InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: General

31.05.19

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – Algo sobre las lenguas de J.R.R. Tolkien

Resultado de imagen de Tolkien y la Tierra Media

 

No podemos negar que el tema de las lenguas en la obra de J.R.R. Tolkientiene su aquel y que, vamos, tiene una dificultad que, sí, añade interés a la obra del profesor de Oxford pero que, en algunos casos (como el de que esto escribe) establece cierta barrera mental que impide comprender del todo una obra tan magna. Pero no podemos negar que nuestro autor escribió no para colocar una lengua en un mundo sino para subcrear un mundo para una lengua (o varias)… 

Eso, claro está, no es culpa de aquel hombre que hizo uso de su más que especial inteligencia y desarrollo profesional como para hacer eso que hizo con la invención de lenguas sino que cae de la parte de aquellos lectores que, por las causas, razones o motivos que sean, no alcanzamos a saber mucho de las mismas. Y eso añade misterio, eso sí, a todo lo que leemos de Tolkien pero también añade cierta tristeza que, no podemos negar, nos hace, a lo mejor, no captar la belleza de esto que hablamos. Y es que recordar el quenya, el sindarin, el khuzdûl, la lengua común o, en fin, la lengua negra, nos pone, sin duda alguna , un cierto nudo en la garganta… 

Por supuesto que tenemos ayuda. Y queremos decir con esto que hay muchas personas, amantes de la obra de J.R.R. Tolkien que han dedicado y dedican mucho de su tiempo a analizar lenguas propias del mundo de la Tierra Media. Y damos, al menos por nuestra parte lo decimos, las gracias a su esfuerzo porque ilumina mucho nuestra visión de las cosas saber, al menos saber, que hay quien sí está preparado para afrontar una lengua (o varias) que es inventada pero, no por eso, menos maravillosa que una, digamos, real.

Leer más... »

28.05.19

Un amigo de Lolo - "Libro a libro" – El poder de la Cruz

Presentación

Resultado de imagen de manuel lozano garrido

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Resultado de imagen de El sillón de ruedas

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

El poder de la Cruz

Desde la Cruz acá, el Bien es, cuando menos, un antibiótico instantáneo para el delito.” (“El sillón de ruedas, p. 105)

 

Lo que nos dice hoy, lo que aquí traemos de parte del Beato Manuel Lozano Garrido es, verdaderamente, importante porque supone tener en cuenta que sí, que en el mundo hay Mal pero que hay un remedio más que bueno y eficaz contra el mismo que es el Bien.

Cierto es que, antes de que el Hijo de Dios caminara por el mundo enseñando la Palabra de Dios y la Verdad también había Mal. Sin embargo, tras su muerte y resurrección algo cambió en el devenir de la humanidad creada por el Todopoderoso. Y podemos decir, sin temor a equivocarnos, que unas nuevas posibilidades de enfrentar las asechanzas del Maligno, nos fueron dadas.

Lolo, como es conocido nuestro hermano en la fe, tiene muy en cuenta la importancia de aquellos maderos en los que estuvo colgado el Hijo de Dios. Es decir, de serlo, maderos, como lo era, pasaron a ser algo más, mucho más: símbolo del Amor de Dios por sus hijos y, sobre todo, espejo donde poder mirarnos los discípulos del Maestro de Nazaret.

Que existe el Mal, para empezar esto, es algo que nadie que tenga dos dedos de frente, puede dudar. Y, a diferencia de aquellos que creen que, no existiendo, tampoco existe Satanás o el Demonio, lo bien cierto es que sólo hay que mirar a nuestro alrededor o, incluso, a nuestro propio corazón, para saber que sí, que el Mal existe y es bien patente que existe.

Pues bien, nosotros, que creemos que la Cruz de Cristo es verdaderamente redentora y que fue puesta por Dios para que la Sangre de Uno salvase a la sangre de todos, es en ella donde debemos mirarnos, a ella donde debemos mirar si es que queremos salvarnos o no permitir que nuestra alma caiga en la fosa de la que tanto habla el salmista pero, sobre todo, de la que nunca se sale.

Entonces… desde aquel momento, desde que Cristo estuvo allí colgado, como decimos arriba, y, luego, desde que resucitó, algo nuevo y bueno surgió de aquellos maderos. Y queremos decir con eso que sabemos que el Bien no es, por decirlo así, algo que es bueno en sí mismo y que debemos practicar todo lo que podamos. No. Sabemos, a ciencia y corazón ciertos, que el Bien nos viene como anillo al dedo para prevenir su contrario, el Mal.

El Beato de Linares (Jaén, España) tiene muy claro que el Bien no es sólo no hacer el Mal sino que puede servirnos de prevención para que el Mal no se manifieste ni en nuestra vida ni en la del mundo, donde nos movemos, vivimos y existimos.

Que diga nuestro hermano en la fe que el Bien es “un antibiótico instantáneo para el delito” tiene más que importancia porque supone sentar las bases de un actuar correctamente, según la Voluntad de Dios.

