Serie “De Ramos a Resurrección” - El ansia de Pedro y Juan

 

 

De-ramos-a-resurrección

En las próximas semanas, con la ayuda de Dios y el permiso de la editorial, vamos a traer al blog el libro escrito por el que esto escribe de título “De Ramos a Resurrección”. Semana a semana vamos a ir reproduciendo los apartados a los que hace referencia el Índice que es, a saber:

Introducción                                        

I. Antes de todo                                           

 El Mal que acecha                                  

 Hay grados entre los perseguidores          

 Quien lo conoce todo bien sabe               

II. El principio del fin                          

 Un júbilo muy esperado                                       

 Los testigos del Bueno                           

 Inoculando el veneno del Mal                         

III. El aviso de Cristo                           

 Los que buscan al Maestro                      

 El cómo de la vida eterna                              

 Dios se dirige a quien ama                      

 Los que no entienden están en las tinieblas      

 Lo que ha de pasar                                 

Incredulidad de los hombres                    

El peligro de caminar en las tinieblas         

       Cuando no se reconoce la luz                   

       Los ánimos que da Cristo                  

       Aún hay tiempo de creer en Cristo            

IV. Una cena conformante y conformadora 

 El ejemplo más natural y santo a seguir          

 El aliado del Mal                                    

 Las mansiones de Cristo                                

 Sobre viñas y frutos                               

 El principal mandato de Cristo                         

       Sobre el amor como Ley                          

       El mandato principal                         

Elegidos por Dios                                    

Que demos fruto es un mandato divino            

El odio del mundo                                   

El otro Paráclito                                      

Santa Misa                                             

La presencia real de Cristo en la Eucaristía        

El valor sacrificial de la Santa Misa                   

El Cuerpo y la Sangre de Cristo                 

La institución del sacerdocio                     

V. La urdimbre del Mal                         

VI. Cuando se cumple lo escrito                 

En el Huerto de los Olivos                              

La voluntad de Dios                                        

Dormidos por la tentación                        

Entregar al Hijo del hombre                            

       Jesús sabía lo que Judas iba a cumplir       

       La terrible tristeza del Maestro                  

El prendimiento de Jesús                                

       Yo soy                                            

       El arrebato de Pedro y el convencimiento   

       de Cristo

Idas y venidas de una condena ilegal e injusta  

Fin de un calvario                                   

Un final muy esperado por Cristo              

En cumplimiento de la Sagrada Escritura

        La verdad de Pilatos                        

        Lanza, sangre y agua                      

 Los que permanecen ante la Cruz                   

       Hasta el último momento                  

       Cuando María se convirtió en Madre          

       de todos

 La intención de los buenos                      

       Los que saben la Verdad  y la sirven          

VII. Cuando Cristo venció a la muerte        

El primer día de una nueva creación                 

El ansia de Pedro y Juan                          

A quien mucho se le perdonó, mucho amó        

 

VIII. Sobre la glorificación

 La glorificación de Dios                            

 

Cuando el Hijo glorifica al Padre                       

Sobre los frutos y la gloria de Dios                  

La eternidad de la gloria de Dios                      

 

La glorificación de Cristo                                

 

Primera Palabra                                             

Segunda Palabra                                           

Tercera Palabra                                             

Cuarta Palabra                                               

Quinta Palabra                                        

Sexta Palabra                                         

Séptima Palabra                                     

 

Conclusión                                          

 

 El libro ha sido publicado por la Editorial Bendita María. A tener en cuenta es que los gastos de envío son gratuitos.

  

“De Ramos a Resurrección” - El ansia de Pedro y Juan

 

 

Aunque no se nos dice nada del lugar donde se encontraban los 11 Apóstoles (junto con María, suponemos, y otros discípulos de Cristo) lo bien cierto es que, habiendo pasado tan poco tiempo desde la muerte de Jesús, es más que probable que aun estuviesen en la casa donde habían celebrado la Última Cena. Se le atribuye la propiedad de la misma al padre de Marcos, uno de los Apóstoles del Señor.

