InfoCatólica / Non mea voluntas / Categoría: Sin categorías

22.08.18

Ni 'encuentro', ni 'mundial', ni 'de las familias'.

Y me explico.

Más que un “encuentro” se va a convertir en un auténtico DESENCUENTRO: la “espantada” de algún que otro jerarca lo pone de manifiesto. Amén de la cancha que se le va a dar a ciertos temas que tienen de “familia” lo que yo de astrofísico.

Más que “mundial", como mucho se va a quedar en “MUNDIALITO”: cuatro gatos en comparaión con otros encuentros, por mucha pompa que se le quiera dar, inflado todo con el “mundillo” LGTBI, que ya no va a poder faltar en cosas así; porque la “cosa", visto cómo se han movido sus promotores, sus protagonistas y sus manifiestas intenciones, junto al lugar, “emblemático", qué duda cabe, tras las últimas “novedades” que han ocurrido por allí últimamente, no va a dar más de sí.

Y lo “de las familias” se va a mudar en “DE OTRAS REALIDADES NO-FAMILIARES” pues, ya desde mucho antes de empezar, la inclusión de ciertas “estrellas invitadas” no presagia otra cosa.

Entonces, ¿de qué va todo esto? De varias cosas; y me malicio que ninguna buena: pido perdón, ya de antemano, por mis pocas confianzas respecto al evento. Lo siento en el alma. Y me gustaría equivocarme, pero…

No obstante, vaya por delante que, tratar con seriedad doctrinal-teológica, pastoral y eclesial el tema de la FAMILIA CRISTIANA, es decir, desde Cristo y desde el autentico Magisterio de la Iglesia Catolica, con su único fundamento posible -para los católicos- del Sacramento del Matrimonio, es vital para la salud no sólo de la sociedad, sino de la misma Iglesia.

Por algo desde la Iglesia se titula a la familia como “Iglesia domestica"; y por algo ha enseñado y defendido que “los padres son los primeros educadores en la Fe"; especialmente frente a las injustas e intolerables injerencias y abusos de los Estados y sus gobiernos por sustituirlos y ningunearlos: desde corromper las conciencias de las criaturas, hasta quitarles la patria potestad a los padres. Las dos cosas, entre otras varias, “les ponen” a los políticos con mando en plaza; o sin mando: les basta y sobra con ser políticos por único “beneficio", ya que lo de “oficio” ni les roza. Y lo cobran más que bien, aparte otras prevendas, que las tienen..

Después, pero sólo después, la Iglesia Católica podrá ver la familia desde otros puntos de vista que, aún siendo importantes en sí mismos, vienen después, insisto; y no al revés, o todo mezclado, oscurecido y tergiversado, para “dar el cambiazo", que es la idea.

Entonces, insisto, ¿de qué va esto?

Pues va de “seguir construyendo la ‘nueva pastoral’, ayuna lógicamente de toda teología digna de ese nombre, para hacerse cargo de las ‘nuevas realidades’ que, en el ámbito del matrimonio y de la familia, se dan a día de hoy; realidades y ’situaciones personales’ a las que la ‘doctrina tradicional’, tan agria y avinagrada como antipática, tan rígida como deshumanizada, tan juzgadora como excluyente…, ya no puede comprender ni, mucho menos, atender: no digamos, solucionar". Todo en orden a la futura “nueva iglesia". [Para lo que no lo sepan aún, una de las señas de identidad -lo llevan en su ADN- tanto del marxismo como del socialismo como de los materialismos varios, es su “proyección al futuro", única manera de engañar a los presentes en el tiempos. Pues eso].

Sin olvidar -no puede ser de otra manera-, que “la Iglesia Católica no puede cerrarse a ‘otras realidades familiares’, a otras ‘formas del amor’ que, aunque no le gusten, están ahí y tienen sus ‘valores’ de los que todos podemos y debemos aprender; y no reconocerlas la harían caer en homofobia y demás malas hierbas, perdiendo su carácter de ‘madre misericordiosa’ al que no puede renunciar sin abandonar al hombre a su suerte".

¿Lo pillan? Está todo perfectamente cuadrado en el imaginario de la “progrez eclesial” que, pese a sus esfuerzos de márketing, nunca lleva hacia “adelante"  -otro de los temas que llenan el ideario marxista y de sus asimilados-, sino que siempre nos retrotrae al pasado, cuando Cristo ni había aparecido por ningún lado: y esto quieren que sea “la única iglesia de Cristo", que se consumará “el día de mañana": día que, curiosamente, nunca llega. Los ‘marxs’ lo dicen igual, y les pasa también lo mismo.

