16.12.08

Canciones que no son villancicos y una que merece serlo (Jn 1, 7)

Según el libro de récords Guiness, “Blanca Navidad” por Irving Berlin e interpretada por Bing Crosby en 1942 es la canción “navideña” que más tiempo ha encabezado las listas de éxitos (72 semanas) y “Noche de paz” la más cantada en todo el mundo. Ésta fue compuesta por P. Joseph Mohr y su amigo Franz Gruber (que murieron en el anonimato) dos días antes de la Navidad del 1818, cuando se murió inesperadamente el organista. La primera vez se cantó con guitarra.

En los EE.UU., desde finales de noviembre, se oyen muchas canciones (como “Blanca Navidad") que no son villancicos por su falta del sentido cristiano de la Navidad pero que la gente llama “Christmas songs” (“canciones navideñas”): “Frosty the Snowman” (Frosty el muñeco de nieve), “Rudolph the Red-Nosed Reindeer” (Rodolfo, el reno de nariz roja), “Jingle Bell Rock”, etc. y los hay muy irreverentes como “I saw mamma kissing Santa Claus” (Vi a mami besando a Santa Claus) y “Grandma Got Run Over by a Reindeer” (La abuela fue atropellada por un reno). Pero, las caricaturas musicales de la temporada navideña no son nada nuevo. En ciertas épocas no se permitía en las iglesias cantar villancicos porque a veces la gente incluía letra política.

Leer más... »

15.12.08

Los Evangelios no mencionan burro y buey en el pesebre (Jn 1, 21)

Dos lectores, Ramón y Ranger, han mencionado el papel didáctico del pesebre en sus comentarios. Ranger comentó lo mucho que le enseñó su madre a través de las figuritas. Desde luego que preparar el belén es una forma muy buena de prepararse para la Navidad, de colocarnos en el acontecimiento que vamos a celebrar muy pronto. A S. Juan Bautista le preguntaron en el Evangelio del 3er. domingo de Adviento: “¿Tú quién eres?” (Jn 1, 21) Podríamos preguntarnos lo mismo al colocar las figuras alrededor del pesebre y pensar sobre cómo nos acercamos espiritualmente al Nacimiento del Señor. ¿Con qué figuras del belén nos relacionamos? Nos podría ayudar esta segunda mitad de una reflexión por el Cardenal Joseph Ratzinger (el actual Papa Benedicto XVI), “El buey y el asno junto al pesebre”:

——————————————————————————————————————————————————————————

En la cueva de Greccio se encontraban aquella Nochebuena, conforme a la indicación de S. Francisco, el buey y el asno. Al noble Juan le había dicho:”Quisiera evocar con todo realismo el recuerdo del Niño, tal y como nació en Belén, y todas las penalidades que tuvo que soportar en su niñez. Quisiera ver con mis ojos corporales cómo yació en un pesebre y durmió sobre el heno, entre el buey y el asno“. Desde entonces, el buey y el asno forman parte de toda representación del pesebre. Pero, ¿de dónde proceden en realidad? Como es sabido, los relatos navideños del Nuevo Testamento no cuentan nada de ellos.

Leer más... »

14.12.08

¿Aguafiestas o santo de la alegría? (Jn 1, 7)

Si repasamos la vida de San Juan de la Cruz (1542-1591), podríamos preguntarnos: “¿Qué tiene que ver con la alegría de este Domingo “Gaudete” ("alegrémonos")?” Huérfano de padre y acostumbrado a mortificaciones corporales desde muy jóven, vivió en pobreza toda su vida. Se hizo carmelita a los 21 años y quiso observar la regla estrictamente, sin excepciones. En 1567, al ser ordenado sacerdote, pidió a Dios poder estar siempre en gracia y sin pecado y la paciencia para sufrir toda clase de penas. Su vida de penitencia chocaba con la vida más cómoda de muchos otros carmelitas de aquella época.

