¿Busca un camino corto a la perfección?

Jesús deja muy claro en el Evangelio del XXI domingo de tiempo ordinario cuál es el camino al Cielo: “Traten de entrar por la puerta estrecha” (Lc. 13, 24).

Dos de los santos cuyas fiestas celebra hoy la Iglesia demostraron con sus vidas de rigurosas penitencias cómo seguir el camino estrecho que conduce a esa puerta: Sta. Rosa de Lima (1586-1617) y S. Felipe Benicio (1233-1285), quien en su lecho de muerte diría sobre el crucifijo: “Éste es mi libro. Aquí es donde yo he aprendido el camino del Cielo.” Sin embargo, las austeras penitencias de esos dos santos no son para la imitación de todos.

————————————-

Así lo explica el Cardenal John Henry Newman (que será beatificado pronto) a los miembros del Oratorio de S. Felipe Neri en este fragmento de “Un camino corto a la perfección” (enlace en inglés) en “Meditaciones y devociones” [traducción mía]:

“Es dicho de hombres santos que, si deseamos ser perfectos, no tenemos que hacer nada más que cumplir bien las obligaciones cotidianas. Un camino corto a la perfección – corto, no por ser fácil, sino por ser pertinente e inteligible. No hay caminos cortos a la perfección, pero sí los hay seguros.[..]

Es perfecto, entonces, el que hace la labor del día a la perfección, y no necesitamos irnos más allá de esto para buscar la perfección. No necesitan salirse de la “rutina” o “lucha” diaria.

“Insisto en esto porque pienso que simplificará nuestros puntos de vista, y fijará nuestros esfuerzos en un blanco concreto. Si me preguntan lo que han de hacer para ser perfectos, les digo: primero – No quedarse acostado sobre la cama más allá del tiempo debido para levantarse; ofrezcan sus primeros pensamientos a Dios; hagan una buena visita al Santísimo Sacramento; recen el Ángelus con devoción; coman y beban para la gloria de Dios; recen el Rosario bien; estén recogidos; desechen los malos pensamientos; hagan bien su meditación verspertina; examínense [sus conciencias] a diario; acuéstense a buena hora, y ya son perfectos.”

Esas recomendaciones del Cardenal Newman son un ejemplo de cómo ajustar de forma concreta la búsqueda de la perfección según el estado de vida de cada uno, en ese caso al de los miembros del Oratorio. Cada acción que recomienda parece algo muy simple, hasta que se intenta hacer todos los días, y además unida a todas las demás acciones del día. Pero, para los que están enamorados de Dios, cada paso forma parte del mismo suspiro de amor: el aliento que recibimos de Dios para poder amarle sobre todas las cosas.

Los religiosos tienen sus obligaciones, los laicos los suyos. ¿Cuál es la “rutina” diaria que dispuso el Señor para llevarnos a cada uno a la perfección? ¿Qué obligaciones diarias nos cuesta más cumplir? Ésas son las piedras que establecen el camino corto a la perfección de cada uno de nosotros, camino que se nos hará más corto aún (a pesar de los tropiezos), si dejamos que el Señor nos acompañe y nos lleve.


Preguntas del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]
: ¿Cuál es su “rutina” diaria? ¿Qué es algo que le cuesta hacer día tras día que puede ofrecer al Señor?

Siguiente post – Bto. Tomás de Kempis – “Señor, ¿serán pocos los que se salven?” (Lc. 13, 23)

11 comentarios

  
Madrileño
Si, yo intento cumplir con esa agenda del Cardenal Newman, pero hacerlo a diario es muy difícil, pues siempre surgen imprevistos por los cuales un día no puedes rezar el Rosario como quisieras, o tienes que dejarlo a la mitad, o esa visita al Santísimo Sacramento no se puede hacer porque te piden entrar antes al trabajo... vamos que no es fácil.

