Cómo aumentar el mérito de nuestras obras

La condición humana no es ajena al sufrimiento, por lo cual admiramos a los que hacen lo posible para aliviar el sufrimiento de otros y la sociedad considera héroes a los que obran grandes hazañas al hacerlo. Pero la Iglesia Católica eleva como ejemplo de santidad heróica a la Ssma. Virgen María, que vivió una sencilla vida doméstica que no se asomaría en la portada de ningún periódico, y como Patrón de la Iglesia Universal elige a S. José, un carpintero de quien no se conserva ni una palabra. ¿Cómo pueden ser héroes si a simple vista no parece que hicieron nada difícil ni extraordinario? La clave está en lo que determina el mérito de las obras.

Explica el P. Antonio Royo Marín en “Teología de la perfección cristiana” [traducción mía de una versión en inglés]:

“ …el principio del mérito es la caridad. Por lo tanto, es más meritorio hacer trabajos fáciles con un mayor grado de caridad que llevar a cabo obras muy difíciles con un menor grado de caridad. Muchas almas tibias llevan una gran cruz con poco mérito, mientras que la Santísima Virgen, con su ardiente caridad, mereció más por sus más simples y pequeños actos que todos los mártires juntos en medio de sus tormentos.”

La Caridad es el amor de Dios, que incluye el amor al prójimo. El Señor nos manda en el Evangelio del V domingo de Pascua [28.4.13]: “Amaos también entre vosotros” (Jn. 13, 34). S. Agustín comenta: “Porque el que ama a Dios, no puede despreciar su voz cuando le manda amar al prójimo; y el que de una manera soberana y espiritual ama al prójimo, ¿a quién otro ama en él sino a Dios? (In Ioannem tract., 64 et 65.). No es un amor corriente al que se refiere el Señor, añade S. Agustín en la misma obra, sino como Él nos ha amado, desinteresadamente, y “para que en la medida de nuestras fuerzas nos atraigamos mutuamente a la posesión de Dios.”

¿No era eso lo que hacía S. José en sus labores diarias siguiendo el ejemplo de su esposa la Virgen María? Medita S. Josemaría Escrivá:

“ Era su labor profesional (de S. José) una ocupación orientada hacia el servicio, para hacer agradable la vida a las demás familias de la aldea, y acompañada de una sonrisa, de una palabra amable, de un comentario dicho como de pasada, pero que devuelve la fe y la alegría a quien está a punto de perderlas (“Es Cristo que pasa”, 51).

Él trabajaba y hacía todo motivado por amor de Dios, para cuidar de la que desde la anunciación del ángel y su “Fiat” completo al Señor “fue la segura promesa de la venida del Salvador”, como dice el Bto. Cardenal Newman en “Meditaciones sobre la Letanía de Loreto para el mes de mayo” [enlace en inglés, traducción mía]. Manteniéndose cerca de Jesús y de María, en gracia con Dios, encontraba en ellos la esperanza y la alegría para compartir con otros a lo largo del día. El Bto. Cardenal Newman considera apropiado, entonces, que el mes de mayo, uno de promesa de buen tiempo y de gozo pascual en la Iglesia, fuera dedicado a la Ssma. Virgen María.

Comencemos el mes de mayo, pues, recordando el hogar ardiente de Caridad de la Sagrada Familia, donde S. José (cuya fiesta como obrero es hoy), adelantó en virtud a otros santos por su labor heróica sirviendo con constante fidelidad y gran amor a Dios en todo momento. Cuando el mundo veía solo un pobre carpintero viajando con su familia, por ejemplo, S. José trabajaba con los mismos ángeles del Cielo.

“Herodes buscó tomar Su vida [la de Jesucristo], pero fue derrotado por S. José llevando a Su Madre y a Él a Egipto. Pero S. Juan en el Apocalípsis nos dice que Miguel y sus ángeles fueron los verdaderos guardianes de la Madre y del Niño, entonces y en otras ocasiones”. (Bto. Cardenal Newman, “Meditaciones sobre la Letanía de Loreto para el mes de mayo”).

Hasta trabajando en su taller se olvidaba de si mismo para servir a la Reina de los Ángeles y al Señor.

Podríamos pensar que si hubieramos gozado de tales privilegios serviríamos mejor al Señor, pero ¿cuál va a ser nuestra excusa cuando gozamos de la compañía de un Ángel Custodio en todo momento, cuando podemos pedir el auxilio de la Ssma. Virgen María como Madre nuestra y gozamos de la presencia del mismo Señor en la Eucaristía? No hace falta que nuestras obras sean grandiosas para que tengan mérito, sino que luzcan la Caridad que mueve a otros a dar gracias a Dios.

