InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Archivos para: Julio 2018

31.07.18

Un amigo de Lolo – "Lolo, libro a libro"- Querer que Dios nos auxilie

Presentación

Resultado de imagen de manuel lozano garrido

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Resultado de imagen de El sillón de ruedas

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

Durante unas semanas, si Dios quiere, vamos a dedicar el comentario de los textos de Lolo a un apartado particular del libro citado arriba de título “Recuento de beneficios” donde hace indicación de los beneficios de la relación del Beato con el Todopoderoso.

Querer que Dios nos auxilie

 

“Lo que está bien claro es que nuestras espaldas no se rendirían tanto a la pesadumbre si nos adelantáramos a la visita del infortunio tendiendo ya la mano a la colaboración generosa con los planes divinos.”

 

Como el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, tiene mucha experiencia en eso del dolor y el sufrimiento, es fácil pensar que, en cuanto a tal situación, ha de ser muy positivo lo que nos pueda decir a tal respecto. Y es más que cierto que lo hemos podido comprobar en muchos de sus escritos. Y algo así pasa con éste.

Nos dice el Beato de Linares (Jaén, España) que sufrimos y, como suele decirse popularmente, lo llevamos cargado a nuestras espaldas. Y, aunque no se trate de una imagen que sea físicamente real, todos sabemos que ser refiere a llevar, sobre nosotros, una determinada carga.

Leer más... »

30.07.18

Serie Venerable Marta Robin – Cordero de Dios

 

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

    Resultado de imagen de Le secret de Marta Robin

 

Sobre la pasión en sí misma vivida – Cordero de Dios

 

Marta Robin vivió la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo desde 1930. Y es que entre desde el jueves por la noche (21 horas) hasta el mediodía del domingo, pasó por los estados físicos que sufrió el Mesías.

Pues bien, nuestra Venerable francesa describe la íntima comunión con Jesucristo que le permite, como dice el autor del libro aquí traído, “sobrepasar el sufrimiento para encontrar el Corazón de Cristo”:

 

“El dulce Cordero de Dios (…) venido al mundo (…) para perdonar nuestros pecados y abrir el Cielo por sus sufrimientos y por su muerte en la Cruz. Este gran misterio, escándalo para los Judíos, locura para los gentiles; pero el consuelo y la alegría de los fieles (…) Es gracias a Él que nosotros podemos entrar en la intimidad de la vida divina.”

 

Es bien cierto que cuando Dios promete algo acaba cumpliéndolo. Claro está que lo cumple cuando cree conveniente porque conoce al ser humano y la historia de su creatura.

Cuando Dios envía a su Hijo, que sería llamado Jesús y, por su misión, el Cristo y Mesías, todo había sido hecho según la santísima voluntad del Todopoderoso.

La Venerable Marta Robin, tan cercana al Enviado de Dios, no duda lo más mínimo acerca de la misión que le había sido encomendada:

-  Perdonar los pecados.

-  Abrir las puertas del Cielo.

No es poco decir, sino mucho, que el Mesías iba a poder perdonar los pecados. Y es que, como bien sabemos, sólo el Todopoderoso puede hacer eso y, por tanto, era el mismo Dios quien, encarnándose, iba a hacer posible que los pecados del mundo y, en concreto, de cada ser humano que creyese en el Hijo del Padre, iban a ser perdonados.

Leer más... »

27.07.18

Serie “De Ramos a Resurrección” - La glorificación de Cristo – Primera Palabra

De-ramos-a-resurrección

En las próximas semanas, con la ayuda de Dios y el permiso de la editorial, vamos a traer al blog el libro escrito por el que esto escribe de título “De Ramos a Resurrección”. Semana a semana vamos a ir reproduciendo los apartados a los que hace referencia el Índice que es, a saber:

Introducción                                        

I. Antes de todo                                           

 El Mal que acecha                                  

 Hay grados entre los perseguidores          

 Quien lo conoce todo bien sabe               

II. El principio del fin                          

 Un júbilo muy esperado                                       

 Los testigos del Bueno                           

 Inoculando el veneno del Mal                         

III. El aviso de Cristo                           

 Los que buscan al Maestro                      

 El cómo de la vida eterna                              

 Dios se dirige a quien ama                      

 Los que no entienden están en las tinieblas      

 Lo que ha de pasar                                 

Incredulidad de los hombres                    

El peligro de caminar en las tinieblas         

       Cuando no se reconoce la luz                   

       Los ánimos que da Cristo                  

       Aún hay tiempo de creer en Cristo            

IV. Una cena conformante y conformadora 

 El ejemplo más natural y santo a seguir          

 El aliado del Mal                                    

 Las mansiones de Cristo                                

 Sobre viñas y frutos                               

 El principal mandato de Cristo                         

       Sobre el amor como Ley                          

       El mandato principal                         

Elegidos por Dios                                    

Que demos fruto es un mandato divino            

El odio del mundo                                   

El otro Paráclito                                      

Santa Misa                                             

La presencia real de Cristo en la Eucaristía        

El valor sacrificial de la Santa Misa                   

El Cuerpo y la Sangre de Cristo                 

La institución del sacerdocio                     

V. La urdimbre del Mal                         

VI. Cuando se cumple lo escrito                 

En el Huerto de los Olivos                              

La voluntad de Dios                                        

Dormidos por la tentación                        

Entregar al Hijo del hombre                            

       Jesús sabía lo que Judas iba a cumplir       

       La terrible tristeza del Maestro                  

El prendimiento de Jesús                                

       Yo soy                                            

       El arrebato de Pedro y el convencimiento   

       de Cristo

Idas y venidas de una condena ilegal e injusta  

Fin de un calvario                                   

Un final muy esperado por Cristo              

En cumplimiento de la Sagrada Escritura

        La verdad de Pilatos                        

        Lanza, sangre y agua                      

 Los que permanecen ante la Cruz                   

       Hasta el último momento                  

       Cuando María se convirtió en Madre          

       de todos

 La intención de los buenos                      

       Los que saben la Verdad  y la sirven          

VII. Cuando Cristo venció a la muerte        

El primer día de una nueva creación                 

El ansia de Pedro y Juan                          

A quien mucho se le perdonó, mucho amó        

 

VIII. Sobre la glorificación

 La glorificación de Dios                            

 

Cuando el Hijo glorifica al Padre                       

Sobre los frutos y la gloria de Dios                  

La eternidad de la gloria de Dios                      

 

La glorificación de Cristo                                

 

Primera Palabra                                             

Segunda Palabra                                           

Tercera Palabra                                             

Cuarta Palabra                                               

Quinta Palabra                                        

Sexta Palabra                                         

Séptima Palabra                                     

 

Conclusión                                          

 

 El libro ha sido publicado por la Editorial Bendita María. A tener en cuenta es que los gastos de envío son gratuitos.

  

“De Ramos a Resurrección” -   La glorificación de Cristo – Primera Palabra

 

Si hay un momento de la Pasión de Nuestro Señor en el que se glorifica él mismo a través de lo que dice es cuando, estando colgado en aquellos santos maderos, pronunció las que se han dado en llamar “siete palabras” aunque, en realidad, más que “palabras” en el sentido de siete (y nada más) son manifestaciones de amor expresadas por el Verbo. En cada una de ellas, expresión de lo que sólo puede decir Dios mismo, está cincelada la vida eterna en palabras de sangre y luz. En realidad, se trata de la Cruz de donde emana la gloria de Cristo y, por eso, aquellas palabras glorificaron al Hijo de Dios.

 

Primera palabra

 

“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”

(Lc 23, 34).

 

A lo largo de la vida pública de Jesús manifiesta el Hijo de Diosque el mandato del amor, la primera Ley del Reino de Dios, estaba siendo tomada muy en serio por aquel que había enviado el Padre. Jesús tuvo que sostener que el amor (y su discípula la misericordia) era una realidad espiritual sin la cual no se podía entender ni lo que enseñaba ni el sentido mismo de Dios Padre:

 

“Jesús respondió: ‘Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de salteadores, que, después de despojarle y golpearle, se fueron dejándole medio muerto. casualmente, bajaba por aquel camino un sacerdote y, al verle, dio un rodeo. De igual modo, un levita que pasaba por aquel sitio le vio y dio un rodeo. Pero un samaritano que iba de camino llegó junto a él, y al verle tuvo compasión; y, acercándose, vendó sus heridas, echando  en ellas aceite y vino; y montándole sobre su propia cabalgadura, le llevó a una posada y cuidó de él. al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al posadero y dijo: ‘Cuida de él y, si gastas algo más, te lo pagaré cuando vuelva.’ ¿Quién de estos tres te parece que fue prójimo del que cayó en manos de los salteadores? Él dijo: ‘el que practicó la misericordia con él.’ Díjole Jesús: ‘Vete y haz tú lo mismo’” (Lc 10, 30-37).

