¿Los "signos de los tiempos" han de ser/son "los signos de la Iglesia"?

Me parece una cuestión capital: para los propios tiempos -si se me permite la audacia-, pero especialmente para la misma Iglesia Católica: “le va la vida", presente y futura. Y me explico.

“Los signos de los tiempos” fue una bandera que, de cara a la preparación del CV II -practicamente, casi ni la hubo-; más aún, en su desarrollo: se convirtió en un “mantra” que se repitió más que mucho. Siempre con un sentido peligrosamente “agresivo” -o así- contra la misma Iglesia: estaba a punto, decían los “entendidos", de “perder el tren” de cara al mundo. Se supone, aunque no estaba claro del todo, que para seguir siendo “el alma de la sociedad". ¿O quizá ya no; quizá era ya otra la intención?

Pero el tal “mantra” hizo furor, especialmente, tras el Concilio, cuando una facción más que respondona en el seno de la propia Iglesia, se lo apropió; dandole, eso sí, una vuelta de tuerca más con el sonsonete de “el espíritu del Concilio".

La pinza que crearon sus valedores con los dos mantras, se ha manifestado -lo vemos cada día, declaración tras declaración, en una cadencia y con una constancia “ejemplares"- desastrosa: una autentica tragedia se gesta en la Iglesia, en la que va a haber un antes y un después de Francisco. 

Bueno, esto ya es, más que palpable sólo para “entendidos", abiertamente manifiesto: excepto para los autociegos, que los hay -teniendo ojos no ven, teniendo oídos no oyen, y teniendo entendimiento no entienden-; y para los que propugnan al Papa y sus “aportes” como la “nueva Iglesia que el mundo necesita".

Curioso, cuando no sospechoso, que siempre aparezca “el mundo” como referente, y desaparezca siempre “la persona". Curioso. Aunque tampoco es nada nuevo en la Iglesia: después de 2018 años queda poco espacio, e incluso muy poco tiempo ya, para originalidades.

¿En qué consiste el tal desastre? ¿Qué pretende la pinza; mejor, sus “valedores” de cara a la Iglesia? Vaciarla. Convertir la Iglesia en una carcasa vacía -una sociedad más, de hechura humana- al modo como la actual (in)cultura, o los modernos (anti)"valores", o la (in)existente (anti)intelectualidad y las políticas que han dado a luz, han convertido al hombre -a la persona-, en un remedo de mero “espantapájaros": sólo le queda ya la apariencia externa. Aún no les han cortado las orejas, por decir algo, pero sí les operan los genitales -a los críos y crías, desde los seis o siete años, más o menos, a petición de los “responsables", y/o progenitores 1 y 2, y/o compradores en el mercado abierto y libre-; y, por supuesto, los matan a mansalva y sin motivo que lo justifique; menos aún por una causa real, que nunca existe: les basta que tengan la “infame e intolerable pretensión", inasumible por los mundanos, de “nacer".

Y da toda la impresión de que en este furor -"¡los signos de los tiempos!"- estamos. También en la Iglesia, que es lo verdaderamente preocupante, por importante. Pues, por sus frutos los conoceréis, que es la prueba infalible e irrefutable. Para el que quiera pruebas, claro, porque necesita discernir, juzgar y criticar. Porque “comulgar con ruedas de molino” no es comulgar. Y porque me lo dice el Señor, y me lo ha enseñado la misma Iglesia: la de Cristo, porque no haya otra.

San Juan Pablo II y Benedicto XVI -futuro santo canonizable: porque ya lo es, y desde hace mucho-, dos Papas según el Corazón de Cristo -ahí están sus vidas para el que lo quiera comprobar-, quisieron ser un “muro de contención” para la “gran espantada” que estaba asomando en la Iglesia. Y lo fueron: de hecho, con ellos, la Iglesia Católica recuperó el prestigio -ante las sociedades, ante las naciones y ante las gentes de toda condición- que tuvo, sí, pero que hacía ya años había perdido, y su deriva no presagiaba nada bueno. Y la Iglesia Católica creció como nunca.

¿Qué ha pasado? Algo muy sencillo de ver: en cuanto han faltado ellos, han dinamitado -están en ello- esos mismos muros; y las aguas se han salido de cauce, y lo están arrasando todo: haciendas y personas.

