Serie "De Resurrección a Pentecostés" - 3 - Primera aparición de Cristo a las mujeres

De Resurrección a Pentecostés Antes de dar comienzo a la reproducción del libro de título “De Resurrección a Pentecostés”, expliquemos esto.

Como es más que conocido por cualquiera que tenga alguna noción de fe católica, cuando Cristo resucitó no se dedicó a no hacer nada sino, justamente, a todo lo contrario. Estuvo unas cuantas semanas acabando de instruir a sus Apóstoles para, en Pentecostés, enviarlos a que su Iglesia se hiciera realidad. Y eso, el tiempo que va desde que resucitó el Hijo de Dios hasta aquel de Pentecostés, es lo que recoge este libro del que ahora ponemos, aquí mismo, la Introducción del mismo que es, digamos, la continuación de “De Ramos a Resurrección” y que, al contrario de lo que suele decirse, aquí segundas partes sí fueron buenas. Y no por lo escrito, claro está, sino por lo que pasó y supusieron para la historia de la humanidad aquellos cincuenta días.

 

 

Cuando Jesucristo murió, a sus discípulos más allegados se les cayó el mundo encima. Todo lo que se habían propuesto llevar a cabo se les vino abajo en el mismo momento en el que Judas besó al Maestro.

Nadie podía negar que pudieran tener miedo. Y es que conocían las costumbres de aquellos sus mayores espirituales y a la situación a la que habían llevado al pueblo. Por eso son consecuentes con sus creencias y, por decirlo así, dar la cara en ese momento era la forma más directa para que se la rompieran. Y Jesús les había dicho en alguna ocasión que había que ser astutos como serpientes. Es más, había tratado de librarlos de ser apresados cuando, en Getsemaní, se identificó como Jesús y dijo a sus perseguidores que dejaran al resto marcharse.

Por eso, en tal sentido, lo que hicieron entonces sus apóstoles era lo mejor.

Aquella Pascua había sido muy especial para todos. Jesús se había entregado para hacerse cordero, el Cordero Pascual que iba a ser sacrificado para la salvación del mundo. Pero aquel sacrificio les iba a servir para mucho porque el mismo había sido precedido por la instauración de la Santa Misa (“haced esto en memoria mía”, les dijo el Maestro) y, también, la del sacerdocio a través del Sacramento del Orden. Jesús, pues, el Maestro y el Señor, les había hecho mucho bien tan sólo con arremangarse y lavarles los pies antes de empezar a celebrar la Pascua judía. Luego, todo cambió y cuando salieron Pedro, Santiago y Juan de aquella sala, en la que se había preparado la cena, acompañando a Jesús hacia el Huerto de los Olivos algo así como un gran cambio se había producido en sus corazones.

Pero ahora tenían miedo. Y estaban escondidos porque apenas unas horas después del entierro de Jesús los discípulos a los que había confiado lo más íntimo de su doctrina no podían hacer otra cosa que lo que hacían.

De todas formas, muchas sorpresas les tenía preparadas el Maestro. Si ellos creían que todo había terminado, muy pronto se iban a dar cuenta de que lo que pasaba era que todo comenzaba.

En realidad, aquel comienzo se estaba cimentando en el Amor de Dios y en la voluntad del Todopoderoso de querer que su nuevo pueblo, el ahora elegido, construyera su vida espiritual sobre el sacrificio de su Hijo y limpiara sus pecados en la sangre de aquel santo Cordero.

Decimos, pues, que todo iba a empezar. Y es que desde el momento en el que María de Magdala acudiera corriendo a decirles que el cuerpo del Maestro no estaba donde lo habían dejado el viernes tras el bajarlo de la cruz, todo lo que hasta entonces habían llevado a sus corazones devino algo distinto.

El caso es que los apóstoles y María, la Madre, habían visto cómo se abría ante sí una puerta grande. Era lo que Jesús les mostró cuando, estando escondidos por miedo a los judíos, se apareció aquel primer domingo de la nueva era, la cristiana. Entonces, los presentes (no estaba con ellos Tomás, llamado el Mellizo) se asustaron. En un primer momento no estaban seguros de lo que veían pudiese ser verdad. Aún no se les habían abierto los ojos y su corazón era reacio en admitir que su Maestro estaba allí, ante ellos y, además, les daba la paz y les hablaba. Todos, en un principio, actuaron como luego haría Tomás.

