Serie Venerable Marta Robin – Si somos capaces de ver así el sufrimiento

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

    Resultado de imagen de Le secret de Marta Robin

 

Sobre la pasión en sí misma vivida – Si somos capaces de ver así el sufrimiento

 

Marta Robin vivió la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo desde 1930. Y es que entre desde el jueves por la noche (21 horas) hasta el mediodía del domingo, pasó por los estados físicos que sufrió el Mesías.

Pues bien, nuestra Venerable francesa describe la íntima comunión con Jesucristo que le permite, como dice el autor del libro aquí traído, “sobrepasar el sufrimiento para encontrar el Corazón de Cristo”:

 

Si somos capaces de ver así el sufrimiento

 

“Mis sufrimientos me parecen rosas y mis penas grandes dulzuras cuando considero a mi Salvador en la Cruz”.

 

Sabido es que la Venerable Marta Robin sufrió mucho a lo largo de su vida. También es sabido que, dentro del sufrimiento, debemos sufrir lo que debió ser, por decirlo así, la reproducción en su cuerpo de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Y es que, además, no es que la padeciera una vez sino que muchas veces pasó por los mismos sufrimientos por los que pasó el Hijo de Dios.

Cualquiera, ¡A qué negarlo!, podría decir ¡basta! mucho antes de pasar por todo eso porque, no podemos negar, que sufrir de aquella manera no es fácil para nadie. Y menos aún para unos habitantes del mundo que, como el actual, prefiere lo hedonista a otra cosa que no sea eso.

Pero Marta Robin debía estar hecha de otra pasta espiritual. Y lo estaba porque dio muchas muestras de que estaba dotada por una serie de dones y de gracias que Dios le entregó a su buena hija.

Decimos esto porque ella lo ve todo de una manera muy distinta como podríamos verlo nosotros.

Las cosas del alma, sin embargo, en este tipo de materias, son bien distintas según las veamos. Y nuestra Venerable francesa sabe que las no son como, muchas veces, creemos.

Ella, por decirlo pronto, podría considerar su vida física de una forma cruda y podría decir, por ejemplo. “sufro mucho y esto no es fácilmente soportable”. Y podría sostener, con legitimidad, que ya había puesto mucho de su parte para que el mundo fuese mejor.

Lo que aquí pasa es que pensar y actuar de tal manera no es proceder común de los santos y de aquellos que ha, especialmente, escogido Dios de entre sus hijos. No. Tal manera es la propia del común de nosotros, que no somos capaces, la mayor de las veces, de soportar un dolor de cabeza.

Pues bien. A la Venerable Marta Robin, sin embargo, todo su sufrimiento le parece poco. Y nos explicamos.

Marta no es masoquista ni nada por el estilo. Ni ha buscado el dolor o el sufrimiento ni se regocija en los mismo como si nos encontráramos ante algo enfermizo. No. Lo que le pasa a ella es que tiene un ejemplo muy superior que seguir.

Ella mira la Cruz de Cristo, aquellos maderos en los que su Salvador, entregó su vida, no por casualidad ni sin ser esperado tal final, por ella misma, tantos siglos antes, y todo se le pasa: el sufrir le parece rosas; sus penas acaban siendo dulzuras.

Si nosotros somos capaces de ver así el sufrimiento y así aquello que, de malo, pueda haber en nuestra vida, es posible (seguro, podríamos decir) que miráramos al mundo de otra forma. Y así sería porque los ojos de la fe, que transforman lo malo en gozoso no dejan al creyente indiferente sino que, al contrario, como es el caso de la Venerable Marta Robin, le hacen ver las cosas de una forma sobrenatural. Y, entonces, se sobrenada el dolor y el sufrimiento y se está seguro de hacer lo que Dios quiere que no es, precisamente, que su semejanza sufra por sufrir sino que sepa que, con Él, el sufrimiento tiene más caras que no sólo las del dolor, que es posible redimirse al sufrir y, además, completar los sufrimientos de Cristo.

Y eso ya lo dijo San Pablo. Y ella lo sigue a rajatabla, para bien de ella misma y de nosotros.

 

 

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: [email protected]

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

…………………………..

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

La Venerable Marta Robin es buen ejemplo de lo que se puede llegar a ser: hija de Dios.

…………………………….

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.
…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

 

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.