InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Serie "De Ramos a Resurrección"

6.07.18

Serie “De Ramos a Resurrección” - VIII. Sobre la Glorificación- La glorificación de Dios

 

De-ramos-a-resurrección

En las próximas semanas, con la ayuda de Dios y el permiso de la editorial, vamos a traer al blog el libro escrito por el que esto escribe de título “De Ramos a Resurrección”. Semana a semana vamos a ir reproduciendo los apartados a los que hace referencia el Índice que es, a saber:

Introducción                                        

I. Antes de todo                                           

 El Mal que acecha                                  

 Hay grados entre los perseguidores          

 Quien lo conoce todo bien sabe               

II. El principio del fin                          

 Un júbilo muy esperado                                       

 Los testigos del Bueno                           

 Inoculando el veneno del Mal                         

III. El aviso de Cristo                           

 Los que buscan al Maestro                      

 El cómo de la vida eterna                              

 Dios se dirige a quien ama                      

 Los que no entienden están en las tinieblas      

 Lo que ha de pasar                                 

Incredulidad de los hombres                    

El peligro de caminar en las tinieblas         

       Cuando no se reconoce la luz                   

       Los ánimos que da Cristo                  

       Aún hay tiempo de creer en Cristo            

IV. Una cena conformante y conformadora 

 El ejemplo más natural y santo a seguir          

 El aliado del Mal                                    

 Las mansiones de Cristo                                

 Sobre viñas y frutos                               

 El principal mandato de Cristo                         

       Sobre el amor como Ley                          

       El mandato principal                         

Elegidos por Dios                                    

Que demos fruto es un mandato divino            

El odio del mundo                                   

El otro Paráclito                                      

Santa Misa                                             

La presencia real de Cristo en la Eucaristía        

El valor sacrificial de la Santa Misa                   

El Cuerpo y la Sangre de Cristo                 

La institución del sacerdocio                     

V. La urdimbre del Mal                         

VI. Cuando se cumple lo escrito                 

En el Huerto de los Olivos                              

La voluntad de Dios                                        

Dormidos por la tentación                        

Entregar al Hijo del hombre                            

       Jesús sabía lo que Judas iba a cumplir       

       La terrible tristeza del Maestro                  

El prendimiento de Jesús                                

       Yo soy                                            

       El arrebato de Pedro y el convencimiento   

       de Cristo

Idas y venidas de una condena ilegal e injusta  

Fin de un calvario                                   

Un final muy esperado por Cristo              

En cumplimiento de la Sagrada Escritura

        La verdad de Pilatos                        

        Lanza, sangre y agua                      

 Los que permanecen ante la Cruz                   

       Hasta el último momento                  

       Cuando María se convirtió en Madre          

       de todos

 La intención de los buenos                      

       Los que saben la Verdad  y la sirven          

VII. Cuando Cristo venció a la muerte        

El primer día de una nueva creación                 

El ansia de Pedro y Juan                          

A quien mucho se le perdonó, mucho amó        

 

VIII. Sobre la glorificación

 La glorificación de Dios                            

 

Cuando el Hijo glorifica al Padre                       

Sobre los frutos y la gloria de Dios                  

La eternidad de la gloria de Dios                      

 

La glorificación de Cristo                                

 

Primera Palabra                                             

Segunda Palabra                                           

Tercera Palabra                                             

Cuarta Palabra                                               

Quinta Palabra                                        

Sexta Palabra                                         

Séptima Palabra                                     

 

Conclusión                                          

 

 El libro ha sido publicado por la Editorial Bendita María. A tener en cuenta es que los gastos de envío son gratuitos.

  

“De Ramos a Resurrección” - VIII. Sobre la Glorificación- La glorificación de Dios

 

 

“Si dar gloria a Dios es relatar, con gozo, lo bueno y mejor que el creador ha hecho a lo largo de los siglos desde que quiso ponerse en el corazón de Abrahám, es bien cierto que en la Última Cena se lleva a cabo, en efecto, la glorificación del Padre Eterno. Así, se pone, en tres ocasiones, en boca de Jesucristo lo siguiente: “cuando salió, dice Jesús: ‘ahora ha sido glorificado el Hijo del hombre y Dios ha sido glorificado en Él.  Si Dios ha sido glorificado en Él, Dios también le glorificará en sí mismo y le glorificará pronto’” (Jn 13, 31-32).

“La gloria de mi Padre está en que deis mucho fruto, y seáis mis discípulos” (Jn 15, 8).

