InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Archivos para: Enero 2018

26.01.18

Serie “De Ramos a Resurrección” - VI- Cuando se cumple lo escrito - La voluntad de Dios

De-ramos-a-resurrección

En las próximas semanas, con la ayuda de Dios y el permiso de la editorial, vamos a traer al blog el libro escrito por el que esto escribe de título “De Ramos a Resurrección”. Semana a semana vamos a ir reproduciendo los apartados a los que hace referencia el Índice que es, a saber:

Introducción                                        

I. Antes de todo                                           

 El Mal que acecha                                  

 Hay grados entre los perseguidores          

 Quien lo conoce todo bien sabe               

II. El principio del fin                          

 Un júbilo muy esperado                                       

 Los testigos del Bueno                           

 Inoculando el veneno del Mal                         

III. El aviso de Cristo                           

 Los que buscan al Maestro                      

 El cómo de la vida eterna                              

 Dios se dirige a quien ama                      

 Los que no entienden están en las tinieblas      

 Lo que ha de pasar                                 

Incredulidad de los hombres                    

El peligro de caminar en las tinieblas         

       Cuando no se reconoce la luz                   

       Los ánimos que da Cristo                  

       Aún hay tiempo de creer en Cristo            

IV. Una cena conformante y conformadora 

 El ejemplo más natural y santo a seguir          

 El aliado del Mal                                    

 Las mansiones de Cristo                                

 Sobre viñas y frutos                               

 El principal mandato de Cristo                         

       Sobre el amor como Ley                          

       El mandato principal                         

Elegidos por Dios                                    

Que demos fruto es un mandato divino            

El odio del mundo                                   

El otro Paráclito                                      

Santa Misa                                             

La presencia real de Cristo en la Eucaristía        

El valor sacrificial de la Santa Misa                   

El Cuerpo y la Sangre de Cristo                 

La institución del sacerdocio                     

V. La urdimbre del Mal                         

VI. Cuando se cumple lo escrito                 

En el Huerto de los Olivos                              

La voluntad de Dios                                        

Dormidos por la tentación                        

Entregar al Hijo del hombre                            

       Jesús sabía lo que Judas iba a cumplir       

       La terrible tristeza del Maestro                  

El prendimiento de Jesús                                

       Yo soy                                            

       El arrebato de Pedro y el convencimiento   

       de Cristo

Idas y venidas de una condena ilegal e injusta  

Fin de un calvario                                   

Un final muy esperado por Cristo              

En cumplimiento de la Sagrada Escritura

        La verdad de Pilatos                        

        Lanza, sangre y agua                      

 Los que permanecen ante la Cruz                   

       Hasta el último momento                  

       Cuando María se convirtió en Madre          

       de todos

 La intención de los buenos                      

       Los que saben la Verdad  y la sirven          

VII. Cuando Cristo venció a la muerte        

El primer día de una nueva creación                 

El ansia de Pedro y Juan                          

A quien mucho se le perdonó, mucho amó        

 

VIII. Sobre la glorificación

 La glorificación de Dios                            

 

Cuando el Hijo glorifica al Padre                       

Sobre los frutos y la gloria de Dios                  

La eternidad de la gloria de Dios                      

 

La glorificación de Cristo                                

 

Primera Palabra                                             

Segunda Palabra                                           

Tercera Palabra                                             

Cuarta Palabra                                               

Quinta Palabra                                        

Sexta Palabra                                         

Séptima Palabra                                     

 

Conclusión                                          

 

 El libro ha sido publicado por la Editorial Bendita María. A tener en cuenta es que los gastos de envío son gratuitos.

  

“De Ramos a Resurrección” - VI- Cuando se cumple lo   escrito -La voluntad de Dios

 

En el Huerto de los olivos

 

“Salió y, como de costumbre, fue al monte de los olivos, y los discípulos le siguieron. Llegado al lugar les dijo: ‘Pedid que no caigáis en tentación.’ Y se apartó de ellos como un tiro de piedra, y puesto de rodillas oraba diciendo: ‘Padre, si quieres, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.’

Entonces, se le apareció un ángel venido del cielo que le confortaba. Y sumido en agonía, insistía más en su oración. su sudor se hizo como gotas espesas de sangre que caían en tierra. Levantándose de la oración, vino donde los discípulos y los encontró dormidos por la tristeza; y les dijo: ‘¿cómo es que estáis dormidos? Levantaos y orad para que no caigáis en tentación.’Todavía estaba hablando, cuando se presentó un grupo; el llamado Judas, uno de los Doce, iba el primero, y se acercó a Jesús para darle un beso. Jesús le dijo: ‘¡Judas, con un beso entregas al Hijo del hombre!’ Viendo los que estaban con él lo que iba a suceder, dijeron: ‘señor, ¿herimos a espada?’ y uno de ellos hirió al siervo del sumo sacerdote y le llevó la oreja derecha. Pero Jesús dijo: ’¡Dejad! ¡Basta ya!’ Y tocando la oreja le curó. Dijo Jesús a los sumos sacerdotes, jefes de la guardia del Templo y ancianos que habían venido contra él: ‘¿como contra un salteador habéis salido con espadas y palos? estando yo todos los días en el Templo con vosotros, no me pusisteis las manos encima; pero esta es vuestra hora y el poder de las tinieblas.’ Entonces le prendieron, se lo llevaron y le hicieron entrar en la casa del sumo sacerdote; Pedro le iba siguiendo de lejos”

(Lc 22, 39-54). 

