Lealtad de un carismático

El Señor desaprueba en una parábola, según el Evangelio del XXIV Domingo de Tiempo Ordinario [11.09.2011], de la conducta de un siervo que al ver a otro que le debía muy poco: “agarrándolo, lo estrangulaba” (Mt. 18, 28). Demostró la falta de caridad y paciencia que puede desgarrar la unidad que el Señor desea entre los hijos de Dios, al juzgar mal lo que le debía el otro siervo y al menospreciar la gracia que le había concedido el rey.

Por amor a Dios, que instituyó a la Iglesia Católica como administradora de toda gracias necesaria para la salvación (incluyendo el perdón de nuestros pecados), le debemos una obediencia filial a la Iglesia. Como afirmó recientemente el Papa: “Ningún carisma dispensa de la referencia y la sumisión a los Pastores de la Iglesia”. Eso incluye a los movimientos reconocidos por la Santa Sede, como lo es la Renovación Carismática Católica, cuyos miembros a veces sufren malentendidos y prejuicios.

Así comparte por correo electrónico Miguel Ángel (un lector del blog), su vuelta a la Iglesia por medio de la Renovación Carismática:

“A los nueve años recibí al Señor en mi primera comunión, a los trece años me fuí de la Iglesia y volví cuando tenía treinta y ocho. Fueron veinticinco años lejos de la casa de mi Padre Celestial.

“Regresé a casa un sábado de marzo de 1983; fue en una asamblea de oración y alabanza de la Renovación Carismática. Recuerdo cómo al escuchar las oraciones y las alabanzas de mis hermanos, comencé a llorar de gozo, aquello era tan hermoso y le dije al Señor: ‘Señor, si hubiera sabido lo bueno que es estar aquí, no hubiera perdido mi tiempo allá afuera.’

[…En un retiro de la Renovación Carismática me confesé sacramentalmente y recibí la absolución…]En toda mi vida nunca me había sentido tan liviano, sentía que mi espíritu volaba y le daba gracias a aquel, que en la cruz del calvario, dio su sangre para el perdón de mis culpas. Le di gracias por haber dejado hermanos consagrados a su servicio, para perdonar en su nombre a todo aquel que haya vuelto a pecar. Esa es la misericordia de Dios, que no quiere la muerte del pecador sino que se convierta y viva.”

Desde entonces, según comenta, ha sufrido malentendidos en su comunidad y críticas de los que consideraban la Renovación Carismática una infiltración pentecostal en la Iglesia Católica, y hasta una vez la investigación de guardias nacionales, a quienes alguien había dicho que un retiro de carismáticos era una reunión de guerrilleros.

A pesar de eso, Miguel Ángel conserva su deseo de permanecer en la Iglesia Católica: “Bendito sea Dios, que después de tan malos tratos, seguimos siendo católicos de verdad. Y no nos vamos de la Iglesia, porque el ideal de Cristo es que seamos uno, como el Padre y Él son Uno. Gloria a Dios.” En efecto, así ilustra la unidad de la Iglesia S. Cipriano [cuya fiesta se celebra hoy]:

“Lo mismo que el sol tiene muchos rayos pero una sola luz, y el árbol tiene muchas ramas, pero un tronco único al que profundas raices dan posición fija, y lo mismo que de una fuente saltan muchos arroyos, así la unidad es conservada en el origen, aunque parezca que de ella brota una pluralidad en rica abundancia. Si un rayo se aparta del cuerpo del sol, la unidad de la luz no sufre partición. Pero se arranca del árbol una rama, y la arrancada no volverá a poder nacer. Divide el arroyo de la fuente y, separado, pronto se secará. Y así también la Iglesia del Señor, inundada de luz, envía sus rayos a todo el mundo. A pesar de ello, es sólo una luz que se extiende hacia todas partes. Pero la unidad de su Cuerpo no se divide […]. Y alguno cree todavía que esta unidad, proveniente de la fuerza y virtud divina, referida a los misterios celestiales, puede ser destruida y dividida por escisión de opiniones opuestas” (“La unidad de la Iglesia”, 6).

El Cardenal José Ratzinger, como Prefecto para la Congregación para la Doctrina de la Fe, escribió una presentación de “Renovación y Poder de las Tinieblas” por León Cardenal Suenens, donde explica: “¿Cual es la relación entre experiencia personal y la fe común de la Iglesia? Ambos factores son importantes: la fe dogmática sin el apoyo de la experiencia personal permanece vacía; la sola experiencia, sin relación a la fe de la Iglesia permanece ciega.”

