InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Lo que Cristo quiere de nosotros

9.07.18

Serie Venerable Marta Robin – Esto debemos ansiar

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

    Resultado de imagen de Le secret de Marta Robin

 

Esto debemos ansiar

 

“¡Es tan delicioso consumirse enteramente en su Amor por su Gloria!”

 

Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que el sufrimiento, bien llevado, conduce a quien eso es capaz de hacer, a la Casa del Padre llamada Cielo.

La Venerable Marta Robin, como es más que conocido y sabido, sufrió mucho a lo largo de su vida que, por otra parte, no fue corta. Es decir, que su sufrimiento se prolongó durante bastantes años.

Sufrir, así, como quien no quiere la cosa, no es fácil. Es más, resulta de lo más difícil tratar de cohonestar lo que decimos creer, nuestra fe, con los malos momentos por los que vamos pasando a lo largo de la vida. Y estamos seguros de que quien eso haga bien se ha ganado el Cielo bien ganado.

Nuestra hermana en la fe, Marta Robin, se encuentra entre los creyentes católicos que han sabido hacer eso tan difícil como es sobrenaturalizar el dolor y, como diría otro ser humano excepcional como es el Beato Manuel Lozano Garrido, supo “sobrenadar” tal dolor, tal sufrir.

Pero, lo mejor del caso es que, para auxilio nuestro y de todo aquel que pueda pasar por algún que otro bache físico o espiritual, la Venerable Marta Robin sabe la causa de tal forma de proceder.

El amor que tuvo Marta Robin Jesucristo y, así, por Dios mismo (o, quizá, al revés) le vino la mar de bien para poder caminar (es un decir, en su caso) por el mundo sabiendo a qué atenerse y, sobre todo, a Quien amar sobre todas las cosas.

Ella nos lo dice muy bien en el texto traído hoy aquí.

 

Lo que es delicioso

El sentido que tiene Marta Robin de su fe es de tal grandeza que sabe perfectamente que lo que, para ella, es delicia, es amar a Dios y tener a su Hijo Jesucristo como hermano y Salvador.

 

Qué supone entregarse a Dios

La delicia de la que antes hablamos no es, sólo, Amar a Dios sino, más que nada, entregarse de todas maneras y formas a Quien la ha creado.

 

No darse con racanismos

Lo que no puede entender ni admitir (suponemos que, por sus palabras, eso fue así) es darse poco o limitar su entrega a Dios, digamos, como quien quiere reservarse algo para sí. Tal forma de actuar no sería propia de quien se sabe hija de Dios y, por tanto, conoce y reconoce que su Creador todo lo ve y todo lo sabe. No cabía, pues, actuación tendente a hacer lo mínimo.

  

Saber porqué se hace

Hay algo que, en materia de fe, es crucial: saber la causa de la misma y de nuestras actuaciones. Y Marta Robin tiene más que claro que toda su entrega, todo su sufrimiento y padecimiento tiene una razón de ser y es, ni más ni menos, que la Gloria (así, con mayúsculas) de Dios. Y nada, ni otra cosa ni nada, la mueve a hacer poco sino mucho y más que mucho. 

Vemos, por tanto, que lo que debemos ansiar no es poca cosa. Y sí, es bien cierto que alcanzar tal estado espiritual de plenitud no es fácil pero nuestra Venerable Marta Robin demostró que, aquí sí, querer es poder.

     

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: [email protected]

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

…………………………..

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

La Venerable Marta Robin es buen ejemplo de lo que se puede llegar a ser: hija de Dios.

…………………………….

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.
…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

 

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

10.09.15

Serie “Lo que Cristo quiere de nosotros” – Cristo quiere que le ames y le temas.

Somos hijos de Dios y, por tanto, nuestra filiación divina, supone mucho. Por ejemplo, que en la misma tenemos a un hermano muy especial. Tan especial es que sin Él nosotros no podríamos salvarnos. Sencillamente moriríamos para siempre. Por eso entregó su vida y, por eso mismo, debemos, al menos, agradecer tan gran manifestación de amor. Y es que nos amó hasta el extremo de dar su vida por todos nosotros, sus amigos.

