InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Un amigo de Lolo

13.02.19

Un amigo de Lolo – "Lolo, libro a libro" – Así no debemos ser

Presentación

Resultado de imagen de manuel lozano garrido

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Resultado de imagen de El sillón de ruedas

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

Así no debemos ser

 

La soberbia es la coronación del retraimiento, de la negación, del egoísmo, de la dureza, de la sequedad; es el granito que escupe la lluvia fecundante, la cortina de hierro que empareda y endiosa el propio grito, la repulsa a la inmortalidad para quedarse goloseando lo que degrada o el fruto del sudor ajeno.”

 

Podemos decir que, en materia de conocimiento de las actitudes que, muchas veces, mostramos los hijos de Dios, el Beato Manuel Lozano Garrido tiene un saber algo más que especial. Y es que, como se dice popularmente, nos ha calado o, por decirlo de otra forma, nos ha definido a la perfección.

Sí, es bien cierto que somos soberbios. Y lo decimos así, en primera persona del plural: primero, para darnos cuenta de la amplitud de tal daño espiritual y, luego, para incluirnos dentro de tal grupo…

Que somos muchas veces soberbios no es difícil de apreciar. Baste, por lo general, mirarnos a nosotros mismos y a cómo reaccionamos muchas veces ante lo que nos pasa  pero, sobre todo, a como actuamos directamente, desde nuestro propio ser.

El Beato de Linares (Jaén, España) lo dice con una claridad meridiana y que no puede llevar a engaño a nadie… que no quiera engañarse a sí mismo, claro está.

Leer más... »

6.02.19

Un amigo de Lolo – "Lolo, libro a libro" – Dios es bondadoso pero nosotros somos así

Presentación

Resultado de imagen de manuel lozano garrido

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Resultado de imagen de El sillón de ruedas

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

Dios es bondadoso pero nosotros somos así

 

“Todo fue trazado a las mil maravillas, como hecho por Alguien a quien se le plantaban las cosas ante la cara y de golpe le veía ya todos los planos y aún la interioridad más reservada. “Dios todo lo hizo bien.” Y, no obstante, a la sombra ubérrima de un árbol se tramaba sutilmente una tragedia.”

 

Nosotros, los que sabemos que, en el seno de la Iglesia católica, somos hijos de Dios porque hemos recibido el Bautismo, estamos más que seguros de muchas cosas relacionadas con nuestra vida y realidad espiritual. Y que sí, que también sabemos que muchos de ellas tienen un contenido tan, digamos, misterioso (porque son un verdadero misterio para nosotros) que sólo la fe salva la distancia que hay entre las mismas y lo que somos, pensamos y hacemos.

Con esto queremos decir que la fe nos salva muchas veces del abismo de la duda. Y, sin embargo, hay algo que bien sabemos, por lo que podemos ver y por lo que nos rodea y somos, que es, que debe ser, tan cierto como que al día sigue la noche.

Queremos decir que lo que Dios hizo cuando creó (a todo lo creado y, con ello, a nosotros mismos) sólo pudo hacerlo bien y, claro, así lo hizo.

No se trata ahora de hablar de la Creación y, en realidad, de lo que podemos comprobar con nuestros propios ojos, con nuestros oídos y con el resto de sentidos que tenemos. No. Se trata, tan sólo, de constatar que las cosas son como son (de misteriosas y de maravillosas) porque el Todopoderoso, de la nada, hizo todo.

Pues bien. Tal teoría, que la conocemos bien y la compartimos, por fe y porque sólo puede ser así, no está siempre, al parecer, al alcance de lo que hacemos.

El Beato Manuel Lozano Garrido, muy conocedor de la forma de ser de sus hermanos en la fe (y, seguramente, del resto también) nos dice algo que, de entenderlo, nos puede sacar de muchos abismos.

Cuando decimos que “Dios todo lo hizo bien” no estamos presumiendo nada o, por decirlo de otra forma, no hablamos como si no supiéramos lo que queremos decir. Al contrario es la verdad: el Creador, que podía hacer, lo decimos rápidamente, lo que le diera su santa gana, creó porque quería crear y, en efecto, todo lo hizo bien: nada hay malo en lo creado que fuera creado malo sino que todo es bueno y es mejor. Lo que es malo es porque se ha vuelto malo, casi siempre, por la acción de la criatura a la que Dios más quiso hacer a su imagen y semejanza.

Leer más... »

29.01.19

Un amigo de Lolo – "Lolo, libro a libro" – Amor, de Dios

Presentación

Resultado de imagen de manuel lozano garrido

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Resultado de imagen de El sillón de ruedas

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

Amor, de Dios

 

“Dios tiene un solo apellido, que es Amor, siempre Amor, nada más que Amor, y todos sus actos hay que apostillarlos con estar cuatro letras milagrosas”.

 

Si hay un tema que es crucialmente importante para los hijos de Dios es el de la consideración que nuestro Creador tiene de nosotros o, mejor, de cómo actúa con relación a sus hijos.

Digamos, antes de seguir, que no se es hijo de Dios, espiritualmente hablando, tan sólo por haber nacido. Así dicho podría parecer que sí. Sin embargo, somos, sólo (y no es poco) “criaturas” del Padre del Cielo hasta que somos bautizados en el seno de la Esposa de Cristo. Entonces podemos ser considerados, en pura ley espiritual, “hijos de Dios” en sentido estricto. Y es que creemos que decir esto puede resultar, sobre todo, aclaratorio.

Pues bien, sabemos que Dios ama a sus criaturas y, claro, a sus hijos, que son semejanza suya y quieren ser así considerados.