Ayudó a Sta. Teresa de Jesús con su reforma y añadió “de la Cruz” a su propio nombre. Sus penas crecían con su santidad, desde sequedades y abandonos espirituales de Dios hasta dolencias de cuerpo que padeció hasta la muerte. Sufrió calumnias y persecuciones que resultaron en su encarcelación en condiciones pésimas por nueve meses y más tarde en la destituición de sus cargos. En la prisión escribió muchos poemas y obras espirituales como Subida al Monte Carmelo y La noche oscura del alma (que dió nombre al estado de desolación espiritual). También escogió estar en un carmelo con un superior que le tenía antipatía y le hacía la vida difícil. ¿Qué alegría hay en todo ese sufrir?

Leer más... »

13.12.08

¿Sabía lo popular que es en Suecia una santa italiana? (Mc.1, 8))

Santa Lucía está inscrita en la Martirología Romana y en el Canon de la Misa (por el Papa S. Gregorio Magno) y se le ha tenido devoción desde tiempos remotos (como indican citas tempranas de su fiesta y la dedicación de iglesias con su nombre), pero fue el encuento de la inscripción sepulcral de la santa en 1894 lo que aclaró las dudas que pudieran haber de su existencia histórica por falta de detalles de su vida por fuentes próximas al tiempo de su martirio. Su cuerpo incorrupto está en Venecia.

No extraña que se le tenga mucha devoción en Siracusa (Sicilia), Italia, donde vivió. Su madre no quiso que se consagrara a Cristo hasta que se curó por intercesión de la santa en un peregrinaje, pero fue denunciada como cristiana por el novio que su madre le había encontrado antes del milagro. Se piensa que durante el proceso dió fiel testimonio de lo que dijo S. Juan Bautista en el Evangelio del Segundo domingo de Adviento: “Él os bautizará con Espíritu Santo” (Mc. 1, 8) . Recordó al prefecto la promesa de Jesús a sus discípulos que ante gobernadores: “No seréis vosotros los que habléis, sino el Espíritu Santo el que hable en vosotros”. e insistió que “los que viven piadosa y castamente son templos del Espíritu Santo” y que “Si por fuerza mandas que mi cuerpo sea profanado, mi castidad será honrada con doble corona”. Eso resultó en su martirio tras muchos tormentos.

No extraña que por su popularidad en Siracusa creció la tradición de que viene en su fiesta a traer dulces y regalos a los niños buenos, volando sobre un burro. ¿No recuerda un poco esto a Papá Noel? Lo que sí podría extrañar es que un país protestante desde hace siglos como Suecia, conmemore a esta santa católica con celebraciones populares que se difundieron desde allí por toda Escandinavia, aunque queden pocas referencias a su origen católico (como pasó con S. Nicolás).

Leer más... »

12.12.08

La ciencia no lo entiende, la fe sí (Mc. 1, 1)

Las apariciones marianas no son dogmas de fe que tienen que creer los fieles católicos. En cambio, sí es dogma que María es Madre de “Jesucristo, Hijo de Dios” (Mc. 1, 1), llamado Él así por S. Marcos al comienzo del Evangelio del Segundo domingo de Adviento. Pero, la Iglesia Católica ha aprobado ciertas apariciones para la devoción pública, como la de Ntra. Sra. De Guadalupe ("la que aplasta la serpiente"), Patrona de Méjico y de las Américas, que se apareció en Méjico a S. Juan Diego en 1531.

Dijo la Virgen en náhuatl que era “madre del verdaderísimo Dios” y pidió un templo para dedicárselo a Dios y al cuidado de sus hijos. La imagen sobre el manto del santo continúa a desafiar las investigaciones científicas y es admirada por el códice pictórico que representa según la cultura indígena, (temas tratados en la película Guadalupe que se estrena hoy en España.) A pesar de no ser dogma de fe creer en las apariciones, millones de fieles van cada año al santuario de Guadalupe, haciéndolo el santuario mariano más visitado del mundo.

Enlaces sobre los misterios de la imagen:

1)
Sitio oficial con el relato del “Nican Mopohua y estudios sobre las apariciones.

Leer más... »