InfoCatólica / Reforma o apostasía / Categoría: Liturgia Fiestas

9.11.13

(244) Enamorados de la Iglesia. En la Dedicación de la Basílica de Letrán

–Es verdad. Hoy celebramos la Dedicación de la Basílica de Letrán.

–El templo madre de todas las iglesias.

Cuatro Basílicas mayores tiene Roma, San Juan de Letrán, San Pedro del Vaticano, San Pablo Extramuros y Santa María la Mayor. Las cuatro tienen Puerta santa y Altar pontificio. Y la más antigua y venerable es la Basílica de San Juan de Letrán, construida por el emperador Constantino en la antigua sede de la noble familia patricia de los Lateranos, y consagrada por el Papa San Silvestre en el año 324. Toda la Iglesia Católica celebra en la liturgia el día de su Dedicación el 9 de noviembre, reconociendo en ella la iglesia madre y cabeza de todas las iglesias del mundo, omnium Urbis et Orbis ecclesiarum mater et caput, la Catedral del Obispo de Roma. Bendigamos al Señor.

Cinco de los Concilios Ecuménicos celebrados por la Iglesia Católica tuvieron su sede en la Basílica de Letrán: el Concilio I de Letrán (1123-1124), el II (1139), el III (1179), el IV (1215-1216) y el V (1512-1517).

Leer más... »

14.09.13

(235) La exaltación de la Santa Cruz

–Hoy la cosa va en serio.

–¿Y cuándo no?

Hoy la Iglesia universal celebra en su Liturgia la Exaltación de la Santa Cruz. Vivamos con alegría inmensa y con gratitud indecible hacia Dios esta maravillosa fiesta del Año litúrgico. «Tanto amó Dios al mundo que le entregó su Hijo unigénito [primero en Belén, por la encarnación, y finalmente en la Cruz, en el misterio de la redención), para que todo el que crea en Él no muera, sino que tenga vida eterna» (Jn 3,16). La Cruz es la máxima declaración de amor que Dios nos hace a los hombres. Es la epifanía suprema de Dios mismo, que es amor.

La Tradición católica de los Padres, del Magisterio y de los grandes maestros espirituales «dice» una y otra vez que Dios quiso en su providencia el sacrificio redentor de Cristo en la Cruz. Lo afirmamos hoy en todas las iglesias del mundo al celebrar la Misa, rezando en la oración colecta:

–«Señor Dios nuestro, que has querido realizar la salvación de todos los hombres por medio de tu Hijo, muerto en la cruz; concédenos, te rogamos, a quienes hemos conociddo en la tierra este misterio, alcanzar en el cielo los premios de la vida eterna».

Leer más... »

24.12.12

8.04.12

(175-2) CRISTO HA RESUCITADO VERDADERAMENTE. ¡Aleluya!

Suele decirse que emplear las mayúsculas al escribir en internet es como dar un grito cuando se está conversando: un signo de mala educación. Pero toda norma tiene sus excepciones. En estos días pascuales los cristianos gritamos al mundo que Cristo HA RESUCITADO VERDADERAMENTE, y lo hacemos con una alegría indecible, que trata de expresar la inefable palabra: «¡Aleluya!».

Hace unos días la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe, con la aprobación de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española, publicó una Notificación sobre algunas obras del Prof. Andrés Torres Queiruga. Y entre «los elementos de la fe de la Iglesia que quedan distorsionados en sus escritos» (26), reprueba un error que no pocos de nuestros fieles lectores van a tener que escuchar y padecer en las predicaciones de las Misas del tiempo pascual. En efecto, son frecuentes los Evangelios de esos días que recuerdan las numerosas apariciones de Jesús, habidas entre su Resurrección y su Ascensión a los cielos. Pues bien, precisamente estos días se verá «distorsionada» esta fe en aquellas Iglesias locales donde «nuevos paradigmas», como los de Queiruga, Pagola y tantos otros, han prevalecido sobre la fe de la Iglesia. Como la Notificación aludida denuncia estos errores, reafirmando la fe católica, convendrá recordarla –los subrayados son míos­–:

Leer más... »

24.12.11

(165-3) Belleza de la Liturgia cristiana, grandiosa en la Navidad

–Llegó la Navidad.

–Es usted muy observador. No se le escapa una. Le voy a hacer una pregunta.

¿Cuál es la mayor belleza del mundo visible?

–Las montañas y los bosques, los ríos, las flores, las estrellas, los cielos con nubes luminosas… –No.

–Los niños, los hombres y mujeres, la poesía, la música, las catedrales, la literatura, los juegos deportivos y atléticos, las artes visuales, la danza, los barcos de vela… –No.

–La fotografía, la… –No, hombre, no. ¿Cómo va a ser la fotografía más bella que las realidades que capta?

–Pues no sé. Me rindo.

La liturgia de la Iglesia es la mayor belleza del mundo visible. En el marco sagrado del templo se unen armoniosamente palabras y acciones, luces y flores, lecturas y cantos. Quizá las palabras en un templo concreto –¡o en muchos!– no estén bien pronunciadas, ni los cantos valgan gran cosa, ni tampoco las acciones y el lugar sean tan elegantes como debieran. A veces, hay que reconocerlo, son feos. Y a veces, también hay que reconocerlo, son muy bellos. Pero podemos afirmar siempre que la liturgia es lo más bello que hay en la humanidad, porque siempre es signo visible de la gracia divina invisible. Cristo está presente en la celebración litúrgica, y en ella se manifiesta y comunica a los cristianos.

Leer más... »