Todo, pues, empezaba. Y para ellos una gran luz los iluminaba en las tinieblas en las que creían estar. Por eso lo que pasó desde aquel momento hasta que llegó el día de Pentecostés fue como una oportunidad de acabar de comprender (en realidad, empezar a comprender) lo que tantas veces les había dicho Jesús en aquellos momentos en los que se retiraba con ellos para que la multitud no le impidiese enseñar lo que era muy importante que comprendieran. Pues bien, entonces no habían sido capaces de entender mucho porque su corazón no lo tenían preparado. Ahora, sin embargo, las cosas iban a ser muy distintas. Y lo iban a ser porque Jesús había confirmado con hechos   lo que les había anunciado con sus palabras y cuando le dijo a Tomás que metiera su mano en las heridas de su Pasión supieron que no era un fantasma lo que estaban viendo sino  al Maestro… en cuerpo y alma.

Sería mucho, pues, lo que pasaría en un tiempo no demasiado extenso desde que el Hijo de Dios volvió de los infiernos hasta que el Espíritu Santo iluminara los corazones y las almas de los allí reunidos. Era, pues, aquello que sucedió entre Resurrección y Pentecostés.” 

3. Primera aparición de Cristo a las mujeres

 

“Estaba María junto al sepulcro fuera llorando. Y mientras lloraba se inclinó hacia el sepulcro, y ve dos ángeles de blanco, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús, uno a la cabecera y otro a los pies. Dícenle ellos: ‘Mujer, ¿por qué lloras?’ Ella les respondió: ‘Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto.’ Dicho esto, se volvió y vio a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús. Le dice Jesús: ‘Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?’ Ella, pensando que era el encargado del huerto, le dice: ‘Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo me lo llevaré.’ Jesús le dice: ‘María.’ Ella se vuelve y le dice en hebreo: ‘Rabbuní’ - que quiere decir: ‘Maestro’ -. Dícele Jesús: ‘No me toques, que todavía no he subido al Padre. Pero vete donde mis hermanos y diles: Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios.’ Fue María Magdalena y dijo a los discípulos que había visto al Señor y que había dicho estas palabras” (Jn 20, 11-18).

“Jesús resucitó en la madrugada, el primer día de la semana, y se apareció primero a María Magdalena, de la que había echado siete demonios. Ella fue a comunicar la noticia a los que habían vivido con él, que estaban tristes y llorosos. Ellos, al oír que vivía y que había sido visto por ella, no creyeron” (Mc 16, 9-11).

“El Ángel se dirigió a las mujeres y les dijo: ‘Vosotras no temáis, pues sé que buscáis a Jesús, el Crucificado; no está aquí, ha resucitado, como lo había dicho. Venid, ved el lugar donde estaba.  Y ahora id enseguida a decir a sus discípulos: ‘Ha resucitado de entre los muertos e irá delante de vosotros a Galilea; allí le veréis.’ Ya os lo he dicho.’ Ellas partieron a toda prisa del sepulcro, con miedo y gran gozo, y corrieron a dar la noticia a sus discípulos. En esto, Jesús les salió al encuentro y les dijo: ‘¡Dios os guarde!’ Y ellas, acercándose, se asieron de sus pies y le adoraron. Entonces les dice Jesús: ‘No temáis. Id, avisad a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán’” (Mt 28, 5-10).

“Regresando del sepulcro, anunciaron todas estas cosas a los Once y a todos los demás. Las que decían estas cosas a los apóstoles eran María Magdalena, Juana y María la de Santiago y las demás que estaban con ellas” (Lc 24, 9-10).

Estos son los textos bíblicos en los que se recoge explícitamente la aparición del Resucitado a las mujeres que habían acudido a su sepulcro muy de mañana aquel primer domingo. En el último de ellos, el de San Lucas, es cierto que no se recogen las palabras de Jesús a ellas pero sí quiénes eran aquellas mujeres entre las que se encontraba María Magdalena.

