InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Serie Santos y Beatos

21.12.16

Serie “Santos y Beatos” - Santa Maravillas de Jesús (3) - En la enfermedad

Resultado de imagen de Santos y Beatos

En su infinita Sabiduría, el Padre Dios ha sabido suscitar, a lo largo de los siglos, de entre sus hijos, a una cantidad relativamente significativa de los mismos para demostrarnos que no es imposible ser fieles a su Voluntad. Tales de entre nosotros han subido a los altares y, bien como santos bien como Beatos, nos muestran un camino a seguir.

Debemos decir, como es bien conocido y para que nadie se lleve a engaño, que los Santos y Beatos que a lo largo de la historia de la catolicidad han sido tales no siempre han llevado una vida perfecta porque como hombres o mujeres han podido tener sus momentos espirituales de cierta caída. Al fin y al cabo también eran pecadores.

Pues bien, el emérito Papa Benedicto XVI, en la Audiencia General del 13 de abril de 2011 dijo esto que sigue acerca de la santidad:

“La santidad, la plenitud de la vida cristiana no consiste en realizar empresas extraordinarias, sino en unirse a Cristo, en vivir sus misterios, en hacer nuestras sus actitudes, sus pensamientos, sus comportamientos. La santidad se mide por la estatura que Cristo alcanza en nosotros, por el grado como, con la fuerza del Espíritu Santo, modelamos toda nuestra vida según la suya. Es ser semejantes a Jesús, como afirma san Pablo: ‘Porque a los que había conocido de antemano los predestinó a reproducir la imagen de su Hijo’ (Rm 8, 29). Y san Agustín exclama: ‘Viva será mi vida llena de ti’ (Confesiones, 10, 28). El concilio Vaticano II, en la constitución sobre la Iglesia, habla con claridad de la llamada universal a la santidad, afirmando que nadie está excluido de ella: ‘En los diversos géneros de vida y ocupación, todos cultivan la misma santidad. En efecto, todos, por la acción del Espíritu de Dios, siguen a Cristo pobre, humilde y con la cruz a cuestas para merecer tener parte en su gloria’ (Lumen gentium, n. 41).”

Pues bien, aquellos hermanos nuestros que vamos a traer aquí han sabido cumplir lo mejor posible lo que nos dice el Papa. Seamos, nosotros mismos, fieles en lo poco para poder serlo en lo mucho.

 

Santa Maravillas de Jesús (3)  –    En la enfermedad: “Lo que Dios quiera, como Dios quiera, cuando Dios quiera”

 Resultado de imagen de Santa Maravillas de Jesús

No es nada extraño adivinar que una persona como Santa Maravillas de Jesús, que había nacido en el siglo XIX,  tendría muchas ocasiones para desgastarse físicamente y para sufrir dolores y padecimientos. Y esto, además, como ha sucedido con tantos santos y santas, es un medio espiritual más que bueno para que expresen, a través de la aceptación del sufrimiento, la vida que les ha tocado vivir y hacerlo en pleno conocimiento de lo que eso supone. Es decir, que nuestra santa no se arredraba ante lo que, físicamente, podía sucederle porque comprendía y entendía que en el padecer puede haber una gran semilla de fe y de perseverancia en la misma.

Leer más... »

7.12.16

Serie “Santos y Beatos” - Santa Maravillas de Jesús (2)

Resultado de imagen de Santos y Beatos

En su infinita Sabiduría, el Padre Dios ha sabido suscitar, a lo largo de los siglos, de entre sus hijos, a una cantidad relativamente significativa de los mismos para demostrarnos que no es imposible ser fieles a su Voluntad. Tales de entre nosotros han subido a los altares y, bien como santos bien como Beatos, nos muestran un camino a seguir.

Debemos decir, como es bien conocido y para que nadie se lleve a engaño, que los Santos y Beatos que a lo largo de la historia de la catolicidad han sido tales no siempre han llevado una vida perfecta porque como hombres o mujeres han podido tener sus momentos espirituales de cierta caída. Al fin y al cabo también eran pecadores.

Pues bien, el emérito Papa Benedicto XVI, en la Audiencia General del 13 de abril de 2011 dijo esto que sigue acerca de la santidad:

“La santidad, la plenitud de la vida cristiana no consiste en realizar empresas extraordinarias, sino en unirse a Cristo, en vivir sus misterios, en hacer nuestras sus actitudes, sus pensamientos, sus comportamientos. La santidad se mide por la estatura que Cristo alcanza en nosotros, por el grado como, con la fuerza del Espíritu Santo, modelamos toda nuestra vida según la suya. Es ser semejantes a Jesús, como afirma san Pablo: ‘Porque a los que había conocido de antemano los predestinó a reproducir la imagen de su Hijo’ (Rm 8, 29). Y san Agustín exclama: ‘Viva será mi vida llena de ti’ (Confesiones, 10, 28). El concilio Vaticano II, en la constitución sobre la Iglesia, habla con claridad de la llamada universal a la santidad, afirmando que nadie está excluido de ella: ‘En los diversos géneros de vida y ocupación, todos cultivan la misma santidad. En efecto, todos, por la acción del Espíritu de Dios, siguen a Cristo pobre, humilde y con la cruz a cuestas para merecer tener parte en su gloria’ (Lumen gentium, n. 41).”

