InfoCatólica / Reforma o apostasía / Categoría: Cruz gloriosa

6.10.11

(156) La Cruz gloriosa –XX. La devoción a la Cruz. y 16

–Gran santo, realmente.

–Los santos de Cristo son mucho más grandes de lo que nosotros, pobreticos, alcanzamos a imaginar.

San Juan de Dios (+1550)

En 1495 nace Joâo Cidade Duarte en Montemor-o-Novo, Portugal. A los 12 años trabaja como pastor en Oropesa (Toledo, España) y a los 27 se alista en el ejército, donde permanece y combate hasta 1532. Pasa a Ceuta, África, como servidor de un caballero, se hace allí vendedor de libros, vuelve a España en 1538 y establece una librería en Granada. Al año siguiente se produce su conversión, oyendo una predicación de San Juan de Ávila. Se desprende de todo, y vaga por la ciudad como un loco. Es encerrado por un tiempo en el Hospital, donde conoce la situación miserable de pobres y enfermos. Dedica en delante su vida a servirlos, recibe del Obispo el nombre de «Juan de Dios», funda un Hospital y reúne discípulos, que vienen a formar una Orden Hospitalaria, la de los Hermanos de San Juan de Dios. Esta Orden llegará a multiplicar su caritativa presencia en los cinco continentes. Muere Juan de Dios en Granada a los 55 años, y es canonizado en 1690.

Leer más... »

29.09.11

(155) La Cruz gloriosa –XIX. La devoción a la Cruz. 15

–¿Marta Robin?…

–Una vez más compruebo la amplitud oceánica de su ignorancia.

Marthe Robin (+1981)

Nace en Châteauneuf-de-Galaure, Francia (1902), sexta y última hija de un matrimonio de agricultores, que viven en una finca próxima al pueblo. El Señor enciende en Marta desde su infancia una gran devoción a la oración, a la comunión eucarística y a la caridad servicial. Va a la escuela hasta los 13 años, faltando con frecuencia a causa de su frágil salud. A los 18 años sufre una encefalitis que afecta a sus centros nerviosos. En 1928 la enfermedad paraliza ya definitivamente sus miembros inferiores y más tarde los superiores. Permanece paralizada en cama hasta su muerte.

En 1930 recibe los estigmas del Crucificado. La deglución se paraliza también y ya no podrá comer nunca más, ni beber, ni dormir, hasta su muerte, es decir, durante 50 años. Solo se alimenta de la comunión eucarística que recibe una vez por semana. Desde entonces revive todos los viernes la pasión del Señor. En 1928 su párroco Faure viene a ser su director espiritual, y quien la asiste durante los primeros años en la «pasión» que sufre los viernes. En 1936 le concede Dios la asistencia permanente de un buen sacerdote diocesano de Lyon, Georges Finet, elegido por Dios para ser padre espiritual de Marta y para iniciar junto con ella una Obra, los «Foyers de charité».

Leer más... »

22.09.11

(154) La Cruz gloriosa –XVIII. La devoción a la Cruz. 14

–Hoy, 23 de septiembre, memoria litúrgica de San Pío de Pietrelcina.

–Estrella muy grande en el cielo de la santidad de la Iglesia. «Uno es el resplandor del sol, otro el de la luna y otro el de las estrellas, y una estrella se diferencia de la otra en el resplandor» (1Cor 15,41).

San Pío de Pietrelcina (+1968)

Nacido en Pietrelcina (1887), de familia muy cristiana, Francesco Forgione ingresó a los dieciséis años en los Capuchinos, y fue ordenado sacerdote en 1910. Fue destinado en 1916 al convento de San Giovanni Rotondo, región de Apulia, donde permaneció hasta su muerte. El Señor lo eligió y envió para convertir pecadores, y por eso lo configuró muy especialmente con Cristo crucificado por medio del sacerdocio, los estigmas, la celebración de la Misa –en la que revivía la Pasión–, las horas innumerables de confesonario, las enfermedades, las calumnias y las persecuciones, también de altos eclesiásticos, confortándolo a veces con éxtasis y apariciones, y concediéndole hacer milagros. Fundó un gran hospital, la «Casa de Alivio del Sufrimiento» y los «Grupos de oración». Fue canonizado en el año 2002 (cf. Leandro Sáez de Ocariz, capuchino, Pío de Pietrelcina. Místico y apóstol, San Pablo, Madrid 1999, 3ª ed.= LSO).

Leer más... »

14.09.11

(153) La Cruz gloriosa –XVII. La devoción a la Cruz. 13

–Hoy, 14 de septiembre, celebramos la Exaltación de la Santa Cruz.

–En este blog llevamos 17 artículos exaltándola. Nos gloriamos solamente en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, en la cual el mundo está crucificado para nosotros, y nosotros para el mundo (cf. Gal 6,14)

Santa Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein) (+1937)

Edith Stein nace en Breslau, Alemania (1891), última de los 11 hijos de una familia fervientemente judía. Sin embargo, ya a los 13 pierde la fe y no puede creer en un Dios personal. Estudia filosofía y llega a ser en Gottinga ayudante de Husserl. En 1921, invitada en la finca de unos amigos, toma un libro al azar, lee en una noche la «Vida» de Santa Teresa, y al terminarla se dice: «ésta es la verdad». Bautizada en 1922, añade a su naciente espiritualidad carmelitana el influjo litúrgico benedictino de Beuron, cuyo abad Rafael Walzer es su director. Ingresa en el Carmelo en 1933, y al año siguiente toma el hábito y el nombre religioso, que sin duda la identifica plenamente: Teresia Benedicta a Cruce. Sus escritos son numerosos y excelentes, especialmente los redactados en el Carmelo. En 1942 es ejecutada en el campo de concentración nazi de Auschwitz, junto a su hermana Rosa, también conversa al catolicismo, ingresada en otro Carmelo como terciaria. Edith Stein fue beatificada en Colonia (1987) y canonizada en Roma (1998) por Juan Pablo II. En los dos últimos años de su vida, cerca ya de su martirio previsible, escribe su obra principal: «Ciencia de la Cruz».


Leer más... »

8.09.11

(152) La Cruz gloriosa –XVI. La devoción a la Cruz. 12

–Qué cosa, una madre de familia, tan gran maestra espiritual…

–Para que vea usted las maravillas que puede hacer el Espíritu Santo en un laico cristiano.

Concepción Cabrera de Armida (+1937)

María de la Concepción nace en una hacienda de San Luis Potosí, México (1862), se casa y viene a ser madre de nueve hijos. Queda viuda en 1901. En su Diario confiesa frecuentemente su fe en que «todos los hombres nacen para ser santos» (24-II-1911). Funda varias «Obras de la Cruz», entre las cuales destacan el Apostolado de la Cruz, para seglares, las Religiosas de la Cruz del Sagrado Corazón de Jesús, contemplativas, y los Misioneros del Espíritu Santo. Conchita, que siempre fue seglar, dejó a su muerte sesenta y seis volúmenes manuscritos. Sus virtudes fueron declaradas heroicas, y Juan Pablo II la reconoció como venerable en 1999. (Cito extractos del libro de Marie-Michel Philipon, O.P., Diario espiritual de una madre de familia, Desclée de Brouwer 1987, 6ª ed.; original francés, 1974; cf. hoy la misma obra puede hallarse en Edit. Ciudad Nueva, Madrid).

Leer más... »