Venerable Marta Robin – Ansiarlo todo

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

  

 

Ansiarlo todo

 

“El hombre creado por el Amor, para amar al Amor, no debería contentarse con menos.” (Diario íntimo, 12 de enero de 1930)

 

Llevamos ya varias semanas aprovechándonos espiritualmente de lo que la Venerable Marta Robin escribió en su Diario en uno dolo de los días que el mismo, como íntimo, contiene. Y nos referimos al 12 enero de 1930. Y eso nos muestra, para quien pueda dudarlo, que nuestra hermana en la fe es un instrumento espiritual puesto por Dios en nuestros corazones para que hagamos creer nuestra fe.

En cuanto al Amor, así escrito con mayúscula, ciertamente, ha de referirse no a un amor entre seres humanos que, con ser importante y necesario el mismo no es el más importante ni, seguramente, el que más necesitamos. Y sí, con esto no queremos decir que el que se establece entre hijos de Dios no tenga importancia sino que, en el orden de nuestra salvación eterna tiene la importancia que nosotros queramos darle y, por eso, ha de ser tan importante. No. Lo que queremos decir es que el Amor de Dios por sus criaturas,creadas a su imagen y semejanza, es un nivel más que superior y nunca deberíamos olvidar eso.

El caso es que nosotros, en muchas ocasiones, creemos que nos basta con el amor humano. Y es cierto y verdad que el mismo es tan tangible como queramos que sea. Y por eso lo tenemos por crucial en nuestras vidas y existencias. Y no podemos decir que no sea crucial sino que deberíamos tener muy en cuenta otro Amor.

Quien nos ha creado y mantiene tiene una buena consideración de sus criaturas humanas. Por eso nos ama tanto y siempre acaba perdonando nuestras muchas caídas y nuestros muchos olvidos. Y Amor, así, lo es total y no se limita a esto o a lo otro sino que lo abarca todo: nuestro ser, nuestro corazón, nuestra alma también.

Un Amor así ha de ser un gran anhelo para nosotros. Y decimos anhelo como si fuera algo imposible de alcanzar porque nos conocemos y reconocemos limitados, muy limitados y, a veces, incapaces de tener un amor como el Amor lo tiene por nosotros: total.

Es, en esto, algo en lo que no solemos hacer demasiado hincapié. Y no lo hacemos porque nos cuesta más que mucho amar a nuestro prójimo como nos amamos a nosotros mismos. Y no es, sólo, por egoísmo sino porque, francamente, no queremos hacerlo. Y en eso no imitamos, para nada, el Amor del que habla Marta Robin que es el que Dios tiene hacia nosotros y quiere de nosotros hacia el otro.

Pareciera que, a contrario de lo que sostiene nuestra hermana Marta, nos podemos contentar con menos que con el Amor que Dios ansía para sus hijos, entre ellos. Y eso es así las más de las veces porque creemos que no alcanzaremos un nivel así, de alto y, entonces, lo dejamos así de bajo, bajito, casi tocando el suelo de nuestro egoísta corazón.

La Venerable Marta Robin, como sabemos por su vida y por lo que ha dejado escrito, tuvo un amor así, de Amor con mayúscula, propio de Dios hacia nosotros. Y por eso nos sirve muy bien de ejemplo y nos alienta a reconocer que eso no es imposible sino, si se quiere, más que posible. Y sí, a lo mejor supone eso ansiarlo pero es que, por decirlo pronto, es lo que debemos ansiar: todo.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

La Venerable Marta Robin es buen ejemplo de lo que se puede llegar a ser: hija de Dios.

…………………………….

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.  

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.