Por cierto, el “bien” que traerán estas cosas cuando se reviertan y las aguas vuelvan a su cauce no sirve para negar el MAL y la tragedia que traen las riadas; como el “bien” que trae la paz que pone fin a una guerra no justifica el mal que es en si mismo la guerra. Por eso, no hay que hacer la guerra para que venga la paz, sino vivir en paz; como una cosa es regar los campos y otra, muy distinta, es una inundación, de la que hay que proteger campos y personas.

¿Por qué la Iglesia no puede seguir “los signos de los tiempos"? Menos aún hacerlos suyos y reducir su misión -su vida- a ello, por supuesto. O dicho de otro modo: ¿por qué los “signos de los tiempos” no lo son -no lo pueden ser- para la Iglesia? Si alguien cree que sí, me encantaría que me dijera las razones: los argumentos lógicos, racionales; no el mero “porque sí", o “porque lo digo yo".

Por una razón absolutamente determinante; razón que no está en el mundo, ni en la misma persona humana y, por tanto, no es deducible desde ahí, desde esos horizontes, porque no es intramundana: como no lo es Dios, ni lo puede ser. Ni la Iglesia, por tanto. Esto lo pone Jesús de manifiesto cuando nos explica -nos revela- nuestra condición/vocación de hijos de Dios, a la que hemos sido ELEVADOS, y en la que hemos sido LLAMADOS: Vosotros sois la sal de la tierra; vosotros sois la luz del mundo; un poco de levadura hace fermentar toda la masa; en el mundo estabais, pero Yo os he sacado del mundo, por eso no podéis ser “mundanos"; no podéis servir a dos señores; pongo enemistad entre tí y la mujer, entre su descendencia y la tuya: y ésta te aplastará el calcañar.

Así podría seguir recopilando citas, pero sobran con estas. La Iglesia Católica -como Dios mismo, como la Fe, como todo lo sobrenatural- “no puede ser medido por nada del mundo", por nada mundano, ni siquiera por la misma persona humana.

Es al revés: la Iglesia “mide” al mundo, como “mide” a la persona humana. Del mismo modo, la Teología no es la esclava de la filosofía, sino que es la filosofía la ancillae Theologiae; como no es la Fe la que está por debajo de la razón, sino que la razón es la ancillae Fidei; como es la Ley moral la que “mide” y “forma” a la conciencia humana, y no al revés: no es la conciencia humana la que “hace” la Ley moral.

A la vez, y por lo mismo, la Iglesia Católica “sirve” a la persona, porque la salva; la Fe -infusa, sobrenatural- “sirve” al entendimiento, porque lo eleva y lo “cura” de sus desviaciones y desvaríos; y la Ley moral “sirve” a la conciencia, porque la sana y le restituye su verdadero papel. “Sirven", desde su sitio y sin salirse de ahí: nunca “apeándose” de donde las ha puesto Dios, y donde las quiere Dios; porque si se salen o si dejan de cumplir su misión -si se desvirtúan- se corrompen. Y corrompen.

De modo que “los signos de los tiempos” que, en el mejor de los casos siempre serán temporales, sólo pueden aportar remedios “temporales"; remedios que sirven en lo que sirven, supuesto que acierten; cosa que no siempre es así: y ahí están las subidas y bajadas de la cultura o de los “valores” -al uso público y privado-, para ponerlo de manifesto. Mientras que Dios sirve siempre, acierta siempre, es siempre incondicional de sus hijos. Y la Iglesia, en la medida en que se deja guiar por el Espíritu Santo, también; y cuando los hombres que hacemos la Iglesia en cada momento histórico nos rebelamos contra ese “dejarse guiar” lo estropeamos todo. Cosa que es patente a lo largo de la historia de la Iglesia.

Podría añadir más cosas, pero con lo que va por delante es más que suficiente. Al menos por ahora. Y a seguir con la oración constante, perseverante…, como nos pide el grandísimo san Pablo.

