Historia de la Legión Española (en audio)

Dos audios hoy inhallables, donde se narra la Historia de la Legión Española, a la manera de un radio-teatro antiguo.

Si alguno llegase a identificar el original de los mismos y los posee más nítidos, por favor, avisar.

En la adolescencia me hacían llorar. Y ahora también.

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi

La Legión, lado A

La Legión, lado B

 


PARA SUSCRIPCIÓN A LOS POSTS VÍA WHATSAPP, seguir estas indicaciones:

  1. Añadir a la agenda de contactos de su teléfono este número tal como está: 005491135809554 o bien +5491135809554 (pueden agendarlo como “Que no te la cuenten” o como deseen).
  2. Una vez agregado, enviar un mensaje vía Whatsapp con la palabra “ALTA” (es imprescindible enviar un primer mensaje para poder ser agregado a la lista).

Ya está. A partir del próximo post comenzarán a recibir automáticamente las nuevas entradas en sus teléfonos.

8 comentarios

  
Fray Escoba BCN
Me quedo pasmado padre, menudo tesoro!!! Dios le guarde
19/07/18 2:22 PM
  
Ricardo de Argentina
Una maravilla Padre, muchas gracias.
Desconocía el papel protagónico de la Legión durante la Cruzada.
21/07/18 11:27 PM
  
Palas Atenea
Ricardo: La legión fue un cuerpo, junto con Regulares, cuya oficialidad se sumó desde el principio a la rebelión. La importancia de las tropas africanas fue clave en la contienda. Los militares llamados "africanos", entre los que estaba Franco fueron los primeros sublevados. El conflicto comenzó en Melilla el sábado 17 de julio. En el norte de España el papel fue de los carlistas porque había militares que lo eran, y los carlistas, desde siempre, recibían instrucción militar por lo que los tercios carlistas estaban preparados: Tercio de Oriamendi, Tercio Zumalacárregui (vascos) Tercio de Nuestra Señora de Monserrat (catalán) pero también los hubo en la zona de Jerez y Sevilla.
Mi abuelo, que era mayor para incorporarse a la contienda, cuando fue al servicio militar se saltó el periodo de instrucción: "otro carlista, éste ya sabe lo necesario, no hay que enseñarle".
22/07/18 1:52 PM
  
Francisco de México
"... a la manera de un radio-teatro antiguo."

¡ZAS! No sabía que esperar, es una verdadera, bella y épica poesía con métrica variada, dominando el verso libre.

22/07/18 2:13 PM
  
Ricardo de Argentina
Interesante Palas, muchas gracias.
¿Los carlistas tenían instrucción para-militar y ello era consentido por las autoridades? Pues eso era poner en práctica el principio del "pueblo en armas", que fue lo que salvó a España de Napoleón.

¡Qué diferencia con nuestros tiempos, donde la tiranía democrática dificulta la tenencia legal de armas, persigue la portación, y ni que hablar de permitir cualquier esbozo de instrucción militar!

En cambio hay dos países, muy democráticos ellos, adonde esto no es asÍ: los Estados Unidos, matón del mundo, y Suiza, la "Caja Fuerte de los Ricos", donde según me han informado, los varones desde su mayoría de edad y hasta su jubilación forman parte de la Reserva del Ejército y como tales, tienen en sus casas un fusil de asalto reglamentario y reciben instrucción militar cada tantos años.
22/07/18 10:00 PM
  
Palas Atenea
Dudo que fuera consentido, pero lo cierto es que había habido tres guerras carlistas en el XIX, y los carlistas, derrotados siempre, estaban preparados no sé dónde ni sé cómo. Sé que mi bisabuelo intentó luchar en la última y se presentó con catorce años y una escopeta de su padre limpia y a punto, le mandaron a casa porque no tenía edad suficiente.
Los primos mayores de mi madre-ella tenía catorce años en el 36 y su hermano 9-que tendrían 16 y 18 años lucharon con los tercios carlistas y fueron detenidos y llevados a las cárceles de Bilbao, que luego fueron asaltadas por comunistas, y se defendieron a las órdenes de un militar alemán, también detenido, que les ordenó desenrroscar las bombillas y llenarlas de no sé qué material para que el estallido pareciera una bomba y sacando los hierros de las camas para luchar cuerpo a cuerpo. Hicieron una matanza innoble entre hombres desarmados.
Los carlistas tomaron San Sebastián y liberaron mi pueblo, donde mi abuelo había estado escondido tres meses en un gallinero. Aparte de los adultos la única que sabía que estaba allí era mi madre que tenía que distraer a los niños para que no se dieran cuenta porque, con los continuos registros, los milicianos regalaban caramelos a los niños y les hacían preguntas:
-¿Sabes dónde está tu padre?.
-Mi padre se marchó hace dos meses a Vitoria.
-Pero tú ¿no lo has visto por aquí?
-No ha vuelto.
Lo cierto es que se perdieron dando rodeos por el monte y volvieron a casa para esconderse en medio de la noche y sin que los niños se dieran cuenta. Mi madre estaba considerara como adulta, por ser la mayor de una caterva de primos menores que ella, y por eso estaba en el ajo. Todos los carlistas que iban al frente-las tropas franquistas estaban en Vitoria- pasaban por aquella casa y dejaban allí su arma por lo que había que esconderlas entre la "satsa" (estiércol) y enterrarlas después. Entre los carlistas del norte fueron muy conocidos por su valor los "60 de Artajona" (eran todos de ese pueblo navarro).
En realidad mis abuelos hablaron con mi madre para que, si ellos resultaban muertos, se hiciera cargo de sus primos y, si les separaban, les siguiera la pista y los buscara. Le dijeron que se olvidara de su edad y pensara con la sagacidad de una adulta. No separar la familia era su misión.
23/07/18 8:22 AM
  
Ricardo de Argentina
Palas, ¡qué argumento para una película!
En cambio tenemos que contentarnos con los culebrones ideologizados de Hollywood, no hay derecho!
23/07/18 12:02 PM
  
Palas Atenea
Bueno, Ricardo, mi madre fue herida de guerra porque a los catorce años tuvo que buscar trabajo y lo encontró como repartidora de telegramas (entonces el telégrafo era importantísimo). Después de la toma del pueblo por las tropas del Franco el frente quedó allí mismo. Estando cumpliendo con su trabajo una partida de carlistas abandonaron el pueblo y, desde lo montes próximos, tomados por los nacionalistas vascos que luchaban con la república, les lanzaron un mortero. La tropa ya había pasado (había poca precisión en el tiro) y el mortero mató al mulo que cerraba la marcha y esparció la metralla hacia las aceras. Resultaron heridas dos muchachas, las dos en las piernas, y una de ellas fue mi madre. Tenía una pequeña cicatriz en el muslo. Vivir una guerra es complicado y las niñas de catorce años tienen que crecer muy deprisa. Este episodio es inmediatamente posterior al anterior porque mi abuelo había salido del gallinero, pero en una guerra el trabajo del padre era esporádico e insuficiente. El episodio le valió entrar definitivamente en el cuerpo de Correos y Telégrafos y aún conservo el documento que dice "por el cumplimiento de su deber en situación de guerra".
23/07/18 5:11 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.