Por eso recomienda en la misma presentación: “a los miembros de la Renovación que atesoren y mantengan su vínculo con toda la Iglesia y con los carismas de sus pastores.” Como se pregunta S. Cipriano: “Quien no guarda esta unidad de la Iglesia, ¿va a creer que guarda la unidad de la fe? Quien resiste obstinadamente a la Iglesia, quien abandona la cátedra de Pedro, sobre la que está cimentada la Iglesia, ¿puede confiar que está en la Iglesia?” (“Sobre la unidad de la Iglesia”, 5) Asegura el santo: “No puede tener a Dios por Padre quien no tiene a la Iglesia por madre.” (“Sobre la unidad de la Iglesia”, 6).

Pidamos que el Espíritu Santo nos ilumine y nos conceda conservar la fe católica:

“Ven, Espíritu Santo, y llena los corazones de tus fieles. Enciende tu Espíritu y serán creados y renovarás la faz de la tierra. O Dios, que adoctrinaste los corazones de los tuyos con la luz de tu Santo Espíritu, concédenos, Señor, juzgar según ese mismo Espíritu y gozar siempre de Sus consuelos, por el mismo Jesucristo, nuestro Señor. Amén.”


Preguntas del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]
: ¿Le ha costado alguna vez mantenerse unido a la Iglesia Católica? ¿Le parece que la Iglesia Católica conserva la unidad que admira S. Cipriano?

Siguiente post – Impresión de las llagas de S. Francisco / “el Reino de los Cielos se parece a un rey” (Mt. 18, 23)

12 comentarios

  
María Lourdes
Tras publicar el post me di cuenta de que no había incluido lo que compartió Miguel Ángel sobre su primera confesión sacramental en 25 años, que ahora ya se puede leer en el post:
[…En un retiro de la Renovación Carismática me confesé sacramentalmente y recibí la absolución…]En toda mi vida nunca me había sentido tan liviano, sentía que mi espíritu volaba y le daba gracias a aquel, que en la cruz del calvario, dio su sangre para el perdón de mis culpas. Le di gracias por haber dejado hermanos consagrados a su servicio, para perdonar en su nombre a todo aquel que haya vuelto a pecar. Esa es la misericordia de Dios, que no quiere la muerte del pecador sino que se convierta y viva.”
16/09/11 11:54 PM
  
Odet
"El viento sopla donde quiere;oyes el ruido,pero no sabes de dónde viene,ni para dónde va.Lo mismo sucede con aquellos que nacen del Espíritu"Jn,3-8.
Felicidades a Miguel Angel,al leer su correo se percibe serenidad de espíritu,espero que te guste este fragmento María:El alma que se abre a las inspiraciones del Espiritu,al mismo tiempo es iluminada por la doctrina de la Iglesia.Esa misteriosa actuación del Espiritu Santo pasa por encima de todas las flaquezas y miserias,transformando completamente a aquellos que la reciben.Para los corazones así renovados,la única ley consistirá en obedecer al dulce Huésped del Alma dejándolo operar en su interior,como recomendaba insistentemente la santa carmelita Madre Maravillas de Jesus,a cada una de sus hija espirituales:"si tú Le dejas..."

-----------------------------------

Odet, sí, claro que obedecer al Espíritu Santo supone obedecer también a la Iglesia Católica porque el Espíritu de Dios no se contradice y no sería obra del Espíritu animar la desobediencia a la Iglesia que fundó el Señor o "inspirar" el alejamiento de los Sacramentos de la Iglesia, por ejemplo. Eso queda claro por el testimonio y ejemplo de los santos a lo largo de los siglos.

Deseo todo lo mejor a Miguel Ángel porque sé que tras la conversión se debe perseverar hasta el fin. Han sido casi 30 años desde su conversión, pero la lucha de los que peregrinamos por este mundo dura toda la vida. Un saludo y gracias por las citas.
17/09/11 12:35 AM
  
vicente
en la Iglesia católica subsiste la Iglesia que Cristo fundó.

---------------------

Vicente, que el Señor nos conceda la gracia de permanecer fieles a esta Santa Madre Iglesia hasta la muerte.
17/09/11 9:38 AM
  
Luis Fernando
Miguel Ángel, bienvenido a la Iglesia de Cristo. No dejes que nadie te robe la alegría y el gozo de entrar en el rebaño pastoreado por Pedro.

-------------------

Luis Fernando, le he mandado a Miguel Ángel un enlace al post. Conocí a este lector al dejar él un comentario en el post "El sentido del gozo pascual" . Por lo visto, Miguel Ángel rebosa de alegría y espero que lo conserve. Un saludo.
17/09/11 11:30 AM
  
Tulkas
¿Le ha costado alguna vez mantenerse unido a la Iglesia Católica?

TODOS LOS MINUTOS.

Es muy fácil "mantenerse unido" a una Hostia muda o a una Tradición impersonal, a los artículos de Fe simplemente intelectualizados.