Un día, escuchando la misa dominical, el Sacerdote que estaba haciendo la homilía dijo algo con lo que me quedé porque me gustó... y es que no hay que ver la vida como rutinaria, nos guía el Espíritu Santo, y todas las mañanas, cuando uno se lavanta, hay que preguntarse, ¿adonde me llevará hoy el Espíritu Santo?, visto de ese modo, todo puede ser mucho más "apasionante", somos guiados por Dios y hay que estar preparados para donde nos quiera llevar ese día, pues ¿quien lo sabe?.

Una vez me dijiste María Lourdes que en este blog hay santos, aunque jamás sean subidos a los altares, pero yo te pregunto, ¿y porque no?, a lo mejor algunas personas de las que leen este foro un día estén subidos a los altares y sean ejemplo y veneración de los católicos del futuro, sólo Dios sabe cuales serán nuestros caminos, ¿no es más interesante así?...

-----------------------------------------

Madrileño, ¡se le nota muy inspirado hoy!

Me parece que si uno se compremete a ciertas prácticas por amor a Dios, el Señor nos ayuda a cumplirlas. No pide a todos que llevemos espinas en la cabeza como Sta. Rosa de Lima o que nos vayamos a vivir a una cueva como hacía a temporadas S. Felipe Benicio, pero sí podemos ofrecer todo por amor a Dios y hacerlo lo mejor posible, con un amor que sólo busca complacer al Amado.

Si hacemos planes para rezar el Rosario o ir a Misa a diario (levantándonos un poco antes, por ejemplo), es increíble lo que nos da tiempo a hacer además. Es cuestión de establecer prioridades, teniendo en cuenta no sólo nuestro estado en vida, sino también nuestro deseo de estar con el Señor. Si no se Le puede hacer una visita en persona ante el Sagrario, se puede hacer en espíritu, recogiéndonos en silencio. Si no se Le puede recibir en la Comunión en un momento, siempre se puede hacer una Comunión espiritual deseándole, que aunque no es lo mismo, sí eleva nuestros deseos a Dios, que lee nuestros corazones.

Ningún día es idéntico a otro, aunque hagamos las mismas cosas. Ni siquiera los ratos de oración se parecen, en mi opinión, unos a otros. Y si algo exterior nos impide alguna práctica de devoción opcional, ¿no le agrada al Señor que aceptemos todo como voluntad suya? Pero, sí, hay que tener un gran deseo de ser santos, de hacer lo que Dios quiera, y si uno ama a Dios de verdad, no hay aburrimiento en hacer todo por Él. Un saludo.
24/08/10 10:25 AM
  
Flavia
Precioso y exacto, María Lourdes. Se ve que usted lo vive en su vida cotidiana. Y la hoja de ruta que propone el Cardenal Newman me parece excelente. No recuerdo dónde leí hace tiempo que Dios, normalmente, no nos pide cosas extraordinarias, sino hacer extraordinariamente lo ordinario.

Sólo añadiría: dejarnos moldear por el Amor de Cristo, sea cual sea nuestro estado de vida. Confiar en Él hasta el extremo de abandonarnos en sus benditas Manos... y dejarle hacer. Y todo ello bajo el amparo de la mejor madre: María Santísima. Es lo que yo intento hacer en mi vida diaria, pero sé de sobra que lo hago bastante mal. Eso sí: me apoyo en la Misa, el Rosario, la Liturgia de las Horas, la Biblia. No sé qué sería de mí sin todo eso...

Por Amor, ni siquiera esperando un premio. Como decía San Bernardo: " Amo porque amo, amo por amar ". Y nuestro soneto, al final:

... no me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque lo que espero no esperara
lo mismo que te quiero te quisiera.

Que nos conceda el Señor esto a todos, a mí me hace mucha falta.

-----------------------

Flavia, al contrario, no se nota que lo viva, sino que lo deseo vivir. ¡Ni si quiera logro mantener bajo control el desorden en mi propia casa! Ganas tengo de sobra, pero me doy cuenta por mis defectos y limitaciones que el verdadero amor no está en los sentimientos, sino perseverando en lo que a veces nos cuesta porque el Señor se esconde de nosotros, reservando para otras ocasiones el consuelo que podamos buscar.

