El liberalismo es la iniquidad. P. Horacio Bojorge. El hombre no religioso. El pecado es la iniquidad (3-5)

Creo que a esta altura de mi exposición podemos entender mejor la relación que existe entre el pecado que es la iniquidad y los demás pecados que derivan de este pecado. Al volverse los hombres contra el Cielo, se vuelven unos contra otros en la tierra. 
Dios vino a buscar al hombre que había caído por el pecado original. Cuando el hombre caído se rehúsa a tomar la mano que se le extiende para levantarlo, cae aún más profunda e irremediablemente. 



A esta luz, la profecía de Malaquías, últimas palabras del Antiguo Testamento, adquiere tintes apocalípticos. Esta profecía cierra el Antiguo Testamento anunciando la venida de Elías. El Nuevo Testamento conecta esta vuelta de Elías con la venida del Bautista, precursora de la de Cristo: “He aquí que yo os envío al profeta Elías antes de que llegue el Día de Yahveh, grande y terrible. Él hará volver el corazón de los padres a los hijos, y el corazón de los hijos a los padres; no sea que venga yo a herir la tierra de anatema” . 

En nuestro mundo, los hombres irreligiosos y antirreligiosos tuvieron antepasados religiosos. Hay, junto con la rebelión contra el Dios Padre, una rebelión contra los propios padres. El corazón de los hijos se ha vuelto contra los padres y el corazón de los padres se ha vuelto contra los hijos. 

Si tras la venida de Cristo, que reconcilió todas las cosas con la sangre de su Cruz, - también a los padres con los hijos y los hijos con los padres, como sucedió en el mundo de la cultura católica -, si tras la venida de Cristo, - digo -, el hombre vuelve a rechazar a Cristo y al Padre, como hace el liberalismo, los hombres vuelven a enemistarse con Dios Padre y entre sí. 
Pero ya no hay posibilidad de una nueva reconciliación. Entonces, la única perspectiva que queda, es la de una tierra herida por el anatema. Un anatema que los hombres pudieron haber evitado pero rehusaron libremente evitar. Un anatema que libremente eligieron, malusando su libertad para rechazar el bien y elegir el mal. 

Un ejemplo de la rebeldía del hombre: 
El manifiesto kantiano de la liberación religiosa de la moral
 

Me he detenido en un recorrido de autores contemporáneos, que toman el pulso de las dolencias de la cultura actual y que comprueban, coincidentemente, todos, que estos males tienen su origen en la Reforma Luterana, la Revolución Francesa, la Ideología de la Ilustración, la Revolución soviética. 
De ese recorrido resulta patente que la emancipación irreligiosa de la moral conduce irremediablemente a la disolución de los vínculos morales entre los hombres. Estamos pues en condiciones de comprobar cómo la historia le está dando un desmentido a la utopía kantiana que propugnaba precisamente la emancipación de la moral de todo anclaje divino y religioso y su secularización. 

Escuchemos y juzguemos si fue acertado o no el manifiesto liberal de Kant: “La moral, - dice - en cuanto que está fundada sobre el concepto del hombre como un ser libre que por el hecho mismo de ser libre se liga él mismo por su Razón a leyes incondicionadas, no necesita ni de la idea de otro ser por encima del hombre para conocer el deber propio, ni de otro motivo impulsor que la ley misma para observarlo […] Así pues, la moral, por causa de ella misma (tanto objetivamente por lo que toca al querer, como subjetivamente por lo que toca al poder) no necesita en modo alguno de la Religión [entiéndase la revelación cristiana] sino que se basta a sí misma en virtud de la Razón pura Práctica” . 

Acabamos de oír el manifiesto de la iniquidad. 
La voz del pecado del que dimana todo otro pecado, de la impiedad religiosa de la que deriva toda impiedad entre los hombres: “seréis como dioses, conocedores del bien y del mal” . 
¿Acaso el hombre libre, según lo piensa el liberalismo, necesita de la revelación cristiana; de un Dios por encima de él, Padre o Hijo o Espíritu Santo; para vivir moralmente? No, gracias. ¿Acaso necesita ser salvado de algo por Dios? ¡Para nada! ¡El se basta a sí mismo! 