 

Podemos decir que Jesús no estuvo muchas horas en el Huerto de los olivos. Nos dice San Lucas que tenía la costumbre de ir a orar a tal sitio. Seguramente, era propiedad del padre del que sería apóstol suyo, de nombre Marcos, pues se reconoce, tradicionalmente, a tal discípulo de Cristo en estos versículos escritos, precisamente y no por casualidad, por San Marcos (14, 51-52):

 

“Un joven le seguía cubierto sólo de un lienzo; y le detienen. Pero él, dejando el lienzo, se escapó desnudo”.

Resulta, a este respecto, imaginable que si marcos, un joven discípulo de Cristo, estaba en su casa (también atribuida  a propiedad de su padre) en el momento de la cena, es de esperar que llevara ropas ligeras como, por cierto, refiere su texto. Y es que podemos imaginar al joven seguir a Jesús, acompañado por Pedro, Juan y santiago, a cierta distancia, hacia el huerto de su padre donde acudía a orar Jesús buscando silencio.

Leer más... »

25.01.18

El rincón del hermano Rafael - "Saber esperar" - Lo que hace Dios en nosotros

“Rafael Arnáiz Barón nació el 9 de abril de 1911 en Burgos (España), donde también fue bautizado y recibió la confirmación. Allí mismo inició los estudios en el colegio de los PP. Jesuitas, recibiendo por primera vez la Eucaristía en 1919.”

Esta parte de una biografía que sobre nuestro santo la podemos encontrar en multitud de sitios de la red de redes o en los libros que sobre él se han escrito.

Hasta hace bien poco hemos dedicado este espacio a escribir sobre lo que el hermano Rafael había dejado dicho en su diario “Dios y mi alma”. Sin embargo, como es normal, terminó en su momento nuestro santo de dar forma a su pensamiento espiritual.

Sin embargo, San Rafael Arnáiz Barón había escrito mucho antes de dejar sus impresiones personales en aquel diario. Y algo de aquello es lo que vamos a traer aquí a partir de ahora.

             

Bajo el título “Saber esperar” se han recogido muchos pensamientos, divididos por temas, que manifestó el hermano Rafael. Y a los mismos vamos a tratar de referirnos en lo sucesivo.

 

“Saber Esperar” - Lo que hace Dios en nosotros

 

“¡Qué grande es el Señor que hace cambiar las lágrimas en risas, y lo que a nosotros nos parecen males no son generalmente más que una fuente de riqueza! ¡Feliz el que sepa aprovecharse!… ¡Feliz el que ve la mano de Dios en todo lo que sucede! ¡Feliz y mil veces feliz el que ame entrañablemente todo lo que el Señor le envía, aunque sea pasarse la vida sentado en un sillón y oyendo las campanas de mi monasterio que llaman a los monjes a la penitencia!

 

Podemos decir que conformarse, en según qué circunstancias, con aquello que nos pasa es, verdaderamente, cosa de santos.

El hermano Rafael, que no habla o escribe sin saber lo que dice o, por decirlo de otra manera, sin tenerse a él como ejemplo de toda su santa sabiduría, nos informa de algo que, a veces, no comprendemos y que nos puede causar más de una duda espiritual: es posible sufrir y gozar…

Leer más... »

24.01.18

Serie “Los barros y los lodos”- 2 - El ser humano en el Paraíso

 

“De aquellos barros vienen estos lodos”. 

Esta expresión de la sabiduría popular nos viene más que bien para el tema que traemos a este libro de temática bíblica. 

Aunque el subtítulo del mismo, “Sobre el pecado original”, debería hacer posible que esto, esta Presentación, terminara aquí mismo (podemos imaginar qué son los barros y qué los lodos) no lo vamos a hacer tan sencillo sino que vamos a presentar lo que fue aquello y lo que es hoy el resultado de tal aquello. 

¿Quién no se ha preguntado alguna vez que sería, ahora, de nosotros, sin “aquello”?

“Aquello” fue, para quienes sus protagonistas fueron, un acontecimiento terrible que les cambió tanto la vida que, bien podemos decir, que hay un antes y un después del pecado original. 