[Fotos del post de Wikimedia Commons: cuadro de Bartolomé Murillo, cuadro de Matteo Pagano, vidriera (GFreihalter)]


Preguntas del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]
: ¿Qué considera heróico en las labores de S. José? ¿Qué podríamos hacer para aumentar el mérito de nuestras obras cotidianas?


Siguiente post – S. Felipe y Santiago– “Dios es glorificado en él” (Jn. 13, 31)

16 comentarios

  
Luis Fernando
¿Cómo aumentar el mérito de nuestras obras?

Fácil. Dejando que la gracia de Dios opere en nosotros. Y ese "dejar" solo puede darse por pura gracia.

--------------------------

Luis Fernando, algunos se podrían pensar que dejar que la gracia obre sea como estar con los brazos cruzados sin hacer nada. Pero, la Iglesia nos recuerda que debemos cooperar y recibir los Sacramentos, por ejemplo, para estar en gracia con Dios. Un saludo.
01/05/13 11:02 PM
  
DavidQ
Especialmente heroico hacer su labor sin esperar (ni recibir) fama alguna. San José quizás sea el más olvidado de los santos.

"En todo amar y servir". Quizás en eso sí tenemos una ventaja los varones, en especial los padres, por esa gran oportunidad que nos da la vida de convertir toda nuestra existencia en una labor de amor y servicio. No estando "obligados" por la naturaleza a nada, todo cuanto hacemos es meritorio, con tan sólo dejar de lado nuestro natural egoísmo.

--------------

DavidQ, lo que me comenta me recuerda que hace falta una disposición interior que S. José practicó en su silencio. Es esa vida interior lo que hace que haya una diferencia entre una persona haciendo alguna obra buena por amor propio, por ejemplo, o por amor de Dios.

En el manual de indulgencias (1986) se puede leer:
"Se concede indulgencia parcial al fiel cristiano que, en el cumplimiento de sus obligaciones y en el sufrimiento de las dificultades de la vida, eleva su alma a Dios con humilde confianza, añadiendo —aunque sólo sea mentalmente— alguna piadosa invocación."
Se anima así a guardar una mira sobrenatural al cumplir nuestras obligaciones según nuestro estado de vida.
01/05/13 11:02 PM
  
Gregory
Insisto en lo que dije en el post anterior el merito se encuentra en la manera de emprender nuestras obras de cada día, sin embargo existe un reto: lo que estamos haciendo, buscamos tareas no necesariamente faciles pero si de resultado inminente de ahi que no falte quien se aburra de lo que hace,es preciso tener en cuenta que San José trabajo como artesano como cualquier otro trabajador nosotros podemos hacer lo mismo y agregare como dijo J.L Martin Descalzo:"Si eres abogado se el mejor, si eres medico el mejor" entendamos no solo por el exito no por la especialidad sino por tu dedicación y el amor a tus tareas. Servid como a Cristo el Señor estarias dispuesto a servir. Col. 3. 23.24

---------------------------

Gregory, la dificultad de la tarea monótona me recuerda que una condición que la Iglesia estudia en procesos de beatificación, por ejemplo, es la presencia de virtud heróica: "“para ser heroica una virtud cristiana debe capacitar a su dueño para realizar acciones virtuosas con extraordinaria prontitud, facilidad y placer, por motivos sobrenaturales y sin razonamientos humanos, con auto-abnegación y pleno control de las inclinaciones naturales” (Papa Benedicto XIV, según Enciclopedia Católica). Los que están enamorados no encuentran monótona el amor que se profesan. El amor de Dios puede ayudar a alguien a cumplir esas condiciones de virtud heróica en tareas cotidianas. Ser lo mejor en algo puede motivar a cualquiera, pero ofrecido por amor de Dios cobra un valor diferente porque haya éxito o no, todo se deja en manos de Dios.
01/05/13 11:54 PM
  
Luiscar
¿Que podriamos hacer para aumentar el merito de nuestras obras cotidianas?...
Olvidarnos del merito y acordarnos de que todo es Gracia,hasta lo meritorio.
No quiero merecer,sino dar lo que he recibido,y si eso es meritorio ,¡alabado sea Jesucristo! .Que mis meritos sean para glorificar a Cristo,siendo regalos para mi projimo ,y que le den las gracias al Dueño de esos dones,pues EL puso en mi el querer donar lo que primeramente me dio.
¿Que podriamos hacer? , desparecer para que aparezca EL. Esa Gracia si que tiene merito.
¿Quien quiere merecer que no sea merito de Cristo?.
Danos Amor para dar,Señor,y danos la voluntad de darlo, y asi merecer mas de TU mano.
Paz.

