Serie Venerable Marta Robin – Cordero de Dios

 

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

    Resultado de imagen de Le secret de Marta Robin

 

Sobre la pasión en sí misma vivida – Cordero de Dios

 

Marta Robin vivió la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo desde 1930. Y es que entre desde el jueves por la noche (21 horas) hasta el mediodía del domingo, pasó por los estados físicos que sufrió el Mesías.

Pues bien, nuestra Venerable francesa describe la íntima comunión con Jesucristo que le permite, como dice el autor del libro aquí traído, “sobrepasar el sufrimiento para encontrar el Corazón de Cristo”:

 

“El dulce Cordero de Dios (…) venido al mundo (…) para perdonar nuestros pecados y abrir el Cielo por sus sufrimientos y por su muerte en la Cruz. Este gran misterio, escándalo para los Judíos, locura para los gentiles; pero el consuelo y la alegría de los fieles (…) Es gracias a Él que nosotros podemos entrar en la intimidad de la vida divina.”

 

Es bien cierto que cuando Dios promete algo acaba cumpliéndolo. Claro está que lo cumple cuando cree conveniente porque conoce al ser humano y la historia de su creatura.

Cuando Dios envía a su Hijo, que sería llamado Jesús y, por su misión, el Cristo y Mesías, todo había sido hecho según la santísima voluntad del Todopoderoso.

La Venerable Marta Robin, tan cercana al Enviado de Dios, no duda lo más mínimo acerca de la misión que le había sido encomendada:

-  Perdonar los pecados.

-  Abrir las puertas del Cielo.

No es poco decir, sino mucho, que el Mesías iba a poder perdonar los pecados. Y es que, como bien sabemos, sólo el Todopoderoso puede hacer eso y, por tanto, era el mismo Dios quien, encarnándose, iba a hacer posible que los pecados del mundo y, en concreto, de cada ser humano que creyese en el Hijo del Padre, iban a ser perdonados.

Estaba, también, lo otro. Y es que abrir las puertas del Cielo, hasta entonces cerradas, era parte de la misión que debía cumplir. Y eso lo hizo de la manera, humanamente, más terrible: muriendo en la Cruz.

Es tan cierto como que el Sol alumbra sobre ricos y pobres que es un misterio tan grande que, simplemente, no lo podemos comprender. Nos basta con saber que es verdad y que, cuando estemos en el Cielo… entonces, entonces comprenderemos.

El caso es que hay quien no cree…

No creer en Dios Todopoderoso y en su Hijo Jesucristo como Mesías y Enviado tiene, por decirlo así, sus consecuencias. Y sabemos que la más importante de ellas es no habitar nunca las praderas del definitivo de Dios.

Nuestra hermana Marta Robin sabe muy bien lo que es la Cruz para muchos: para algunos es algo escandalosa y, para otros, una locura porque no cabe en sus corazones. Pero, para los hijos de Dios que conocemos bien la verdad y la Verdad, es tan cierto como que al día sigue la noche que gracias a la muerte del Hijo de Dios y, luego, a su resurrección, nosotros podremos alcanzar el Cielo si perseveramos en el amor hacia Quien nos ha creado y hacia nuestro prójimo.

Y, es más, como tantas veces se ha dicho, la intimidad de la vida está al alcance de nuestro corazón porque basta (¡Y no es poco, como sabemos!) creer para alcanzarlo.

Y todo eso porque el Cordero de Dios, así lo llamó el Bautista, quiso entregarse.

 

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: [email protected]

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

…………………………..

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

La Venerable Marta Robin es buen ejemplo de lo que se puede llegar a ser: hija de Dios.

…………………………….

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.
…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

 

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.