InfoCatólica / Que no te la cuenten / Categoría: España y América

12.09.19

Sarmiento en sus fuentes (4-5). Indios, gauchos, mujeres y blasfemias

(Aviso y error: habíamos publicado el último post, antes de éste). 

1. Su racismo anti-indigenista

El “liberal”, el hombre civilizado, progresista, ¿era realmente un hombre como diríamos hoy “de avanzada”? ¿Qué pensaba acerca de los pobres, de los inmigrantes, de la mujer, etc?

       Sobre los irlandeses que huían de su país por la famosa hambruna de la papa dirá:

“Es fortuna que sean pocos los irlandeses que se dirigen a estas pla­yas. La emigración irlandesa ha sido la más atrasada e ignorante que llegaba de Europa. En Irlanda el pueblo se conserva por siglos ig­norante y fanático, pues se halla sometido a la tutela de directores eclesiásticos… Con la in­capacidad que les da su falta absoluta de edu­cación, traen la inteligencia de los bárbaros”[1].

Acerca del presidente mártir del Ecuador, Gabriel Gar­cía Moreno, asesinado alevosamente por la masonería en 1875 después de haber consagrado su nación al Sagrado Corazón de Jesús dirá:

“era un malvado y faná­tico tirano, apoyado por la ignorancia y la es­tupidez de las masas indias y negras[2].

       Su racismo anti-indígena le hará decir acerca de nuestros hermanos paraguayos, masacrados inicuamente en la Guerra del Paraguay al hablar de Solano López:

“Al frenético, idiota, bru­to y feroz borracho Solano López, lo acompañan miles de animales que le obedecen y mueren de miedo. Es providencial que un tirano haya he­cho morir a todo ese pueblo guaraní. Era preci­so purgar la tierra de toda esa excrecencia humana: raza perdida de cuyo contagio hay que librarse”[3]. “Dios no nos pedirá cuenta de la sangre derramada”[4].

Y continuaba diciendo acerca de los indios:

“Por los salvajes de América sentimos una invencible repugnancia sin poderlo remediar”[5]. “¿Lograremos exterminar a los indios? (…). El exterminio de esa canalla es providencial y útil, sublime y grande… Dejarles los niños (a las madres indígenas) es perpetuar la barbarie. Hay caridad en alejarlos cuanto antes de esa infección… (Se les debe exterminar) sin ni siquiera perdonar al pequeño que tiene ya el odio instintivo al hombre civilizado”[6].

Leer más... »

11.09.19

Sarmiento en sus fuentes (5-5). Conclusión

Algo más sobre la mujer y sobre los judíos

a. Sobre la mujer

El hombre que habría de regir los destinos del país, no podía gobernar ni sus propias pasiones. Veamos si no, lo que él mismo le escribe a Demetrio Rodríguez Peña en 1846, con treinta y cinco años, ante un encuentro con la veterana unitaria Mariquita Sánchez de Thompson:

“Nos hicimos amigos, tanto que una mañana, solos, sentados en un sofá, hablando, sentí (…), ¡Vamos, a cualquiera le puede suceder otro tanto!, me sorprendí víctima triste de una erección, tan porfiada que estaba a punto de interrumpirla y, no obstante sus 60 años, violarla. Felizmente entró alguien y me salvó de tamaño atentado”.

Todo un defensor de la dignidad de la mujer…

b. Sobre los judíos

Dado que no gozamos ni del tiempo ni del grado de impunidad del “gran sanjuanino”, apelaremos sólo a una de sus citas respecto del pueblo de Israel:

“El pueblo judío esparcido por toda la tierra ejerciendo la usura y acumulando millones, rechazando la patria en que nace y muere por un ideal que baña escasamente el Jordan y a la que no piensa volver jamás. Este sueño que se perpetúa hace 20 ó 30 siglos, pues viene desde el origen de la raza, continúa hasta hoy perturbando la economía de las sociedades en que viven, pero que no forman parte.

