InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Ventana a la Tierra Media – La Comarca de Tolkien

17.01.20

J.R.R. Tolkien -Ventana a la Tierra Media – El amor en los tiempos de Aragorn

Resultado de imagen de Tolkien y la Tierra Media

Durante las próximas semanas, si Eru quiere, vamos a escribir a tenor de obras sobradamente conocidas. Queremos decir que nos vamos a agenciar, por decirlo así y sin mala intención, de ciertos títulos del escritor Gabriel García Márquez.

Vayamos, pues con el primero de estos artículos de título “El amor en los tiempos de Aragorn” que tiene mucho que ver, como sabe todo lector, con aquel Amor en los tiempos del cólera del escritor citado arriba. Y nos referimos, claro, al título porque en cuanto al contenido, se trata de mundos más que distantes y distintos…

El amor en los tiempos de Aragorn

Resultado de imagen de Aragorn y Arwen

 

Hacía mucho tiempo que había ocurrido aquello de Lúthien y Beren. Y queremos decir que el hecho mismo de que una elfa, además más que bella (¿No es eso, casi siempre, un abundar en la verdad?), se uniera en matrimonio con un hombre (mortal, por lo tanto) no era lo más común. Y quizá por eso el padre de la primera, a la sazón Thingol, se opuso tan tenazmente a tal unión que le impuso una grave prueba al hombre que osaba ansiar eso: quitar un silmaril de la cabeza de Morgoth. Y no podemos dejar de reconocer que era, casi, como pedirle la luna al bien intencionado hombre.

Creemos recordar que, en una primera redacción de aquel amor Beren también era un elfo pero, de haber sido así se habría perdido mucho de lo que, siendo hombre, tenía que aportar a la historia. Y decimos, por tanto, que nuestro autor el profesor de Oxford supo cambiar, para bien, el qué del hombre.

El caso es que, como es sabido, Beren (con la inestimable ayuda de su amada Lúthien) consigue llevarle al exagerado padre de la bella elfa la preciada joya producida por las manos del Fëanor y, al fin, triunfa el amor sin mayores exigencias.

Leer más... »

10.01.20

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – Recensión de “El Tío Curro” - La Conexión Española de J.R.R. Tolkien

Resultado de imagen de Tolkien y la Tierra Media

 

El autor del libro que traemos hoy, a la sazón José Manuel Ferrández Bru, ya fue entrevistado para esta página y, en su día, se publicó la citada entrevista en la que nuestro buen amigo Gimli (tal es su otro nombre propio de la Tierra Media) se expresaba como creía conveniente acerca de este maravilloso mundo subcreado por J.R.R.Tolkien.

Pero hace mucho tiempo que, el que esto escribe, le debía la causa y motivo del artículo de hoy, la recensión de su libro dedicado al P. Francis Morgan, que vino a ser el tutor de los Tolkien por expreso deseo de la madre de ambos cuando la misma falleció. Y él, claro está, aceptó de todo corazón. 

Y eso es lo que hacemos.

 

Resultado de imagen de el tio Curro

Título“El Tío Curro” - La Conexión Española de J.R.R. Tolkien.

Autor: José Manuel Ferrández Bru.

Editorial: Luna Press Publishing, 2018.

 

Es bien cierto que, como se nos dice en la contraportada del libro, “En esta segunda edición española se proporcionan nuevos datos que nos permiten profundizar aún más en Francis Morgan“. Y es que el autor del libro ya publicó hace años una primera edición a la que, tras un arduo y un, seguro, esforzado trabajo, ha seguido esta segunda que, sin duda, no deja a nadie insatisfecho.

Digamos que, en la misma portada, de la que ha sido autor el artista Fernando López Ayelo, se muestran los rasgos propios del personaje que ha centrado el trabajo porque se puede apreciar una cierta rigidez personal (seguramente propia de un sacerdote de la época) pero no exenta, la misma, de una calidez personal que, eso sí, la conocemos a través de lo que nos dice Ferrández Bru.