Pues bien, aquellos hermanos nuestros que vamos a traer aquí han sabido cumplir lo mejor posible lo que nos dice el Papa. Seamos, nosotros mismos, fieles en lo poco para poder serlo en lo mucho.

 

Santa Maravillas de Jesús (2)  –  Santa Maravillas de Jesús y lo sobrenatural

Resultado de imagen de Santa Maravillas de Jesús

Que Santa Maravillas de Jesús fue una mujer verdaderamente emprendedora lo hemos visto aquí. Pero en cuanto a su relación con lo sobrenatural no podemos negar que la tenía y muy gozosa. No obstante, era una religiosa especialmente atendida, si lo podemos decir así, por Dios. Y es que el Espíritu Santo no desatiende a quien escoge, como ella, el camino con Dios y hacia el Todopoderoso.

Así, en algunas de sus cartas relata como, por ejemplo, sentía la fuerza del amor de Dios no de modo o forma sensible sino como lo puede sentir quien lo espera y atiende sus mociones:

“Con una luz oscura, noté con mucha fuerza ese amor, que parece se siente muy fuerte, muy dentro, pero sin nada sensible, y un como ver el verdadero camino” (Carta 222).

En otra ocasión, cuando fue a comulgar sintió que Dios le pedía que lo abandonase todo y que lo aceptase todo. Que debía, por tanto, abandonarse a la voluntad del Creador. Y lo más chocante, por decirlo así, es que le confiesa al sacerdote que ella dijo que sí a tal abandono sabiéndose poca cosa pero poniendo toda su confianza en el Señor.

Leer más... »

30.11.16

Serie “Santos y Beatos” - Santa Maravillas de Jesús (1)

Resultado de imagen de Santos y Beatos

En su infinita Sabiduría, el Padre Dios ha sabido suscitar, a lo largo de los siglos, de entre sus hijos, a una cantidad relativamente significativa de los mismos para demostrarnos que no es imposible ser fieles a su Voluntad. Tales de entre nosotros han subido a los altares y, bien como santos bien como Beatos, nos muestran un camino a seguir.

Debemos decir, como es bien conocido y para que nadie se lleve a engaño, que los Santos y Beatos que a lo largo de la historia de la catolicidad han sido tales no siempre han llevado una vida perfecta porque como hombres o mujeres han podido tener sus momentos espirituales de cierta caída. Al fin y al cabo también eran pecadores.

Pues bien, el emérito Papa Benedicto XVI, en la Audiencia General del 13 de abril de 2011 dijo esto que sigue acerca de la santidad:

“La santidad, la plenitud de la vida cristiana no consiste en realizar empresas extraordinarias, sino en unirse a Cristo, en vivir sus misterios, en hacer nuestras sus actitudes, sus pensamientos, sus comportamientos. La santidad se mide por la estatura que Cristo alcanza en nosotros, por el grado como, con la fuerza del Espíritu Santo, modelamos toda nuestra vida según la suya. Es ser semejantes a Jesús, como afirma san Pablo: ‘Porque a los que había conocido de antemano los predestinó a reproducir la imagen de su Hijo’ (Rm 8, 29). Y san Agustín exclama: ‘Viva será mi vida llena de ti’ (Confesiones, 10, 28). El concilio Vaticano II, en la constitución sobre la Iglesia, habla con claridad de la llamada universal a la santidad, afirmando que nadie está excluido de ella: ‘En los diversos géneros de vida y ocupación, todos cultivan la misma santidad. En efecto, todos, por la acción del Espíritu de Dios, siguen a Cristo pobre, humilde y con la cruz a cuestas para merecer tener parte en su gloria’ (Lumen gentium, n. 41).”

Pues bien, aquellos hermanos nuestros que vamos a traer aquí han sabido cumplir lo mejor posible lo que nos dice el Papa. Seamos, nosotros mismos, fieles en lo poco para poder serlo en lo mucho.

 

Santa Maravillas de Jesús  – Madrid, 1891- Cronología-Fundadora

Resultado de imagen de Santa Maravillas de Jesús

Madrid, 1891

Corría el 4 de noviembre de 1891 cuando nace en Madrid, en concreto en el número 36 de la calle de San Jerónimo, una niña a la que ponen por nombre María de las Maravillas Pidal y Chico de Guzmán. Tenía, además, otros tres hermanos y ella era la de menor edad. A pocos días, ocho, la bautizaron en la Parroquia de San Sebastián. Su conformación la recibió en el año 1896 y su primera comunión en el año 1902.

Los padres de María de las Maravillas estaban bien posicionados, socialmente hablando, porque don Luis y doña Cristina, eran, a la sazón, marqueses de Pidal. De ellos, el padre había sido Ministro de Fomento y por aquel entonces era Embajador de España en la Santa Sede.

Leer más... »

23.11.16