Leer más... »

9.09.19

Sarmiento en sus fuentes (3-5). Su catolicismo liberal

Es propio del catolicismo liberal hacerse un Dios a su medida, “a la carta”, tomando de las enseñanzas de la Iglesia lo que más conviene. Como hemos visto más arriba, Sarmiento tuvo una educación católica que, con el tiempo irá perdiendo hasta convertirse en un furioso anti-catolicismo y anti-clericalismo (que no significa anti-cristianismo, necesariamente). ¿De dónde le habrá venido? Es él mismo quien nos da la pauta, recordando el lejano año de 1827, cuando contaba con sólo dieciséis años de edad:

“Cuando el canónigo Pedro Ignacio de Cas­tro Barros hizo una misión pública predicando quince días en la plaza de San Juan, yo asistía con asiduidad procu­rando ganar desde temprano lugar favorecido (…). Hice confesión general con él; y lo consulté, “acercándome más y más a aquella fuente de luz”[1].

Pero poco después de aquellos hechos se disgustó con el predicador al oírle “vociferar contra Rivadavia y del Carril, Rousseau y Llorente”, es decir, contra el liberalismo imperante que todo lo permitía, incluso los desbandes morales juveniles tan propios de un adolescente que, según él lo declara “hacía de la noche día, viviendo en alegre romería[2].

Leer más... »

6.09.19

Sarmiento en sus fuentes (2-5). Su amor a la Patria

Normalmente los próceres son personas que han amado lo propio, han hecho del amor a la Patria, la tierra de los padres, uno de sus pilares. ¿Era así con Sarmiento? ¿qué pensaba de la Argentina, cuáles eran sus intereses respecto de ella?

A decir verdad, “el maestro de América reclamó siempre para sí la divisa de Pacuvio: “Ubi bene, ibi patria” (donde estoy bien, allí está mi patria). A quienes pensaban lo contrario –como el patriota Frías– les decía: “los más imbuidos en los dogmas del cristianismo son los más tercos y los más rencorosos (…) por un despunte de tierras estériles”[1].

De nada valía el terruño propio, tanto que el 5 de agosto de 1849, a propósito de Chile, dirá:

“Todos mis esfuerzos de contracción se circunscribieron al asunto (sobre las ventajas para Chile de ocupar el Estrecho de Magallanes y fundar allí una población), y una vez seguro de que la tentativa era posible, inicié la redacción de El Progreso (en 1842) con una serie de estudios que hoy, después de ocho años, no son del todo estériles”[2].

Leer más... »

4.09.19

Carta de Barcelona: Cataluña pacificada

Por Srdja Trifkovic

(Traducido de Chronicles Magazine por Enrique de Zwart para www.quenotelacuenten.org)

 

3 de Septiembre de 2019

De vuelta en Barcelona después de casi tres años, y una novedad obvia es que hay menos banderas de Estelada colgadas de los balcones y ventanas de la ciudad. Algunos siguen ahí fuera, cansadas y pálidas, pero los separatistas de Cataluña parecen haberse quedado sin vapor. España ha capeado la tormenta de 2017-18, y todo es para mejor.

Es una reacción casi instintiva para un conservador apoyar el derecho de las naciones pequeñas a separarse de las más grandes y establecer un estado soberano. En el caso de Cataluña hay que resistir el impulso. El movimiento separatista nunca ha sido apoyado por la mayoría de los ocho millones de habitantes de la provincia. Peor aún, lejos de tratar de reafirmar la identidad y la cultura tradicionales de Cataluña, el movimiento utiliza el provincialismo artificial para enmascarar su esencia cosmopolita. Su fundamento ideológico es una mezcla de platitudes marxistas-culturales, federalismo pro-UE y derechos humanos. Rechaza no sólo el marco político del Reino de España, sino también su patrimonio cultural —precisamente porque es real y rico— en favor de uno imaginado y posmoderno.

Leer más... »