La bestia de muchos cuernos que decía grandes cosas 

Cuando leo este manifiesto de Kant, cuya falacia ha sido entretanto desenmascarada por la historia subsiguiente, pero sin embargo vigente y parecería que hoy más que nunca, acude espontáneamente a mi imaginación la última Bestia emergente del fondo del mar que vio en su sueño Daniel. 
Sabemos que el fondo del mar, en el lenguaje bíblico, es el lugar donde residen las potencias enemigas de Dios. La última Bestia que surge del mar, a diferencia de las anteriores, es una fiera que habla, dice grandes cosas, y sobre su cabeza despuntan y se multiplican los cuernos . Las grandes cosas que proclama son las mentiras de Satanás, mentiroso desde el principio y padre de la mentira. Y los cuernos son los múltiples poderes políticos basados en sus mentiras. 
Los intérpretes cristianos del Apocalipsis han visto, por eso, acertadamente, en esta Bestia y sus cuernos, las figuras de los poderes políticos y de las ideologías que los sustentan: naturalismo, racionalismo, libre pensamiento, liberalismo, socialismo, comunismo, marxismo, progresismo, secularismo, modernidad, post modernidad, etc. 

Esta Bestia es figura, pues, de la suma de la iniquidad, del rechazo de Cristo y de la rebelión contra Dios su Padre. Esta Bestia habla y dice grandes cosas. Opone a la Palabra de Dios, al Verbo hecho Hombre, su grandilocuencia y su verborrea, las voces de su propaganda, los discursos erróneos de su ideología, los manifiestos de su anomía. 

Si las bestias anteriores son temibles por sus fauces o sus garras, esta bestia lo es por su elocuencia engañosa. Una sofística convincente, opuesta a la Palabra de Dios, que, llegados al Apocalipsis de Juan, se convertirá en un croar de ranas ensordecedor. 
De esta Bestia, que figura a Satanás mismo, puede interpretarse el dicho del Señor: “No temáis a los que matan el cuerpo [el león el oso y el leopardo que ve Daniel] temed más bien a Aquél que puede llevar a la perdición alma y cuerpo [la cuarta bestia que dice grandes cosas, el Padre de la Mentira y todos sus servidores, el Príncipe de este mundo y todos los reinos que le pertenecen]” . 

El pecado es la iniquidad 

El liberalismo es, pues, una manifestación histórica del espíritu del Anticristo que prepara, incoándolo en la historia, el reinado final del Anticristo. “Misterio de la iniquidad” cuya irrupción en los últimos tiempos profetiza san Pablo en un texto sobre el que volveré en su momento (2ª Tes 2,7). 

Pero antes de hablar del misterio de la iniquidad paulino, volvamos a ocuparnos de la Anomía exponiendo cuál es su esencia según la expone la Sagrada Escritura. Y comencemos por la Primera Carta de San Juan. 

Afirma el Apóstol San Juan en su primera Carta: “El pecado es la iniquidad” . Nos conviene atender y tener en cuenta el contexto en que se engarza esta afirmación: 