Esta parábola, conocida como la del buen samaritano, muestra lo que Jesús quería decir cuando ponía el amor y la misericordiaporencima de cualquier otra concepción del mundo. Sin embargo, en una ocasión en concreto tuvo que responder a una pregunta directa de uno de sus Apóstoles. Estaba interesado en el perdón, expresión del amor al prójimo:

“Pedro se acercó entonces y le dijo: ‘Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar las ofensas que me haga mi hermano? ¿Hasta siete veces?’ Dícele Jesús: ‘No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete’” (Mt 18, 21-22).

Y es que el amor, para Jesús, no era un aditamento sin sentido puesto en el corazón por Dios sino que era el eje sobre el que debía concebirse la existencia propia de un hijo suyo. Por eso, en otras muchas ocasiones (algunas ya traídas a lo largo de este texto), se vio en la obligación de hablar del amor y de la importancia que debía tener en la vida de aquellos que le seguían:

 

“En esto conocerán todos que sois mis Discípulos, si tenéis amor los unos por los otros” (Jn, 13-35).

“Como el Padre me amó, también yo os he amado; permaneced en mi amor” (Jn 14-9).

“Si  Guardáis  mis  mandamientos,  permaneceréis  en  mi amor; como yo también he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor” (Jn 14-10).

“Este es mi mandamiento: que os améis los unos a los otros, como yo os he amado” (Jn 14-12).

“Yo les he dado a conocer tu nombre y se lo daré a conocer Todavía, para que el amor con que me has amado esté en ellos, y yo en ellos.” (Jn 17-26).

Y, entonces, Jesús amó hasta el extremo:

“Nadie tiene mayor amor que éste, que uno ponga su vida por sus amigos” (Jn 14-13).

En realidad, dar la vida por aquellos que se consideraban amigos suyos (aunque lo abandonaran casi todos en el peor momento de su existencia como hombre) era la expresión más perfecta del amor del que, sabiendo que ama, no duda en entregar hasta la propia vida. Y era entonces, en el momento crucial de su existencia como hombre cuando se encuentra en la tesitura de hacer algo, o no, por aquellos que le han perseguido, que le han zaherido y que, al final, han conseguido que se encuentre en aquella situación, allí colgado, frente al mundo que lo mira, casi todo él, con burla y sorna.

Y entonces hace lo humanamente impensable. no era de esperar, en otra clase de hombre, que hiciera lo que hizo Jesús. Se dirige al Padre, en la considerada Primera palabra de las siete destacadas que pronunciara en la Cruz, para pedir por aquellos que tanto han hecho en su contra.

Podía parecer extraño, humanamente hablando, que se pudiera decir que las personas que lo estaban martirizando, no sabían lo que estaban haciendo. Ciertamente ostentaban un poder sobre Jesús y bien que lo habían estado utilizando al son de la risa y la escasa misericordia. Pero Jesús sabía que su ignorancia, por la que pedía perdón a su Padre, lo era de gran profundidad: no sabían que era el Hijo de Dios porque, de haberlo sabido y comprobado por lo hecho y dicho, muchos de aquellos no habrían procedido como estaban procediendo.

“Por su parte, el centurión y los que con él estaban guardando a Jesús, al ver el terremoto y lo que pasaba, se llenaron de miedo y dijeron: ‘Verdaderamente éste era Hijo de Dios’ (Mt 27, 54). Ciertamente, el temor ante lo que estaba pasando, ante cómo estaba muriendo aquel a quien tenían colgado en la Cruz, les hizo ver (entonces sí) que habían matado al Hijo de Dios.

Sin embargo, Jesús necesitaba interceder por aquellos que no creían que lo fuera y vivían en un mundo en el que nada de lo que él hubiera propuesto les hubiera interesado. Para ellos, para los verdaderos ignorantes de la naturaleza divina del reo acusado de sedición y ajusticiado entre Dimas y Gestas, sólo se trataba de una ejecución más. Y sólo a algunos de ellos llegaron los gemidos inefables del Espíritu Santo que debió soplarles no sólo que habían cometido una gran injusticia con aquel hombre sino Quién era aquel hombre. Y cayeron postrados ante el amor mostrado por Jesús.

Por eso Jesús pide por ellos porque quien no sabe algo no cae en la cuenta del error que puede estar cometiendo y no creía el Hijo del hombre que tuviesen que soportar las consecuencias de tamaña barbaridad en su contra. 