“Así  habló Jesús, y alzando los ojos al cielo,  dijo: ‘Padre, ha llegado la hora; glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique a ti. Y que según el poder que le has dado sobre toda carne, dé también vida eterna a todos los que tú le has dado. Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y al que tú has enviado, Jesucristo. Yo te he glorificado en la tierra, llevando a cabo la obra que me encomendaste realizar. Ahora, Padre, glorifícame Tú, junto a ti, con la gloria que tenía a tu lado antes que el mundo fuese’” (Jn 17, 1-5).

 

Cuando el Hijo glorifica al  Padre

 

El primer texto, que corresponde al Evangelio de San Juan (13, 31-32) nos pone ante una terrible situación que sólo dos de los allí presentes entienden. En Judas ha entrado, con el bocado que le da Jesús y que muestra, al menos al discípulo más joven, quien va a traicionarlo, Satanás. Entonces Jesús le dice que haga lo que tiene que hacer. Y Judas sale de la escena, se marcha para terminar de llevar a cabo, en su negritud, la traición tramada.

Leer más... »

29.06.18

Serie “De Ramos a Resurrección” - A quien mucho se le perdonó, mucho amó

De-ramos-a-resurrección

En las próximas semanas, con la ayuda de Dios y el permiso de la editorial, vamos a traer al blog el libro escrito por el que esto escribe de título “De Ramos a Resurrección”. Semana a semana vamos a ir reproduciendo los apartados a los que hace referencia el Índice que es, a saber:

Introducción                                        

I. Antes de todo                                           

 El Mal que acecha                                  

 Hay grados entre los perseguidores          

 Quien lo conoce todo bien sabe               

II. El principio del fin                          

 Un júbilo muy esperado                                       

 Los testigos del Bueno                           

 Inoculando el veneno del Mal                         

III. El aviso de Cristo                           

 Los que buscan al Maestro                      

 El cómo de la vida eterna                              

 Dios se dirige a quien ama                      

 Los que no entienden están en las tinieblas      

 Lo que ha de pasar                                 

Incredulidad de los hombres                    

El peligro de caminar en las tinieblas         

       Cuando no se reconoce la luz                   

       Los ánimos que da Cristo                  

       Aún hay tiempo de creer en Cristo            

IV. Una cena conformante y conformadora 

 El ejemplo más natural y santo a seguir          

 El aliado del Mal                                    

 Las mansiones de Cristo                                

 Sobre viñas y frutos                               

 El principal mandato de Cristo                         

       Sobre el amor como Ley                          

       El mandato principal                         

Elegidos por Dios                                    

Que demos fruto es un mandato divino            

El odio del mundo                                   

El otro Paráclito                                      

Santa Misa                                             

La presencia real de Cristo en la Eucaristía        

El valor sacrificial de la Santa Misa                   

El Cuerpo y la Sangre de Cristo                 

La institución del sacerdocio                     

V. La urdimbre del Mal                         

VI. Cuando se cumple lo escrito                 

En el Huerto de los Olivos                              

La voluntad de Dios                                        

Dormidos por la tentación                        

Entregar al Hijo del hombre                            

       Jesús sabía lo que Judas iba a cumplir       

       La terrible tristeza del Maestro                  

El prendimiento de Jesús                                

       Yo soy                                            

       El arrebato de Pedro y el convencimiento   

       de Cristo

Idas y venidas de una condena ilegal e injusta  

Fin de un calvario                                   

Un final muy esperado por Cristo              

En cumplimiento de la Sagrada Escritura

        La verdad de Pilatos                        

        Lanza, sangre y agua                      

 Los que permanecen ante la Cruz                   

       Hasta el último momento                  

       Cuando María se convirtió en Madre          

       de todos

 La intención de los buenos                      

       Los que saben la Verdad  y la sirven          

VII. Cuando Cristo venció a la muerte        

El primer día de una nueva creación                 

El ansia de Pedro y Juan                          

A quien mucho se le perdonó, mucho amó        

 

VIII. Sobre la glorificación

 La glorificación de Dios                            

 

Cuando el Hijo glorifica al Padre                       

Sobre los frutos y la gloria de Dios                  

La eternidad de la gloria de Dios                      

 

La glorificación de Cristo                                

 

Primera Palabra                                             

Segunda Palabra                                           

Tercera Palabra                                             

Cuarta Palabra                                               

Quinta Palabra                                        

Sexta Palabra                                         

Séptima Palabra                                     

 

Conclusión                                          

 

 El libro ha sido publicado por la Editorial Bendita María. A tener en cuenta es que los gastos de envío son gratuitos.

  

“De Ramos a Resurrección” - A quien mucho se le perdonó, mucho amó

 

Sobrlpresenciade María Magdaleaentregrupodlas personas más cercanas a Jesús se nos habla en varias ocasiones en el nuevo Testamento.