El Beato Manuel Lozano Garrido, que conocía más que bien lo que significa la palabra Amor, así dicha con mayúscula, tuvo a bien dejar más que claro (aquí la utiliza hasta tres veces) lo que quiere decir, precisamente, tal palabra.

Resulta curioso, de todas formas, que nos diga Lolo que Dios tiene apellido. Y es que lo que ha de querer decirnos es que el mismo muestra la cualidad esencial del Todopoderoso: el Amor.

Cualquiera podría decir que sería posible pensar que Dios tiene más de un apellido pues sus cualidades son, sencillamente, infinitas. Sin embargo, la misma, Amor, contiene todo lo bueno y mejor que las demás puedan atesorar. Y bien que lo sabemos nosotros, por nuestra experiencia personal y, a lo mejor, por eso San Agustín dejó dicho eso de “Ama y haz lo que quieras”.

Todo, aquí, nos encamina hacia la plenitud del Amor de Dios. Por eso nos dice el Beato de Linares (Jaén, España) que sí, que Dios es Amor, que tal es su apellido. Pero se nos dice mucho más.

En primer lugar, que “siempre” es Amor. Por tanto, no podemos imaginar que, en algunos momentos (cuando menos mereceríamos ser amados por Quien nos ha creado)   olvida que nos ama y mira para otro lado cuando, precisamente, más necesitamos que mire hacia el nuestro. Y no. Dios, en tales ocasiones (cuando mostramos nuestra peor faz espiritual, cuando pecamos… y mucho que pecamos) es cuando más nos mira y más nos ama.

¿Quiere decir eso que Dios goza con nuestras caídas porque así nos ama más?

Ante esta pregunta sólo podemos responder que no porque, de lo contrario, sería como decir que, para hacer efectiva su bondad, su misericordia y, en fin, su Amor, Dios quiere que pequemos y eso, como bien podemos pensar, es absurdo y está fuera de lugar.

Pero también Dios es “nada más que Amor”. Y a tenor de lo dicho arriba, eso quiere decir que de su Amor parte todo lo que, de mejor, pueda acaecernos a sus hijos los hombres.

Es bien cierto que las cuatro letras que forman la palabra A-m-o-r son un puro milagro. Y es que no podemos considerar otra cosa que no sea cuando Dios nos perdona lo que, para nosotros sería imperdonable o cuando, al contrario de lo que podríamos merecer por nuestras acciones u omisiones, nos ama más que nunca. Y eso, se diga lo que se diga, es, sí, puro milagro, realidad maravillosa que, claro está, no entendemos ni entenderemos nunca hasta que estemos, en el Cielo, en Su presencia. Entonces, como diría San Pablo, no veremos como en un espejo…

Dios es Amor. Sí. Y bien que lo demuestra tantas y tantas veces en nuestra vida. Y, lo que es mejor, no tiene la más mínima intención de cambiar. Y es que la perseverancia divina es así.

 

 

  

Eleuterio Fernández Guzmán

 

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

22.01.19

Un amigo de Lolo – "Lolo, libro a libro" – Ver la Cruz como es

Presentación

Resultado de imagen de manuel lozano garrido

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Resultado de imagen de El sillón de ruedas

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

Ver la Cruz como es

 

“Mirada la Cruz sólo como símbolo de dolor, es una idea parcial que se ha infiltrado incluso en la mentalidad de muchos cristianos, cuando la verdad es que los brazos de Cristo están todavía apuntalados sobre dos travesaños como una evidencia del amor que es posible saborear en la frondosidad del tiempo, igual que la corteza o el agua clara de cada día.”

 

Las personas que no creen en Dios Todopoderoso ni, por tanto, tienen a Jesucristo por su Hijo engendrado y no creado, no entienden las cosas de igual manera que las entendemos aquellos que sí, que creemos que el Creador es nuestro Padre y que envió a su Hijo al mundo para que el mundo se salvase.

Hay un tema que, en esto, es crucial (nunca mejor dicho) porque supone no mucho sino todo en nuestra fe católica. Y, vemos, con tristeza, que hay quien pueda tener alguna que otra duda.

El Beato Manuel Lozano Garrido, que sabía mucho de la Cruz de Cristo y de la suya, habla con toda claridad. No tiene, pues, pelos en la lengua. Pore so habla acerca de la Cruz, así con mayúscula por referirse a la de Cristo, y lo hace con toda crudeza y, podemos decir con lamentación incluida, que con toda verdad.

¿A qué nos referimos?

Leer más... »

15.01.19

Un amigo de Lolo – "Lolo, libro a libro"- Lo que no entendemos

Presentación

Resultado de imagen de manuel lozano garrido

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Resultado de imagen de El sillón de ruedas

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

Lo que no entendemos

 

“Para nuestra limitación, el significado de la obra redentora es como el nacimiento de una cuarta dimensión con la que a las potencias se les ofrecen nuevas perspectivas o un sereno y majestuoso orden en el que los hechos articulan con precisión, sentido, armonía y grandeza.”

 

Que no entendamos muchas cosas relacionadas con nuestra fe católica no es de extrañar. Y no lo es porque las mismas proceden de Quien nos ha creado y mantiene en el mundo y no estamos, simplemente, capacitados para entenderlo todo.

El Beato Manuel Lozano Garrido, que de esto sabía más que algo, habla de “nuestra limitación” pues no hablamos, ni habla él, de la que son físicas que pueden soportarse sino de aquellas que, siendo espirituales, no siempre estamos dispuestos a comprender ni, sobre todo, a aceptar.

Nosotros nacemos, nos movemos y existimos, como dice el Apóstol. Y, sin embargo, precisamente porque somos pecadores, necesitamos ser redimidos, perdonados, salvados.

Leer más... »