Ahora bien: lo duro es sentirse unido al Obispo diocesano, al párroco de tu parroquia o a la comunidad parroquial.

Cuando la Iglesia tiene cara, y voz, cuando el mantenerse unido a la Iglesia implica mantenerse unido a otro que es pecador como tú o más que tú... ahí viene la dificultad.

-----------------------------------------

Tulkas, en mi opinión esa dificultad que menciona se supera con la fe que nos permite saber que cualquier sacerdote (válidamente ordenado por la Iglesia y con facultad de practicar el sacerdocio) actúa en persona de Cristo cuando administra los Sacramentos de la Iglesia. Por medio de ellos podemos recibir al Señor en la Eucaristía y por ellos recibimos el perdón de los pecados en la Confesión Sacramental, según la Voluntad del Señor (que será quien nos juzgue a cada uno al final de nuestras vidas). Ellos, siendo humanos, pueden pecar, y por eso debemos rezar por ellos. Por amor a Dios, que los escogió, debemos respetar a los sacerdotes.

A mí me cuesta eso en el sentido de que por ese gran respeto que les tengo a los sacerdotes a pesar de las imperfecciones que pudieran tener y por mi amor a la Iglesia Católica, he oído de otros, hasta de seres queridos, que soy necia, ingenua, que me han lavado el cerebro... En fin, que no hago caso a eso porque cuanto más aprendo sobre mi fe católica, más amo a la Iglesia Católica por amor a Dios. Un saludo.
17/09/11 1:25 PM
  
Odet
Yo tambien le doy la bienvenida a Miguel Angel,he leído su comentario del antiguo post y es precioso,ha vuelto a la Iglesia Catolica,aquella como dice Ef 5,27"toda gloriosa,sin mancha,sin arruga,sin cualquier otro defecto semejante,sino santa e inmaculada"y gracias tambien a ti María.

-------------------------------------

Odet, me encanta ver los diversos caminos por los cuales nos lleva el Señor hacia Él y no hay ninguno más seguro que por la Iglesia Católica, "la casa de mi Padre Celestial", como la llama Miguel Ángel. Un saludo.
17/09/11 3:30 PM
  
Norberto
La lealtad se da cuando se firma un cheque en blanco a Dios, por encima de sentimientos agradables y éxitos humanos, a veces se tiene la sensación de que un se ha equivocado; sin embargo no hay que olvidar que Él es el premio, Él y solo Él.

Xto. es el centro y la esperanza, lo demás es secundario.

-------------------

Norberto, hay quienes podrían decir que rezan al Señor por su cuenta y con eso basta, pero eso no es lo único que nos pide el Señor. Ya verá que en el siguiente post este comentario suyo podría ser de ayuda a otra lectora del blog. Un saludo.
17/09/11 4:59 PM
  
susi
Sí pienso que la Iglesia está muy dividida, con mucha disidencia teórica y práctica, lo que es una pena.
En esta web aparecen suficientes casos en los que se ve esa desunión.

-----------------------

Susi, algo que me anima a pesar de lo que comenta es que a lo largo de los siglos han habido otros tiempos difíciles para la Iglesia, pero el Señor la ha mantenido firme a pesar de todo. ¡Qué bueno es el Señor!
17/09/11 10:52 PM
  
Viviana
La Renovacion ha sido muy perseguida pero no podemos negar el actuar del Espiritu Santo que la ha preservado de las críticas maliciosas, hemos crecido en humildad al mantenernos unidos a la Iglesia a pesar de los malos tratos. ¡Viva Cristo Jesús, por quien fueron hechas todas las cosas, toda la gloria es para EL. Viva la Renovación Católica Carismática que se goza en alabar y glorificar al Rey de Reyes, al que murio pero que ahora vive. Bendiciones para nuestra iglesia, para nuestros sacerdotes, para los evangelizadores, misioneros, servidores y toda persona que ministra en nombre de Dios y no se averguenza de proclamarlo en la fuerza del Espíritu Santo. Que no decaiga nuestra oración que tantas bendiciones nos ha alcanzado.
Amen.

-----------------------

Viviana, le agradezco que haya dejado su comentario. En efecto, por medio de su unión a la Iglesia, la Renovación demuestra su lealtad al Señor y también da buen ejemplo de lo que la gracia de Dios puede obrar a los que frecuentan los Sacramentos. Oí comentar de un sacerdote diocesado que él había observado cómo había notado la presencia de la Renovación Católica Carismática en su parroquia de tal forma que le parecía que los carismáticos católicos eran los que más iban a Misa diaria, más acudían a la Confesión sacramentel y más demostraban su devoción en la vida de la parroquia. Le ruego que tenga presente en sus oraciones a todos los que pasamos por aquí.
16/11/11 9:10 PM
  
juanma
si ,yo tambien doy la bienvenida a miguel angel,se por experiencia,lo que es ,no enterarse de casi nada,en el ejercicio del catolico semi-aburrido.ahora vivo mi fe con alegria,cada dia mas estudiada,y apoyada en grandes ejemplos como de maria lurdes.