Oí en la homilía este pasado domingo cómo Sta. Faustina vivía tan abandonada a la Voluntad de Dios, que cuando se le aparecieron unos perros infernales diciéndole que le iban a despedazar, ella simplemente les dijo que si eso era la Voluntad de Dios, que lo hicieran. ¿No es eso admirable?

Leí en algún libro sobre Sta. Teresa de Lisieux que ella copió o comentó (no me acuerdo bien), el ejemplo de unas hermanas religiosas que se esmeraron mucho en limpiar algo y luego al ver que otra hermana encargada de ellas no mencionaba nada sobre ello, le preguntaron sobre eso. Ella les contestó más o menos: "Oh, no sabía que lo habían hecho por mí. Creí que lo habían hecho por el Señor. Si hubiera sabido que lo hicieron por mí, hubiera dicho algo antes." Esa anécdota me ha impresionado mucho desde que la leí.

Muchas gracias por compartir sus pensamientos, que al menos a mí me animan mucho por el camino.
24/08/10 10:59 AM
  
Odet
Yo tengo una duda Mlourdes, aunque el evangelio dice:Sed perfectos como vuestro Padre es Perfecto.
Tambien he leido que la perfeccion no está en la naturaleza humana,
Jesucristo es el unico Ser perfecto,pues poseía las dos naturalezas (humana y divina ).
Intento todos los dias rezar esta oracion :
Padre mio,te pido perdón por todos aquellos que no lo hacen,
me sacrificaré,por todos aquellos que no se sacrifican
Te amaré por todos aquellos que no Te aman,
pero por favor,no dejes que se condenen las almas ten Misericordia de todas ellas.


--------------------------------------

Odet, he oído explicado por diferentes sacerdotes que "Sed perfectos como vuestro Padre es Perfecto" se debe de leer en su contexto evangélico, que el Señor lo dice añadiendo que Dios Padre hace llover y salir el sol sobre buenos y malos. Nos está pidiendo que seamos perfectos haciendo el bien a todos (que hacer llover es algo considerado muy bueno en zonas que dependen de la lluvia para mantener cosechas, por ejemplo), que seamos caritativos hacia todos y amemos a nuestros enemigos como Él hizo.

Y en una homilía oí que sólo Jesucristo es la verdadera Imagen de Dios Padre y que nosotros no somos esa Imagen, sino hechos a Su imagen, reflejos que por nuestros pecados se puede hacer irreconocible. Por eso podría decir el Señor "No os reconozco" en el Evangelio dominical de este último fin de semana.

Me parece muy bien que tenga una oración que rece a diario. Recomendaba S. Josemaría Escrivá, considerado santo de lo ordinario, que se tuviera pocas devociones, pero constantes. Me parece que una buena forma de comenzar esa práctica de la oración diaria sería rezar al menos un acto de contrición todos los días antes de acostarse. Un saludo.
24/08/10 1:16 PM
  
Rosario
Este punto de vista que el Cardenal propone es útil para dar a nuestra vida la austeridad del comienzo, pero no nos podemos quedar ahí; ni Cristo desea que permanezcamos "en lo mismo" y sin EVOLUCIONAR. Precisamente, el término "perfección" incluye un modo de caminar que resulta transformante. Si cada día hacemos lo mismo, ahí no existe un nivel de superación. La vida del espíritu, ha de vivirse en el Espíritu, ciertamente,pero para MODIFICARNOS, para que lleguemos a una total y desmedida superación. Les aconsejo que sigan los consejos de Nuestro Señor, Él mismo define lo que es necesario para que CAMBIEMOS. Ver: http://rosario-asuntosdejesucristo.blogspot.com (Artº "EL HAMBRE")

----------------------------------

Rosario, me imagino la perfección que el Señor desee de nosotros se cumplirá en los que lleguen al Cielo. Lo que el Señor nos pide, creo yo, es una conversión de corazón para poder amarle más y más como Él nos ha amado. Por cierto, todo lo necesario para alcanzar la salvación que nos ha ganado el Señor, según la doctrina de la Iglesia Católica, se encuentra en la Revelación Pública. Un saludo.

