InfoCatólica / María Lourdes Quinn / Categoría: ........ - Italia

14.07.09

Plantas medicinales chinas y el Patrono de los enfermos

Mis hermanos y yo hemos tenido entre todos bastante experiencia con plantas medicinales chinas porque mis padres las compraban como remedios caseros para diferentes enfermedades, aunque también acudíamos al médico y tomábamos medicina comprada en farmacias.

Preferíamos a veces aguantar un dolor de garganta a que mi madre soplara un polvo verde por un tubo de papel a la garganta (intentando evitar la lengua lo más posible por el desagradable sabor), pero nos encantaba el té de hojas de crisantemo (como manzanilla), o un caldo de lichis, ciruela china y ciertas nueces, por ejemplo. Como muchos niños chinos, tomábamos también Pei Pa Koa (“jarabe de níspero”- pronunciado “pi pa cao”), un jarabe espeso y negro hecho de diferentes plantas medicinales, como las hojas de níspero.

Leer más... »

11.07.09

¿Sabemos lo que queremos de los que elegimos como gobernantes?

Richard P. Feynman fue uno de los físicos que ayudó a desarrollar la bomba atómica y el que explicó lo que pasó en el accidente de 1886 del transbordador espacial Challenger, dejando caer un pedazo de goma en un vaso de agua fría. De joven, solía ir al centro para jóvenes judíos en su templo para poder estar con Arlene, la que sería su primera mujer.

“Una vez, cuando no estaba allí, alguien me propuso para la presidencia del centro juvenil. Los ancianos comenzaron a ponerse nerviosos, porque por entonces ya era un declarado ateo.[…] tener a alguien como yo elegido como presidente les hubiera causado mucha vergüenza. Para nuestro mutuo alivio, no fui elegido…” (“What do You Care What Other People Think?”, traducido)

Leer más... »

8.07.09

¿De dónde viene la palabra "iglesia"?

El Evangelio del XIV Domingo de Tiempo Ordinario muestra que Jesús, tras ser rechazado en Nazaret: “recorría los pueblos de alrededor enseñando.” (Mc. 6, 3) Una vez recibido el Espíritu Santo en Pentecostés, sus discípulos siguieron su ejemplo y obedecieron su mandato de ir a predicar por todo el mundo.

“Los cristianos —escribía Orígenes— no desaprovechan nada de lo que está en su mano para extender su doctrina en el universo entero. Para conseguirlo, hay quien se ha dedicado a ir de ciudad en ciudad, de pueblo en pueblo, para llevar a los demás al servicio de Dios”(Orígenes)

Así llegaron a Antioquía S. Bernabé y S. Pablo, donde se les dió el nombre de “cristianos”(Hechos 11, 26) despectivamente a los seguidores de Cristo, sin saber que se honrarían de ser llamados así. ¿Y la palabra “Iglesia”?

Leer más... »

6.07.09

El testamento espiritual de Alessandro Serenelli, el asesino de Sta. María Goretti

En el Evangelio del XIV Domingo de Tiempo Ordinario, la gente de Nazaret se preguntaba sobre los parientes de Jesús: “¿no viven con nosotros aquí?” (Mc. 6, 3) Así despreciaron al enviado de Dios, Su Hijo, considerándole sólo una persona corriente como ellos. Así han sido despreciado multitud de santos a lo largo de los siglos, incomprendidos por los que les conocían, que mejor deberían de haber apreciado sus virtudes.

Alessandro Serenelli, huérfano de madre a los pocos meses, vivía con su anciano padre y un hermano en la misma casa (aunque en una parte separada) que la familia de Sta. María Goretti (1890-1902): en la hacienda del patrón de sus familias campesinas. Tras ser rechazado un par de veces en otras ocasiones, intentó violar a Sta. María Goretti (que tenía 11 años) cuando se quedó en casa sola cuidando de una hermanita, en julio de 1902. Al no tener éxito, apuñaló a la santa 14 veces con un punzón antes de huir.

Como Alessandro era menor de edad, no se le pudo condenar a cadena perpetua, sino a 30 años de cárcel. No se mostraba arrepentido de lo que hizo, a pesar de que la santa le había perdonado y había rezado y ofrecido sus sufrimientos por él. Parecía un caso perdido.

Leer más... »

5.07.09

Cómo saber si somos tibios y qué hacer si lo somos

“Conozco tus palabras y que no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o calinete!; mas porque eres tibio, y no eres caliente ni frío, estoy para vomitarte de mi boca.” (Ap. 3, 15-16)

S. Antonio María Zaccaria (1502-1539), en sus casi 37 años de vida, demostró todo lo contrario a la tibieza. Huérfano de padre a los 2 años y bajo el cuidado de su madre (que desde que se enviudó a los 18 años se dedicó a la formación de su hijo), obtuvo un doctorado y la licencia médica a los 22 años para ofrecer su servicio a los pobres. Cuatro años después, en 1528, fue ordenado sacerdote.

Como el Señor en el Evangelio del XIV Domingo de Tiempo Ordinario: “empezó a enseñar” (Mc. 6, 12) en el mejor momento dentro de los planes de Dios. En sus 11 años de sacerdocio, en tiempos de Lutero, fundó la “Sociedad de Clérigos de San Pablo” (aprobada en 1533) y su rama femenina (las Angélicas de S. Pablo) y laical (hoy los Laicos de S. Pablo).

Propagaba la devoción a las 40 Horas de Adoración al Santísimo, a la Pasión del Señor y a las Cartas de San Pablo. Los viernes a las tres de la tarde hacía sonar las campanas para recordar la muerte del Señor. Fatigado por una labor tan productiva, murió en brazos de su madre, conservándose incorrupto su cuerpo.

Sus pensamientos (recogidos por los Padres Barnabitas de España en “Sentencias espirituales”) ayudan a identificar la tibieza y a superarla.

Leer más... »