El Bien, así entendido, como dice Lolo, puede con el Mal desde que practicamos el primero. Así, el Mal no puede hacerse con nuestro corazón si sabemos que es mucho mejor el Bien que su contrario y si tenemos muy claro que debe prevalecer el Bien frente al Mal porque eso es lo que Dios quiere de su semejanza.

El Bien, por tanto, previene lo malo en nuestra vida y, por tanto, ha de hacerse con nuestro corazón templo, por cierto, del Espíritu Santo de donde sólo puede salir lo que es bueno y donde no puede echar raíces ni el egoísmo ni nada que suponga un ser muy poca cosa ante el Tribunal de Dios y, así, ante Dios mismo sin llegar a tener que morir para enfrentarnos a su santísima Justicia.

El bien, en fin, es bastante mejor que el Mal. Y por eso el Beato Manuel Lozano Garrido, lo prefiere y por eso, precisamente por eso, lo practicó a lo largo de su vida.

 

 

Eleuterio Fernández Guzmán

 

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

27.05.19

Serie Venerable Marta Robin – Limar imperfecciones

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

Limar imperfecciones

 

 

Se puede concluir que toda imperfección, incluso la menor, obscurece la pureza del alma y retarda, si no impide, su perfecta unión con Dios.” (Consejo 27)

 

Es lógico que la Venerable Marta Robin diga, en este consejo para alcanzar la perfección espiritual, eso de que “se puede concluir”. Y es que, después de más de 20 consejos, el que hoy traemos aquí es el penúltimo de ellos (tiene 28, digamos, esta relación) y eso le viene muy bien para trazar algo que pudiera considerarse, por decirlo así, un resumen de todo.

Es bien cierto y verdad que aquí se ha dicho mucho acerca de lo que nuestra hermana en la fe entiende acerca de cómo se alcanza la perfección espiritual. Pero, sobre todo, se ha hablado más que mucho de qué es la misma. Por eso, no está nada mal que haya una conclusión, como decimos arriba, un a modo de resumen de todo esto que bueno y mejor de lo que pudiera parecer.

Pareciera que Marta Robin pone antes el carro que los bueyes. Es decir que, ya, desde el principio de este punto hable de “imperfección” antes de decir lo que sería, claro, la perfección. Sin embargo, nosotros creemos que lo hacer porque nos avisa de qué es lo que debemos olvidar y, en fin, de qué es aquello en lo que no debemos caer.

Leer más... »

25.05.19

La Palabra del domingo -26 de mayo de 2019

Resultado de imagen de SAnta Biblia

 

Jn 14, 23-29

 

“23 Jesús le respondió: ‘Si alguno me ama, guardará mi Palabra,   y mi Padre le amará, y vendremos a él,  y haremos morada en él. 24 El que no me ama no guarda mis palabras.  Y la palabra que escucháis no es mía,  sino del Padre que me ha enviado. 25   Os he dicho estas cosas estando entre vosotros. 26  Pero el Paráclito, el Espíritu Santo,          que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo  y os recordará todo lo que yo os he dicho.    27 Os dejo la paz,  mi paz os doy;  no os la doy como la da el mundo. No se turbe vuestro corazón ni se acobarde.

28 Habéis oído que os he dicho: ‘Me voy y volveré a vosotros.’ Si me amarais, os alegraríais de que me fuera al Padre,  porque el Padre es más grande que yo. 29 Y os lo digo ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda creáis.’”

COMENTARIO

 

Escuchar y ser consecuentes

 

La misión salvadora de Cristo tuvo que desarrollarse mediando palabras y actos. Es decir, no tuvo más remedio (dado como eran sus contemporáneos) que realizar signos para que creyeran lo que decía, sus palabras, aquellos que le escuchaban. Por eso curó a enfermos incurables, resucitó a varios muertos, sacó demonios de endemoniados, etc.

Sin embargo, la base de todo su hacer eran las palabras que pronunció a lo largo de sus años de predicación pública. Y las que hoy trae el evangelio de San Juan son de vital importancia para la vida espiritual del discípulo. Es más, para la vida eterna de quien le sigue.

¿Qué es importante destacar en estas palabras que muchas veces hemos oído pero, a lo mejor, no escuchado?

Leer más... »

23.05.19

J.R.R.Tolkien - Ventana a la Tierra Media – Vidas paralelas: Gandalf-Saruman

Resultado de imagen de Tolkien y la Tierra Media

  

Estamos seguros (aún sin poderlo demostrar) que, en sus tiempos de estudiante, J.R.R. Tolkien tuvo que llevarse a los ojos las llamadas “Vidas paralelas” del escritor romano Plutarco. Y es que, como sabemos, en ellas se desarrollaba una, digamos, biografía de dos personajes que, por sus especiales características personales, podían entenderse, por decirlo así, comparables. 

Algo así vamos a procurar hacer en este concreto y especial apartado del blog dedicado al profesor de Oxford. Y aunque, como es de esperar, esto no esté repleto de citas eruditas (cada cual da lo que puede) al menos vamos a tratar de hacerlo lo mejor que posible.

Leer más... »