24/08/10 3:24 PM
  
Ana
A mi lo que a veces me cuesta es que me fallen las rutinas y los esquemas, así que doy gracias a Dios por las veces que fallan y hay que hacer otras cosas o de otra manera y que conste que en esos casos me tiraría de los pelos.


----------------------------------

Ana, agradezco la sinceridad de su comentario. A mí también me cuesta a veces tener que hacer cambios de planes. Pero suelo darme cuenta al final, aunque me cueste llegar a ese final, que todo suele salir bien muy a pesar mío. Un saludo.
24/08/10 4:37 PM
  
pablo
Hola a todos.
ML tu tema de hoy me gusta y a decir verdad me viene bien. En el pasado y a veces aún hoy lo cotidiano me parecía imperfecto, lo perfecto era solo meditar, sentir y ocuparme en las cosas de Dios,etc. Pero el tiempo me enseño lo que hoy nos traes en el post. Dios en el vivir diario. Me ha gustado y me ha ayudado tu tema para recordarmelo y para tnerlo en cuenta. Además Newman lo dice de una manera muy gráfica.
Gracias y un saludo a todos en Cristo.
PD. Flavia tiene toda la razón en lo que dice y nos enseña. Me gusta su frase: Dios, normalmente, no nos pide cosas extraordinarias, sino hacer extraordinariamente lo ordinario.


---------------------------------------

Pablo, lo que comenta me recuerda esta parte de "Introducción a la vida devota" por S. Francisco de Sales, en la cual el santo comenta la debida devoción de cada uno según su estado de vida. Por ejemplo, no todos estamos llamados a pasarnos todo el día ante el Sagrario, pero en lo posible según nuestro amor por Dios, deberíamos buscar momentos para rezar y pasarnos ante el Sagrario cuando podemos. Me alegro de que sacó provecho del post. Un saludo.
24/08/10 7:02 PM
  
Norberto
"Mi caminito es el camino de una infancia espiritual, el camino de la confianza y de la entrega absoluta." (Theresita).

--------------------------

Norberto, ¡qué alegría volver a leerle! Le echaba de menos como comentarista habitual. :)

En el post "La conversión del Chesterton chino" pueden encontrar los interesados en Sta. Teresita de Lisieux enlaces a sus obras y ejemplos de cómo ese camino cambió la vida de una familia.

Por cierto, intenté responder al último mensaje que me mandó por correo electrónico, pero su buzón estaba lleno. Intentaré mandarlo de nuevo. Un saludo.
24/08/10 7:26 PM
  
Esperanza
En algunas ocasiones, cuando me dedico a las tareas rutinarias de la casa o de mi trabajo he pensado en lo bueno que es Dios que nos da la oportunidad de que le podamos servir en cosas tan pequeñas... a El que es el Altísimo y Soberano de todo. Y no puedo menos de sonreir cuando recuerdo esto, mientras, por ejemplo, pongo la mesa o hago unas fotocopias...Me encanta, porque el Señor, como si fuera un ingeniero, va diseñando nuestro camino cada día.

Y respondiendo a la pregunta del post, diré que para mi, el momento más abrupto de mi rutina de cada día suele ser el de levantarme al toque del despertador :) Supongo que se podría ofrecer.

un saludo cordial para ti Mª Lourdes y para todos.

-----------------------

Esperanza, le agradezco que compartió su experiencia, porque me ayuda a apreciar mejor esos momentos en que esa sonrisa al Señor que menciona hace toda la diferencia.

