir tratando de educar a esos tiranos poco a poco.
09/05/09 9:56 PM
  
María Lourdes
Noby, sus citas me recuerdan eso de que lo que los mártires ganan con su sangre podemos ganar nosotros con nuestra paciencia. No me acuerdo de dónde lo oí, pero me gusta mucho cómo la Iglesia nos presenta como modelos a seguir tanto lo que el mundo admira como heróico (los mártires) y lo que desprecia por creer insignificante. Sólo Dios puede medir la profundidad de nuestro sacrificio y darnos la alegría correspondiente a través de Su Amor.
09/05/09 10:33 PM
  
María Lourdes
Ana, le agradezco sus comentarios porque presentan dos caras de una misma moneda: la entrega ideal que nos ponemos como meta y la práctica de la entrega.

Una vez me comentó alguien que las mujeres deberíamos de ser como Sta. Mónica, cuyo esposo era muy abusivo, y dejarnos machacar en nuestras familias como santas. Pues, me leí "Confesiones" de S. Agustín, en que el hijo de Sta. Mónica nos da casi toda la información que sabemos de la santa. Ella siempre corregía a las que hablaban mal de sus maridos recordándoles que el matrimonio les hacía criadas de sus maridos. Eso no suena bien, pero Cristo se hizo esclavo por nosotros y nos pide que nos sirvamos unos a otros.

Pero, eso no significa que Sta. Mónica se dejaba machacar. Otras mujeres "Admirándose ellas (que sabían muy bien cuán feroz marido tenía que sufrir) de que jamás se hubiese oído, ni por indicio alguno se hubiese rastreado, que Patricio hubiese puesto las manos en su mujer, ni siquiera un día hubiesen tenido alguna disensión..."

El secreto de la santa era que "cuando ella le veía enojado, tenía la advertencia de no contradecirle ni de obra ni de palabra; después, cuando la ocasión le parecía oportuna, y pasado aquel enojo le veía ya sosegado, entonces le informaba bien del hecho, si acaso aquel enojo había nacido de su falta de consideración y de no estar bien informado." Su prudencia, paciencia y oraciones consiguieron la conversión de su esposo, que tras su bautizo no le volvió a tratar mal.

La alegría está en saber que Dios nos ama más que nadie y cada vez que nos vencemos nos acercamos más a Él. Pero, también tenemos el deber de practicar la caridad por las almas de otros, corrigiéndoles cuando es necesario con prudencia para que mejoren.
09/05/09 11:07 PM
  
Jaime
A proposito, en los siguientes enlaces hay un libro con la vida de Domingo Savio escrita por el mismo San Juan Bosco: //bajafiles.com/f/nehWx //anonfiles.com/file/8b61d3130a7eb26dbab52d6041ced82f //espafiles.com/f/JaiHbJ
21/10/15 6:10 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.