Pues bien, aquellas mujeres, que tanto amor habían mostrado por su Maestro a tal punto que, obviando las dificultades que iban a tener (y de las que hemos hecho referencia arriba) acudieron al lugar donde habían depositado el cuerpo de Cristo, fueron las primeras en ver al Hijo de Dios.

Esto, así dicho, rompe con alguna teoría que sostiene que los evangelios son libros, más o menos, inventados por sus autores. Y lo rompe porque supondría tirar piedras contra su propio tejado si un judío recoge que a las primeras personas a las que se aparece el Emmanuel son aquellas por las que tan poco aprecio se mostraba en aquel tiempo (eso junto a los niños por quien Cristo también muestra una predilección manifiesta y manifestada: cf. Mc 10-14-15). Es decir, que no iban a dejar por escrito que su Maestro había desdicho lo hasta entonces practicado a no ser que, efectivamente, todo aquello fue cierto y verdad y Jesús, precisamente por su propia predicación y doctrina quiso privilegiar a las mujeres con una muestra tan evidente de amor y consideración.

Todo, pues, fue cierto. Es decir, que Cristo resucitó y que se apareció a María Magdalena y demás mujeres que allí estaban, después, como se deduce de los textos bíblicos, de que el Ángel les comunicase que allí no estaba el Crucificado sino que, como había dicho, había resucitado al tercer día.

 

María Magdalena

 

Podemos decir que, aunque todas las mujeres vieron, seguramente, a Jesús resucitado (cosa que se deduce fácilmente de los textos arriba traídos) lo bien cierto es que Jesús se dirigió personalmente a una de ellas. Era de Magdala, pueblecito situado en Galilea.

Sin duda alguna María Magdalena quería mucho al Maestro. Y tenía razón para que eso fuera así porque, según escribe San Lucas en su evangelio, al menos en dos ocasiones se muestra esta relación tan especial:

“Y sucedió a continuación que iba por ciudades y pueblos, proclamando y anunciando la Buena Nueva del Reino de Dios; le acompañaban los Doce, y algunas mujeres que habían sido curadas de espíritus malignos y enfermedades: María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios” (8, 2).

“Un fariseo le rogó que comiera con él, y, entrando en la casa del fariseo, se puso a la mesa. Había en la ciudad una mujer pecadora pública, quien al saber que estaba comiendo en casa del fariseo, llevó un frasco de alabastro de perfume, y poniéndose detrás, a los pies de él, comenzó a llorar, y con sus lágrimas le mojaba los pies y con los cabellos de su cabeza se los secaba; besaba sus pies y los ungía con el perfume. Al verlo el fariseo que le había invitado, se decía para sí: ‘Si éste fuera profeta, sabría quién y qué clase de mujer es la que le está tocando, pues es una pecadora.’ Jesús le respondió: ‘Simón, tengo algo que decirte.’ El dijo: ‘Di, maestro.’ ‘Un acreedor tenía dos deudores: uno debía quinientos denarios y el otro cincuenta. Como no tenían para pagarle, perdonó a los dos. ¿Quién de ellos le amará más?’ Respondió Simón: ‘Supongo que aquel a quien perdonó más.’ Él le dijo: ‘Has juzgado bien’, y volviéndose hacia la mujer, dijo a Simón: ‘¿Ves a esta mujer? Entré en tu casa y no me diste agua para los pies. Ella, en cambio, ha mojado mis pies con lágrimas, y los ha secado con sus cabellos. No me diste el beso. Ella, desde que entró, no ha dejado de besarme los pies. No ungiste mi cabeza con aceite. Ella ha ungido mis pies con perfume. Por eso te digo que quedan perdonados sus muchos pecados, porque ha mostrado mucho amor. A quien poco se le perdona, poco amor muestra.’ Y le dijo a ella: ‘Tus pecados quedan perdonados.’ Los comensales empezaron a decirse para sí: ‘¿Quién es éste que hasta perdona los pecados?’ Pero él dijo a la mujer: ‘Tu fe te ha salvado. Vete en paz’” (7, 36-50).