14 comentarios

  
Martinna
Leo lo que escribe y me duele en el alma porque es como la voz que grita en el desierto.
Tiene mucha preocupación por lo que está pasando en la Iglesia. Es muy comprensible su preocupación, lo que no se comprende es que nadie haga caso y todo siga igual...No, igual no, cosa que no mejora empeora.
Años llevamos preocupados por la deriva de la Iglesia y no se entiende que continúe sin arreglo.
He llegado a pensar que aunque recemos al Señor pidiendo ayuda, no la recibimos porque para una iglesia así como va se dejara perder del todo por no ser fiel ni agradable al Señor
Tenemos que seguir rezando para que sea la voluntad de Dios.
Pero mientras seria bueno no solo comentar lo mal que sucede sino también dar las pautas para mejorar, convertirnos ...
Jonás desobedeció por miedo a profetizar la destrucción de Ninive y cuando obedeció al Señor y los dijo que les sucedería se convirtieron y Dios les restauró...
Siendo la iglesia de Roma verdadera no puede hacerlo tan mal como lo hace, los protestantes estarán con su estribillo llamándola corrupta y aquí estamos indefensos ante tanto desbarajuste
15/01/18 8:31 PM
  
Alejandros
Los signos de los Tiempos en la 2ª de Tesalonicenses 2:

El apóstol San Pablo a los Tesalonicenses: “Sobre la Parusía, que nadie os engañe en modo alguno, porque antes ha de venir la Apostasía y ha de aparecer el hombre de la iniquidad, el destinado a la perdición, el adversario, que se levantará contra todo lo divino y todo lo que tenga carácter religioso, hasta llegar a sentarse en el santuario de Dios, haciéndose pasar a si mismo por Dios.
¿No os acordáis que ya os dije esto cuando estuve entre vosotros? Vosotros sabéis qué es lo que ahora le retiene, para que se manifieste en su momento oportuno. Porque el misterio de iniquidad ya está actuando. Tan sólo con que sea quitado de en medio el que ahora le retiene, entonces se manifestará el impío, a quien el Señor destruirá con el soplo de su boca, y aniquilará con la manifestación de su venida. (Parusía).
La venida del impío estará señalada por el influjo de Satanás, con toda clase de milagros, señales, prodigios engañosos, y todo tipo de maldades que seducirán a los que se han de condenar por no haber aceptado el amor de la verdad que les hubiera salvado. Por eso Dios les envía un poder seductor que les hace creer en la mentira, para que sean condenados todos cuantos no creyeron en la verdad y prefirieron la iniquidad.

Catecismo 675:
675 Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf. Lc 18, 8; Mt 24, 12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lc 21, 12; Jn 15, 19-20) desvelará el "misterio de iniquidad" bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne (cf. 2 Ts 2, 4-12; 1Ts 5, 2-3;2 Jn 7; 1 Jn 2, 18.22).

Siendo aún Cardenal el Papa Juan Pablo II dijo en el congreso eucarístico en Filadelfia: “Estamos ante la confrontación histórica más grande que los siglos jamás han conocido. Ante la lucha final entre la iglesia y la anti-iglesia; entre evangelio y anti-evangelio… pero ahora hemos llegado al final de esta batalla que muy pocos realmente perciben en el mundo actual y que los hace incapaces de discernir los signos de los tiempos y entender lo que está pasando en el mundo de hoy en sus más profundas causas ontológicas, porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni tampoco entienden.” En efecto, en ellos se cumple la profecía de Isaías, que dice: Ustedes oirán una y otra vez y no entenderán; mirando, no verán. Porque el corazón de este pueblo se ha vuelto insensible, han cerrado sus ojos y tapado sus oídos, con el fin de no ver con los ojos y no oír con los oídos, ni comprender con el corazón.

Y desde la renuncia del Papa Benedicto XVI, comenzó la cuenta atrás...
Vivimos tiempos de confusión y para ello debemos tener muy presente la doctrina de la Iglesia, para que nadie nos engañe. Ni desde dentro de la Iglesia ni desde fuera de ella.

Por sus frutos los conoceréis
Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres...