Podemos decir que el trabajo que ha hecho el autor del libro ha tenido que ser difícil, trabajoso pero, a la vez, fructífero. Y es que conocemos la vida y, por decirlo así, milagros de todos aquellos que se relacionaron con el P. Morgan, con su familia, hasta unos detalles sin los cuales, seguramente, no se entendería el cómo y el ser del sacerdote que tan bien supo dirigir la vida, sobre todo, del profesor de Oxford.

Leer más... »

3.01.20

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – La Comarca de Tolkien – Un año del Maestro Tolkien

Resultado de imagen de Tolkien y la Tierra Media

 

Como diría Scarlett O’Hara en “Lo que el viento se llevó”, “A Dios pongo por testigo”. Y esto lo digo porque sí, a Dios pongo por testigo de que cuando empecé a escribir sobre J.R.R. Tolkien, allá por el 12 de enero del año pasado, el 2019, no sabía que sería capaz de llegar al año siguiente y ocupar cada una de las semanas que contienen tales 12 meses escribiendo del Maestro Tolkien menos alguna que otra por causa de fuerza espiritual mayor… 

Que nadie crea que la cosa es fácil porque no lo es, para nada lo es. Y no lo es porque hay que sacar, del corazón, de la memoria o de donde sea, legítimamente, temas sobre los que ocuparse. Y eso es algo harto dificultoso. 

Es cierto y verdad que quien sabe mucho de lo hecho y dicho por aquel hombre que fue a la I Guerra Mundial porque creía que debía ir (y allí perdió a muchos de sus amigos) puede escribir bien y bastante de tales temas. Y en la casa de la Sociedad Tolkien Española seguro estoy de que hay muchas personas que reúnen tales características. Sin embargo, como creo haber reconocido en otras ocasiones, ni conozco en profundidad a nuestro autor ni sé más allá, digamos, de lo elemental. Vamos, que en esto soy un novato más que novato, un recién llegado, un don nadie… 

Que nadie crea que esto que hago ahora es, digamos, un ejercicio de falsa humildad. Y no lo es porque, ciertamente, desconozco tanto y tanto desconozco… en fin. 

De todas formas, no puedo negar que la figura de aquel hombre que había nacido en Sudáfrica y, luego, emigró a la Metrópoli, es algo más que interesante y, se mire por donde se mire su biografía, siempre hay por dónde obtener ayuda para echar unas letras sobre tal o cual tema. 

Ni qué decir tiene que, aparte la biografía citada supra, sus obras son una fuente inagotable de sabiduría lingüística, un pozo inagotable de imaginación puesta a favor de quien se las lleve al corazón. 

Resultado de imagen de Tolkien

Gracias, sobre todo, se han de dar, al menos, he de dar porque soy deudor de un acreedor tan maravilloso como es J.R.R. Tolkien. 

Gracias, maestro:

 

-Por haber hecho posible que el mundo se agrandase en tu/nuestra Tierra Media. 

-Por hacer posible que vivamos allí sin estar allí. 

-Por permitirnos gozar de tus palabras entregadas con caridad de hermano. 

-Por haber sabido (y saber) llevarnos por caminos hacia destinos de los que pocas veces sabemos el final pero nos esperanzamos con los mismos, cuales héroes a espada y mithril. 

-Por habernos procurado unos personajes con los que identificarnos. 

-Por conseguir que queramos ser mejores según ciertas actitudes propias de sus buenos y mejores personajes. 

-Por haber hecho valer unos valores que unos llamamos católicos y otros, simplemente, humanos. 

-Por hacer que naciera en nosotros en ansia por el “más allá” de tu obra, por querer conocer, por tus Apéndices que son un alimento que sacia, en bastante, nuestro querer.

-Por, por, por… 

Esto lo digo, con franqueza, porque estoy muy especialmente agradecido al descubrimiento de un mundo, sí, mejor que el nos ha tocado vivir, se diga lo que se diga. Y allí, al menos, podemos refugiarnos de las asechanzas de los dragones que abundan en nuestro ahora. Y sí, estos es posible que no echen fuego por la boca pero lo echan por el corazón que es, seguro, mucho peor… Y lo es porque arrebatan la esperanza a los sencillos y hacen de la existencia un continuo camino pedregoso donde podemos tropezar… y tropezamos. 

