(576) Epifanía creciente

Luca di Tommà. La adoración de los Reyes.

–Bueno, parece que esto se anima un poco.

–Todo lo que voy tratando, sea lo que sea, es siempre «causa nostræ letitiæ» porque se funda en la palabra de Dios. Epifanía significa manifestación. Y en el cristianismo, epifanía de Dios en Nuestro Señor Jesucristo.

«Mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo». Así rezamos cada día en la Misa. Están perdidos aquellos que viven «sin esperanza y sin Dios en el mundo» (Ef 2,12). Y la esperanza ha de ser incondicional, porque no se apoya en la situación presente del mundo, de Israel, el del A.T., ni de la Iglesia: se apoya en Dios, en su bondad, en su misericordia, en sus promesas.

 

Abraham

«Dijo Yavé a Abraham: “Salte de tu tierra, de tu parentela, de la casa de tu padre, para la tierra que yo te indicaré. Yo te haré un gran pueblo, te bendeciré y engrandeceré tu nombre, que será bendición… Y en ti serán bendecidas todas las familias de la tierra». Partió Abraham conforme Dios le había dicho… Al salir de Jarán tenía Abraham setenta y cinco años» (Gén 12,1-4), y ningún hijo.

Increíble: dejarlo todo, salir de su tierra y de su tribu familiar, hacia una tierra desconocida, esperar contra toda esperanza, a los setenta y cinco años, sin hijos, llegar a ser padre de un gran pueblo, esperar que en él, en su descendencia, serán bendecidas por Dios, salvadas, todas las naciones de la tierra… Fantasía, locura, quizá lenguaje simbólico. La fe de Abraham.

 

Los profetas de Israel

«Todos los pueblos vendrán a postrarse en tu presencia, Señor, y bendecirán tu Nombre: “Grande eres tú, y haces maravillas. Tú eres el único Dios”» (Sal 85,10; cf. Tob 13,13; Is 60; Jer 16,19; Dan 7,27; Os 11,10-11; Sof 2,11; Zac 8,22-23; Mt 8,11; 12,21; Lc 13,29; Rm 15,12; etc.).

El pueblo judío, sostenido por la Palabra de Dios que patriarcas y profetas le transmiten, siendo una nación de segunda categoría, siempre sujeta a otras naciones más poderosas, que sufre exilios prolongados –Egipto, Babilonia–, desde lo más profundo de su humildad y de su humillación, cree y espera que de él saldrá un Salvador del mundo: el Mesías Salvador, que atraerá finalmente la adoración de todos los reyes y naciones.

 

Nace Jesús, el Salvador, en la plenitud de los tiempos

En Belén, María, desposada con José, «dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo reclinó en un pesebre» (Lc 2,7). «Le fue impuesto el nombre de Jesús» (2,21). Obedecieron así al Señor, que por el ángel Gabriel les había mandado: «le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados» (Mt 1,21).

El Verbo divino eterno, hecho hombre en María por obra del Espíritu santo, entra en el mundo del modo más humilde, por la puerta de servicio. María no se duele ni se avergüenza por eso, sino que se alegra de esa pobreza con un gozo inefable, como lo manifiesta en el Magnificat. Y comienza la Epifanía…

 

Los pastores y los ángeles

«Unos pastores, acampados al raso, velaban por su rebaño. Un ángel se presentó ante ellos y la gloria del Señor los envolvió en su resplandor. Y  temieron mucho. Pero el ángel les dijo: “No temáis, pues os anuncio una gran alegría… Os ha nacido hoy un Salvador, que es el Cristo Señor, en la ciudad de David”… Y de pronto aparició con el ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios» (Lc 2,8-13).

Primera Epifanía modestísima, a unos pastores que más sabrían de sus animales que de las Escrituras. Pero que fueron «con prisa» a donde estaba Jesús, y lo adoraron bien ciertos de que era el Salvador del mundo prometido ya a Abraham. Una epifanía, sin embargo, grandiosa por la aparición esplendorosa de los ángeles.