 

“Después de esto fue caminando de pueblo en pueblo y de aldea en aldea proclamando la Buena Noticia del Reino de Dios; lo acompañaban los Doce y algunas mujeres que él había curado de malos espíritus y enfermedades: María Magdalena, de la que había echado siete demonios, Juana, mujer de cusa, intendente de Herodes, susana, y otras muchas que le ayudaban con sus bienes” (Lc 8,1-3).

Tampoco podemos olvidar el episodio en el que María Magdalena (hermana de Lázaro y marta según se deduce de los dos textos siguientes) ungió a Cristo con un caro perfume y que, a tenor de lo escrito por san Lucas en el texto de arriba (8,1-3) es la misma mujer a que ahora nos referimos:

“Había un cierto enfermo, Lázaro, de Betania, pueblo de María y de su hermana Marta. María era la que ungió al señor con perfumes y le secó los pies con sus cabellos; su hermano Lázaro era el enfermo” (Jn 11, 1-2).

“Seis días antes de la Pascua, Jesús se fue a Betania, donde estaba Lázaro, a quien Jesús había resucitado de entre los muertos. Le dieron allí una cena. Marta servía y Lázaro era uno de los que estaban con él a la mesa. Entonces María, tomando una libra de perfume de nardo puro, muy caro, ungió los pies de Jesús y los secó con sus cabellos. Y la casa se llenó del olor del perfume” (Jn 12, 1-3).

Y ahora, se atribuye a la persona de María Magdalena el siguiente episodio que, si bien en el segundo texto bíblico (de san Lucas) no se dice que se trate del fariseo que invita a comer a Jesús según se dice en el evangelio de San Marcos (que lo llama Simón el leproso) lo bien cierto es que, probablemente, se trate de la misma persona:

“Estando él en Betania, en casa de Simón el leproso, recostado a la mesa, vino una mujer que traía un frasco de alabastro con perfume puro de nardo, de mucho precio; quebró el frasco y lo derramó sobre su cabeza” (Mc 1, 3).

“Un fariseo le rogó que comiera con él, y, entrando en la casa del fariseo, se puso a la mesa. Había en la ciudad una mujer pecadora pública, quien al saber que estaba comiendo en casa del fariseo, llevó un frasco de alabastro de perfume, y poniéndose detrás, a los pies de él, comenzó a llorar, y con sus lágrimas le mojaba los pies y con los cabellos de su cabeza se los secaba; besaba sus pies y los ungía con el perfume. al verlo el fariseo que le había in- vitado, se decía para sí: ‘Si éste fuera profeta, sabría quién y qué clase de mujer es la que le está tocando, pues es una pecadora.’ Jesús le respondió: ‘Simón, tengo algo que decirte.’ Él dijo: ‘Di, maestro.’ Un acreedor tenía dos deudores: uno debía quinientos denarios y el otro cincuenta. como no tenían para pagarle, perdonó a los dos. ¿Quién de ellos le amará más?’ Respondió Simón: ‘Supongo que aquel a quien perdonó más.’ Él le dijo: ‘Has juzgado bien’,  y  volviéndose  hacia  la  mujer,  dijo  a  Simón:  ‘¿Ves  a  esta mujer? entré en tu casa y no me diste agua para los pies. Ella, en cambio, ha mojado mis pies con lágrimas, y los ha secado con sus cabellos. No me diste el beso. Ella, desde que entró, no ha dejado de besarme los pies. No ungiste mi cabeza con aceite. Ella ha ungido mis pies con perfume. Por eso te digo que quedan perdonados sus muchos pecados, porque ha mostrado mucho amor. A quien poco se le perdona, poco amor muestra’” (Lc 7, 36-47).

Y cuando Jesús es llevado al monte llamado Calvario, se encuentra allí, entre los pocos discípulos que han sido capaces de obviar el miedo que podían tener a los que perseguían a Jesús:

“Había allí muchas mujeres mirando desde lejos, aquellas que habían seguido a Jesús desde Galilea para servirle. Entre ellas estaban María Magdalena, María la madre de Santiago y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo.” (Mt 27, 55-56).

 

“Había también unas mujeres mirando desde lejos, entre ellas, María Magdalena, María la madre de Santiago el menor y de Joset, y Salomé, que le seguían y le servían cuando estaba en Galilea, y otras muchas que habían subido con él a Jerusalén” (Mc 15, 40-41).

Y aquí la vemos, como amiga, hasta el extremo de no querer dejar de seguir, una vez muerto, al Maestro:

“María Magdalena y María la de Joset se fijaban dónde era puesto” (Mc 15, 47).