Porque, claro, pretender venir desde la Iglesia Católica, a estas alturas de la historia, con las Palabras de Cristo en la mano, “Palabras de Vida Eterna", ciertamente, Revelación y, por tanto, Verdad y Doctrina inmutables para la Iglesia y para sus hijos -”al principio los creó Dios varón y mujer“; “dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer“; “el que se une a una mujer casada, adúltera“; “lo que Dios ha unido no lo separe el hombre“, etc.-, ya no es de recibo” para el mundo y las gentes de hoy.

¡Habrase visto atrevimiento igual en estos que pretenden una Iglesia Católica anclada en la misma retórica de siempre! ¡Pero qué se han creído! ¡Son como tiranosaurios rex, que deberían haberse extinguido hace muchísimo tiempo!

¿Por qué? “Porque el hombre de hoy, con las vicisitudes de hoy, no las puede ni entender; por tanto, cómo las va a aceptar? Imposible absolutamente. En consecuencia, la Iglesia debe ‘atemperar’ y ‘acomodar’ -aggiornar- su mensaje y su doctrina: no puede ya pedir ideales heroismos a la gente".

Y esto vale tanto para ‘casados’, para ‘arrejuntados’, para ‘coleccionistas de trofeos’, para difusores y componentes del ‘mundillo’, y para las múltiples variedades conocidas o por conocer en este nicho ecológico, rico en imaginaciones oníricas. Si son católicos, claro. Los no-católicos tienen otros componentes, de los que, sobre todo, sabe el Señor. Nosotros sabemos, en primer lugar, desde lo católico y para los católicos. A los ‘pseudos’ no los he tenido en cuenta ahora. Ni sé si los tendré en cuenta alguna vez, que no tengo tanto tiempo..

Pues eso. Y ojalá me equivoque, repito.

Amén.

20.08.18

Pederastia, y otras (malas) hierbas.

A estas alturas nadie puede “llamarse a andana", porque no es ningún secreto; más bien todo lo contrario: en la Iglesia Católica, no tanto ahora como desde hace bastantes años -en algunos sitios más de cincuenta, por ejemplo, aunque el asunto se esté destapando últimamente-, los casos de pederastia, de abusos de menores y mayores y de desmadre sexual -en general- de clero y religiosos -como “novedad” se anuncian ya casos con religiosas, tampoco actuales- se están conociendo en una cadencia repugnante y macabra. Son obra de una minoría -aunque pueda parecer un topico, es la verdad-, pero de una minoría que no debería ni haber existido.

Pero ha pasado. Y es algo gravísimo, especialmente por venir de quienes viene, y porque daña a todos: culpables e inocentes. Y a la misma Institución..Dejando por sentado que los primeros damnificados han sido y son las víctimas.

Lo que más luz aporta al tema -en mi opinión-, ha sido la declaración -valiente sin duda, además de realista y esclerecedora- de los Obispos chilenos: “hemos fallado a nuestro deber de pastores”..Totalmente. Irremisiblemente. Injustamente. Cruelmente.

¿De dónde ha podido surgir esta “plaga"? Aunque el número sea pequeño en proporción -es de justicia repetirlo; y es donde también se da el menor número de casos comparado con cualquier otro sector social, incluida la propia familia de tantas víctimas-, no deja de ser un auténtico horror, que no debería haberse dado. Nunca.

¿Qué ha fallado en el seno de la Iglesia?

Dan ganas de decir: TODO. Pero vamos a intentar poner algo de luz en medio de tanta tiniebla -eso ha de ser la Iglesia y los católicos: sicut lucem lucente in caliginoso loco ["como un farol encendido en un lugar tenebroso"]- y, un vez detectadas las causas, alumbrar remedios. El primero, ya se está poniendo, al menos en algunos sitios: “hemos fallado a nuestro deber de pastores" (perdón por la repetición, pero esta “confesión", pública y publicada, me parece importantísima. De lo más: para ver las causas y poner los remedios. No hay otro camino que sirva.

Sí, Cierto. Muy dolorosmaente cierto. Porque las causas estaban puestas, y “bien” puestas -ahí están los frutos, terroríficamente visibles y contables- ya en el mismo CV II, y no digamos en su “aplicación".

Se repite como un mantra al uso que el CV II fue un concilio “pastoralista". Y tuvo mucho de eso, pero no todo. EL CV II cambió el “modus operandi” multisecular de la misma Iglesia, de su doxa y de su praxis, porque la pastoral no se muda por arte de magia: hay que quitar mucha doctrina y poner unos fundamentos “pseudo"teológicos, pero que obran como si fueran perfectamente ortodoxos, no solo nuevos, sino nefastos. Como se está viendo también hoy..

Y, ¿qué pasó? Pues que al cambiar el por qué y el para qué de la Iglesia Una, Santa, Católica, Apostólica y “Romana” (esto último es tan vital para Ella como las anteriores Notas de autenticidad: por eso fue una de las cosas que la progrez clericalla quiso cargarse en primer lugar, y a punto estuvo), necesariamente tuvo que arrumbar el modelo de sacerdote que “necesitaba” esta “nueva” iglesia. Y se lo cargaron. Como se cargaron a Cristo.

