InfoCatólica / La Mirada en Perspectiva / Categoría: Séptimas morales

4.11.18

(310) Personalismo jurídico y libertad religiosa

1ª.- El concepto de libertad religiosa, en clave personalista, no favorece que la religión (la religación del hombre con Dios) sea signo de unidad social, sino todo lo contrario.

No es favorable, de ninguna manera, al catolicismo, y tiene un potente efecto descristianizador.

Absolutiza jurídicamente el derecho a reclamar y contrarreclamar (como diría Turgot) cada visión subjetiva de la religación. Y en consecuencia, paradójicamente, absolutiza el conflicto, al absolutizar jurídicamente cada postura. Es contrario, además, al espíritu misionero. 

(Si todos tienen derecho absoluto ontológico a su dios, es que el Dios verdadero no tiene derechos. Y una sociedad en que el Dios verdadero no tiene derechos es una sociedad destinada a perecer a manos de los ídolos.)

 

2ª.- Se hace imposible entonces un orden jurídico estable, fundado en principios inconmovibles, como la ley natural. Porque si el derecho depende de los ídolos, la ley se vuelve un ídolo mismo, el derecho deviene positivista, y la ley tiraniza al derecho.

El estado, de esta forma, se convierte en mero árbitro de cosmovisiones. Cada perspectiva adámica es apuntalada, abusivamente, en la dignidad humana ontológica, y encontrar denominadores comunes (la ley natural) es imposible. Triunfa el nominalismo, y con él el individualismo, deteriorándose el sentido de comunidad. Sólo queda el recurso al pacto, al contrato, y el recurso a una super-administración que haga posible este sistema de equilibrios y contente a todos. Una administración que debe profesar institucionalmente el agnosticismo. 

 

3ª.- La libertad religiosa, bajo esta perspectiva de derechos declarados, es sólo una manera sofisticadísima de coexistencia, nada más. Un manierismo sociopolítico. No fundado en la verdad, sino en el equilibrio artificial que la ley produce al convertirse en árbitro.

La desorientación del pensamiento católico contemporáneo, a este respecto, es enorme. No sólo porque, en general, padece este concepto disolvente y absolutizador de la libertad religiosa, sino porque cree, además, que es católico.

Leer más... »

19.10.18

(306) Asaltar La Bastilla

1ª.- No pretenda la Iglesia asaltar La Bastilla, sino instaurar el Reino de los Cielos.

 

2ª.- No pretenda la Iglesia evitar el Maelstrom sumándose a sus olas.

 

3ª.- No pretenda la Iglesia ser cuerpo de Adán sino Cuerpo de Cristo.

 

4ª.- Y si pretende lo que no debe pretender, con objeto de ser lo que no debe ser, que la sacuda el oleaje más fuerte, que es la sangre de los mártires. Que no hay reforma mejor que la pasa por la Cruz.

 

5ª.- No es la Iglesia un adminículo del Leviatán, sino el cuerpo del León que habrá de abatirlo.

 

6.- No enseña la Iglesia a base de democratazos. 

 

y 7ª.- La Iglesia, «Casa del Dios vivo, columna y fundamento de la verdad»(1 Tim 3, 15), busque «la paz de Cristo en el reino de Cristo» (Pío XI, Quas primas 1, 1925),  guardando «con suma vigilancia el depósito tradicional de la santa fe» (San Pío X, Pascendi, 1907). Porque Dios, «por una gracia particular, nos ha llamado a la Iglesia de Jesucristo, para que con la luz de la fe y la observancia de la divina ley, le demos el debido culto y lleguemos a la vida eterna.» (Catecismo Mayor, 147).

 
David Glez. Alonso Gracián
 
* * * 
 
 
SÉPTIMAS MORALES

 

(305) Séptimas morales y políticas, I: cosas que hacen falta

(306) Séptimas morales y políticas, II: Asaltar la Bastilla

 

17.10.18

(305) Séptimas morales y políticas, I: cosas que hacen falta

1ª.- Hace falta un cristianismo fuerte y recio, cimentado en la gracia. No sólo para restaurar la vida privada, sino también, y sobre todo, para regenerar la sociedad. Hace falta la realeza de Cristo, en orden a la vida social virtuosa.

 

2ª.- Hace falta limpiar de ambigüedad personalista la teología católica, para que el manierismo ético desaparezca de la predicación. No queremos “catolizar" el ethos de 1789, sino ser lo que somos. 

 

3ª.- Hace falta abnegarse en estado de gracia y prodigarse en buenas obras. No escalaremos a la Ciudad Celeste sin grandes trabajos.

 

4ª.- Hace falta prohibir e impedir el mal, fundamentando el bien sobre la ley natural, posible por la gracia. Autoridad y potestad sin desistencia.

 

5ª.- Hace falta liberar el bien común del cuarto puesto de la lista, y restituirlo en toda su realeza. Porque no es que sea “no negociable", es que es la esencia de la política cristiana.

 

6ª.- Hace falta abandonar la jerga fenomenólogica de los valores y recuperar la doctrina de la virtud, luminosa y clásica.

 

y 7ª.- Hace falta política católica, no sólo políticos católicos. Porque existe un Reino que hemos de pedir, y no sólo para el corazón, sino también para nuestros hijos, para las familias, para la sociedad, para las instituciones, para la vida militante en este mundo. Porque no queremos laicidad, ni fuerte ni débil, sino al Rey de reyes.

 
David Glez. Alonso Gracián