También le agradezco su sinceridad respondiendo a la pregunta. Creo que una de las cosas que más me cuesta es cepillar los dientes de mis hijos y también lavarle a mi pequeñina y asegurarme de que se lavó mi pequeñín. No son cosas muy difíciles ni desagradables (la mayor parte del tiempo), pero, por la razón que sea, me cuestan. Un saludo.
24/08/10 8:15 PM
  
JSC
En respuesta al cuestionario y por dejar aquí mi testimonio admito que me paso el día lloriqueando al Señor en mi interior. A jordada completa. No da a basto el Señor en concederme casi todo lo que le pido pero yo le sigo lloriqueando. Creo que soy un campeón del lloriqueo. Por otro lado trato de ser de ponerme en la piel de los demás y lloro más todavía y le pido ayuda al Cielo.
Como antídoto a este resfriado constante ocular pues trato de no recrearme en lo sentimental y dejarle a Dios la resolución de enredos imposibles. Una vez me los resuelve mi Dios pues le dejo de nuevo la canasta con nuevos "cachorros" que alimentar y cuidar. Veo que el tiempo pasa tan aprisa y hay tanto que resolver que me asusto por la inmensidad del trabajo pendiente y lo que Dios nos va a pedir a cada uno de nosotros cuando la cosa se ponga mucho más "fea". Si, tengo muchos miedos y lloro, pero también doy Fe que para Dios no todo es posible. Lo he constatado, lo vivo a diario. Modestia a parte, creo que transmito esperanza y certeza de Dios que tengo de verdad, aunque para mis adentros sigo siendo un llorón. Seguramente lo seré siempre ... o quizás no.
¿Quien sabe?
(menos mal que nadie sabe quien soy, si no, no diría estas cosas, así, de este modo ...)

Mª Lourdes, es usted muy ingeniosa ... Gracias, parece que ha dejado de llover.

---------------------------

JSC, aprecio mucho que con el "anonimato" de Internet dejó un precioso testimonio de cómo vive su fe día a día. Me recuerda este post: "Lo que revelan sus lágrimas sobre su vida espiritual", sobre los tipos de lágrimas que describe Sta. Catalina de Siena en "El diálogo". Espero que le guste ese post y que le sea de ayuda. Muchas gracias por haber dejado su comentario.
24/08/10 9:11 PM
  
Flavia
Ana,

con permiso de María Lourdes, gracias por tus palabras del otro día.

Pablo,

no, yo no enseño a nadie, no me considero capacitada para eso en el camino espiritual. Dios me libre de pensar que puedo marcar a otros el camino. PERO sí suelo basarme en la LECTIO DIVINA, porque considero que la Biblia, como Palabra de Dios, nos ofrece todas las respuestas que culminan en Cristo. Y por eso me gusta este blog y otros que, como él, son profundamente espirituales.



----------------------------------

Flavia, me alegro mucho de que haya dejado esos comentarios para Ana y Pablo, porque se ve que el Señor usa los comentarios de unos y de otros para animarnos por el camino. Un saludo.
25/08/10 12:17 AM
  
Rosario
Respuesta a Mª Lourdes Quinn, sobre "la revelación pública, que ella considera "Iglesia". La de Cristo, es mucho más que todo cuanto piensa. Pero ya dijo Él:
"Y aquello les parecía un escándalo. Pero Jesús les dijo: "Solo en su tierra y en su casa DESPRECIAN AL PROFETA.Y no hizo allí muchos milagros POR SU FALTA DE FE." Saludos.

-----------------------------

Rosario, siendo católica, soy fiel a todo lo que enseñe el Magisterio de la Iglesia Católica, fundada por el Señor, y a la cual concedió autoridad. No hay desprecio alguno en mi comentario, sino simple y prudente adherencia a eso.

Respecto a revelaciones privadas, que no sean dogma de fe no significa que uno no pueda creer en las que han sido aprobadas por la Iglesia, como las apariciones de la Ssma. Virgen en Lourdes. Simplemente, que no hace falta que los católicos las creamos para alcanzar la salvación eterna.

La cita que dejó se refiere a la visita del Señor a Nazaret, cuando quisieron despeñarle a Él. Me parece bastante claro que en este blog católico no se Le rechaza a Él. Un saludo.
26/08/10 8:49 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.