PD;¿Hay merito en la Caridad? ,¡que mas da! , hay Caridad .Que es un Don y un premio en si misma.
No se da para merecer,se merece dando.


-------------------------

Luiscar, sí, por lo visto no acerté con el título del post. Quizá podría haber expresado mejor que cómo podríamos mejorar nuestras obras, por ejemplo. El mérito lo usé para mostrar el contraste entre lo que el mundo considera mérito (cualquier obra buena) y lo que se considera mérito en el plano sobrenatural. Si hay mérito, no recae finalmente en nosotros, sino en Dios mismo, como señala.

Pero, quizá podríamos animarnos a buscar formas de no tomar la gracia por hecho, sino esforzarnos a tomar los primeros pasos hacia esa vuelo que es el poder unir nuestra Voluntad con la de Dios de tal forma que nos olvidemos por completo de nosotros mismos, como recomienda. Reconozco que a mí me cuesta mucho poner eso en práctica. Necesito preguntarme una y otra vez a lo largo del día que si estoy ofreciendo lo mejor al Señor, y aún así no siempre lo hago. Y si no me lo pregunto, menos aún me esfuerzo a mejorar. En el fondo, al final de cada día me gustaría haber podido ser más generosa con el Señor.
02/05/13 12:00 AM
  
JL
¿Qué podríamos hacer para aumentar el mérito de nuestras obras cotidianas?
1º Hacerlas con amor con la intención de servicio a los demás.
2º Empaparlas en la sangre de Cristo ofreciéndolas así al Padre.

¿Qué considera heróico en las labores de S. José?
Tener que ver desde el cielo a lo largo de siglos cómo los artistas de la Tierra se empeñaban una y otra vez en representarlo como un ancianito al lado de una María joven con la idea transmitir la inviolabilidad de María.
San José era un pedazo Santo y un pedazo hombre, fuerte, inteligente, digno de una corona de Rey de Israel que seguramente le hubiese correspondido por linaje, que pateó Egipto 3 años y medio guardando una familia. San José fue un coloso y el poder de su intercesión es tal que ya Santa Teresa de Ávila dijo que alcanzaba mucho más de lo que se pedía.

----------------------------

JL, me ha hecho sonreir con lo que considera heróico de S. José. :) A pesar de la segunda imagen en el post, también creo que S. José al casarse con la Virgen María habría sido un hombre fuerte e inteligente. Pero más admiro su prontitud a obedecer a Dios, por ejemplo. Admiro mucho a S. José. Mi primogénito se llama "Joseph" y si estoy esperando varón, probablemente le ponemos como "middle name" (el segundo nombre en los EE.UU.): "José".
02/05/13 2:10 AM
  
Gregory
Ser el mejor no implica solo la capacidad en el ejercicio de una tarea determinada sino en la forma como se ejerce. Desde luego las cosas hechas con amor son mucho mejor que por obligación en estas ultimas solo cumpliriamos pero no encontrariamos alegría en hacerlo, las cosas hechas por amor y si son ofrecidas al Señor adquieren un sentido. Lo primero que debe ser un cristiano es buena persona pero no se debe quedar ahi desde luego sino ir más lejos ser santos y para esto tenemos toda la vida y las 24 horas del día.

----------------------

Gregory, sí, nuestra meta es ser santos porque Dios así lo quiere. Él hace posible que podamos aspirar a llegar al Cielo porque nos ama tanto que nos creó para estar con Él toda una eternidad. "24 horas del día" me recuerda cómo Susi comentó en otro post que si se despertaba por la noche rezaba el rosario... Mientras tanto, ¡cuánto tiempo desperdicio! Pero, no me desanimo. Como dice, es la lucha de toda una vida. :)
02/05/13 2:16 AM
  
