6.04.15

(73) De cinco malos frutos de La Gran Impostura

En un reciente post hemos analizado La Gran Impostura que se gesta a finales de la Edad Media, con la Caída de la Escolástica y la consiguiente pérdida de armonía entre la fe y la razón en parte del pensamiento cristiano.

Este batacazo, propiciado por el empujón nominalista, produce el levantamiento de un nuevo tipo de cultura cristiana:

el antropocentrismo piadoso, humanismo no cristocéntrico, espiritualidad voluntarista que perdura hasta hoy, impregnada de altas dosis de semipelagianismo, buenismo, moralismo, etc.

Leer más... »

4.04.15

(72) ¡Despertad, durmientes!

1.- Una gran sábana de silencio se desliza sobre la expectante Creación. Todas las criaturas esperan, algunas duermen. Aquello que empezó al otro lado del torrente, donde había un huerto, desciende hasta el abismo y raja el estruendo de la historia en dos: la antigua sombra de antes, y la luz que ahora duerme; oh Persona amada, que ama y hace morir la muerte, como en promesa y plan de redención, para que haya esperanza. Y es Dios. 

Leer más... »

3.04.15

(71) La cruz, a secas

1.- El Espíritu de Cristo te hace preferir la cruz.

2.- A menudo el Señor consiente se avive el dolor de la cruz que llevas, para que llegues al extremo, a hechura Suya.

3.- Para moverte a una mayor abnegación, permite Dios desaparezca todo consuelo, y te sorprendas a ti mismo padeciendo lo que nunca, por tu propia decisión, habrías sido capaz de soportar.

Leer más... »

28.03.15

(70) Tiembla, arriano

“En aquel tiempo, los judíos agarraron piedras para apedrear a Jesús. Él les replicó: “Os he hecho ver muchas obras buenas por encargo de mi Padre: ¿por cuál de ellas me apedreáis?” Los judíos le contestaron: “No te apedreamos por una obra buena, sino por una blasfemia: porque tú, siendo un hombre, te haces Dios.” (Juan 10,31-33)

***

1.- Secreteábanse el odio unos a otros, cuchicheándose la muerte que querían infligirle por declararse Hijo de Dios, recontemplando con gula de demonio el momento del apedreamiento, la lluvia de rigores ancestrales, mortalmente duros como su corazón.

Leer más... »

26.03.15

(69) Que es imposible, y sólo el Cordero puede

Hermanos: Es imposible que la sangre de los toros y de los machos cabríos quite los pecados. Por eso, cuando Cristo entró en el mundo dijo: “Tú no quieres sacrificios ni ofrendas, pero me has preparado un cuerpo; no aceptas holocaustos ni víctimas expiatorias. Entonces yo dije lo que está escrito en el libro: “Aquí estoy, oh Dios, para hacer tu voluntad.”” Primero dice: “No quieres ni aceptas sacrificios ni ofrendas, holocaustos ni víctimas expiatorias", que se ofrecen según la Ley. Después añade: “Aquí estoy yo para hacer tu voluntad.” Niega lo primero, para afirmar lo segundo. Y conforme a esa voluntad todos quedamos santificados por la oblación del cuerpo de Jesucristo, hecha una vez para siempre. (Hebreos 10, 4, 10)

***

1.- No hay lejía humana capaz de limpiar la podre que deja el pecado. Solamente con Sangre del Viviente, con Sangre del Mesías, con Sangre de Dios, puede limpiarse, y volver amable lo que el torrente del mal ahogó en tiniebla, y cuajó de inmundicia.

 

Leer más... »