Lo que sí sabemos, porque lo dice el texto bíblico (cf. Jn 20, 19) es que estaban escondidos por miedo a ser perseguidos por los mismos que habían conseguido, a fuerza de perseverancia maliciosa, la muerte del Maestro. Allí acudió María Magdalena (que habría llegado la primera de aquellas mujeres que acudieron al sepulcro pues ella misma dice, en plural, que no saben dónde han puesto el cuerpo de Jesús) para dar la terrible noticia de que no estaban, allí donde los habían dejado, los restos del Maestro.

Luego diremos más de esto pero digamos ahora que el pensamiento de aquella María, de quien Jesús había hecho salir muchos demonios, no puede estar más aterrado. Si se habían llevado el cuerpo ¿dónde encontrarlo? ¿Qué hacer, ahora?

Sin embargo, los Apóstoles de Jesús no estaban entonces para elucubraciones ni teorías. Dos de ellos, Juan, el más joven, y Pedro, el primero de entre ellos, salieron a toda prisa hacia el sepulcro. Querían cerciorarse de lo que aquella mujer les acababa de decir. No es que no creyesen en ella sino que le atribuían, a aquellas alturas de la situación por la que habían pasado, una situación espiritual francamente mejorable.

El caso es que aquellos dos discípulos podemos imaginarlos corriendo. Uno de ellos era de mayor edad (Pedro que podría tener unos cuarenta años) y el otro, el más joven, Juan, es probable no tuviera muchos más de veinte. Y es de esperar que corriera más el segundo que el primero. Sin embargo, el texto bíblico nos muestra el respeto que Juan tenía hacia Pedro.

Sobre esto de la consideración que el hijo menor de Zebedeo tenía hacia Cefas es importante decir que podría, perfectamente, haber actuado de otra forma muy distinta. Y es que, sabiendo que Pedro había negado a Jesús tres veces en la aciaga noche de su detención y que no había estado presente ante la cruz donde fue crucificado el Maestro, hubiera sido lícito reconocerle un cierto derecho a entrar primero en el sepulcro. Pero Juan pensaba de otra forma.

Por una parte, Pedro era de mayor edad que Juan. Tal circunstancia era muy tenida en cuenta en la sociedad judía y no iba el segundo a hacerle un feo tan grande a alguien a quien debía respetar. Pero es que, además, sabía Juan que Pedro no era un Apóstol más, aunque lo fuera, sino que era el primero de entre ellos, el primus inter pares, y tal realidad era más que conocida por todos los que fueron escogidos por Jesús para ser sus Apóstoles. En primer lugar, los escogió:

“Llamó a sus discípulos, y eligió doce de entre ellos, a los que llamó también Apóstoles. A Simón, a quien llamó Pedro, y a su hermano Andrés; a Santiago y Juan, a Felipe y Bartolomé,   a Mateo y Tomás, a Santiago de Alfeo y Simón, llamado zelotes; a Judas de Santiago, y a Judas Iscariote, que llegó a ser un traidor” (cf. Lc 6, 13-16).

Pero, en un momento determinado, atribuyó Pedro aquella situación, digamos, de primogenitura espiritual:

“Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos” (Mt 16, 18-19).

Aquel hecho de edificar la Iglesia sobre Pedro y aquel darle las llaves de la misma, lo ponía en una situación muy especial y siendo igual, en cuanto a discipulado, que el resto de sus amigos Apóstoles, no por ello iba, ninguno de ellos, a desconocer tan evidente realidad. Otras muchas veces se confirmaría esto porque, por ejemplo, como era conveniente que, tras la triple negación de Pedro, Jesús confirmara en la primacía a Cefas, el evangelio de San Juan nos dice que:

“Después  de  haber  comido,  dice  Jesús  a  Simón  Pedro: ‘simón de Juan, ¿me amas más que éstos?’ Le dice él: ‘Sí, Señor, tú sabes que te quiero.’ Le dice Jesús: ‘apacienta mis corderos.’ Vuelve a decirle por segunda vez: ‘simón de Juan, ¿me amas?’ Le dice él: ‘Sí, señor, tú sabes que te quiero.’ Le dice Jesús: ‘Apacienta mis ovejas.’ Le dice por tercera vez: ‘Simón de Juan, ¿me quieres?’ Se entristeció Pedro de que le preguntase por tercera vez: ‘¿me quieres?’ y le dijo: ‘Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero.’ Le dice Jesús: ‘apacienta mis ovejas’” (Jn 21, 15-17).