Aquellas mujeres, entre ellas nuestra María, habían perdido elmiedo que los hombres manifestaron con tanta prontitud. Si habían sido capaces de permanecer ante la cruz donde se encontraban, además de los soldados romanos (de los que, seguramente, nada malo podían esperar de no recibir órdenes en tal sentido) aquellos que habían procurado la muerte de su maestro, no iban a ser ahora cobardes cuando iban a poner en el sepulcro a Jesús. Allí se encontraban y, por eso mismo, pudieron ir el domingo por la mañana, bien temprano, a terminar con las labores de embalsamamiento que, según su pensamiento tradicional, no se habían cumplido con lo llevado a cabo por José de Arimatea y Nicodemo. Por eso, como decimos, cuando han pasado algunas horas desde que Jesús fuera introducido en la que se suponía era su última morada en la tierra, María Magdalena no se arredra ante nada. ama a Jesús con todas sus fuerzas. Por eso:

“Pasado el sábado, María Magdalena, María la de Santiago y Salomé compraron aromas para ir a embalsamarle. Y muy de madrugada, el primer día de la semana, a la salida del sol, van al sepulcro” (Mc 16, 1-2).

Vemos, por tanto, que María Magdalena es una mujer a cuya persona se le ha prestado una atención destacable. Lo es tanto por lo que le pasa a ella misma con relación a Jesús como por lo que supone, para la generalidad de los creyentes, eso que le ha pasado. 

Así, María Magdalena es una de las personas a las que el Maestro presta su atención por estar poseída por siete demonios. nos dice San Lucas (citado arriba) que de ella sacó Jesús un número tan abultado de entes malignos que la debían someter, por ejemplo, a cometer muchos actos impuros (es posible que, por eso, por ser tenida por pecadora pública, tuviera que cambiar el lugar donde vivía en Galilea por Betania, en Judea donde lo hacía con sus hermanos Lázaro y Marta). Se entiende perfectamente que María tuviera un amor sin medida posible por quien le había hecho una tan gran merced pues no es poca cosa que alguien sometido, de una forma tan terrible, al dominio del mal en grado sumo sienta agradecimiento por quien la libre de tal estado de postración espiritual. Por eso María Magdalena sigue a Jesús a todas partes (mucho le ha perdonado el Maestro y mucho amor muestra ella) y, sobre todo, a los pies de la misma cruz donde lo están matando.

Pues bien, aquella mujer, que tanto perdón había recibido de Jesús en un tiempo pasado (pero para ella siempre presente y actual), como dice el texto de san Juan, “estaba junto al sepulcro fuera llorando”. Entonces ve a dos Ángeles (¿acaso serían los que consolaban a Jesús mientras se encontraba en el Huerto de los olivos?) que le preguntan extrañados las razones de su llanto aun sabiendo, a ciencia cierta, los motivos del mismo. Pero ella está obnubilada, está demasiado dolorida como para darse cuenta de lo que le está pasando. Su Rabbuní ha resucitado y ella aun se encuentra en el recuerdo de lo que fue su persona. Aun no ha abierto los ojos del alma porque aun no se ha dado cuenta de que aquel que le habla es Jesús. Le hace dos preguntas clave: cuál es la causa de sus lágrimas y, sobre todo, a quién está buscando. Y es que María Magdalena llora por la muerte de Jesús y por eso ha acudido al sepulcro a buscarlo. Y todo aquello, toda aquella situación de zozobra espiritual, de repente queda aniquilada. Alguien le habla, alguien le pregunta por algo tan sencillo como es la respuesta que contiene dos palabras: “Mi Maestro”. Ella busca a quien le había enseñado la mejor doctrina del mundo y que, además, había puesto en práctica con ella misma: el amor y la misericordia, el perdón y la comprensión hacia las dolencias del prójimo, el darse cuenta de las necesidades del necesitado, del bienaventurado que llora.

Y aquella María, aquella mujer que tanto había padecido antes de conocer a Jesús, se da cuenta de que, ante sí, tiene a Quien tanto ha amado, a Quien tanto ama por ser el Mesías y el Hijo de Dios dado por el Todopoderoso para que todo lo torcido se enderece (como ella), para que todo lo perdido y alejado de Dios se le vuelva a acercar. Y es que Jesús había resucitado y, habiéndose cumplido lo escrito estaba ante ella, allí mismo, en cuerpo y alma sobrenaturalizados.

Y Jesús, que comenzaba, con su resurrección, una nueva etapa de la misión que le había encomendado su Padre, se presenta ante sus Apóstoles que, por miedo a los judíos, están escondidos. Y les da la paz. Y todo, verdaderamente todo y entonces, acabó por encajar en el corazón de los que le habían seguido más de cerca.

Ciertamente estaba allí; ciertamente, había resucitado.