Y así, a los sacerdotes se les quitaron sus señas de identidad “exteriores” -algo que saltó a la vista de todos los fieles inmediatamente::iban vestidos de cualquier manera-; pero mucho más dañino fue que le quitaran sus señas de identidad “interiores": su ser Cristo, de un modo inmediato, sacramental. Y se especuló cuasi criminalmente sobre la “identidad sacerdotal” hasta hacerles perder sus puntos de referencia: Cristo, la Iglesia, las almas.

Y todo ello, legislando en esa dirección. Fue muy llamativo que, lo primero que hicieron los obispos tras el CV en sus diócesis -no todos, pero fueron excepción: hablo de España pero es igual y/o peor en muchos otros sitios- fue desmontar los Seminarios tal como estaban concebidos.

Se les despojó de la piedad sacerdotal, quedando reducida a ridiculeces: las Misas fueron cualquier cosas menos lo que deberían ser; se les mudó la doctrina: se les quitó lo seguro -santo Tomás de Aquino, por ejemplo- dando entrada a todos los “manuales” cuyos autores habían mangoneado como “teólogos” o “peritos” los debates conciliares, especialmente desde fuera de su ámbito: cuanto más anticatólicos y rupturistas se hubiesen mostrado, mejor: más cancha en los seminarios y casas de ¿formación? -¡qué sarcasmo!-; se  pretendió que los curas fuesen “psicólogos", “sociólogos", que se alejasen de cualquier cosa que oliese a “paternalismo” y, sobre todo, que fuesen auténticos “animadore sociales"; se les ordenaba sacerdotes sin vestir siquiera de clérigoss y sin saber -ni tenerlo, por supusto- rezar el Breviario… Todo así.

Para mayor indefensión, se quitaron los confesonarios, se movió a la promiscuidad con el personal: “naturalidad", decían, “ser uno más", quitándoles todas las medidas de prudencia: “entre santa y santo, pared de cal y canto", sin ir más lejos. Y pasó lo que estaba cantado.

Primero y lo más llamativo -un auténtcio bombazo. la deserción, en muy pocos años, de unos 140.000 sacerdotes y de unos 80.000 religiosos. Lo cortó de raíz san Juan Pablo II. Luego, en una segunda fase -por decirlo así-, vino todo el desarreglo personal, con los abusos y demás.

La pinza se cerraba con el ocultamiento de tales prácticas por parte de los Ordinarios y Superiores. En el mejor de los casos, y si el interesado estaba de acuerdo, se les llevaba al “psquiatra” -al que cayera, y si no era católico, mejor-, para que les dijera que adelante, que habían de ser ellos mismos; si no lo estaba, se le cambiaba de sitio o, al final, ya ni eso. También era el psiquiatra el que tenía la última palabra a la hora de ordenar a un sacerdote, o admitir en religión a un postulante. Y la pinza se hacía impotente. También porque los mismos obispos habían sido ¿formados? en ese mismo nicho ecológico. 

De todo esto, ¿qué se deduce? En primer lugar, que las declaraciones de horror y de “nunca mais” y “tolerancia cero” por parte de la Jerarquía no sirven para nada. O solo sirven para los periódicos.

En segundo lugar: mientras no se reconozcan estas deficiencias que fueron legisladas e impuestas desde arriba -a pesar, por ejemplo, de los intentos de san Juan Pablo II por remediar el tema en profundidad, pero los obispos no le hicieron ni caso: era el triunfo del “conciliarismo", otro de los logros del CV II-, como han declarado casi todos los obispos chilenos -que fallaron ellos como pastores-, no se podrá poner ningún remedio. Porque los remedios no pueden ir hacia adelante, sino “hacia” atrás: porque es “detrás” donde está el tema.

Un ejemplo ilustrativo, aunque sea en otro ámbito: cuando en EEUU empezaron con el trágico asunto de los tiroteos en institutos y demás, ¿qué “remedio” acordaron? Poner máquinas detectoras de metales. ¿Han conseguido algo? Nada, al contrario. Porque, con esa pretendida solución, el tema no estaba ni siquiera planteado: es un tema MORAL, de formar las conciencias precisamente para que no hay que poner detectores de armas: las armas LAS DISPARAN las personas; y lo hacen por lo que tienen -o no tienen- en la cabeza y el corazón.

Pues lo mismo en la Iglesia Católica con los abusos sexuales. Es un problema MORAL, es un problema de VIRTUD, es un problema de GRACIA, es un problema de PRUDENCIA, es un problema de FORMACION, es un problema de ESPÍRITU, es un problema de MODELO. En definitiva, es un problema de orden SOBRENATURAL.

Y hasta que no se entre ahí, todo lo demás es humo. Incluido el detector de metales.