Luiscar
Si ,Maria Lordes,no sabemos donde se unen la voluntad de nuestra parte y la Gracia por parte de Dios.Siempre oramos al Señor pidiendole la Gracia de que conforme nuestra voluntad a SU voluntad,para asi no fallar a Cristo y por Cristo a los demas.Una cosa es cierta,todo lo bueno que hacemos es movido por SU Amor,por SU Espiritu,por Cristo,y lo que hacemos mal o lo bueno que hemos dejado de hacer,es por que nuestra naturaleza carnal(Amalec) ha prevalecido.Damos gracias a Dios que hace entristecer a nuestro espiritu cuando asi ocurre,como aviso y llamada de que hemos errado el blanco de SU voluntad, y nos hace cobrar mas fuerza para lo que vendra,mas busqueda,mas dependencia,mas Fe.
De ningun modo se trata de fiarlo todo a la Gracia y quedarse parado,pues el Amor no para quieto para dar lo mejor a SU Amado.El Amor mueve,¿cuanto mas el de Cristo,que es la Fuente?.
Bueno,yo se que soy incapaz de hacer todo lo que mi alma anhela hacer por la Causa de Cristo,que es TODO ,y este deseo no es mio,asi que me fio,pues si me ha dado el deseo,tambien lo llevara a termino.Se,que me capacitara para hacer lo que EL quiera,y ese es mi anhelo,sea lo que sea.Y esto,haga yo lo que haga,pues indecible es la Sabiduria de Dios,para que incluso mis caidas,se tornen en Bendicion.
Obviamente,por nada queremos caer,pero ya hemos caido,y damos Fe,de que asi es;
"Dios ordena todas las cosas para bien de los que le aman....".
¡Cuanto nos has amado,nuestro Señor y nuestro Dios!.
Paz.

---------------------------

Luiscar, ¡cuánto anima esa cita que ha dejado! También me encanta la imagen de Cristo como fuente y cómo nuestro deseo nos la dió Dios mismo. Me hace pensar en cómo el Señor rezó de tal forma que sus discípulos le pidieron que les enseñara a rezar. Ni sabemos qué pedir y el Señor nos enseña el Padrenuestro... ¡Qué cosas habrá enseñado a S. José, que tan dispuesto estaba siempre a obedecer! Un saludo.
02/05/13 3:39 AM
  
Norberto
Acuérdate de la grandiosa fiesta
que te dignaste <12> da al hijo arrepentido.
Acuérdate igualmente de que al alma que es pura
tú mismo la alimentas día a día.
Recibes con amor al hijo pródigo,
mas las olas de amor
que de tu corazón al mío vienen,
ésas no tienen número ni dique.
Tus bienes míos son,
mi Rey, Amado mío,
¡acuérdate.

Sta. Theresita. Poesía Jesús, amado mío, acuérdate.

Es decir, la primera, y única - a mi entender -, condición para que haya "mérito" es la humildad, el reconocimiento de nuestra condición pecadora.

Discrepo del P. Royo en la afirmación : "Muchas almas tibias llevan una gran cruz con poco mérito". En efecto, la tibieza siempre se medirá en proporción a la gracia recibida, es más si llevan la cruz, con dignidad, es porque no solo hay que considerar las propias conquistas espirituales, sino las de toda la Iglesia, Cuerpo Místico de Xto. En todo caso, el mérito es de Xto y de su Iglesia.


P.S. En español se dice Letanía, no Litanía.

--------------------------

Norberto,  creo que el mérito depende de la clase de cruz que llevamos y cómo lo hacemos, de si es "cruz" que nos hemos creado por nosotros mismos con nuestros pecados, por ejemplo, o si lo llevamos a regañadientes con la tibieza que no echa siquiera una mirada al Señor. El Señor nos dijo que su yugo "suave" y su carga "llevadera".

Muchas gracias por esa estrofa de Sta. Teresa y por la corrección (que si no seguiría escribiendo "Litanía" a lo largo del mes. :) )
02/05/13 7:13 AM
  
Luis Fernando
Obviamente ese dejar que la gracia opere no es un dejar pasivo.

---------------------

Luis Fernando, gracias por la aclaración.
02/05/13 10:27 AM
  
Norberto
No, de pasivo nada:

a) Hacerlo todo como si dependiera de mí.

b) Orar confiadamente como si todo dependiera de Dios.

c) Estar a la escucha activa y ... seguir haciendo y orando, llenos de Dios.