 

El Hijo del hombre, llamado así ya desde el profeta Daniel, nos ama. Y nos ama no sólo por ser hermano nuestro sino porque es Dios mismo. Por eso quiere que demos lo mejor que de nosotros mismos puede salir, de nuestro corazón, porque así daremos cuenta de aquel fruto que Cristo espera de sus hermanos los hombres.

 

Jesús, sin embargo o, mejor aún, porque nos conoce, tiene mucho que decirnos. Lo dijo en lo que está escrito y lo dice cada día. Y mucho de los que nos quiere decir es más que posible que nos duela. Y, también, que no nos guste. Pero Él, que nunca miente y en Quien no hay pecado alguno, sabe que somos capaces de dar lo mejor que llevamos dentro. Y lo sabe porque al ser hijos de Dios conoce que no se nos pide lo que es imposible para nosotros sino lo que, con los dones y gracias que el Padre nos da, podemos alcanzar a llevar a cabo.

 

Sin embargo, no podemos negar que muchas veces somos torpes en la acción y lentos en la respuesta a Dios Padre.

 

A tal respecto, en el evangelio de san Juan hace Jesús a las, digamos, generales de la Ley. Lo dice en 15, 16:

 

“No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros, y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y que vuestro fruto permanezca; de modo que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo conceda”.

 

En primer lugar, no nos debemos creer que nosotros escogemos a Cristo. Quizá pudiera parecer eso porque, al fin y al cabo, somos nosotros los que decimos sí al Maestro. Sin embargo, eso sucede con el concurso de la gracia antecedente a todo lo que hacemos. Por eso es el Hijo de Dios el que nos escoge porque antes ha estado en nuestro corazón donde tenemos el templo del Espíritu Santo.

 

Pero importa saber para qué: para dar fruto. Y tal dar fruto sólo puede acaecer si damos cumplimiento a lo que Jesucristo espera de nosotros. Y que es mucho porque mucho se nos ha dado.

 

Cristo quiere que le ames y le temas

 

Dios ama a su descendencia porque la creó para que volviera con Él y viviera para siempre en su definitivo Reino.

El Creador envió a su Hijo porque sabía que su pueblo se estaba desviando del camino que les había trazado cuando llamó a Abrahám para que siguiera por dónde le indicara. Y lo envió con algo que Él mismo tenía: Amor.

Cristo amó, pues, durante los años que vivió entre los hombres, a todo aquel que se cruzaba en su camino. Pero es que desde que subió a la Casa del Padre no ha dejado de amar a sus hermanos.

Leer más... »

3.09.15

Serie “Lo que Cristo quiere de nosotros”- Cristo quiere que le trates como el Único

 Somos hijos de Dios y, por tanto, nuestra filiación divina, supone mucho. Por ejemplo, que en la misma tenemos a un hermano muy especial. Tan especial es que sin Él nosotros no podríamos salvarnos. Sencillamente moriríamos para siempre. Por eso entregó su vida y, por eso mismo, debemos, al menos, agradecer tan gran manifestación de amor. Y es que nos amó hasta el extremo de dar su vida por todos nosotros, sus amigos.

El Hijo del hombre, llamado así ya desde el profeta Daniel, nos ama. Y nos ama no sólo por ser hermano nuestro sino porque es Dios mismo. Por eso quiere que demos lo mejor que de nosotros mismos puede salir, de nuestro corazón, porque así daremos cuenta de aquel fruto que Cristo espera de sus hermanos los hombres.

Jesús, sin embargo o, mejor aún, porque nos conoce, tiene mucho que decirnos. Lo dijo en lo que está escrito y lo dice cada día. Y mucho de los que nos quiere decir es más que posible que nos duela. Y, también, que no nos guste. Pero Él, que nunca miente y en Quien no hay pecado alguno, sabe que somos capaces de dar lo mejor que llevamos dentro. Y lo sabe porque al ser hijos de Dios conoce que no se nos pide lo que es imposible para nosotros sino lo que, con los dones y gracias que el Padre nos da, podemos alcanzar a llevar a cabo.

Sin embargo, no podemos negar que muchas veces somos torpes en la acción y lentos en la respuesta a Dios Padre.