   

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: [email protected]

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

…………………………..

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

De Ramos a Resurrección es un tiempo de verdadera salvación eterna. 

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.
…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

 

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

15.06.18

Serie “De Ramos a Resurrección” - El primer día de la nueva Creación

De-ramos-a-resurrección

En las próximas semanas, con la ayuda de Dios y el permiso de la editorial, vamos a traer al blog el libro escrito por el que esto escribe de título “De Ramos a Resurrección”. Semana a semana vamos a ir reproduciendo los apartados a los que hace referencia el Índice que es, a saber:

Introducción                                        

I. Antes de todo                                           

 El Mal que acecha                                  

 Hay grados entre los perseguidores          

 Quien lo conoce todo bien sabe               

II. El principio del fin                          

 Un júbilo muy esperado                                       

 Los testigos del Bueno                           

 Inoculando el veneno del Mal                         

III. El aviso de Cristo                           

 Los que buscan al Maestro                      

 El cómo de la vida eterna                              

 Dios se dirige a quien ama                      

 Los que no entienden están en las tinieblas      

 Lo que ha de pasar                                 

Incredulidad de los hombres                    

El peligro de caminar en las tinieblas         

       Cuando no se reconoce la luz                   

       Los ánimos que da Cristo                  

       Aún hay tiempo de creer en Cristo            

IV. Una cena conformante y conformadora 

 El ejemplo más natural y santo a seguir          

 El aliado del Mal                                    

 Las mansiones de Cristo                                

 Sobre viñas y frutos                               

 El principal mandato de Cristo                         

       Sobre el amor como Ley                          

       El mandato principal                         

Elegidos por Dios                                    

Que demos fruto es un mandato divino            

El odio del mundo                                   

El otro Paráclito                                      

Santa Misa                                             

La presencia real de Cristo en la Eucaristía        

El valor sacrificial de la Santa Misa                   

El Cuerpo y la Sangre de Cristo                 

La institución del sacerdocio                     

V. La urdimbre del Mal                         

VI. Cuando se cumple lo escrito                 

En el Huerto de los Olivos                              

La voluntad de Dios                                        

Dormidos por la tentación                        

Entregar al Hijo del hombre                            

       Jesús sabía lo que Judas iba a cumplir       

       La terrible tristeza del Maestro                  

El prendimiento de Jesús                                

       Yo soy                                            

       El arrebato de Pedro y el convencimiento   

       de Cristo

Idas y venidas de una condena ilegal e injusta  

Fin de un calvario                                   

Un final muy esperado por Cristo              

En cumplimiento de la Sagrada Escritura

        La verdad de Pilatos                        

        Lanza, sangre y agua                      

 Los que permanecen ante la Cruz                   

       Hasta el último momento                  

       Cuando María se convirtió en Madre          

       de todos

 La intención de los buenos                      

       Los que saben la Verdad  y la sirven          

VII. Cuando Cristo venció a la muerte        

El primer día de una nueva creación                 

El ansia de Pedro y Juan                          

A quien mucho se le perdonó, mucho amó        

 

VIII. Sobre la glorificación

 La glorificación de Dios                            

 

Cuando el Hijo glorifica al Padre                       

Sobre los frutos y la gloria de Dios                  

La eternidad de la gloria de Dios                      

 

La glorificación de Cristo                                

 

Primera Palabra                                             

Segunda Palabra                                           

Tercera Palabra                                             

Cuarta Palabra                                               

Quinta Palabra                                        

Sexta Palabra                                         

Séptima Palabra                                     

 

Conclusión                                          

 

 El libro ha sido publicado por la Editorial Bendita María. A tener en cuenta es que los gastos de envío son gratuitos.

  

“De Ramos a Resurrección” - El primer día de la nueva Creación.

 