Amén.

12.08.18

Ecumenismo. ¿Significa algo hoy?

El “ecumenismo” fue una de las grandes “creaciones” del CV II. Y fue también uno de los grandes “caballos  de  Troya” que socavaron la Doctrina, la Pastoral y la misma Teologia católicas; y, por tanto y de intento, la misma “esencia” de la Iglesia Católica tal como fue fundada por Jesucristo y asistida por el Espiritu Santo, “para la salvación del mundo". Y, de hecho, así se había vivido y enseñado en  el seno de la Iglesia… casi hasta nuestros días.

Pero esto cambió radicalmente con el CV II y con el concurso, necesario y eficaz, de Juan XXIII y Pablo VI. Luego, san Juan Pablo II y Benedicto XVI, se encontraron lo que se encontraron, e hicieron lo que hicieron, y lo que pudieron: lo que no pudieron, no..

¿Qué pretendió y, en consecuencia, qué trajo el CV II al respecto? ¿Cuál fue ese “cambio radical” del “entendimiento” y de la “doctrina” respecto al “ecumenismo", que ha marcado -profunda e inútimente, en mi opinión- el quehacer de la propia Iglesia, especialmente desde su Cabeza? Finalmente, ¿qué vueltas y revueltas ha dado el tema, y en qué ha quedado a día de hoy?

Empezando por esto último, hay que afirmar que ha quedado en “agua de borrajas", como se dice coloquialmente: algún que otro gesto -bienintencionado o no: dependerá de la conciencia de sus ejecutores y patrocinadores-, de cara a la galería y a la opinión pública; pero nada sustancial, porque no puede pasar de ahí, aunque se haya pretendido. Y, desde luego, no se puede ir a donde se ha querido llevar el tema, so capa y riesgo de cargarse la misma Iglesia Católica. Lo dijo muy bien Benedicto XVI cuando afirmó que “la deseada unión” era más “cosa de Dios” que nuestra. Pues eso.

Porque, ¿qué se pretendía? ¿Era razonable y bueno desearlo? Y, ¿qué precio se estaba dispuesto a pagar? Precio que, naturalmente, iba a pagar la Iglesia Católica: quien no tiene nada no puede pagar nada.

Con el ecumenismo se pretendía la “unidad". Pues muy bien: nada más deseable. ¿Con qué método? Muy “sencillo": la Iglesia Católica renunciaba a ser Una, Santa, Católica y Apostólica, es decir, perdía sus señas de identidad y sus notas fundacionales, para ser “una” con las demás iglesias y nunca sin las demás.

Por tanto, no podía ya presentarse como la única Iglesia Verdadera, poseedora de la Verdad Plena sobre Dios, sobre el mundo y sobre el hombre; con la plenitud de la Revelación divina en su seno y con todos los medios necesarios -de Doctrina, de Gracia- para obrar la Salvación que Cristo nos consiguió en el Calvario, Ni tampoco poseer la plenitud de Cristo. Y ya “lo de fuera de la Iglesia no hay salvación", ni mentarlo.

La Iglesia Católica no podía presentarse así porque las cosas -para los grandes “innovadores"; o sea, para la clericalla progre sin Fe y sin Doctrina, aunque sobrada de “títulos” y, también en muchos casos, de cargos oficiales y dinero a voluntad- no eran así. El camino era “caminar todas juntas hacia la plenitud del encuentro final con Cristo [siempre “el futuro": única manera de justificar cargarse el presente: puro marxismo y puro socialismo], porque ninguna lo posee en plenitud .-y menos aún en propiedad, y porque todas tienen “algo” de verdad". “Si incluso alguna tiene el Bautismo", aducían los “buenos” teloneros. Claro que se les podía responder que “para qué lo querían -a Cristo-, si no reconocían Quién era, ni a qué conducía ni comprometía".

De hecho, en los debates y discusiones conciliares, uno de los argumentos que constantemente la progrez clerical ponía sobre la mesa para cargarse la doctrina de siempre era: “es que esto va contra el ecumenismo", o “es que esto puede ir contra la unidad de las iglesias cristianas” o de los “hermanos separados", como se empeñaron en llamarles: como si eso no fuese la manifestación patente de que se habían largado con viento fresco, es decir, manifestación de la falsedad de querer presentarse aún como “iglesias".

Antes del Concilio ya se había tratado el tema con seriedad en la Iglesia Católica, desde su misma Cabeza. Y se había proclamado que ese deseo estaba muy bien; se reafirmaban las Notas de la Iglesia Católica, la única Verdadera, “sinmmancha ni arruga", fundada por Jesucristo para la Salvación de todos. Sentado esto, se definía que la “unidad” sólo podía hacerse en base a la “vuelta", al “retorno", a la “re-integración” de los que se habían separado. O sea: “pues que vuelvan".

