Un amigo de Lolo – "Lolo, libro a libro"- Lo que hizo, y hace, Cristo

Presentación

Resultado de imagen de manuel lozano garrido

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Resultado de imagen de El sillón de ruedas

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

Lo que hizo, y hace, Cristo

 

“Cristo hablaba de eternidad, filiaciones divinas e ideología del bien y el mal y a la vez sellaba las frentes con las figuras reales del trigo, los pájaros, el arado y las redes; desmenuzaba un perdón de los pecados y al mismo tiempo ponía su dedo y hasta las glándulas salivares en los tímpanos y los párpados insensibles. “El que tenga oídos par oír, que oiga” podría ser, lógicamente, un buen “slogan” de ese estilo realista de la Iglesia que inició Cristo con sus parábolas.” (El sillón de ruedas, p. 71)

 

“A Dios rogando y con el mazo dando”.

Tal expresión popular quiere darnos a entender que sí, que es muy importante pedir a Dios por las necesidades (propias pero, sobre todo, ajenas) pero que eso no quiere decir que nuestra actuación, a tal respecto, sea nula. Vamos, que no podemos quedarnos en el pedir sino que debemos hacer.

El Beato Manuel Lozano Garrido nos lo explica muy bien en este texto de su libro “El sillón de Ruedas”.

El caso es que, como bien sabemos, Jesucristo predicaba. Y, claro está, cuando predicaba, hablaba de la Verdad, de la Voluntad de su Padre Dios y de todo lo que suponía ser hijo de Dios y tener una relación, así y por eso, directa con el Todopoderoso.

Sin embargo, no se quedaba en teorías y en doctrinas que eran, no lo olvidemos y de todas formas, cruciales para sus discípulos. No. Él pasaba a la acción porque eso era lo que había venido a hacer en el mundo.

El Hijo de Dios, como es más que sabido y conocido por todos aquellos que sepan de su existencia en el mundo, curó muchas veces. Lo hizo, no sólo, de las heridas físicas que muchos tenían (ciegos, leprosos… muertos) sino, también, de las espirituales. Por eso perdonaba muchas veces los pecados para asombro de los que no lo querían porque no querían entender que era Dios hecho hombre (y esto fue lo que, en el fondo, por ignorancia, le llevó a la muerte) Sin embargo, que no lo entendiesen no influía de tal forma en su persona que lo llegara a bloquear. De eso nada, no lo iba a permitir ni quería ser políticamente correcto.

Pues bien, el Beato de Linares (Jaén, España), sabe muy bien (como, creo, sabemos todos los discípulos de Cristo) que nuestro Maestro enseñaba adaptándose a las circunstancias de su tiempo. Por eso hacía uso de realidades muy comunes (la levadura, las semillas, el sembrar, etc.) porque quería ser entendido entonces.

El caso es que, muchos siglos después de aquello que entonces pasó sigue siendo válido lo dicho por el Mesías. Y sigue siendo válido porque era Dios mismo venido al mundo para que el mundo se salvase. Y por eso lo que dijo tiene una validez que no caduca sino que es perenne y estará en el mundo hasta que vuelva para juzgar a vivos y a muertos.

Todo, pues, tiene validez y, por tanto, aquello que podemos leer en las Sagradas Escrituras lo podemos aplicar a hoy mismo. No hace falta más porque nada más se ha revelado que no sea dicho por Jesucristo y, en todo caso, las revelaciones particulares que en el mundo han sido lo único que hace es hacer explícito determinado aspecto de la Revelación, así escrito con mayúscula, que es Cristo.

Todo aquello, por tanto, que inició entonces Jesucristo ni ha perdido vigor hoy día ni lo perderá nunca. Por eso el “que tenga oídos para oír, que oiga” nos lo podemos aplicar a rajatabla porque es la verdad que, además, es más esperanzadora que nunca porque hoy día, hoy mismo, está más cercana que entonces (hace 2.000 años) la vuelta, en su Parusía, del Hijo de Dios. Y eso nos debería levantar el corazón hasta arriba, arriba, donde está en de nuestro Padre Dios.

 

 

   

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: [email protected]

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.
……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.