 

Simeón y Ana

A los pastores se añaden dos ancianos. Se amplía un poquito la Epifanía del Unigénito divino. Presentado Jesús en el Templo, es reconocido por Simeón, avisado por el Espiritu Santo. Era Simeón un anciano «justo y piadoso, que esperaba la consolación de Israel» (Lc 2,25). Le fue dado tener en sus brazos al Niño, y alabando lleno de gozo al Señor,  podía ya morirse en paz. Y también Ana, anciana de 84 años, que «no abandonaba el templo, sirviendo día y noche, en oración y ayunos», conoció y reconoció al Mesías: «glorificaba a Dios, y hablaba de él a todos los que esperaban la redención de Israel» (Lc 2,36-38).

Unos pastores y dos ancianos… Algo es algo… La llama de la fe y de la esperanza ardía en el corazón de algunos judíos piadosos, que no apagaban esa llama a pesar de estar humillados en la servidumbre del Imperio romano. Movidos por el Espíritu Santo, se acercaban a Jesús y lo adoraban como Mesías Salvador.

 

Los Magos venidos del Oriente

«Después que nació Jesús en Belén de Judea», llegaron a Jerusalén unos sabios el Oriente. Traídos por el Espíritu Santo, que los guió por medio de una estrella, llegaron con gran alegría a Belén, «y vieron al niño con María, su madre. Y postrados lo adoraron. Abrieron sus tesoros y le ofrecieron dones: oro, incienso y mirra» (Mt 2,1-11).

Esta Epifanía implica un crecimiento cualitativo, y es la que como tal se celebra en el Año litúrgico de la Iglesia. San León Magno la contempla en un sermón sobre la Epifanía: «Que todas las naciones, en la persona de los tres Magos, adoren al Autor del universo, y que Dios sea conocido no ya sólo en Judea, sino también en el mundo entero, para que por doquier sea grande su nombre en Israel… Celebremos, pues, con gozo espiritual el día que es el de nuestras primicias y aquél en que comenzó la salvación de los paganos… Abraham vió este día, y se llenó de alegría, cuando supo que sus hijos según la fe serían benditos en su descendencia, a saber, en Cristo, y él se vio a sí mismo, por su fe, como futuro padre de todos los pueblos… También David anunciaba este día en los salmos cuando decía: “Todos los pueblos vendrán a postrarse en tu presencia, Señor, y bendecirán tu nombre”».

 

El bautismo de Jesús

En el río Jordán bautiza a Jesús su precursor Juan Bautista. Pasados unos treinta años de vida oculta en Nazaret, inicia Cristo su ministerio público evangelizador del Reino con una formidable Epifanía de la Santísima Trinidad. La voz del Padre, la presencia visible del Hijo, y el Espíritu Santo en figura de paloma, revelan por vez primera en ese momento inefable el misterio de la Santísima Trinidad (Mt 3,13-17; + Mc y Lc).

Todo el ministerio público de Jesús es una revelación del Padre («quien me ve a mí, ve al Padre»; Jn 14,9) y del Espíritu Santo («el Espíritu Santo que el Padre enviará en mi nombre»; Jn 14,26).

 

La vida pública de Jesús

La vida de Cristo, toda ella, es una Epifanía siempre creciente: su oración, su predicación, sus milagros, su pasión, su resurrección, su ascensión a los cielos, el envío del Espíritu Santo en Pentecostés… Jesucristo es la Epifanía de la Santísima Trinidad. Por el misterio de su encarnación, «la luz de su gloria brilló ante nuestros ojos con nuevo resplandor, para que conociendo a Dios visiblemente, él nos lleve al amor de lo invisible» (Pref. I Navidad).

 

La vida de la Iglesia

En medio del mundo la Iglesia es revelación de Cristo, Epifanía por tanto de la Santísima Trinidad. Ella, como Esposa de Cristo, como Cuerpo de Cristo, como «sacramento universal de salvación» (Vat. II, LG 48; AG 1), por la predicación y los sacramentos, revela y comunica al Verbo encarnado. Y realiza misteriosamente, a pesar de los errores y pecados de sus miembros, la promesa de Jesús: «el Espíritu de la verdad os guiará hacia la verdad completa» (Jn 16,13).

 

La Parusía será la Epifanía total

La segunda venida de Cristo al fin de los tiempos en gloria y majestad, acompañado de sus ángeles y santos, será la Epifanía del Señor plena y definitiva. Nadie podrá negarla, tampoco los incrédulos. Ya quedaron vencidos el Anticristo y la Apostasía de tantos.