En el CV II, donde se trata extensa y, en cierto modo, “agriamente” el tema, a la hora de las conclusiones y de los documentos que se publican, las bases anteriiores han desaparecido, así como cualquier palabra que pueda recordar o remitir, aunque sea de lejos, a las usadas por el Magisterio anterior.

Pero por la Iglesia no iba a quedar; y así, se crea un organismo para que trabaje la “unión” con los “hermanos separados” y las “iglesias cristianas"; y ya puestos y lanzados a la vorágine, otro organismo más para el “diálogo” [nuevo “caballo de Troya” conciliar: demoledor] con los “no-cristianos"; y -total ya-, otro más hasta con los “ateos", pasando por otro con los judíos. Como era de esperar, estos contestaron inmediatmante que “de eso, nada". Lo mismo que los ortodoxos. Y en eso están.

Por cierto, ateos organizados no había, ni hay, más que los “masones", que yo sepa; y su ADN se caracteriza, como se sabe porque es notorio, por “un deseo insaciable de unidad con la Iglesia Católica", creo. O sea: anticatólicos a más no poder, para lo que les valen todos los medios a su alcance. Y los usan, por supuesto. Sí, en el CV se alentó el trato con los masones: ¡todo por el diálogo y la unidad!. Y ahí se está.

A día de hoy, desde la Iglesia se está dispuesto a dialogar con todos. El problema es que delante no tiene a nadie que quiera eso mismo. Hay reuniones, sí. Se firma algún papelillo muy de vez en cuando, también; el problema es que luego en su aplicación, sólo lo hace la Iglesia, porque es Una y Única: de las demás, ya se sabe. Y algún que otro gesto público, con la TV delante, claro.

Por lo demás: si da lo mismo porque todo es lo mismo; si no se puede hablar ni de “apostolado” ni de “proselitismo", términos que se han usado en la Iglesia durante dos mil años y que no tenían ni tienen -en la Iglesia- ni rastro de negativos o peyorativos, ¿para qué tanto “diálogo", o tanto “ecumenismo” si, en el fondo y como pretende la clericalla progre, todo es “humo"? O sea: NADA.

Y en eso han quedado las ínfulas del CV II y del postconcilio, con tanta pompa y aparato como vacío e inaniidad.

Amén.

10.08.18

La Fe es la Fe.

Y no lo digo por decir: al contrario. Y lo digo sin “perdón", por supuesto. Porque “la Fe es la Fe; y lo que no es la Fe, no lo es ni lo puede ser".

Lo que sí me parece curioso, como mínimo, es el “esfuerzo” en el que se compromete tanta buena gente con estudios y talentos, en pretender “fundar” histórica, literaria y filológicamente la VERDAD de la Escritura Santa y, no digamos, de los Santos Evangelios.

Lo más “gordo” a mi entender es cuando afirman, por ejemplo, que “no hay razones históricas de peso” para afirmar “tal cosa", que va en contra de lo revelado y recogido en ellas. Y quien dice históricas, dice filológicas, o de otro tipo. 

Les da como “repelús” decir que son razones lisa y llanamente FALSAS; como pasaría si uno dijera que la tierra no se mueve, o que El Pilar no está en Zaragoza…

Y quizá no se dan cuenta de que entrar al trapo de “negar razones de peso", puede implicar, o implica que, aunque de menos peso, “si las hay” o “puede haberlas".

. Y eso es grave; bastante grave, en mi opinión.

Porque, para la Fe, no hay “razones” a favor; solo hay UNA y UNICA “razón": que Dios nos ha hablado, se nos ha revelado; y, en consecuencia lógica, todo es Verdad y no puede no serla; no por definición, sino porque cualquier otra pretendida posibilidad es imposible. Y no hay más. “De peso", naturalmente.

También para negarla, solo hay una: “que no tengo Fe", no me la he encontrado o no me da la gana ejercerla.

Fuera de estas posturas, todo es liarla. Y me explico.

1. Al tiempo o momento de la Fe, lo primero es: CREO. Todo lo demás, todo lo que se pueda especular al respecto, es totalmente secundario; y, por tanto, viene después, si ha de venir…

2. Sin este primer y fundante CREO, es imposible no ya creer, sino ni siquiera entender algo de lo que es la Fe, y/o del actuar de las personas de Fe; ni de Cristo, ni de la Iglesia ni de las realidades sobrenaturales en general o en particular, porque se está en horizontes muy distintos y distantes.

3. Esta es la explicación, en mi opinión, del por qué Jesús afirma directa e inapelablemente -sin posibilidad de interpretaciones, vamos- que: el que crea se salvará, el que no crea se condenará. 

4. Además, Jesús, que yo recuerde ahora, NUNCA da “explicaciones", aunque se las piden tantas veces; en especial cuando sus interlocutores “se enrocan” en sus “razones” y no le admiten lo que Él dice o los “datos” que aporta.