“1 Ved qué [gran] amor nos ha dado el Padre para que seamos llamados [por Él] hijos de Dios, y ¡ya lo estamos siendo! Por esto el mundo no nos está reconociendo [nos está ignorando] a nosotros porque no le [re-] conoció a él [lo ignoró a él]. 
2 Carísimos, desde ahora estamos siendo hijos de Dios, aunque todavía no se ha revelado lo que seremos. Sabemos que, cuando se revele, seremos semejantes a él, porque le veremos tal cual es. 
3 Y todo el que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, como Él (Jesús) es puro . 
Todo el que comete el pecado (ten hamartían) comete también la iniquidad, (ten anomían) y el pecado (ten hamartían) es la iniquidad (ten anomían) . 
5 Y sabéis que Aquél se reveló para quitar los pecados y en él no hay pecado. 
6 Todo el que permanece en él, no anda pecando . Pero todo [el que es] pecador no le ha visto ni le ha conocido. 
7 Hijitos, que nadie os engañe (planáto). Quien practica la justicia es justo, como él es justo. 
8 Quien comete el pecado ése es del Diablo, porque el Diablo peca desde el principio. Y para esto apareció el Hijo de Dios, para destruir las obras del Diablo. 
9 Todo el que ha nacido de Dios no peca, porque la simiente de Dios esté en él, y no puede pecar, porque ha nacido de Dios. 
10 En esto se reconocen los hijos de Dios y los hijos del Diablo: todo el que no practica la justicia no es de Dios, ni tampoco el que no ama a su hermano”. (1ª Juan 3, 1-10) 

En este denso pasaje, Juan opone a los hijos de Dios y los hijos del Diablo. Dos generaciones, en el sentido de dos progenies o razas humanas. En toda la carta enseña a discernir quiénes pertenecen a la una o a la otra. 

Discernimiento necesario y arduo por dos motivos. El primero es que aún no se ha manifestado lo que serán los hijos de Dios. El segundo es que, siendo la raza de víboras, o la generación de la serpiente, o los hijos del Diablo, - todo es lo mismo - descendencia del Mentiroso desde el principio, ellos ¡Mienten! ¡De pensamiento, palabra y con la vida! Son hipócritas consumados que se hacen pasar por hijos de Dios. Más aún, se arrogan el ser los verdaderos hijos de Dios y acusan y condenan a los verdaderos. Y sus mentiras son como el ensordecedor canto de las ranas del pantano. Son el clamor del pantano. 

La Iniquidad o anomía 

Vamos a extendernos más en la interpretación del sentido de la anomía o iniquidad en las Sagradas Escrituras a través de sus textos. Porque la comprensión de su naturaleza, revelada en las Escrituras, nos permitirá entender lo que es el pecado del mundo, que vino a quitar Jesucristo. Y de ese modo, entender cómo y por qué el liberalismo es la iniquidad, tanto en sus formas radicales, jacobinas, anticlericales rabiosas y desenmascaradas, como en las formas que han sido llamadas secundarias, parciales o mitigadas, pero que son en el fondo formas hipócritas, suaves solamente en apariencia.

Tomada etimológicamente, la palabra griega anomía, [de á-nomos] significa literalmente falta de ley, negación de ley, sin ley. 
Lo que la Vulgata tradujo por iniquidad, vendría a significar la falta de ley, la negación de la Ley. Y en este sentido, anomía sería un calificativo adecuado al liberalismo con toda justicia y verdad, puesto que éste se desvincula de la ley divina y de toda ley exterior al individuo, haciendo, de la voluntad de cada individuo, ley para sí mismo. Así se lo hemos oído decir a Kant en su manifiesto de la liberación de la moral. 
Por este relativismo moral, el liberalismo redivivo ha dado lugar en nuestros días, entre otros errores, por ejemplo, a lo que en teología moral se conoce como “moral de situación”. 
Contra el relativismo moral moderno, engendrado por el liberalismo, ha tenido que luchar Juan Pablo II. Entre muchas de sus intervenciones le dedicó una, severa y memorable, en su encíclica Veritatis Splendor, en la que defiende la objetividad de la ley natural y del mal moral, contra el relativismo y el subjetivismo moral. Si, como le hemos oído decir a Kant, el hombre no necesita que venga Dios a decirle lo que es bueno, porque él tiene la ciencia del bien y del mal… entonces… 
Benedicto XVI no cesa de señalar, refutar y combatir sin cuartel, el relativismo moral, que invade hoy cátedras y parlamentos, como a una de las bestias negras del mundo actual, de cuya infición no está libre la academia moral católica. 