Y será al mismo tiempo la Epifanía de los cristianos, que somos su Cuerpo: «Ahora somos hijos de Dios, aunque aún no se ha manifestado lo que hemos de ser. Sabemos que cuando [Cristo] aparezca, seremos semejantes a Él, porque le veremos tal cual es» (1Jn 3,2). «Somos ciudadanos del cielo, de donde esperamos al Salvador y Señor Jesucristo, que reformará el cuerpo de nuestra miseria conforme a su cuerpo glorioso, en virtud del poder que tiene para someter a sí todas las cosas» (Flp 3,20-21).

 Finalmente, como enseñó Cristo, «habrá un solo rebaño y un solo pastor» (Jn 10,16). Y resonará grandioso entre los pueblos el clamor litúrgico de la Iglesia: «Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios, soberano de todo; justos y verdaderos tus designios, Rey de las naciones. ¿Quién no te respetará? ¿quién no dará gloria a tu Nombre, si sólo tú eres santo? Todas las naciones vendrán a postrarse en tu presencia» (Ap 15,3-4).

 

Libres del mundo

Siendo ésta la altísima esperanza de los cristianos, no tenemos ante el mundo ningún complejo de inferioridad, no nos asustan sus persecuciones, ni nos fascinan sus halagos, y tampoco se nos pasa por la mente la idea de que la Iglesia viva retrasada dos siglos en relación al mundo presente. No nos atemorizan los zarpazos de la Bestia, azuzada y potenciada por el Diablo, que «sabe que le queda poco tiempo» (Ap 12,12). Los cristianos sabemos con toda certeza que el Príncipe de este mundo ha sido vencido por Cristo, y por eso mismo no tenemos ni siquiera la tentación de establecer complicidades oscuras con su mundo de pecado.

Nuestro Señor y Salvador Jesucristo

Que los reyes de Saba y de Arabia le ofrezcan sus dones; que se postren ante él todos los reyes, y que todos los pueblos le sirvan… Que él sea la bendición de todos los pueblos, y lo proclamen dichoso todas las razas de la tierra… Bendito por siempre su Nombre glorioso; que su gloria llene la tierra. ¡Amén, amén! (Sal 71).

José María Iraburu, sacerdote

Índice de Reforma o apostasía

 

15 comentarios

  
José
Gracias P. Iraburu. Venturoso año 2020 y que Dios le ayude como siempre. Me pongo a meditar y a rezar con su bendito escrito. Tiene efecto balsámico y analgésico. Gracias mil.
----------------------
JMI- Tardo en contestar por avería de programa.
Doy muchas gracias a Dios por los buenos efectos de mi modesto escrito.
Bendición +
06/01/20 10:26 PM
  
estéfano sobrino
En efectos, tantas epifanías... y tantos oídos sordos.
Tendremos que limpiar un poco nuestros oídos, aclarar la garganta para que se oiga nuestra voz, pedir su empuje al Espíritu Santo, y no perder nunca la esperanza, que no se pierde nada de lo que se hace por Dios.

---------------------------------------
JMI.-Jesucristo daba oído a los sordos, habla a los mudos, movimiento a los paralíticos... Jesús bendito, sánanos de todo eso, que nos hace mucha falta. Oír a Dios y enterarnos, escuchar a los prójimos; rezar a Dios y hablar con los hermanos; movernos para todo lo que Dios nos mueva por el ESanto...
Bendición +
07/01/20 5:13 PM
  
Juan
Tienen razón los que acusan a la Iglesia de ir retrasada en relación al mundo. Concretamente lleva 2 milenios de retraso. 2 milenios de retraso en una carrera hacia el abismo. Eso es muchísima distancia, yo creo que aunque queramos no les cogemos ni aposta. Feliz año 2020, P. Iraburu y comunidad de Infocatólica.
-----------------------------
JMI.-Así es, muy bien visto. La Iglesia a veinte siglos de retraso en la carrera del mundo hacia el abismo... Dios nos salva, Dios nos salve, Dios nos salvará.
Bendición +
07/01/20 6:34 PM
  