El caso más llamativo por muchas razones -lo recoge San Juan en el cap. VI- es cuando les habla del misterio de la Eucaristía, tras la multiplicación de los panes y los peces: Yo soy el Pan de Vida. 

Indudablemente, que Cristo se haga Pan para nosotros, es el don más grande de Dios a los hombres; y, de hecho y en este contexto, bien podrían decirse las palabras de Cristo referidas a su Pasión: Yo para esto he venido.

Pero cuando se plantan con que si Moisés, con que si el Maná, con que qué señal aportas…, Jesús, erre que erre, sin entrar al trapo, prosigue: “Yo soy en Pan de Vida. Quien me coma vivirá para siempre. Y el Pan que Yo daré, es mi Carne para la Vida del mundo".

Se enrocan aún más, y Jesús prosigue como si no estuviesen diciendo nada -llegarán incluso a rechazarle: “dura es esta doctrina"-: “Mi Carne es verdadera comida, y mi Sangre es verdadera Bebida. El que me come, vive en Mi y Yo en él".

Y se le van. En su misma cara. Y eso que el día anterior “querían hacerle rey". Y que a día de hoy le han dicho: “danos siempre de ese pan".

El Señor podría perfectamente haberles explicado el “cómo” para que entendieran y admitieran “el qué". Pero no lo hace. Y no hay más explicación posible que esta: si no LE CREEN cuando les oferta ser Vida suya, Vida que da la Vida Eterna, no le van a aceptar nada. Y nada les dice.

5. Las explicaciones “eruditas” no les sirven a la gente “normal", a los católicos corrientes, porque son cosas de “eruditos, y para eruditos". Y para nada mas. Y nunca aportan nada que vaya más allá de lo revelado. Porque es imposible.

A los demás nos basta y nos sobra con creer para vivir nuestra vida cara a Dios, como hijos suyos.

Pero creer es exigente; y compromete, de arriba a abajo, a toda la persona. Por eso, además de “asentimiento personal” a lo que Dios mismo nos ha revelado, no he encontrado mejor definición de Fe que la que trae “Surco": “La Fe es la humildad de la razón que renuncia a sus propios juicios y se postra ante lo que viene de Dios y nos enseña la Iglesia” (san Josemaria Escrivá de Balaguer).

Y, a partir de ahí, que cada uno tire millas.

Porque ya me explicará el que sepa y quiera qué aporta a la Fe de la gente el que se diga que “según las investigaciones más modernas de los textos y contextos, no hay duda de que Marcos y Lucas escribieron los Evangelios que llevan sus nombres; mientras que los de Mateo y Juan, ciertamente se les atribuye, aunque puede haber dudas al respecto". Curiosamente, los dos de los Apóstoles.

Bueno, pues todas esas “dudas” -si fuese el caso- se desvanecen cuando uno cree lo que enseña la Iglesia Católica, que: “los Evangelios inspirados por Dios son cuatro, y tienen como autores a Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Mateo y Juan, discípulos del Señor; Marcos y Lucas de Pedro y Pablo respectivamente".

Pues la Fe está, entre otras cosas, para esto. Porque es de Dios y, por tanto, es Verdad.

4.08.18

Lo que no iba a pasar..., ha pasado.

Iba a escribir sobre el Evangelio de mañana domingo, pero la actualidad, bastante “rabiosa” para que se cumpla el tópico, se me ha apoderado. Y se lo dedico a los “ingenuos", por decir algo que se puede decir sin que sea una ofensa. Supongo. Aunque vete tú a saber…

Mucha gente de iglesia -a todos los niveles y en todos sus carismas-, en el mismo CV II y desde su cerrojazo en 1965, han jugado con fuego durante tanto tiempo que, no sólo han acabado quemándose, sino que le están pegando fuego a todo el paisaje y a todo el paisanaje. Lo hayan pretendido así o no, que de todo habrá, y hay. Pero no más de esas dos posibilidades. Y lo están consiguiendo: las cenizas se ven y, en algunos lugares, los restos humean.

Los frutos ahí están: una Iglesia desgarrada como no se conocía desde los intentos de la Reforma, en el s. XVI. Intentos a los que la Iglesia Católica respondió firme y adecuadamente, con un Concilio, el de Trento, que sigue estando vigente, legalmente vigente aunque, en la práctica, el Concilio Vaticano II ha supuesto el fin de esa Contrarreforma Católica; que, al menos en la Iglesia de entonces y en unos cuantos países -España entre ellos-, paró en seco la “reforma protestante". Vamos: la herejía protestante, para ser más técnicos y ajustados a verdad.

Es cierto que a unos cuantos -desde dentro de la Iglesia Católica- todavía les escuece el tema -¡que, a estas alturas ya son ganas de rascarse!-; y están tratando de desmontarlo todo: pegándole fuego al tinglado,como he dicho; porque, para toda esa panda, la Iglesia Católica como tal debe desaparecer. Y ya se han convencido, tras más de dos mil años, de que solo puede hacerse “desde dentro".