(Por cierto, lo último sí es alegoría…

De todas formas, hay artículos que se escriben solos. Y uno de ellos ha sido este en el que, no sabiendo qué decir, ha salido algo. Y será, claro, por influencia de nuestro hermano en literatura (aparte de en la fe católica, a quien corresponda) Ronald porque faltando aún dos meses para su publicación (hoy es 1 de noviembre de 2019, digámoslo todo con franqueza) se me hacen los dedos culebrillas (como diría alguno) de poder escribir aún más. Y eso es gracias, sin duda, al espíritu y obra del maestro Tolkien.

 

Gracias, pues, hermano Ronald, por haber sido tan hermano y tan gozosamente caritativo con tus palabras. Y allí donde estés (quiero creer que en el Cielo) brindo por ti con una buena jarra de hidromiel, sea lo que sea eso.

  

Eleuterio Fernández Guzmán Erkenbrand de Edhellond

 

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Hay mundos que, sin duda alguna, nos llevan más lejos del que vivimos, nos movemos y existimos.

…………………………….
Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

 

 

 

20.12.19

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – Algunos, seguramente buenos, caídos en el Mal

Resultado de imagen de Tolkien y la Tierra Media

Desde mucho más que antiguo, allí donde se pierde la memoria de los que fueron y murieron; allí donde todo es pasado y ha quedado para cuentos o fantasías; allí donde se pudo haber perdido algo bueno… en fin, allí mismo ya hubo quien prefirió lo malo a lo bueno y lo que nunca se debe tener en cuenta a lo que sí.

Es bien cierto que, a lo largo de la obra más conocida de J.R.R. Tolkien (digamos, como podemos imaginar, El Hobbit y El Señor de los Anillos) muchos de los personajes creados por el profesor de Oxford, sencillamente, cambiaron de bando. Y sí, algunos de ellos se pasaron al de los malos porque aquí, como sabe cualquiera, hay buenos y malos… como en la vida misma, la de la Tierra Media y la de aquí, la de ahora mismo.

Sobre esto, al menos de forma muy escueta, ya se ha escrito en este blog. Es decir, sobre algunos de los personajes creados por Tolkien padre que han preferido el lado sombrío de la realidad algo ya se ha dicho. Pero ha sido, eso, algo muy escueto, poca cosa. Y lo ha sido porque donde fue esto escrito bastaba y sobraba mencionar brevemente a los que se perdieron para el bien y se aliaron con lo que creían sería “su” bien que es siempre, claro está, algo demasiado subjetivo y, por tanto, egoísta.

Leer más... »

13.12.19

J.R.R. Tolkien – Ventana a la Tierra Media – Lo que deja ver un título en la obra de Tolkien

Resultado de imagen de Tolkien y la Tierra Media

AINULINDALË

VALAQUENTA

QUENTA SILMARILLION

AKALLABÊTH

DE LOS ANILLOS DE PODER Y LA TERCERA EDAD

Hasta aquí el origen de todo esto, la causa y motivo que hace que sea posible, tan sencillo resulta que es gracias a eso, decir lo que sigue y hacerlo con gratitud hacia quien todo lo ha provocado. Y trátase, como sabe cualquier lector de Tolkien padre, del contenido de su obra, seguramente primera pero no publicada en vida, origen de todo lo que debía venir, principio de los tiempos primeros y subcreados. Vamos, de El Silmarillion que es una obra literaria de tanta altura que la miramos como si nosotros estuviéramos en la base del Everest y viéramos allá, más que lejos y a una altura inalcanzable, una tan elevada meta.

En nuestros pequeños reinos donde sólo la palabra ocupa el lugar de gloria que legítimamente le corresponde, nos apiñamos ante unas palabras que, una a una, dan forma al texto que tenemos entre manos. Nosotros, por eso, preferimos poder tocar el papel antes que deslizar los ojos y el dedo por la fría piel de una pantalla. Aunque, claro está, hay de todo en la viña de Eru… 

Cuando hay emociones que, estando contenidas en las páginas de un libro, quedan ahí, digamos que como huérfanas de alguien que se las lleve al corazón, resulta de lo más triste un devenir, así, dejado como si no existiera la emoción, la audacia del símbolo… en fin, la gracia contenida allí que magnifica lo que somos como seres humanos. 

Leer más... »