Piedad
El Señor lo Bendiga Padre Iraburu por su lúcida enseñanza sobre la Epifanía de Nuestro Dios Uno y Trino, de manera constante y permanente por más de dos mil años. Su escrito describe el fundamento radical de nuestra Fe Católica, de ahí que nos induzca a la reflexión sobre nuestra situación personal ante la realidad del mundo y de la Iglesia, en la etapa que nos ha correspondido vivir. Ello motiva mis ruegos al Padre Celestial para que envíe a Su Iglesia Buenos Pastores que afirmen, con su proceder y su vida ejemplar, La Presencia de Nuestro Dios entre nosotros, manifestada en correctas y respetuosas prácticas litúrgicas, en la Eucaristía y a través de todos los Sacramentos. De lo contrario, sin ésta ayuda de Dios, no se cómo podremos sostener nuestra Esperanza.
----------------------------------
JMI.-Sin el Señor no podemos hacer nada. Nada.
Con Él lo podemos todo, porque lo que es imposible para los hombres es posible para Dios.
Gracias por sus bondadosas palabras. Bendición +
08/01/20 8:41 AM
  
El abismo
La religión progresista y modernista del Nuevo Orden ; irán al abismo , junto con la política ; al lago de fuego qué arde con azufre.

La Iglesia Verdadera está llamada a salir de la política ; a salir de Babilonia.

¡¡¡ FELIZ EPIFANIA. !!!



-----------------------------------------
JMI.-A "salir de la política" o a "entrar en ella" con una acción política llena de verdad, bondad, esperanza, amor al bien común, servicio... ¡¡y religiosidad!!
Lo que Dios providente nos dé a hacer en cada situación y tiempo.
Bendición +
08/01/20 10:21 AM
  
El abismo
Buenos días padre José María. ; a mi juicio, se necesita mucho amor y mucha buena fe para creer en la política. ; al menos en la acción política hasta el día de hoy conocida.

Hay quien dice, qué a partir de ahora, empieza la " reconquista. ". Sigo pensando qué la Iglesia Verdadera está llamada a salir de la política y a salvar los muebles. : la derecha. La izquierda no tiene remedio. ; no se convencera jamás.

Un cordial saludo y Feliz Epifania.
------------------------------------------------------
JMI.-En dos parrafitos no se puede decir algo inteligible sobre si "cree en la política" y cuestiones anexas. Es tema muy complejo que no puede liquidarse en seis líneas.
En la BAC, en su serie de DOCTRINA PONTIFICIA, hay un volumen de 1.073 pgs. titulado DOCTRINA POLÍTICA. Ahí puede usted consultar lo que la Iglesia piensa y enseña sobre la política en un montón de Encíclicas, Exhortaciones, Discursos, etc. ¡Y el Vaticano II! da también mucha doctrina. Y si busca usted en mi blog, verá que en la serie de posts CATÓLICOS Y POLÍTICA (95-125) dediqué yo al tema numerosos artículos.


08/01/20 12:03 PM
  
El abismo
Lo siento, padre José María. ; independientemente de lo que la Iglesia y el Concilio Vaticano II. digan acerca de la política, sigo pensando lo que pienso ; personalmente ; sólo creo en el Reino de Dios. A mi juicio, la política es el reino del Diablo ; y el Diablo es el "dios " de la política.

Es una opinión personal y no estoy hablando en nombre de la Iglesia.Espero ser respetado .

Un cordial saludo y mi mas filial afecto.

¡¡¡ FELIZ EPIFANIA. !!!
-----------------------------------
JMI.-No, ciertamente no habla usted en nombre de la Iglesia. Eso no lo dudo.
Más aún, con todo respeto le diré que su pensamiento es inconciliable con el Magisterio apostólico acerca de la política, de la misión de los laicos, de la doctrina social, etc.
Feliz y santa Epifanía.
08/01/20 4:22 PM
  
El abismo
Buenas tardes padre José. María: muchas gracias por su aclaración sobre el " Magisterio apostólico acerca de la política "....... Sigo pensando y creyendo en el Reino de Dios ; en la Santísima Trinidad, y en la Santísima Virgen María.

Creo en la Santa Madre Iglesia ; Pura, sin mancha ni arruga, ni nada semejante ; sino Santa e Inmaculada, cómo nos dice San Pablo., y cómo la Santísima Virgen. María.
.


No creo en una religión ni en ninguna "iglesia " prostituida con la política. .

Reciba un cordial saludo y mi más filial afecto.


¡¡¡ FELIZ Y SANTA EPIFANIA. !!!
---------------------------------------------
JMI.-Para ser más exacto:
"Creo en la Santa Madre Iglesia. Pero no creo en su Magisterio apostólico sobre la política y lo rechazo. Sobre ese tema prefiero atenerme a mi propio pensamiento".