¿Cómo se ha llegado a esto en y desde el CV II? Se juntaron un cúmulo de “circunstancias” bien “apañadas” que prendieron la chispa. No es que saltaran chispas, que saltaron, sino que el fuego prendió primero tímidamente, como si no fuese a prosperar; pero luego, poco a poco, la llama fue tomando cuerpo y, a pesar de los cortafuegos de san Juan Pablo II y de Benedicto XVI - por cierto: unos santazos-, hoy todo está que arde. Y tira a base de bien, porque los vientos que corren ayudan: ¡van a toda pastilla! De barbacoa, naturalmente.

Vamos a intentar explicarlo aunque, como es natural, va a estar todo muy resumido: espero acertar con las custiones más importantes; a mi modo de ver naturalmente, porque no tengo otros ojos.

En primer lugar, la Iglesia, desde su Cabeza Visible, el papa Juan XXIII, quiso mirarse a sí misma: cómo se veía a sí misma, y, en consecuencia, qué tenía que decirse a sú misma; a la vez, quiso mirarse en el mundo: en lo que vino a llamarse “los signos de los tiempos", deslumbrada -no Ella, sino los que manejaron los hilos y siguen manejándolos: ellos o sus “retoños"- por esos “signos": la “ciencia” -los progresos técnicos- y la “intelectualidad marxista” -sí: el marxismo; que hay que tener tragaderas para llamar a eso intelectualidad y para creerse intelectual aceptándolo: no digamos, “teólogo"-, que parecían “comerse” todo lo que se les pusiese por delante: el mismo mundo, amén de comerse las personas, las sociedades, las culturas y hasta la misma Iglesia: las “teologías de la liberación” y las “comunidades de base” no son otra cosa. Y lo han conseguido allí donde han arraigado prácticamente la Iglesia Católica ha desaparecido.

Estas fueron las “premisas” que alegó Juan XXIII para convocar el Concilio -"no sin una inspiraciòn interior", dirá en su Diario-; y para Navidad, “todos a casa": ahí la inspiración interior le salió rana, la verdad; para Navidad solo se había acabado la Primera Sesión del CV II, además de estar acabándose la vida del propio Papa, enfermo grave de cáncer de estómago, que no quiso operarse pues estaban comenzando ya los trabajos inmediatos previos. Las premisas no habían salido de él, seguramente, pero las asumió, venidas de gran parte de la gente con la que se había rodeado.

Los frutos no se hicieron esperar, pues el cardenal Montini, su sucesor, estaba “muy bien” preparado para tomar el relevo en la cúpula romana estando, como estaba, perfectamente imbuido de esas premisas -participó en su presentación, discusión y aprobación, dentro y fuera del Concilio-, y otras más que irían saliendo.

Así está, por ejemplo, casi toda hispanoamérica, Brasil incluído y, además, como auténtico “signo": en menos de 40 años, la población católica ha pasado del 96% a menos ya del 50%. Y siguen regodeándose y dándole gloria a “dios” por ello; con una gran parte de su Jerarquía tocando las campanas, no solo alegres, sino eufóricos. Helder Cámara & Cía podría explicar muchas cosas si no fuese porque está gagá. Pero ha escrito incluso un Diario, y eso sí está ahí para el que lo quiera. Y sus manos derecha e izquierda también se saben quiénes eran, y también han largado por extenso: ¡la progrez eclesial había ganado el CV II, y por goleada! Así lo proclamaron ellos y toda la prensa, incluso la poca que estaba en contra y alarmada.

Por cierto: lo de ese mirarse a sí misma me ha recordado lo de David, cuando le entró no se sabe bien qué, y se planteó cuántos súbditos tenía; y mandó hacer el censo de su reino. Y lo hizo. Y el Señor le dió una colleja más que notable. Pues, tal cual. Y en la colleja estamos en la Iglesia Católica. Merecidísima, por otro lado. ¡Deberíamos aprender de la Historia, grande y  pequeña, que enseña mucho: en especial, a no tropezar en la misma piedra!