Jesús, perdona las mismas veces que Pedro le niega y, seguramente, ayudó en mucho a cicatrizar la herida espiritual que el antiguo pescador llevaba en su corazón desde que, antes de que cantara el gallo, incurriera en tamaña falta de valentía.

Es más, sería el mismo Pedro el que, con el asentimiento de los demás, y tras una larga discusión, se levantara y dijera:

“’Hermanos, vosotros sabéis que ya desde los primeros  días me eligió Dios entre vosotros para que por mi boca oyesen los gentiles la Palabra de la Buena nueva y creyeran” (Hch 15,    7).

Pues bien, decimos que Juan, por tales motivos (y ahora ya en tiempo real de la resurrección del Señor), al llegar a la entrada del sepulcro no quiso entrar o, mejor, esperó a que llegase Pedro y procediera como mejor creyese conveniente. Entonces se produce algo que es crucial para la vida no sólo de Juan sino, por extensión, de todo creyente que albergue alguna duda acerca de la fe que pueda tener en Jesucristo como Hijo de Dios y hermano suyo.

Dice el texto sagrado que Juan creyó. En realidad, no nos dice que creyera porque no viera allí a Jesús, así dicho, en sentido estricto. No. Lo que nos dice es que creyó cuando vio lo mismo que se nos dice que vio Pedro: “Las vendas en el suelo, y el sudario que cubrió su cabeza, no junto a las vendas, sino plegado en un lugar aparte.” Y eso le hizo creer.

Pudiera parecer extraño que el discípulo, llamado amado por él mismo en sus escritos evangélicos, no hubiera creído. En realidad, lo que le faltaba era, por así decirlo, la confirmación de todo lo que había dicho Jesús acerca de su muerte y, sobre todo, de su resurrección. Y es que la muerte la había presenciado Juan, en primera persona, estando ante la Cruz con las santas  mujeres.  Sin  embargo,  eso  de  la  resurrección  era  algo muy profundo de lo que aun no tenía conocimiento. Por eso al ver las vendas y el sudario plegado (no dejado de cualquier forma como si hubieran robado el cuerpo, por ejemplo) y no estar allí el cuerpo de su Señor, tuvo que atar los cabos que aun tenía sueltos sobre la vida y muerte del Maestro. Y no podía llegar a otra conclusión que la que nos dice el propio texto: “Vio y creyó”. No es que se pusiera a pensar mucho rato sino que en  el mismo acto que vio, creyó. Fue algo automático y que le confirmó en todo lo que hasta entonces había visto y oído. Es decir, según había visto con Jesús, así vio tras su resurrección; según había escuchado de boca del Maestro, así  creyó.

Al respecto de Pedro, quien entró y vio lo que allí había, nada más nos dice san Juan en el texto aquí traído acerca de lo que  pasó  por  su  corazón  en  aquel  momento  tan  especial.  Sin embargo, San Lucas aporta un dato interesante acerca de la situación espiritual en la que se encontraba aquel hombre. Cuando, eso se recoge antes de esto, conoce lo que ha pasado (según les comunica María Magdalena) Pedro hace lo que ya sabemos (corre junto a Juan o, mejor, detrás de él). Entonces, San Lucas nos dice  que:

“Pedro se levantó y corrió al sepulcro. Se inclinó, pero sólo vio las vendas y se volvió a su casa, asombrado por lo sucedido” (Lc 37, 12).

Algo, sin embargo, debemos destacar al respecto de lo que para cada cual estaba sucediendo. Y es que mientras que para María Magdalena y las mujeres que la acompañaron aquella mañana de domingo al sepulcro el cuerpo de Jesús había sido, probablemente, cambiado de sitio por alguna razón que ignoraban, para Pedro y Juan no había duda: tras ver lo que vieron ellos estaban seguros de que Jesús había resucitado de entre los muertos. Y  es que ellos debieron escuchar más veces que las mujeres que eso era lo que iba a suceder y por eso concluyeron que, en efecto, había sucedido tal y como lo dijera el Maestro.

   

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: [email protected]

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

…………………………..

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

De Ramos a Resurrección es un tiempo de verdadera salvación eterna. 

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.
…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

 

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.