A tal respecto, en el evangelio de san Juan hace Jesús a las, digamos, generales de la Ley. Lo dice en 15, 16:

“No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros, y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y que vuestro fruto permanezca; de modo que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo conceda”.

En primer lugar, no nos debemos creer que nosotros escogemos a Cristo. Quizá pudiera parecer eso porque, al fin y al cabo, somos nosotros los que decimos sí al Maestro. Sin embargo, eso sucede con el concurso de la gracia antecedente a todo lo que hacemos. Por eso es el Hijo de Dios el que nos escoge porque antes ha estado en nuestro corazón donde tenemos el templo del Espíritu Santo.

Pero importa saber para qué: para dar fruto. Y tal dar fruto sólo puede acaecer si damos cumplimiento a lo que Jesucristo espera de nosotros. Y que es mucho porque mucho se nos ha dado.

 

Cristo quiere que le trates como el Único

“No habrá para ti otros dioses delante de mí”.

Cuando Dios dijo esto a Moisés las cosas no andaban demasiado bien para el pueblo elegido. Había muchas murmuraciones acerca de lo que había supuesto, hasta entonces, aquel caminar por el desierto en busca de la tierra prometida pero, ¡Ay!, sin las relativas comodidades de la vida de esclavos en Egipto.

Pero Dios dijo aquello de que era el más importante o, por decirlo de otra forma, el Único.

En realidad, no es que Dios tuviese predilección por ser llamado así sino que debían, aquellos que había elegido como su pueblo, conocer y reconocer que se había acabo los tiempos del politeísmo en el que habían vivido durante muchos siglos. Él, el Señor, era el Creador, el Todopoderoso y, así, el Único.

Leer más... »

27.08.15

Serie “Lo que Cristo quiere de nosotros” - Cristo quiere que le sigas como Buen Pastor que es.

Somos hijos de Dios y, por tanto, nuestra filiación divina, supone mucho. Por ejemplo, que en la misma tenemos a un hermano muy especial. Tan especial es que sin Él nosotros no podríamos salvarnos. Sencillamente moriríamos para siempre. Por eso entregó su vida y, por eso mismo, debemos, al menos, agradecer tan gran manifestación de amor. Y es que nos amó hasta el extremo de dar su vida por todos nosotros, sus amigos.

El Hijo del hombre, llamado así ya desde el profeta Daniel, nos ama. Y nos ama no sólo por ser hermano nuestro sino porque es Dios mismo. Por eso quiere que demos lo mejor que de nosotros mismos puede salir, de nuestro corazón, porque así daremos cuenta de aquel fruto que Cristo espera de sus hermanos los hombres.

Jesús, sin embargo o, mejor aún, porque nos conoce, tiene mucho que decirnos. Lo dijo en lo que está escrito y lo dice cada día. Y mucho de los que nos quiere decir es más que posible que nos duela. Y, también, que no nos guste. Pero Él, que nunca miente y en Quien no hay pecado alguno, sabe que somos capaces de dar lo mejor que llevamos dentro. Y lo sabe porque al ser hijos de Dios conoce que no se nos pide lo que es imposible para nosotros sino lo que, con los dones y gracias que el Padre nos da, podemos alcanzar a llevar a cabo.

Sin embargo, no podemos negar que muchas veces somos torpes en la acción y lentos en la respuesta a Dios Padre.

A tal respecto, en el evangelio de san Juan hace Jesús a las, digamos, generales de la Ley. Lo dice en 15, 16:

“No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros, y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y que vuestro fruto permanezca; de modo que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo conceda”.

En primer lugar, no nos debemos creer que nosotros escogemos a Cristo. Quizá pudiera parecer eso porque, al fin y al cabo, somos nosotros los que decimos sí al Maestro. Sin embargo, eso sucede con el concurso de la gracia antecedente a todo lo que hacemos. Por eso es el Hijo de Dios el que nos escoge porque antes ha estado en nuestro corazón donde tenemos el templo del Espíritu Santo.

Pero importa saber para qué: para dar fruto. Y tal dar fruto sólo puede acaecer si damos cumplimiento a lo que Jesucristo espera de nosotros. Y que es mucho porque mucho se nos ha dado.