La vida, antes de eso, era bien sencilla. Y es que vivían en el Paraíso terrenal donde Dios los había puesto. Nada debían sufrir porque tenían los dones que Dios les había dado: la inmortalidad, la integridad y la impasibilidad o, lo que es lo mismo, no morían (como entendemos hoy el morir), dominaban completamente sus pasiones y no sufrían nada de nada, ni física ni moralmente. 

A más de una persona que esté leyendo ahora esto se le deben estar poniendo los dientes largos. Y es que ¿todo eso se perdió por el pecado original? 

En efecto. Cuando Dios crea al hombre a su imagen y semejanza, lo dota de una serie de bienes que lo hacen, por decirlo pronto y claro, un ser muy especial. Es más, es el único que tiene dones como los citados arriba. Y de eso gozaron el tiempo que duró la alegría de no querer ser como Dios… 

Lo que no valía era la traición a lo dicho por el Creador. Y es que lo dijo con toda claridad: podéis comer de todo menos de esto. Y tal “esto” ni era una manzana ni sabemos qué era. Lo de la manzana es una atribución natural hecha mucho tiempo después. Sin embargo, no importa lo más mínimo que fuera una fruta, un tubérculo o, simplemente, que Dios hubiera dicho, por ejemplo, “no paséis de este punto del Paraíso” porque, de pasar, será la muerte y el pecado: primero, lo segundo; lo primero, segundo. 

¡La muerte y el pecado! 

Estas dos realidades eran la “promesa negra” que Dios les había hecho si incumplían aquello que no parecía tan difícil de entender. Es decir, no era un castigo que el Creador destinaba a su especial creación pero lo era si no hacían lo que les decía que debían hacer. Si no lo incumplían, el Paraíso terrenal no se cerraría y ellos no serían expulsados del mismo. 

Y se cerró. El Paraíso terrenal se cerró. 

2 - El ser humano en el paraíso

  

Arriba ya hemos dicho que Dios, cuando creó, como culminación de su Creación, al hombre y a la mujer, les entregó todo. Todo. 

Decir “todo” significa mucho. Y queremos decir con esto, para que se nos entienda fácilmente, que Adán y Eva estaban en el mejor de los mundos. 

Ciertamente, la Santa Biblia no recoge, por decirlo así, la expresión de cómo era el paraíso, ni dónde estaba ni, en fin, en qué consistía una vida tan gozosa como Dios quiso para sus criaturas hombre y mujer. 

Leer más... »

23.01.18

Un amigo de Lolo – "Lolo, libro a libro"- Lo que es reflejo de Dios

Presentación

Resultado de imagen de manuel lozano garrido

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Resultado de imagen de Mesa redonda con Dios

 

A partir de hoy, y con la ayuda de Dios, vamos a dedicar los próximos artículos referidos al Beato Manuel Lozano Garrido, a traer aquí textos de sus libros. Y vamos a hacerlo empezando por el primero de ellos, de título “Mesa redonda con Dios”. 

 

Durante las próximas semanas, y hasta cuando Dios quiera, vamos a traer aquí un capítulo del libro de título “La verdad de las cosas bonitas” que viene a ser como las palabras dichas por el Creador a sus hijos.

 

Lo que es reflejo de Dios

 

“Hijos míos: a Mí me gusta que os emocionéis y sintáis en los ojos el empujón de las lágrimas dulces que detectan la línea sensible de las cosas, porque en realidad lo que estáis acusando allí es una imagen mía que se refleja en pequeño”.

 

Es bien cierto que no todo ser humano tiene la posibilidad, sabe podríamos decir, encarar las cosas que le pasan con ternura. Es decir, no siempre (incluso pudiendo hacer eso) somos capaces de atender lo que va más allá de lo material, de lo que se puede tocar.

Nuestra vida, de todas formas, está bien repleta de aquello que podemos definir como espiritual. En realidad, todo lo mejor de aquella está repleto de eso, de lo que podemos llamar espiritual y no sólo material.

Leer más... »

22.01.18

Serie Venerable Marta Robin – Amar y creer

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

    Resultado de imagen de Le secret de Marta Robin

 

Amar y creer

 

“Hace falta vivir de la fe, hace falta amar, siempre amar. No se está solo”.

 

Las cosas de la fe, ciertamente, no son sencillas. Es decir, aquello que tiene relación con nuestra fe católica es bien cierto que tiene muchos preceptos, muchas normas que cumplir.

En realidad, esto no es nada malo porque alfombra el camino que nos lleva al definitivo Reino de Dios, llamado Cielo y nos facilita muchas las cosas. De otra forma, no sería nada fácil hallar el cómo se debe hacer para no caer en las trampas del Maligno si las mismas no están más que bien señalas y, por decirlo pronto, sabemos a qué atenernos a tal respecto.

Leer más... »