--------------------------------

Juanma, le agradezco que haya dejado su testimonio sobre cómo se ha ido desarrollando su fe. El único ejemplo que todos hemos de seguir es el del amor incomparable de Ntro. Señor Jesucristo, cuya vida ha inspirado a todo santo y cuya gracia divina ha de llenar toda vida cristiana. Un saludo.
27/12/11 7:35 AM
  
Jorge
Me alegro mucho leer el testimonio de Miguel Ángel. Es muy difícil encontrar a un católico que diga que tuvo un "Encuentro Personal con Cristo" en su Primera Comuniòn, en la Confirmación o durante el desarrollo de la Santa Eucaristía. Es mucho más frecuente en un retiro de iniciación, en una vigilia o en una asamblea normal de la R.C.C o quizás de algún otro movimiento secular, pues lamentablemente nuestros ritos clericales son fríos, impersonales y aún cuando los frecuentemos con amor y fe, el sacerdote "siempre está demasiado lejos del pueblo" y hasta su lenguaje es rebuscado e impersonal. Yo asisto a Misa diariamente y recibo a Jesús Eucaristía, perome encuentro más fácilmente con Jesús en mi grupo de oración, entre los laicos.

-----------------

Jorge, me alegro que asista a Misa a diario, ya que allí, como sabe, se encuentra el Señor particularmente presente en la Eucaristía. No siempre vamos a poder "sentirlo" pero siempre tendrá gran efecto en nuestras almas. Nos recuerda S. Cirilo de Jerusalén: "Así como dos pedazos de cera derretidos juntos no hacen más que uno, de igual modo el que comulga, de tal suerte está unido con Cristo, que él vive en Cristo y Cristo en él."

No confundamos nuestros sentimientos con la verdadera devoción. La Bta. Madre Teresa de Calcuta pasó una larga noche oscura del alma, al igual que santos como Sta. Teresa de Lisieux y S. Juan de la Cruz, por ejemplo, pero perseveraron aún cuando no sentían consuelo en la oración y amaban con constancia a Quien a veces se escondía, por así decirlo, de sus almas y de sus sentidos, sin dejar de estar presente.

Reconozcamos un misterio más sublime que lo que se presente a nuestros ojos y oídos por el cuerpo del sacerdote, ya que durante la Misa, es Jesucristo el que se ofrece por medio del sacerdote a Dios Padre, renovándose Su Pasión, Muerte y Resurrección. Sí, es verdad que el Señor dijo que Él estaría presente entre los que se reunieran en Su Nombre, pero valoremos la Santa Misa por el valor infinito que tiene ante Dios Padre. "Si conociéramos el valor de La Santa Misa nos moriríamos de alegría". (S. Juan María Vianney)

Muchas gracias por haber dejado su comentario y siento mucho haber tardado tanto en publicarlo.
04/05/12 7:53 PM
  
josé
Una vez hice una pregunta a un sacerdote de la Renovación carismática muy prolífico en charlas y conferencias en internet, y es la siguiente: Cuando Cristo habla sobre la puerta estrecha,y la puerta ancha,dice que procuremos en aquel dia entrar por la puerta estrecha, porque muchos querrán entrar y no podrán, porque la puerta ancha les lleva a la perdición.
Sabemos lo que de una forma parabólica nos quiere decir Cristo, sobre el juicio final.
Pues a este sacerdote muy conocido me he dirigido a el, en infinidad de ocasiones y siempre he recibido la callada por respuesta. Un dia estaba dando una charla el por video en internet ,hablando de esta tema ,y me detuve un rato a oir lo que decía.
entonces comprendi porque no respondia a mi pregunta. Para el todo es vivir supuestamente en alabanza, porque todo es gratuidad por el bautismo en el E,Santo ya estamos salvados hagamos lo que hagamos . Los sacramentos no son necesarios.Misa.Confesión,Sacrificio de la Misa,y ..otros.
Que las palabras de Cristo sobre la puerta antes mencionada era una forma de hablar decia, que en la iglesia siempre se ha entendido mal,y que se seguía explicando mal.
Con la plena experiencia del E,SANTO como el dia de Pentecostés y los dones ,curaciones y profecías no hacen falta sacramentos.
Si alguien tiene la amabilidad de explicármelo,se lo agradecería. Gracias

30/07/17 7:49 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.