Jesús, por tanto, que pudo comprobar la entrega de aquella otra María a su causa y vio como supo agradecer la merced que le había hecho, también la tenía en mucha consideración. Por eso, de entre ellas, se dirige especialmente a Magdalena porque, además, se nos dice que estaba apenada y triste y recordémoslo, fue una de las mujeres que no quiso abandonarlo en un momento tan difícil como fue su muerte en la Cruz.

Resulta curioso que, al igual que pasaría con los discípulos de Emaús, Magdalena, en un principio, no reconoce al Resucitado. Y es cuando se dirige a ella por su nombre, María, cuando ella cae en la cuenta de que no se trata del hortelano de aquel huerto sino que es Jesús que, en efecto, está allí ante ella aunque aún no haya subido al Padre. Su nombre, pues, era un símbolo como lo fue el partir el pan para los discípulos citados antes que lo invitan a quedarse en su casa porque estaba anocheciendo.

De todas formas, hay algo que, por lo extraño que parece, puede mover a inquietud: ¿Cuál es la razón de que Jesús le diga a Magdalena que no lo toque? Y es que ella, al menos que sepamos y hemos traído aquí en el texto de San Lucas acerca de cuando ungió sus pies con perfume y los besó, había tenido contacto con Jesús. ¿Por qué ahora no podía hacer eso? Y es que ella era lo que más quería en aquel momento.

A este respecto, nos atrevemos a decir que las relaciones que se pueden tener con Jesús resucitado no son las mismas que se tenían antes, cuando aún vivía. Es decir, el trato no puede ser el mismo. Y eso lo podemos ver, por ejemplo, en el siguiente texto de San Pablo en el que habla, digamos, de un antes (un ahora) y un después, tras la resurrección de los muertos. Y recordemos que Cristo ya ha resucitado y tiene las características propias de tales cuerpos (a saber, impasibilidad, sutileza, agilidad y claridad):

“Os digo esto, hermanos: La carne y la sangre no pueden heredar el Reino de los cielos: ni la corrupción hereda la incorrupción. ¡Mirad! Os revelo un misterio: No moriremos todos, mas todos seremos transformados. En un instante, en un pestañear de ojos, al toque de la trompeta final, pues sonará la trompeta, los muertos resucitarán incorruptibles y nosotros seremos transformados. En efecto, es necesario que este ser corruptible se revista de incorruptibilidad; y que este ser mortal se revista de inmortalidad. Y cuando este ser corruptible se revista de incorruptibilidad y este ser mortal se revista de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: ‘La muerte ha sido devorada en la victoria.’ ‘¿Dónde está, oh muerte, tu victoria?, ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?  El aguijón de la muerte es el pecado; y la fuerza del pecado, la Ley. Pero ¡gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por nuestro Señor Jesucristo! Así pues, hermanos míos amados, manteneos firmes, inconmovibles, progresando siempre en la obra del Señor, conscientes de que vuestro trabajo no es vano el Señor” (1 Cor 15, 50ss).

Pero es que, además, María Magdalena tiene que cumplir una misión que Cristo le va a encomendar: avisar a sus discípulos que, por miedo, están escondidos. Nada, pues, de retener a Cristo; al contrario, correr a dar la gran noticia de la resurrección del Maestro; nada de quedarse allí mirando como quería Pedro en el episodio de la Transfiguración (cf. Mt 17,4).

Algo que también se ha de tener en cuenta es que Jesús le dice a María de Magdala que diga a los demás: “Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios.”

Esto, así dicho, ha de referirse al hecho mismo de que Cristo es el hijo verdadero, engendrado y no creado (Símbolo de nuestra fe) y el resto de humanidad lo es, en todo caso, en la categoría, por así decirlo, de hijos adoptivos (en cuanto somos traídos al mundo con la intervención necesaria de nuestros padres y Dios nos adopta como hijos suyos que, al fin y al cabo, somos, por haber procurado en el ser humano una tal posibilidad). También, claro, sus muy amados hijos. Por eso dice que vaya a decir esto a “mis hermanos” pues considera, como es cierto y verdad, que las ovejas del rebaño que Dios le había entregado para que las cuidase, lo son de Él en cuanto hijo predilecto de Dios.

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: [email protected]

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Aquel fue un tiempo de gozo y de gloria y, verdaderamente, el comienzo de la vida eterna.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.
…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

 

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.