Cristo quiere que le sigas como Buen Pastor que es

.

Debemos ser ovejas del Buen Pastor que es Cristo. El Hijo de Dios así lo quiere y así nos lo dice muchas veces en las Sagradas Escrituras.

Sin embargo, el ser humano creyente (católico), en demasiadas ocasiones se entrega en manos no recomendables para su vida y para su existir. Así, por ejemplo, si es mundano, no hace ascos a cualquier novedad que se le presente y se siente feliz cuando está “a la última” porque vivir así puede darle la impresión de ser una buena forma de pasar por este mundo.

Leer más... »

20.08.15

Serie “Lo que Cristo quiere de nosotros” – Cristo quiere que le dejemos espacio en nuestro corazón

  

Somos hijos de Dios y, por tanto, nuestra filiación divina, supone mucho. Por ejemplo, que en la misma tenemos a un hermano muy especial. Tan especial es que sin Él nosotros no podríamos salvarnos. Sencillamente moriríamos para siempre. Por eso entregó su vida y, por eso mismo, debemos, al menos, agradecer tan gran manifestación de amor. Y es que nos amó hasta el extremo de dar su vida por todos nosotros, sus amigos.

El Hijo del hombre, llamado así ya desde el profeta Daniel, nos ama. Y nos ama no sólo por ser hermano nuestro sino porque es Dios mismo. Por eso quiere que demos lo mejor que de nosotros mismos puede salir, de nuestro corazón, porque así daremos cuenta de aquel fruto que Cristo espera de sus hermanos los hombres.

Jesús, sin embargo o, mejor aún, porque nos conoce, tiene mucho que decirnos. Lo dijo en lo que está escrito y lo dice cada día. Y mucho de los que nos quiere decir es más que posible que nos duela. Y, también, que no nos guste. Pero Él, que nunca miente y en Quien no hay pecado alguno, sabe que somos capaces de dar lo mejor que llevamos dentro. Y lo sabe porque al ser hijos de Dios conoce que no se nos pide lo que es imposible para nosotros sino lo que, con los dones y gracias que el Padre nos da, podemos alcanzar a llevar a cabo.

Sin embargo, no podemos negar que muchas veces somos torpes en la acción y lentos en la respuesta a Dios Padre.

A tal respecto, en el evangelio de san Juan hace Jesús a las, digamos, generales de la Ley. Lo dice en 15, 16:

“No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros, y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y que vuestro fruto permanezca; de modo que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo conceda”..

En primer lugar, no nos debemos creer que nosotros escogemos a Cristo. Quizá pudiera parecer eso porque, al fin y al cabo, somos nosotros los que decimos sí al Maestro. Sin embargo, eso sucede con el concurso de la gracia antecedente a todo lo que hacemos. Por eso es el Hijo de Dios el que nos escoge porque antes ha estado en nuestro corazón donde tenemos el templo del Espíritu Santo.

Pero importa saber para qué: para dar fruto. Y tal dar fruto sólo puede acaecer si damos cumplimiento a lo que Jesucristo espera de nosotros. Y que es mucho porque mucho se nos ha dado.

  

Cristo quiere que le dejemos espacio en nuestro corazón

 

 

 

 

Los creyentes y discípulos de Cristo que militamos en la Iglesia católica, aquella que fundó el Hijo de Dios y que es, a tal respecto, la única que es verdadera (alejando de sí herejías existentes) somos conscientes de algo muy importante y que nunca debemos olvidar: el corazón lo podemos llenar con algo crucial o con lo que no tiene importancia.

Quien quiere vivir en el mundo y, siendo católico, sabe que hay cosas que no puede aceptar porque van contra la doctrina de su fe, puede estar de acuerdo con la mundanidad o con su fe. Ciertamente a veces pudiera parecer mejor no contrariar las proposiciones que se hacen desde el siglo porque, de hacerlo así, se puede vivir más que mal. Sin embargo, como hijos de Dios que somos cada uno de nosotros sabemos que no todo se puede aceptar porque no todas las proposiciones de las que hablamos aquí están de acuerdo con la doctrina que llena nuestro corazón de fieles.

Leer más... »