5.03.19

Lista de libros recomendados para formación católica seria (según las edades)

Post-post: hemos agregado alguna que otra modificación a raíz de los jugosos comentarios que tuvo el post.

P. Javier


Hace tiempo que llegó a mis manos un listado de libros recomendados según edades, confeccionado por los Padres Escolapios de la Argentina: una orden religiosa que, en los últimos años, ha dado -según me comentan- una “vuelta de tuerca” volviendo a sus orígenes con la obligada consecuencia de verse rápidamente bendecidos con nuevas y jóvenes vocaciones y -claro está- con algunas persecuciones.

Dado que muchas veces nos han consultado sobre “qué lecturas hacer según las edades", les dejo entonces aquí el catálogo con alguna que otra modificación que he hecho pues, quizás, pueda servirle a alguno (aviso por las dudas que no hemos leído todos los libros que aquí se enumeranpor lo que, si alguno tiene alguna objeción para hacer con fundamento, bienvenida será).

Leer más... »

2.03.19

25.02.19

Negacionismos: presiones y amenazas de la izquierda a un sacerdote de Cristo

Post post: luego de nuestro artículo, acaba de publicarse el siguiente texto en La Prensa, un conocido diario de la Argentina: AQUÍ

El “negacionismo” es ese delito del mundo moderno por el cual, si uno no opina como la minoría dominante, es echado al estercolero de la democracia.

Pongamos un ejemplo: si alguien, en el colmo de la insensatez, llegase a decir en Alemania que los judíos que padecieron bajo el régimen nazi fueron no seis millones sino 5.999.999, “sea anatema”.

Incluso si fuera judío quien lo afirmase (pregúntenle si no a Finkelnstein).

Algo análogo sucede en nuestro país, Argentina, con el tema de los 30.000 desaparecidos durante el último proceso cívico-militar que –con sus errores, claro- sepultó la violencia armada de los ’70: no importa que ya los mismos ex-guerrilleros digan que esa cifra mítica fue inventada para lograr llamar la atención, o que en tiempos del kirchnerismo se dijese que la cifra no llegaba a 6400, o que algunas de las madres –de izquierda, por cierto- diga que el número es una farsa.

No. Lo que interesa es el mito.

Leer más... »

24.02.19

"La Epopeya cristera", de Enrique Díaz Araujo

Publicamos aquí, la conferencia magistral de nuestro maestro, Enrique Díaz Araujo, sobre La Epopeya cristera. La misma es un resumen del libro homónimo que puede conseguirse en Amazon, tanto en su versión papel como digital.

Que no te la cuenten.

P. Javier Olivera Ravasi


La Epopeya cristera

Enrique Díaz Araujo

(Desgrabación de conferencia dictada en 2011)

 

Dentro del escaso tiempo que tenemos, y mi más escasa voz, trataremos de introducir no solamente la cuestión de los cristeros mexicanos, si no esta que ha abordado mi último librito que es el de los cristeros cubanos.

El tema de los cristeros mexicanos requiere de una presentación histórica, del cuadro histórico de México, sin el cual no se entiende, y como entre nosotros eso es poco conocido, yo tengo que dar una breve cuenta de eso.

En toda América, como decía ayer, se dio este proceso después de los siglos de la dominación española, de la independencia, de los gobiernos liberales, de la restauración, hasta los tiempos modernos.

Pero en México empieza a haber una diferencia, (es que), el primer movimiento que acá en nuestros manuales aparece como independentista no lo es, sino que se llama realmente el de la insurgencia, que acaudillan estos curas, Morelos e Hidalgo, y eso destapa una línea de las que se bifurca la historia de México, porque con estos, eh, en las mesnadas de estos curas llevan el virus de la destrucción del imperio español, no la independencia, no, eso no les interesaba, lo que era la insurgencia, insurgencia es decir la rebelión , la subversión contra los valores hispanos-cristianos. En, en, personificada en la persona de los españoles que residían en México, los gachupines, desatando el odio del otro estamento, el odio mestizo, de los chinacos. De manera que, en realidad, la época esta de la insurgencia es una guerra civil, una guerra racial, una guerra social, pero no una guerra política de independencia. Para alcanzar la guerra de la independencia hay que esperar a los años de 1820, con don Agustín de Iturbide, el gran libertador del septentrión, en que hizo todo lo contrario del que Morelos e Hidalgo. Él estableció el llamado “pacto trigarante”, o “las tres garantías”. La unión de los tres estamentos sociales la México, el sector de los indios, de los mestizos y de los blancos, primero; segundo, la independencia de España, con paz con España; y tercero, la religión católica como base de la sociedad mexicana. Ese fue el sistema trigarante que instauró Iturbide.

Leer más... »

21.02.19