¿El feminismo radical en el poder?

 Imagen relacionada

 

Resulta curioso, pero cuando uno va a guardar el título de este artículo en la memoria, por ejemplo, del ordenador, no le deja, el sistema, ponerle los signos de interrogación. Y resulta curioso porque de algo que se quiere preguntar resulta una afirmación. Así, pasamos de querer saber si el feminismo radical tiene el poder a afirmar, que sí, que lo tiene. 

En realidad, esto deber una, digamos, manifestación del subconsciente que acaba diciendo lo que, en verdad se cree aunque, para eso, colabore una máquina… 

Esto dicho arriba no es una ocurrencia y, ni siquiera, una broma es.  Y es que, en verdad, pareciera que el feminismo más radical tiene el poder cogido por donde se puede coger el poder: por lo políticamente correcto y por la cobardía de muchos y la conveniencia de otros muchos… 

Al parecer, el ser humano de sexo masculino (nada de género, que es una manipulación propia de la ignorancia con intenciones torcidas, antinaturales y malsanas. Y aplíquese esto todo aquel que eso crea, sea quien sea quien lo crea…) ni vale nada ni nada puede esperar de un mundo donde, al parecer, la mujer (cierto tipo de mujer, digamos, roja) cree que ha llegado su momento de no sabemos qué. 

El caso es que últimamente parece que cierto feminismo se ha subido a la parra y ha dado, desde ella, todos los mandobles que se  le han dejado dar. Y, curiosamente, todos van destinados a lo mismo como si se tratase de una obsesión enfermiza (y, esto, que lo sea, a lo mejor, las disculpa…): el hombre es el enemigo número uno de la mujer. O eso quieren dar a entender. 

Al parecer, el hombre sólo ha hecho daño a la mujer a lo largo de la historia: se ha servido de ella,

la ha manipulado,

la ha aislado del mundo para que no saliera al mismo y demostrara de lo que es capaz,

la ha insultado,

la ha vejado (dicen que todas las mujeres han sufrido, alguna vez, machismo, lo cual es, en sí mismo, una exageración y una generalización propia de mentes estrechas) y, en  fin, que no hay hombre al que no se le pueda zaherir por el mero y simple hecho de serlo. 

Recientemente, se ha demostrado que en España no existe el derecho de libertad de expresión ni se respeta, para nada, el de circulación. Y es que ya sabemos lo que ha pasado con un autobús de la organización Hazte Oír como ya pasó, por cierto, con otro de la misma, por poner sobre la mesa, simplemente, lo obvio. Y eso molesta, claro está. 

Resultado de imagen de autobús de Hazte Oír

El caso es que, en Valencia (España) se ha conseguido, a la vez, violar dos derechos constitucionales que, según algunos, valen menos que una higa: el de libertad de expresión que, al parecer, sólo pueden utilizar los rojos o los que, como ellos, piensan en según qué temas; el de libertad de circulación por todo el territorio español porque antes de que, siquiera, haya denuncia presentada, que se sepa, por la Policía Local o por el Ayuntamiento de Valencia o por quien sea, se ha hecho parar un autobús (bajo algún pretexto ridículo y bien pensado), se le ha inmovilizado y se le ha llevado al depósito municipal. Es decir, se ha aplicado una supuesta sentencia de, digamos,”delito de odio” antes de que haya habido denuncia y de que haya habido sentencia judicial a tal respecto. 

¿Como se puede llamar a eso? 

A nosotros sólo se nos ocurre decir que se trata de la simple aplicación de una dictadura en efectivo servicio del Mal. Y es que el citado autobús no iba diciendo, por ejemplo, matar es bueno y robar aún mejor sino que manifestaba que hay cosas que, desde el feminismo no se pueden decir si no es que no quieren que alguien proteste…

Decimos, por eso, que parece que el feminismo radical, aquel feminismo llamado “feminazi” que parece imperar en tal dislocado mundo, se quiere imponer a todo el que piense de forma distinta a lo que se piensa (es un decir esto, claro) desde tal realidad, seguramente minoritaria pero poderosa. 

Francamente, tenemos que decir que todo esto nos da verdadero asco y que muestra hasta qué punto una nación puede estar corrompida por el Mal y podrida. Y es que cuando cuatro gatos (son, sólo, cuatro gatos con poder, como lo son los del grupo gay radical) tienen algo de poder ya sabemos lo que quieren hacer:  que todos comamos de su sardina. Y eso, pues bueno… como que no. 

Por cierto, mañana es 8 de marzo. Y siento, de verdad, ser hombre porque eso, al parecer, es pecado mortal. Perdonen ustedes, señoras y señoritas del puño en alto y pancarta en ristre,

inteligentes sabias de la humanidad,

aspirantes a mandamases del nuevo orden mundial

y de la Nueva Era,

inquisidoras actuales de lo bueno y mejor

que hay en la sociedad,

matarifes de la libertad,

aprovechadas de la cobardía,

licenciadas en insultos,

viperinas en acción -ONG mundial-,

vendedoras de la burra del género,

aguafiestas de la verdad,

símbolos de lo moderno,

servidoras del poder establecido.

¡Oh, vosotras!,

luces del mundo oscuro que rige el hombre,

linternas en la tiniebla,

adalides de lo feo,

libertarias del orden nuevo,

ejemplo propio de desnortadas,

camino torcido hacia lo malo,

especialistas en fruncir el ceño por odio,

manipuladoras del momento.

¡Oh vosotras!,

virtuosas de lo simple,

difusoras de lo ramplón,

ejemplo típico del quiero y no puedo,

poetas de la miseria,

narradoras de un mundo plano,

quintaesencia, ¡Oh, feministas radicales!, de ideas carcas,

simuladoras del pensamiento limpio,

socialistas, comunistas, podemistas,

radicalistas del presente,

en fin… vosotras y para vosotras es esto

y no lo es para aquellas mujeres que, sintiéndose mujeres saben que su existencia y la del hombre es importante para que la humanidad cumpla con la misión encomendada por Dios para regir el mundo que les entregó a ambos y que, también, se sienten feministas (pues su causa es ser mujer) pero no creen que tengan que hacer como si el hombre fuera su antagonista. “Hombre y mujer los creó”, se dice en la Sagrada Escritura. Y eso no lo va a cambiar ni el radicalismo ni el feminismo mal entendido.

 

Y, como diría Cervantes en el Quijote (¡Otro hombre!) para terminarlo : vale.

 

 

Eleuterio Fernández Guzmán

  

…………………………..

 

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

 

Hay cosas que, en verdad, cabe denunciar por lo obvio de lo que muestran.

 

…………………………….
Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

 

1 comentario

  
Palas Atenea
Conmigo que no cuenten, me tendrán siempre en frente por los hombres y mujeres que son mis antepasados, porque tanto a unos como a otras les debo lo que soy y ellos y ellas me enseñaron a amar a Dios y a ser católica. No reconozco a esas personas de sexo femenino como mujeres.
07/03/19 8:13 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.