“El primer día de la semana va María Magdalena de madrugada al sepulcro cuando todavía estaba oscuro, y ve la piedra quitada del sepulcro. echa a correr y llega donde Simón Pedro y donde el otro discípulo a quien Jesús quería y les dice: ‘Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto.’ Salieron Pedro y el otro discípulo, y se encaminaron al sepulcro. Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió por delante más rápido que Pedro, y llegó primero al sepulcro. Se inclinó y vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llega también Simón Pedro siguiéndole, entra en el sepulcro y ve las vendas en el suelo, y el sudario que cubrió su cabeza, no junto a las vendas, sino plegado en un lugar aparte. entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado el primero al sepulcro; vio y creyó, pues hasta entonces no habían comprendido que según la escritura Jesús debía resucitar de entre los muertos. Los discípulos, entonces, volvieron a casa. Estaba María junto al sepulcro fuera llorando. Y mientras lloraba se inclinó hacia el sepulcro, y ve dos Ángeles de blanco, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús, uno a la cabecera y otro a los pies. Dícenle ellos: ‘mujer, ¿por qué lloras?’ ella les respondió: ‘Porque se han llevado a mi señor, y no sé dónde le han puesto.’ Dicho esto, se volvió y vio a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús. Le dice Jesús: ‘mujer, ¿por qué lloras? ¿a quién buscas?’ ella, pensando que era el encargado del huerto, le dice: ‘señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo me lo llevaré.’ Jesús le dice: ‘María.’ ella se vuelve y le dice en he- breo: ‘Rabbuní’ - que quiere decir: ‘Maestro’ -. Dícele Jesús: ‘No me toques, que todavía no he subido al Padre. Pero vete donde mis hermanos y diles: subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios.’ Fue María magdalena y dijo a los discípulos que había visto al Señor y que había dicho estas palabras. al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estando cerradas, por miedo a los judíos, las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo:‘La paz con vosotros’”

(Jn 20, 1-28). 

El primer día de una nueva creación

 

En el Tropario del día de Pascua de la Liturgia bizantina se dice que

 

“Cristo ha resucitado de los muertos, con su muerte ha vencido a la muerte. Y a los muertos ha dado la vida.”

 

Cuando Dios creó al hombre a su imagen y semejanza (cf. Gn 1, 26) esperaba del mismo un comportamiento digno de tal naturaleza. Era, pues, voluntad de Dios que su criatura tuviera con- ciencia de quién era y, por eso mismo, actuara conforme a lo que su creador tenía previsto para ella. Por eso se reveló a Abrahám y lo llevó por caminos desconocidos para aquel incipiente pueblo. Pero el hombre, a lo largo de la historia relacionada con el conocimiento del Todopoderoso, se fue desviando del camino que había trazado aquel que lo había creado. Y se necesitó algo tan portentoso como fue que Dios se hiciera hombre. Si el pecado, que entró en el mundo por la ambición ciega de nuestros Primeros Padres, rompería el lazo que unía a Dios y hombre y delimitaría un antes y un después de la creación, algo nuevo debía pasar, algo que el ser humano siquiera era capaz de imaginar.

A largo de las páginas de estas meditaciones hemos visto lo que tuvo que pasar el Hijo del hombre para que sus hermanos se redimieran, para que fueran rescatados de la fosa en la que habían caído o les habían hecho caer aquellos que debían haberles cuidado, como pastores de aquellas las ovejas que Dios les había confiado.

Leer más... »

8.06.18

Serie “De Ramos a Resurrección” - La intención de los buenos

De-ramos-a-resurrección

En las próximas semanas, con la ayuda de Dios y el permiso de la editorial, vamos a traer al blog el libro escrito por el que esto escribe de título “De Ramos a Resurrección”. Semana a semana vamos a ir reproduciendo los apartados a los que hace referencia el Índice que es, a saber:

Introducción                                        

I. Antes de todo                                           

 El Mal que acecha                                  

 Hay grados entre los perseguidores          

 Quien lo conoce todo bien sabe               

II. El principio del fin                          

 Un júbilo muy esperado                                       

 Los testigos del Bueno                           

 Inoculando el veneno del Mal                         

III. El aviso de Cristo                           

 Los que buscan al Maestro                      

 El cómo de la vida eterna                              

 Dios se dirige a quien ama                      

 Los que no entienden están en las tinieblas      

 Lo que ha de pasar                                 

Incredulidad de los hombres                    

El peligro de caminar en las tinieblas         

       Cuando no se reconoce la luz                   

       Los ánimos que da Cristo                  

       Aún hay tiempo de creer en Cristo            

IV. Una cena conformante y conformadora 

 El ejemplo más natural y santo a seguir          

 El aliado del Mal                                    

 Las mansiones de Cristo                                

 Sobre viñas y frutos                               

 El principal mandato de Cristo                         

       Sobre el amor como Ley                          

       El mandato principal                         

Elegidos por Dios                                    

Que demos fruto es un mandato divino            

El odio del mundo                                   

El otro Paráclito                                      

Santa Misa                                             

La presencia real de Cristo en la Eucaristía        

El valor sacrificial de la Santa Misa                   

El Cuerpo y la Sangre de Cristo                 

La institución del sacerdocio                     

V. La urdimbre del Mal                         

VI. Cuando se cumple lo escrito                 

En el Huerto de los Olivos                              

La voluntad de Dios                                        

Dormidos por la tentación                        

Entregar al Hijo del hombre                            

       Jesús sabía lo que Judas iba a cumplir       

       La terrible tristeza del Maestro                  

El prendimiento de Jesús                                

       Yo soy                                            

       El arrebato de Pedro y el convencimiento   

       de Cristo

Idas y venidas de una condena ilegal e injusta  

Fin de un calvario                                   

Un final muy esperado por Cristo              

En cumplimiento de la Sagrada Escritura

        La verdad de Pilatos                        

        Lanza, sangre y agua                      

 Los que permanecen ante la Cruz                   

       Hasta el último momento                  

       Cuando María se convirtió en Madre          

       de todos

 La intención de los buenos                      

       Los que saben la Verdad  y la sirven          

VII. Cuando Cristo venció a la muerte        

El primer día de una nueva creación                 

El ansia de Pedro y Juan                          

A quien mucho se le perdonó, mucho amó        

 

VIII. Sobre la glorificación

 La glorificación de Dios                            

 

Cuando el Hijo glorifica al Padre                       

Sobre los frutos y la gloria de Dios                  

La eternidad de la gloria de Dios                      

 

La glorificación de Cristo                                

 

Primera Palabra                                             

Segunda Palabra                                           

Tercera Palabra                                             

Cuarta Palabra                                               

Quinta Palabra                                        

Sexta Palabra                                         

Séptima Palabra                                     

 

Conclusión                                          

 

 El libro ha sido publicado por la Editorial Bendita María. A tener en cuenta es que los gastos de envío son gratuitos.

  

“De Ramos a Resurrección” - La intención de los buenos

 

Los que saben la Verdad y la sirven

Como es más que conocido, Jesús no tuvo mucho éxito en su predicación entre muchas personas de las altas esferas religiosas de Israel. Es decir, muchos de los que ocupaban altos cargos religiosos lo miraban con mucho recelo. esos, además, eran los que habían urdido la persecución del maestro de Galilea. Sin embargo, por mucho que pueda pensarse que Jesús fue perseguido por haberse enfrentado a los poderosos de su tiempo, es más cierto que lo fue por haber metido el dedo en el ojo espiritual de tales personas y por haber sostenido la Verdad cuando la misma había sido tergiversada en interés, precisamente, de fariseos y otros personajes por el estilo.

Pues bien, no todos eran igual o pensaban de igual forma. Había algunos, que son mencionados en las Sagradas Escrituras, que se habían dado cuenta de que Jesús era, en efecto, el mesías que tanto llevaban esperando no sólo los poderosos (judíos, se entiende) de su tiempo sino, exactamente, todos y cada uno de los miembros del pueblo elegido por Dios. De tales personas (que no serían las únicas, seguramente) a una ya la hemos nombrado: claudia Prócula, esposa del Gobernador Pilato. Ella, sin embargo, aparte de haber tratado de que Jesús no fuera condenado por su esposo (cf. Mt 27, 19 donde llama “justo” a Jesús) nada más sabemos aunque es ciertamente posible que fuera discípula de Cristo o, al menos, lo tuviera por un hombre de fe a tener en cuenta.

Leer más... »

18.05.18

Serie “De Ramos a Resurrección” - Los que permanecen ante la Cruz

De-ramos-a-resurrección

En las próximas semanas, con la ayuda de Dios y el permiso de la editorial, vamos a traer al blog el libro escrito por el que esto escribe de título “De Ramos a Resurrección”. Semana a semana vamos a ir reproduciendo los apartados a los que hace referencia el Índice que es, a saber:

Introducción                                        

I. Antes de todo                                           

 El Mal que acecha                                  

 Hay grados entre los perseguidores          

 Quien lo conoce todo bien sabe               

II. El principio del fin                          

 Un júbilo muy esperado                                       

 Los testigos del Bueno                           

 Inoculando el veneno del Mal                         

III. El aviso de Cristo                           

 Los que buscan al Maestro                      

 El cómo de la vida eterna                              

 Dios se dirige a quien ama                      

 Los que no entienden están en las tinieblas      

 Lo que ha de pasar                                 

Incredulidad de los hombres                    

El peligro de caminar en las tinieblas         

       Cuando no se reconoce la luz                   

       Los ánimos que da Cristo                  

       Aún hay tiempo de creer en Cristo            

IV. Una cena conformante y conformadora 

 El ejemplo más natural y santo a seguir          

 El aliado del Mal                                    

 Las mansiones de Cristo                                

 Sobre viñas y frutos                               

 El principal mandato de Cristo                         

       Sobre el amor como Ley                          

       El mandato principal                         

Elegidos por Dios                                    

Que demos fruto es un mandato divino            

El odio del mundo                                   

El otro Paráclito                                      

Santa Misa                                             

La presencia real de Cristo en la Eucaristía        

El valor sacrificial de la Santa Misa                   

El Cuerpo y la Sangre de Cristo                 

La institución del sacerdocio                     

V. La urdimbre del Mal                         

VI. Cuando se cumple lo escrito                 

En el Huerto de los Olivos                              

La voluntad de Dios                                        

Dormidos por la tentación                        

Entregar al Hijo del hombre                            

Jesús sabía lo que Judas iba a cumplir       

La terrible tristeza del Maestro                  

El prendimiento de Jesús                                

       Yo soy                                            

       El arrebato de Pedro y el convencimiento   

       de Cristo

Idas y venidas de una condena ilegal e injusta  

Fin de un calvario                                   

Un final muy esperado por Cristo              

En cumplimiento de la Sagrada Escritura

La verdad de Pilatos

Lanza, sangre y agua

 Los que permanecen ante la Cruz                   

       Hasta el último momento                  

       Cuando María se convirtió en Madre          

       de todos

 La intención de los buenos                      

       Los que saben la Verdad  y la sirven          

VII. Cuando Cristo venció a la muerte        

El primer día de una nueva creación                 

El ansia de Pedro y Juan                          

A quien mucho se le perdonó, mucho amó        

 

VIII. Sobre la glorificación

 La glorificación de Dios      

Cuando el Hijo glorifica al Padre                       

Sobre los frutos y la gloria de Dios                  

La eternidad de la gloria de Dios                      

La glorificación de Cristo    

Primera Palabra                                             

Segunda Palabra                                           

Tercera Palabra                                             

Cuarta Palabra                                               

Quinta Palabra                                        

Sexta Palabra                                         

Séptima Palabra                                     

 

Conclusión   

 El libro ha sido publicado por la Editorial Bendita María. A tener en cuenta es que los gastos de envío son gratuitos.

  

“De Ramos a Resurrección” -  Los que permanecen ante la cruz

“Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, maría, mujer de Clopás, y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre

y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: ‘mujer, ahí tienes a tu hijo.’

Luego dice al discípulo: ‘ahí tienes a tu madre.’ Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa”

(Jn 19, 25-27)

 

Hasta el último momento

Cuando Jesús se encontraba en el Huerto de los Olivos y llegó el momento crucial en el que fue detenido podemos decir que la actitud de los que le acompañaban no fue de lo más valiente que se podía esperar. Una vez Pedro desenvainó la espada y tuvo que dejar de utilizarla por mandato de Jesús cundió el miedo:

“Y abandonándole huyeron todos” (Mc 14, 50).

 “Entonces los discípulos le abandonaron todos y huyeron” (Mt 26, 56).

 

No es nada extraño, humanamente hablando, que los que acompañaban a Jesús se temiesen lo peor porque tampoco hubiera sido extraño que, allí mismo, les hubieran causado algún daño irreparable o que, simplemente, los hubieran detenido. Y huyeron aunque, como dice el evangelio de san Lucas (22, 54) “Pedro le iba siguiendo de lejos.”

Luego, ya sabemos qué pasó con el apóstol que tanto había prometido defender a Jesús y entregarse en las mismas condiciones que su Maestro:

“Habían encendido una hoguera en medio del patio y estaban sentados alrededor; Pedro se sentó entre ellos. Una criada, al verle sentado junto a la lumbre, se le quedó mirando y dijo: ‘este también estaba con él.’ Pero él lo negó: ‘¡mujer, no le conozco!’ Poco después, otro, viéndole, dijo: ‘Tú también eres uno de ellos.’ Pedro dijo: ‘¡Hombre, no lo soy!’ Pasada como una hora, otro aseguraba: ‘cierto que éste también estaba con él, pues además es galileo.’ Le dijo Pedro: ‘¡Hombre, no sé de qué hablas!’ Y en aquel momento, estando aún hablando, cantó un gallo,y el señor se volvió y miró a Pedro, y recordó Pedro las palabras del señor, cuando le dijo: ‘antes que cante hoy el gallo, me habrás negado tres veces’” (Lc 22, 55-61).

Siaqueleraelprimero de entre ellos… ¿qué sería de los demás? Uno, por ejemplo, se negaría a reconocer que Jesús había resucitado (Tomás); de los otros, incluido el incrédulo, no se sabe hasta que se les encuentra escondidos por miedo a los judíos (cf. Jn 20, 19). El caso es que la desbandada fue general y que todos abandonaron a Jesús en aquellas circunstancias.

¿Todos?

Gracias a Dios no la totalidad de los que seguían a Jesús quisieron mirar para otro lado y lo más lejos posible sino que hubo honrosas excepciones que confirmaron, no obstante, la regla. Es decir, no todos dejaron solo al Maestro. 

Leer más... »