Muchas gracias por tu comentario, Alejandros.
15/01/18 10:27 PM
  
Belen
Están ciegos. Muy pocos quieren ver y los que cierran los ojos y los oídos solo tienen un estribillo .: El Papa es el Papa. Ese es su razonamiento más rebuscado. Me gustaría saber qué significa o y que quieren decir con esa frase. Muy triste. Solo los que hablamos somos los malos . Ya nada volverá a ser como antes de Francisco. Que el Señor fortalezca nuestra fe .
15/01/18 10:40 PM
  
Víctor Alberto
Como siempre, D. José Luis ha puesto el dedo en la llaga y con precisión contundente. No es de extrañar -paradójicamente- que Francisco haya recomendado la lectura de la novela "El Señor del mundo" de Robert Benson (ministro anglicano convertido al catolicismo), que resultó profética al denunciar la religión "Humanista" frente a la religión Revelada, y los intentos de los adalides de aquella por conseguir que ésta se diluyese en mero humanismo buenista, sin referencia a lo divino y trascendente. Esto es lo que estamos viendo, misteriosamente: la autodemolición de la Iglesia por sus mismos pastores, como bien señala Alejandros. Pero, sabemos que "Portae inferi non prevalebunt". Solo nos queda rezar, resistir y acometer. Y nuevamente, mis felicitaciones para D. José Luis, quien no se muerde la lengua para denunciar a los falsos profetas. ¿Por qué un ominoso silencio por parte de la pléyade de los teólogos del Opus Dei al respecto?
16/01/18 5:28 AM
  
María de las Nieves
La apostasia se está descubriendo cada vez más clara y es bueno que se vea lo que ya existe ,y que nuestra inclinación al mal salga a la luz y podamos corregirnos ,elevando nuestras suplicas a Dios para ser transformados y el mal del hombre impío aniquilado.

Analicemonos hasta lo más profundo de nuestra conciencia y ver en oración que nos pasa y que pasa al mundo ,ofrezcamos a Dios nuestro sufrimiento y ver el paso del dolor en amor altruista ,amor al Creador y Señor y amor al prójimo y este último como tenemos mucho pecado egocéntricos nos resulta más difícil ,no somos puros y debemos reparar los unos por los otros ,es tiempo de redención y elevar las peticiones al Señor para ver qué pasa y lograr conversión permanente sino no escaparemos, la oración es el arma más poderosa que nos dio el Señor junto a los Sacramentos
16/01/18 2:30 PM
  
DylanBob
Personalmente a mí los sacerdotes de la Obra me acompañan en este camino de dolor y siendo argentino más. Yo soy un simple cooperador que ve desde que tenía 15 años cómo se va "cayendo la pared" de la oración, de la mortificación, de la piedad eucarística. Cuando leíamos a Don Leonardo Castellani el veía pronta la venida del Señor. Qué diría hoy el Docto sacerdote?. Es cierto qué jamás habló de años. El pronto no existe en la eternidad. Pero estoy seguro que hoy el jesuita ejemplar estaría temblando con su rosario en la mano y denunciando como usted Padre (junto a usted) todo el daño, todo el mal que se le hace a Nuestra querida Iglesia. Suyo en Cristo Rey y en María Santísima.
16/01/18 5:28 PM
  
Primo
Rezaremos y esperaremos a que las aguas vuelvan a su cauce pero, independientemente de la travesía del desierto que nos espere, el destrozo va a ser, ya lo está siendo, muy considerable.
16/01/18 7:36 PM
  
Anacoreta
Gracias, Padre, resistiendo y sin callar, ahora y a deshora.
16/01/18 7:46 PM
  
Roberto
Cuando en el Concilio Vaticano II se alude a leer o interpretar los "signos de los tiempos" no se refiere a aceptar acríticamente todo lo que venga del "mundo"; y más, si por mundo entendemos todas las realidades que se oponen al Reino de Dios y su desarrollo en la historia.

Por signos de los tiempos creo que se refiere a saber leer la historia en clave creyente, percibiendo todo aquello (signos), que aunque históricamente, y de carácter temporal forman parte de cierta sensibilidad y valores, que aunque no procedan de fuentes confesionales, son signos del Espíritu Santo; el interés por la dignidad humana, la justicia social, el respeto por la vida, el medioambiente, la lucha contra la pobreza, por ejemplo, etc, etc,etc