“Pastoralismo” fue la una de las grandes “visiones” del CV II: se quería un Concilio “pastoral” o “pastoralista". ¡Nada de declaraciones dogmática, por favor! ¡Qué aburrimiento y qué atraso! La Iglesia debía ser una iglesia “moderna", libre de lastres que no la dejaban ser lo que debería ser, que sintonizase con “los signos de los tiempos” y con la gente del hoy, y que en lugar de ver al mundo como enemigo del hombre -mundo, demonio y carne: las tres concupiscencias clásicas-. lo elevase a la categoría de interlocutor: más que válido, autorizadísimo. Al fin y al cabo, ¿no había mandado Jesús a los suyos al mundo?: Id por todo el mundo…

El problema -la madre de todos los problemas-, fue que, en lugar de sintonizar la Iglesia Católica, desde su Jerarquía, su Teología y su Doctrina con los signos de los tiempos para “santificarlos” y ponerlos al servicio del hombre, por ponerlos al servicio de Dios; y convertir de este modo el mundo en un “lugar teológico” por excelencia, que fuese para todos los hombres de todos los tiempos el lugar del “primer encuentro” de Dios con el hombre -y del hombre con Dios-, del primer Amor, si se me permite la expresión, precisamente para “ganarnos” el encuentro “eterno y definitivo” con Él…, sucedió todo lo contrario: “los signos de los tiempos” se convirtieron en la pauta por la que debía regirse la propia Iglesia. Y en esto estamos ya; no solo a marchas forzadas -nunca mejor denunciado-, sino en caída libre.

Pero “la pastoral", sin la Teología y sin la Doctrina que le dan cancha, le marcan el rumbo y la protegen de peligrosos “experimentos", no llega a ningún sitio; o no llega a nigún sitio adecuado; y se estampilla contra las rocas como un barco sin gobierno.

Y no lo digo yo, sino los mismos “protagonistas” a los que les ha estallado la bomba entre las manos; por ejemplo, los Obispos chilenos: “Hemos fallado en nuestro deber de pastores”. Y no han sido los únicos en reconocerlo. Y habrá más declaradas de estas, porque no hay otra forma de darle la vuelta al asunto, ab interno de la Iglesia, que este reconocimiento: mea culpa!

Y desandar, claro, el camino. Contritos, si es posible, y eliminados los componentes de la progrez eclesial; que, no son nada difíciles de detectar.

El fracaso de la pedagogía de la religión en las mismas escuelas catoíicas; el fracaso de las catequesis a todos los niveles; el fracaso en el acceso de los católicos a los distintos Sacramentos, donde se les ha dejado sin criterios morales; el fracaso de las universodades católicas para mantener el tipo “en católico"; el peso -nulo- de la Iglesia Católica -y de “los católicos” a nivel personal- en las sociedades, en los Foros Internacionales y en los Países -salvo con Juan Pablo II y con Benedicto XVI-; todo eso y más marcan unos niveles tan desastrosos como dolorosos: el cierre de tantas casas religiosas, el vacío de los seminarios, y la nulidad -espiritual y apòstólica- de tantas vidas sacerdotales y religiosas…, dan unos resultados tan estremecedores como ciertos, y que no hay forma de tapar. Porque, no se enciende una luz para ponerla debajo de un celemín

Durante muchos años -durante el mismo Concilio y después de él- en la Iglesia se nos ha vendido la “burra” de que la Doctrina no se tocaba. La misma burra que se nos ha presentado últimamente con todas sus mataduras: “la Doctrina no se toca, se cambia la pastoral", que fue y es un mantra adormecedor y engañador: “se busca simplemente -pretendían explicar- comprender y acompañar al personal de una forma más profunda, más humana, más cercana y más misericordiosa"…, sin “torrarles” -ni mucho menos ofenderles diciéndoles la verdad de siempre- con catecismos, pecados y demás.

Bueno: pues ¡ya se ha abierto el melón; y se ha tocado la Doctrina de siempre! De hecho, “se ha cambiado algún punto del Catecismo de la Iglesia Católica", por “inadmisible". El primero, sí. Claro que siempre se empieza por uno: se le quita el “tapón” a la botella y ya se puede beber y/o verter el contenido.

Los “ingenuos” podrán argumentar que es un punto de segundo orden, y que además “la sensibilidad” de la cultura actual “lo exigía", etc., etc. Ya… Pero esto es como el rascar, que “todo es empezar". Y ya se ha empezado. Por cierto: a esto se le pilla gusto enseguidita; especialmente desde el poder, o desde los contubernios.

Como en las series que están tan de moda hoy, estamos en el cap. 1, de la T 1.

Habrá más capítulos y más temporadas. Necesariamente. Porque la “pastoral", especialmente la desnortada, “necesita” credibilidad y honorabilidad para salvar la cara. ¡Por eso precisamente necesita cambiar muchas cosas de la Doctrina y de la Teología! ¡Y las va a cambiar para poder seguir llamando “pastoral” a lo que ya no lo es! Lo otro, cambiar la pastoral sin cambiar la Doctrina ha sido, y es, un tranpantojo y un engañabobos: la gran mentira.

Es exactamente lo mismo -calcadito- de lo que ha sucedido con las “leyes” y la “legalidad” en el mundo de la política y de la democracia. Y, si se quiere una iglesia “democrática", hay que acabar con la que hay/había: que no lo es, porque no lo puede ser.

Lo que va saliendo es ya otra cosa. O está a punto de serlo.

Amén.