Meditaciones de Cuaresma-Teatro: la Última Cena: Situación, dramatis personae, Prólogo

Resultado de imagen de Última Cena

A partir de hoy, y hasta el próximo 23 de marzo del presente 2018, vamos a reproducir (si Dios quiere), como última fase de estas Meditaciones de Cuaresma, la obra de teatro escrita por el que suscribe de título “La Última Cena”, cuyo título nos excusa dar explicación de su tema.

 

Situación

 

La cena judía, en plena Pascua, era algo más que un momento para reunir a la familia y celebrar la salida de Egipto.

Para el pueblo judío aquella cena era una verdadera rememoración. Por eso se seguía a la perfección lo que se decía en el Éxodo (12, 1-11):

“Yahvé dijo a Moisés y Aaron en tierra de Egipto este mes será para vosotros el comienzo del año, el mes primero del año. Hablad a toda la asamblea de Israel y decidles: el día diez de este mes tome cada uno, según las casas paternas, una res menor por cada casa. Si la casa fuere menor de lo necesario para comer la res, tome a su vecino, al de la casa cercana, según el número de personas, computándolo para la res, según lo que cada cual puede comer. La res será sin defecto, macho, primal, cordero o cabrito. Lo reservareis hasta el día catorce de este mes y todo Israel lo inmolara entre dos luces. Tomarán de su sangre y untarán los postes y el dintel de la casa donde se coma. Comerán la carne esa misma noche, la comerán asada al fuego, con panes ácimos y lechugas silvestres. No comerán nada de él crudo ni cocido al agua, todo asado al fuego, cabeza, patas y entrañas. No dejareis nada para el día siguiente, si algo quedare, lo quemareis. Habéis de comerlo así ceñidos los lomos, calzados los pies y el báculo en la mano, y comiendo de prisa, pues es el paso de Yahvé”.

Por eso aquel Maestro que tanto había procurado que conocieran sus discípulos acerca de la voluntad de Dios y, sobre todo, del cumplimiento de su Ley, no quiere más que cumplir con lo establecido.

Aquella cena, que sería la Última que comería con sus discípulos en el sentido de ser humano antes de su resurrección, era el momento perfecto para que muchas cosas cambiaran. Y cambiaron porque era la mejor forma de dejar dicho, para siempre, lo que debía ser el recordatorio de lo que el Hijo de Dios iba a hacer por la humanidad que lo aceptara, precisamente, como Mesías.

Por otra parte, no resulta esencial preocuparnos por el día exacto de la Última cena. Es decir, de si fue en la noche del martes al miércoles o el jueves como es tradicionalmente reconocido.

Queremos decir que lo que debe importarnos es el mismo hecho de la celebración de aquella comida, verdaderamente, primera de la nueva concepción de la entrega del hombre-Dios por sus hermanos los hombres. Por eso, contemplemos el ancho y gozoso universo de luz que, para el alma, suponen tales históricos momentos. 

 

Dramatis personae

Jesús

Bartolomé

Santiago el Menor

Andrés

Judas Iscariote

Simón Pedro

Juan

Tomás

Santiago el Mayor

Felipe

Mateo

Judas Tadeo

Simón el Celote

 

Prólogo

 

Huerto de los olivos. Lugar de reunión de Jesús con sus Apóstoles.  Jesucristo está orando un poco apartado de sus discípulos más allegados.

 

Pedro: Juan, deberíamos hablar con el Maestro sobre la cena de Pascua. 

Juan: Es cierto, es importante que sepamos dónde la vamos a celebrar. 

Pedro y Juan se acercan a Jesucristo. Pedro toma la palabra. 

Pedro: Maestro.

 

Jesús le hace una señal para que espere mientras acaba de orar. Al cabo de unos segundos se dirige a su discípulo.

 

Jesucristo: ¿Qué quieres, Cefas? 

Pedro: Maestro, se acerca la Pascua. Queremos saber dónde la vamos a celebrar. 

Jesucristo: ¿Sabes, Pedro? Hace mucho tiempo que estaba esperando celebrar esta Pascua con vosotros. Además, no la comeré más hasta que se cumpla en el Reino de los Cielos.

 

Pedro no acaba de entender.

 

Pedro: Sí, Maestro, pero necesitamos un lugar para celebrarla. 

Jesucristo: Cierto, Pedro. Bien sabes que el Hijo del Hombre no tiene donde recostar su cabeza… menos aún tiene un lugar para recordar el tiempo en el que mi Padre salvó a su pueblo. 

Juan: De todas formas, Maestro, sabemos que Dios ha de proveer para su Enviado. 

Jesucristo: Juan, mi amado discípulo, siempre aciertas en lo que dices. Bueno, podéis hacer una cosa.

 

Jesucristo se detiene un momento en actitud pensativa. Los dos discípulos quedan mirándolo y esperando la respuesta. Al fin, el Hijo de Dios, les habla.

 

Jesucristo: Mirad. Acercaos a la ciudad. Cuando entréis en ella un hombre podréis ver que lleva un cántaro de agua. 

Pedro: ¿Qué le decimos? 

Jesucristo: Nada, no le digáis nada. Seguidlo hasta donde vaya con el agua. Es un sirviente. Entonces, cuando llegue donde tenga que llegar preguntáis por el dueño de la casa. 

Juan: ¿Y qué le decimos? 

Jesucristo: Le decís que el Maestro necesita una sala para poder comer la Pascua con sus discípulos. Entonces os enseñará una, en la parte alta de la casa. Es allí donde tenéis que hacer todos los preparativos.

 

Y los discípulos, aun no acabando de comprender, emprenden el camino hacia la entrada de Jerusalén.

 

Pedro: ¿Qué te parece todo esto, Juan? 

Juan: A mí me parece que si lo dice el Maestro debemos cumplir paso por paso y palabra por palabra. 

Pedro: Es cierto, Juan, lo que dice el hijo de María sobre ti: siempre dices lo que hay que decir.

 

FIN DEL PRÓLOGO

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: [email protected]

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

………………………

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.
……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Tiempo de espera y de esperanza es la Cuaresma.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.