Venerable Marta Robin – Así se sabe sufrir: con conocimiento de causa

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             Resultado de imagen de Journal. Décembre 1929, Novembre 1932

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

  

Así se sabe sufrir: con conocimiento de causa

 

“No nos creemos nuestros sufrimientos pero, cuando, por permiso o por orden de Dios, se presentan, como Jesús, como María, con Jesús, con María, por Jesús y María, llevémoslos noblemente, valientemente, con amor y en silencio; al dolor gimiente y ruidoso le falta honor y dignidad.” (Diario íntimo, 7 de enero de 1930)

 

No podemos negar que la Venerable Marta Robin lo tenía más que claro.

Queremos decir con esto que su fe estaba más que arraigada en su corazón, que no era cobarde ni nada por el estilo y que, por si esto no fuera ya suficiente, que nos da una lección muy difícil de aprender pero más que práctica y conveniente.

Podemos decir, para empezar, que estas flores que le echamos a nuestra hermana en fe con más que merecidas.

Marta Robin, como bien sabemos, sufrió físicamente mucho en vida en el mundo. Y su sufrimiento podía no haber sido aceptado aunque, claro está, de haber hecho eso, ni ahora estaríamos hablando de ella ni, pensamos, ella hubiera escrito lo que escribió en su Diario íntimo y que aquí traemos, por ejemplo, hoy mismo.

Algo fundamental: no caben masoquismos.

El masoquismo debe ser algo así como un trastorno que consiste, en esencia, en hacerse daño a uno mismo de la forma que sea. Y eso quiere decir que nos proporcionamos el sufrimiento a gusto o, algo así, como a la carta.

El masoquismo ni es bien visto ni por la Esposa de Cristo ni, claro, por aquellos que saben (por experiencia propia) que no hace falta buscar (que nunca hace falta eso) el sufrimiento porque el mismo tiene licencia universal y particular pare llegar a nuestro corazón y a nuestro ser físico y espiritual. Nada, por tanto, de crearnos, como dice la Venerable francesa, el sufrimiento. Y es que eso, además, no puede ser bien visto por nuestro Creador que ya se encarga de todo eso y de mucho más…

Esto último que decimos, que Dios se encarga de eso, del sufrimiento, puede ser muy mal visto por aquellas almas que son cándidas y que creen que, por ejemplo, ni Dios castiga ni envía sufrimientos a sus hijos. Y eso es propio, tal forma de pensar, de creyentes infantiloides que no han crecido en su fe católica… a lo mejor, porque no creen que eso les sea ni necesario ni conveniente.

En fin…

Pues bien, cuando llega el dolor, el sufrimiento podemos hacer dos cosas, en esencia: aceptarlo o no aceptarlo. Así de sencillo. Aquí no hay más posibilidades ni zonas grises: o es blanco o es negro porque no podemos aceptar “un poco” que sufrimos…

Sufrimos, sí. Entonces lo mejor para nosotros es la actitud que aquí se nos recomienda: tenemos en quién fijarnos (Jesús y María, que no poco) y si miramos sus existencias y sus actitudes no podremos decir que rechazaron el sufrimiento sino que, al contrario, lo aceptaron, lo tomaron y lo sobrenaturalizaron haciéndolo beneficioso, primero, para ellos mismos y, luego, para todos aquellos que los hemos conocido.

Pero hay más. Además de saber a quién debemos atenernos, también hay dos formas de llevar tal aceptación, una vez se ha aceptado.

La Venerable Marta Robin rechaza del todo que el sufrimiento lo llevemos como seres gimientes que van por las calles compadeciéndose de sí mismos y, sí y entonces, haciendo ruido con tal forma de gemir y de llevar el sufrir.

En todo caso, Marta Robin prefiere (porque es mejor y más provechoso para nuestra alma y, en definitiva, para toda nuestra existencia) que suframos de forma noble, valiente, con amor y en silencio.

¡Claro!, pensará más de uno: se nos pide que hagamos eso cuando estamos pasando más que malos momentos…

Sí, eso es lo que nos puede pedir quien, sufriendo lo lleva con nobleza, muestra que es valiente y que ama a Dios Todopoderoso y, por si eso no fuera ya suficiente, que lo hace en silencio, sin ruido ni alharacas. Y eso es lo que hizo Marta Robin.

¿Acaso sabremos nosotros hacer eso? Tengamos, al menos, la esperanza de intentarlo… y de ofrecer los sufrimientos por santas intenciones. Eso es.

 

   

Eleuterio Fernández Guzmán

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

La Venerable Marta Robin es buen ejemplo de lo que se puede llegar a ser: hija de Dios.

…………………………….

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

 

  

   

Eleuterio Fernández Guzmán

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

La Venerable Marta Robin es buen ejemplo de lo que se puede llegar a ser: hija de Dios.

…………………………….

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

1 comentario

  
Antonio Mª
https://www.youtube.com/
channel/UCMwdxE2HPj8VCOyUwRStLbQ/videos

05/11/19 6:59 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.