El Papa Juan XXIII aludía al hecho de que hay que ver mas lo que nos une que lo que nos separa, aunque no se piense igual que nosotros o no se comparta la misma fe.
Se pasó de un estilo condenatorio y de defensa ante el mundo a un estilo abierto y mas dialogal. Ese es un rasgo que caracterizó al Concilio Vaticano II principalmente. Tampoco dialogar supone aceptación acrítica de todo de cualquier manera. Para el cristiano, el Evangelio siempre será el criterio y la vara de medir la realidad.
16/01/18 10:15 PM
  
davidp83
robertico confunde la gimnasia con la magnesia.
17/01/18 7:09 AM
  
Fuenteovejuna
1) Pocos días antes del Cónclave que consagró a Bergoglio como nuevo papa, leí en el diario Clarín de la Argentina el artículo de un periodista que se acercó con disimulo a un grupo de cardenales que salían charlando del Vaticano.
Al acercarse, el periodista oyó que uno de ellos, decía: "con cuatro años de Bergoglio conseguiremos todos los cambios que necesitamos para modernizar la Iglesia".
2) Finalizado el Cónclave y como ya es tradicional después de la elección del nuevo papa, los cardenales se reunieron en una cena para celebrar el acontecimiento.
El mismo diario Clarín relató que a los postres y luego de unas breves palabras, el Papa Francisco levantó la copa para brindar y les dijo: "¡que Dios los perdone!"
Los cardenales celebraron la ocurrencia papal con sonoras carcajadas, creyendo que el flamante papa les estaba haciendo un chiste. No, no era ningún chiste, con mucha ironía, Francisco les estaba hablando en serio...
Hoy, después de casi cinco años, comprendemos la profundidad del drama que amenaza convertirse en tragedia.

18/01/18 12:02 AM
  
Rexjhs
"¿Qué pretende la pinza; mejor, sus “valedores” de cara a la Iglesia? Vaciarla. Convertir la Iglesia en una carcasa vacía -".

Exacto, padre Aberasturi y añadiría que justamente eso es el fariseísmo: dejar la apariencia para vaciar de sustancia los Mandamientos del Señor y mundanizarlos. Y sabemos que lo que fue, eso será, y que el fariseísmo reinaba en la Iglesia durante la Pasión de Cristo... también ahora el fariseísmo reina en la Iglesia, justo cuando el cuerpo místico de Cristo será perseguido desde dentro de la Iglesia.

Dios le bendiga. Por cierto, completamente de acuerdo con los signos de los tiempos (auténticos) que cita Alejandros.
18/01/18 10:43 PM
  
Denisovic
La renuncia de Benedicto XVI, ha sido uno de los mayores "toques" de atención que hemos recibido dentro de la Iglesia como síntoma muy claro de que estamos viviendo un "tiempo muy especial". Pero sucede que casi nadie quiere "cotejar" los textos bíblicos con lo que está sucediendo, lo cual, nos llevaría a desempolvar esa disciplina teológica denominada "escatologia" que trata sobre los últimos tiempos, que no tiene nada que ver con el fin del mundo. Y puedo contarle y decirle de no pocos religiosos consagrados, así como sacerdotes y obispos que, con solo mencionar la palabra "escatologia", entran en pánico; salen huyendo. Admiro a los evangélicos, porque al menos ellos hablan de este tema con valor y sin rodeos.



El problema, Denisovic, es que con los evangélicos no sabes qué quieren decir en prácticamente nada de lo que dicen. Por eso ni los admiro ni los puedo admirar: no van con la verdad por delante, porque la Verdad es lo primero que han rechazado y "recauchutado". Es un decir.
19/01/18 5:39 PM
  
clara
Da escalofríos leerle, Padre, porque dice lo que muchos escuchamos muy adentro pero no acabamos de creerlo y sufrimos porque no nos cabe en la cabeza que desde la alta jerarquía se esté promoviendo este desastre. E intentamos descubrir el bien de lo que oímos y nos suena mal, y nos agarramos a un clavo ardiendo diciendo que no puede ser que sea lo que vemos, que tiene que haber una razón que no llegamos a comprender. En fin, qué sufrimiento. Qué bien lo explica usted al hablar de los dos santos Papas anteriores como muros de contención, que ahora ya no existen y la riada que ellos contuvieron, entra ahora arrasando y anegando todo. Desde luego que hay que rezar y seguir defendiendo la verdad. Es imprescindible para que el pueblo fiel no se pierda ni caiga en la desesperanza.
21/01/18 1:21 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.