Sería pues exacto decir que el liberalismo es pecado debido a aquélla iniquidad, aquella anomía, consistente en sacudirse, más o menos artera y mañosamente, la sujeción a toda ley, y principalmente la ley de Dios, negando todo límite a la autodeterminación de la voluntad del individuo, o de la sociedad. 

Si lo entendemos según el pensamiento de Mircea Eliade, diríamos que la anomía es prescindir de la ejemplaridad divina en la configuración de la vida humana. 

Cuando San Juan afirma, que: “El pecado es la iniquidad” su afirmación tiene un sentido específico muy particular que, sin negar la oposición a la ley que la palabra anomía expresa generalmente en griego, la predica en especial de la negación de Jesús, que no ha venido “a abolir la ley sino a darle cumplimiento”. 
Considerando esta perspectiva cristiana, es obvio afirmar que quien rechaza a Aquél que lleva la ley a su cumplimiento, rechaza la plenitud de la ley. Quien ignora, desconoce o prescinde de Aquél que lleva a su cumplimiento y perfección la ley, comete la anomía total, última y extrema. Incurre en la máxima iniquidad, en el Pecado más radical y perverso. Y por lo tanto el más funesto y mortal para sí mismo y para la humanidad.
 

La anomía según san Juan consiste, pues, en el rechazo de Jesucristo, revelador, hijo obediente que vive y pone por obra la voluntad del Padre. Jesucristo, el Hijo, Plenitud de la Ley, que revela plenamente, mediante su comportamiento filial, cuál es la voluntad del Padre: “Porque esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que vea al Hijo y crea en él, tenga vida eterna” (Juan 6, 40). 
Quien no cree en el Hijo, quien lo ignora o lo desconoce, ignora y desconoce la voluntad del Padre y comete la anomía, se rebela contra la voluntad del Padre, excluyéndose a sí mismo de la vida eterna por negarse a cumplir la justicia filial. 

En resumen: para san Juan el pecado es: la anomía, la iniquidad, Y la iniquidad es la incredulidad, la negativa a creer en Cristo. Es la negación del Hijo y del Padre, el rechazo del único camino para ingresar en la comunión de vida con ellos. 
Negarse a creer es negarse a ingresar y a participar en el Nosotros divino humano. Por lo tanto es el rechazo de entrar en la comunión, o peor aún, es la apostasía, el abandono de la comunión en la que se había ingresado, o en la que vivieron los antepasados. 

La iniquidad, es principalmente la apostasía. Que suele hacerse visible cuando el rechazo de la comunión eclesial, la desvinculación a la pertenencia eclesial, se pone de manifiesto públicamente como un apartarse de los hermanos, a los que, previamente se ha enjuiciado, acusado y condenado. 
En este apartarse del amor a los hermanos de la Iglesia se pone de manifiesto que se ama más al mundo que al Padre, más a las propias pasiones y al mundo que a Dios como Padre. 

3 comentarios

  
Mª Virginia
Muchas gracias por estos posts, padre Javier.
A quienes deseen el libro con la conferencia completa, que se editó el año en que el p. Bojorge la pronunció en el Encuentro de Formación de 2008, -precisamente llamado "El liberalismo es pecado"-, pueden solicitarlo a [email protected]
12/01/19 3:29 PM
  
Ricardo de Argentina
Tiene mucha razón el P. Bojorge en destacar la importancia fundacional y la enormidad que representa la herejía kantiana, sostenedora que es de la filosofía moderna y que ha penetrado, cual "humo de Satán", en la Iglesia, contribuyendo de manera eminente a la actual crisis de fe.
12/01/19 9:45 PM
  
Ecclesiam
De allí la reinante y enorme insub-ordinación al Magisterio de la Iglesia, pues escuchar al Magisterio, es en última instancia escuchar al Padre:

«Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha; y quien a vosotros os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado.» Lucas 10, 6
13/01/19 12:00 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.