--------------------------------------

Norberto, Sta. Catalina de Siena solía usar la imagen del pez en el mar para describir su unión con Dios y cómo Dios le llenaba. Sí, Dios nos mueve y está en todo, pero tenemos que nadar también.
02/05/13 1:37 PM
  
Norberto
Nadar es orar

------------------

Norberto, en efecto. S. Pio de Pietrelcina recomendaba: "ora, ten fe y no te preocupes". :) Por cierto, hoy es el Día nacional de la oración en los EE.UU. (primer jueves en mayo).
02/05/13 3:01 PM
  
Odet
Tu pregunta María me ha recordado un tema que recibimos
en el Cursillo,hace referencia a un Trípode y dice:No se concibe la vida de un cristiano sin el famoso trípode para sostenerla:Oración,formación y Acción.Estas tres patas hacen referencia a un taburete cuyo asiento sería Cristo.Como ves la acción es muy importante en la vida del cristiano.

----------------------------

Odet, ¡qué interesante! "Formación" es algo que muchos católicos no se dan cuenta es cuestión de toda la vida. Oigo con frecuencia comentarios sobre cómo alguien "ya ha terminado la catequesis", en cuanto alguien recibe su Primera Comunión, por ejemplo. Pero sé que todavía me queda mucho que aprender.
02/05/13 3:24 PM
  
Raúl
Creo que San José es un gran ejemplo en general de hombre heroico. Un hombre que de forma totalmente discreta fue capaz de desarrollar un papel fundamental en la historia de la Salvación, al cuidar de María y de Jesús niño. Un gran ejemplo de bondad y de humildad.

Para aumentar el mérito de nuestras obras deberíamos pedirle a Dios que nos conceda la gracia de hacerlo todo por amor, por puro amor a Dios y al prójimo. Y no por cualquier otro tipo de interés. Que nos conceda el hacerlo de forma desinteresada y casi sin darnos cuenta. Ya lo dijo Cristo... "Cuando tú des limosna, que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha" (Mateo 6,3).

-----------------------------------------

Raúl, gracias por esa cita y por destacar la humildad de S. José, lo cual da mucho que meditar. Sería buena costumbre hacer cada mañana la oración que sugiere.
02/05/13 4:43 PM
  
Odet
San José es llamado el "Santo del silencio" No conocemos palabras expresadas por él, tan solo conocemos sus obras, sus actos de fe, amor y de protección como padre responsable del bienestar de su amadísima esposa y de su excepcional hijo,tambien nos dice San Pedro Crisólogo: José fue un hombre perfecto,que posee todo género de virtudes,María me acuerdo de un post tuyo titulado el portero de San José no recuerdo bien,:D

------------------

Odet, se puede aprender mucho de ese silencio de S. José. "Si alguno no peca de palabra, ése es un hombre perfecto, capaz también de refrenar todo su cuerpo." (Santiago 3,2) Ni me acuerdo yo bien de los antiguos posts, pero el portero de S. José me suena a S. André Besette de Montreal, que consiguió fondos para la construcción de una magnífica basílica dedicada a S. José. Un saludo.
02/05/13 9:10 PM
  
Enrique G. B. A.
Aumenta el mérito disminuyéndolo, sin envanecernos mundamente, empobreciéndolo ante nuestros ojos se enriquece en los de Dios.
Pero aquí puede venir la mala tentación, de que como nada es suficientemente meritorio ante el Señor, por errada verguenza no veamos nada digno de ofrecerle, y así procedemos como el siervo que enterró el talento.


----------------

Enrique G.B.A., sí, allí se asoma la falsa humildad que paraliza. Que S. José nos proteja de ella intercediendo por nosotros ante el Señor.
02/05/13 9:33 PM
  
DavidQ
Un poquito fuera de tema, pero no tanto:

Suelo pensar que Dios se llevó a San José antes de la Pasión, porque si él hubiera estado vivo, no habría permitido que mataran a Jesús.

Somos tan locos los papás cuando nos enamoramos de los hijos, que así como se llevó a su familia a Egipto durante la primera persecusión, San José habria hecho barbaridades y toda clase de locuras por salvar a su hijo aunque con eso nos quitara la redención a todos los demás. Sin duda María era mucho más sabia para poderse quedar callada al pie de la Cruz.

A veces creo que allá en el cielo San José sigue tratando de encontrar otra manera de salvarnos sin que su hijo muera. Yo que soy papá y lo tengo por modelo, eso haría.

---------------------------

DavidQ, como madre comprendo lo que dice, pero al mismo tiempo pienso que si Abrahám fue capaz de sacrificar a su hijo único Isaac para cumplir la Voluntad de Dios, ¡cuánto más S. José! Él estaba dispuesto, para ser fiel a Dios, hasta a dejar a su amada María (de quien no podía sospechar mal por conocer sus virtudes) cuando no entendía el gran misterio que veía en ella. Un saludo.      
02/05/13 11:55 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.