08/01/20 6:28 PM
  
Juan José Acebal
Muchas gracias P. Iraburu por sus enseñanzas. El libro que Vd. recomienda en la respuesta al comentario de "El abismo", de la editorial BAC, "Doctrina Pontificia II Documentos Políticos" está descatalogado, pero los que estén interesados, pueden leerlo en la página: https://ia800906.us.archive.org/25/items/doctrinapontific02unse/doctrinapontific02unse.pdf
Saludos cordiales.
-------------------------------
JMI.-Gracias por su gratitud y por la información.
Bendición +
08/01/20 11:10 PM
  
Manuel d
Muchas gracias por esta entrada estimado Padre. Nos sirve para reafirmar nuestra esperanza de que Nuestro Señor Jesucristo ha vencido a la muerte y de que en Su segunda venida gloriosa se manifestará como tal vencedor y salvador nuestro.
Que el Señor le bendiga en este comienzo de nuevo año.
------------------------------
JMI.-Gracias por su gratitud y su oración.
Bendición +
08/01/20 11:32 PM
  
Jose Ignacio
Muchas gracias Padre por el sublime articulo.
------------------------------
JMI.-Que es un mosaico de palabras de la Sgda. Escritura.
Bendición +
10/01/20 9:15 AM
  
Javier Del Kyrios
Gracias querido y fiel Ministro del Señor y de Su Reino,padre Iraburu. Así es: LA Única Iglesia del Señor atrasa,Bendito Sea Dios Uno y Trino,lo que La Masonería adelanta: Gloriosa Señal. En el Mundo (adelantado al abismo) sin ser del Mundo,sino del Cuerpo Místico y Esposa del Señor. ... ah! Y aunque la falsa iglesia se vista de seda,falsa iglesia se queda.

Nuestra Madre pisará la cabeza de la serpiente antigüa,Lucifer,con el Poder que Dios le dió,y con el celo por La Gloria de Dios y La Salvación de las almas que Él Espíritu Santo le da a los Católicos que se lo piden
10/01/20 10:04 AM
  
Daniel Iglesias
Muchas gracias, P. José María.
Sus artículos ayudan mucho a vencer la tentación del desánimo o desesperanza.
¡Feliz Epifanía!

---------------------------------
JMI.-Gracias, Daniel.
Abrazo y bendición +

En realidad lo que hago a veces, como en este caso, es simplemente una antología de frases de la Sgda. Escritura sobre un tema.
11/01/20 2:33 PM
  
hornero (Argentina)
"Todo el ministerio público de Jesús es una revelación del Padre («quien me ve a mí, ve al Padre»; Jn 14,9) y del Espíritu Santo («el Espíritu Santo que el Padre enviará en mi nombre»; Jn 14,26)". María fue la primera en recibir esta revelación cuando el ángel le anuncia su Maternidad divina. Luego, su vida transcurrió junto a su Hijo, recibiendo de Él las divinas confidencias de la misión que traía de su Padre. Ya en la Presentación al Templo, ya cuando es buscado y hallado a los doce años entre los doctores de la Ley, María recibe el misterio de Jesús, que Ella "guardaba en su corazón" (Luc 2,51). Hoy, María viene enviada por Su Hijo como Aurora que irradia la Luz de la Gloria de Cristo sobre la Iglesia y la humanidad toda. Cristo se manifiesta de modo creciente por medio de Su Madre, a fin de que Ella prepare el camino a su Segunda Venida. “La segunda venida de Cristo al fin de los tiempos en gloria y majestad, acompañado de sus ángeles y santos, será la Epifanía del Señor plena y definitiva”, nos dice el P. Iraburu. Debemos agradecer a Jesús que nos haga conocer por medio de la Virgen, Su Madre y nuestra Madre, “La Epifanía creciente”, como titula el P. José María, este su artículo.
--------------------------------------
JMI.- ¡Ven, Señor Jesús! ¡Venga a nosotros tu Reino!
11/01/20 4:44 PM
  
El abismo
Buenos días padre José María: " para ser más exactos " ; así es, cómo usted lo dice. Espero ser respetado.

Reciba un cordial saludo y mi más filial afecto.

¡¡¡ FELIZ EPIFANIA CRECIENTE, !!!
12/01/20 1:06 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.