Aquellos que se dieron cuenta de que Jesús era el Hijo de Dios pudieron comprender que el silencio que había mantenido a lo largo de todo el injusto e ilegal proceso al que fue sometido tenía explicación: la grandeza espiritual que había sostenido la vida de aquel hombre que acababa de morir. También que su capacidad de perdón corría pareja al sentido exacto que expresaba sobre la filiación divina que ostentaba.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: [email protected]

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

…………………………..

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

De Ramos a Resurrección es un tiempo de verdadera salvación eterna. 

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.
…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

 

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

26.07.18

El rincón del hermano Rafael - "Saber esperar" -

“Rafael Arnáiz Barón nació el 9 de abril de 1911 en Burgos (España), donde también fue bautizado y recibió la confirmación. Allí mismo inició los estudios en el colegio de los PP. Jesuitas, recibiendo por primera vez la Eucaristía en 1919.”

Esta parte de una biografía que sobre nuestro santo la podemos encontrar en multitud de sitios de la red de redes o en los libros que sobre él se han escrito.

Hasta hace bien poco hemos dedicado este espacio a escribir sobre lo que el hermano Rafael había dejado dicho en su diario “Dios y mi alma”. Sin embargo, como es normal, terminó en su momento nuestro santo de dar forma a su pensamiento espiritual.

Sin embargo, San Rafael Arnáiz Barón había escrito mucho antes de dejar sus impresiones personales en aquel diario. Y algo de aquello es lo que vamos a traer aquí a partir de ahora.

             

Bajo el título “Saber esperar” se han recogido muchos pensamientos, divididos por temas, que manifestó el hermano Rafael. Y a los mismos vamos a tratar de referirnos en lo sucesivo.

 

“Saber Esperar” –  Cuando nada más es necesario

 

“¿Quién tendrá palabras bastantes para decir lo que es ‘nada deseo, pues tengo a Dios’?” (Punto 210)

 

Es bien cierto que, a lo largo de la historia de la cristiandad, mucho se ha escrito acerca de Dios, de su Hijo Jesucristo y del Espíritu Santo. Tanto más podemos decir acerca de la Madre de Dios y Madre nuestra. Y con esto queremos decir que no es que se haya dicho poco sino mucho y muy mucho.

Amar a Dios sobre todas las cosas no es expresión, sólo, que lo es, de un Mandamiento. Es el primero de ellos y debería ser el eje sobre el que hacer mover una vida espiritual de la que pudiera predicarse que es propia de un hijo suyo.

Esto último no es nada nuevo sino que ya el pueblo judío, antepasado del cristiano, sabía que era un principio de vida. Y, aunque es bien cierto que no siempre se cumplía tal precepto, lo bien cierto es que se conocía y bien que se conocía.

Leer más... »

25.07.18

Serie “El Bien, Jesucristo, el Cielo” - Presentación

El Bien, Jesucristo, el Cielo No te dejes vencer por el mal; antes bien, vence al mal con el bien.”

 

Epístola a los Romanos 12, 21

 

En estas mismas páginas se ha publicado, en formato serie, el libro de título “El Mal, El Diablo, el Infierno”. Y, como no podía ser menos, la parte buena, la que ha de prevalecer, Cristo mismo y Dios mismo, debían tener su serie. La misma está referida al libro de título “El Bien, Jesucristo, el Cielo” que, fácilmente puede verse es, justo, lo contrario a lo otro. 

El Mal puede vencerse con el Bien. Eso es lo que la cita que hemos puesto como principal de este libro nos dice. Y San Pablo, diciéndonos tal cosa, nos auxilia ante lo que podamos estar pasando. 

No podemos, por tanto, alegar falta de socorro en estos casos pues bien sabemos que Dios nunca nos abandona y pone, en el camino de nuestra vida, a testigos de la fe que nos echan una mano. 

De todas formas, el Bien puede ser, digamos, usado contra el Mal. Y eso porque el Bien existe para mucho más que para eso que, con ser importante, no agota las posibilidades de lo bueno y mejor. 

No podemos negar, al respecto del Bien, que, para espíritus no perjudicados por el Mal, es más atractivo el primero que el segundo. Y es que no puede considerarse sana, espiritualmente hablando, la persona que esté a favor de las asechanzas del Maligno y/o de los frutos que de las mismas puedan derivarse. No. Es más seguro esperar que el común de los creyentes esté más por el Bien que por el Mal. Y eso se apoya en algo esencial: el Bien proviene de Dios Padre Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra en quien no hay falsedad ni mentira.

Leer más... »