¡Alegría! ¿Motivo? Que Cristo viene... ¡Liturgia de Adviento!

      La consideración e invitación a la alegría son constantes en toda la liturgia del Adviento; orienta así al reconocimiento de lo que es la alegría honda y sentida, que no es sino el gozo de descubrir al Señor y, sabiendo que viene, se convierte en gozo sostenido de quien aguarda a Alguien sumamente amado. La esperanza derrota la tristeza, la apatía y el decaimiento, y genera una alegría serena que se convertirá en desbordante al alcanzar su fin y completar su deseo. Al fin y al cabo, el Adviento reeduca nuestra alegría, la orienta hacia lo verdadero, la purifica de pequeñas alegrías falsas, materiales, aparentes, inmanentes que decepcionan al final.

    Un recorrido por la eucología romana del Adviento nos ofrecerá la perspectiva teológica y espiritual de la alegría. Seguro que este recorrido no nos puede dejar indiferentes sino que provocará un eco (eso es catequesis: eco, resonancia) para la vida católica.

     Las antífonas que iluminan el canto de los salmos en el Oficio divino están teñidas de gozosa esperanza: “Alégrate y goza, hija de Jerusalén: mira a tu Rey que viene; no temas, Sión, tu salvación está cerca” (ant. 2, Of. Lect., Domingo I); incluso es una alegría “cósmica”, ya que toda la creación participa del gozo de la venida de Cristo: “Los montes y las colinas aclamarán en presencia del Señor y los árboles del bosque aplaudirán, porque viene el Señor y reinará eternamente. Aleluya” (Ant. 2, Laudes Dom. I), o también: “Destilen los montes alegría y los collados justicia, porque con poder viene el Señor, luz del mundo” (ant. 2, II Visp., Dom. III). Es una exhortación constante a la alegría ante el Señor, el Mesías, Rey y Sacerdote: (ant. 1, I Visp. Dom. I); “Hija de Sión, alégrate; salta de gozo, hija de Jerusalén. Aleluya”“alégrate y goza, nueva Sión, porque tu Rey llega con mansedumbre a salvar nuestras almas” (ant. 1, I Visp., Dom. II).

    En las preces de la Liturgia de las Horas la alegría es igualmente la situación vital de la Iglesia y el objeto, a su vez, de su súplica (enseñándonos a su vez a pedirla, cómo ha de ser la oración de petición). “Esperamos alegres tu venida: ven, Señor Jesús” (preces I Visp. Dom I); “Santo de Dios, ante cuya venida el Precursor saltó de gozo en el seno de Isabel, ven y alegra al mundo con la gracia de la salvación” (II Visp. Dom. I); “cólmanos de alegría y paz en nuestra fe, para que rebosemos de esperanza por la fuerza del Espíritu Santo” (Laudes Viernes I); “Tú que por la Iglesia nos anuncias el gozo de tu venida, concédenos también el deseo de recibirte” (Laudes Lunes II); “danos la gracia de alegrarnos contigo en la gloria, pues ya en este mundo nuestra fe sincera te confiesa” (Visp. Martes II); “Que la tierra entera, que se alegra por la venida de tu Hijo, experimente más aún el júbilo de poseerte plenamente” (Laudes Jueves II); “Tú que desde el trono del Padre todo lo gobiernas, haz que aguardemos con alegría la dicha que esperamos, tu aparición gloriosa” (Laudes Sábado II).

  Asimismo, si nos detenemos en las oraciones colectas, la alegría cristiana (el gozo, el júbilo) estará presente como una realidad actual o como súplica ante el Futuro precioso que nos aguarda: “concédenos esperar con alegría la gloria del nacimiento de tu Hijo” (Martes II); “concédenos llegar a la Navidad, fiesta de gozo y salvación, y poder celebrarla con alegría desbordante” (Domingo III); “haznos encontrar la alegría en la venida salvadora de tu Hijo” (Jueves III); “haz que cuando vuelva en su gloria, al final de los tiempos, podamos alegrarnos de escuchar de sus labios la invitación a poseer el reino eterno” (21 de diciembre).

    Junto a este tesoro eucológico –incompleto, para no alargarnos- las lecturas bíblicas; la lectura constante del profeta Isaías en el Leccionario de la Misa y el Oficio de lecturas, con su invitación al gozo por el Mesías, así como las lecturas breves (o “capitula”) de la Liturgia de las Horas forjan el alma eclesial en la alegría plena, cuya raíz es siempre Jesucristo que viene; por ejemplo, cada domingo de Adviento, en las segundas Vísperas, se proclamará: “Estad siempre alegres en el Señor; os lo repito, estad alegres…” (Flp 4,4).

     ¡Ésta es la alegría cristiana, la que nadie puede arrebatar, y que ni se nutre ni se sostiene en lo perecedero, en lo efímero, en la materialidad! Es la alegría de quien ama y espera a Aquel a quien ama porque va a venir, está llegando y es fiel a sus promesas. ¡Él no defrauda! Con Él, el gozo será desbordante, incontenido, exultante.

    Es menester examinar nuestra alegría, purificarla, orientarla, acrecentarla. Es la pedagogía, tan sabia, de la Iglesia en su liturgia.

     (¿Nos damos cuenta de lo que es la liturgia, la espiritualidad litúrgica, la teología litúrgica? ¡Vivir según su espíritu, extraer las riquezas de sus textos!)

    (¿Nos damos cuenta también de que, en el conjunto del Adviento, la dichosa corona con sus velas no es el “no-va-más", sino que la liturgia de Adviento es más rica, más honda, más espiritual, más esperanzadora… en sus ritos y oraciones y preces?)

 

6 comentarios

  
maru
Realmente los textos del Adviento son hermosísimos, gracias por recordárnoslos P. Javier. Claro que la corona es lo de menos. A mí, al menos, la corona no me supone nada en mi fé y , en cambio, la liturgia de este tiempo me ayuda a perseverar en élla o a aumentarla , que es lo que siempre pido.
04/12/19 1:16 PM
  
Juan José
¡Eucología preciosa la del Adviento! El Señor nos conceda saborear verdaderamente su textos litúrgicos, que su palabra entre en nuestro corazón y nos haga esperar alegres su venida. ¡Gracias Javier!
05/12/19 12:41 AM
  
Feri del Carpio Marek
Qué buen artículo, Padre. Ojalá más sacerdotes tuviesen esa sensibilidad litúrgica básica, y tuviesen el igualmente básico celo pastoral de buscar transmitírselo a sus parroquianos.
05/12/19 12:48 AM
  
Diácono
El problema es que pocos se fijan en los textos y mucho en la imagen. Y la culpa la tenemos en las parroquias con tantos PowerPoint, símbolos, performances y rollos varios macabeos.

*********

JAVIER:

Gracias a Dios, no me he encontrado en la liturgia misma esos PowerPOint, performances y demás... Y donde existan, hay que arrancarlo de raíz.
05/12/19 12:37 PM
  
Alberto GT
¿En España para cumplir con el precepto domincal y el d ela Inmaculada basta con ir una vez a misa este domingo, ya que coinciden ambas fiestas?

*++++++++++++

JAVIER:

¡Claro!, porque en España la liturgia de este domingo será de la Inmaculada Concepción y no del II domingo de Adviento.
05/12/19 11:52 PM
  
sofia
Preciosos textos. Gracias por destacar la importancia de reflexionar sobre ellos.
Acabo de leer en otro lugar, una vez más, observaciones despectivas sobre el novus ordo, como si la liturgia no siguiera estando plena de significado hoy, como ayer, en nuestra Iglesia Catolica.
06/12/19 11:01 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.