"El sacrificio vivo y santo" (Plegaria euc.- VII)

bilbao

      Nadie puede dudar que la Eucaristía es sacrificio, el mismo sacrificio de Cristo en la cruz pero ahora bajo el velo de los signos sacramentales.

      La fe de la Iglesia, fiel a la Tradición, lo ha formulado; los mismos textos litúrgicos y la plegaria eucarística lo repiten: “sacrificio".

      Se quedaría corto quien sólo y exclusivamente hablase de la Eucaristía en cuanto “memorial” o sólo y exclusivamente como “banquete pascual"… porque es todo eso y más, aparte de ser, asimismo, el sacrificio del altar, el Sacrificio de Cristo, el sacrificio eucarístico.

*******************************

            Cristo, en el altar, es la Víctima ofrecida, su Cuerpo y su Sangre son sacrificio verdadero y perfecto. Todos los sacrificios rituales del Antiguo Testamento, de la liturgia de Israel, eran sólo prefiguración y anuncio del verdadero, único y superior Sacrificio, el de Jesucristo en la Cruz, ofreciendo no algo exterior a Él, sino su propio Cuerpo y Corazón: “me has dado un cuerpo… Aquí estoy, oh Dios, para hacer tu voluntad” (Hb 10,5.7).

     El sacrificio de Cristo en la Cruz es único e irrepetible, ofrecido de una vez para siempre, propiciador por nuestros pecados, restaurador de nuestra naturaleza humana, reconciliación y puente entre Dios y los hombres. Lo ocurrido en la pasión y muerte de Cristo fue el sacrificio perfecto para la redención de los hombres: “quiso ser al mismo tiempo sacerdote, víctima y altar” (Pf pascual V).

     Ocurrido de una vez para siempre, sí; irrepetible, sí; pero, ¿inaccesible para nosotros? ¿Cómo llega a nosotros, cómo nos toca a nosotros, cómo nos redime hoy? Renovándose, es decir, actualizándose, haciéndose presente, en el sacramento del altar. La Eucaristía es la actualización y presencia del único sacrificio de Cristo en la cruz. La Eucaristía es el verdadero sacrificio, el santo sacrificio. Por eso, tanto el lenguaje sacrificial como el concepto “ofrenda” y “víctima” están muy presentes en la gran plegaria eucarística.

      Como la Eucaristía es el sacrificio del altar, hay un verdadero ofrecimiento y una única ofrenda; la Iglesia ofrece a Dios Padre el sacrificio de Cristo en un único y gran ofertorio: “Te ofrecemos, de los mismos bienes que nos has dado, el sacrificio puro, inmaculado y santo” (Canon romano), ya que no hay otro sacrificio mejor ni más perfecto ni que pueda salvar. Abel, el justo inocente, es tipo y figura de Cristo; el sacrificio de Abraham era sombra de la verdad que iba a revelarse: Cristo en la Cruz; la ofrenda de Melquisedec entregando pan y vino anunciaba la Eucaristía. La Iglesia los recuerda en esa perspectiva:

“Mira con ojos de bondad esta ofrenda y acéptala, como aceptaste los dones del justo Abel, el sacrificio de Abrahán, nuestro padre en la fe, y la oblación pura de tu sumo sacerdote Melquisedec” (Canon romano).

       La Iglesia en su gran oración, la plegaria eucarística, confiesa y es bien consciente, de que la ofrenda del altar es el mismo sacrificio de Cristo, y ese sacrificio es ofrecido a Dios Padre:

“te ofrecemos el pan de vida y el cáliz de salvación” (PE II),

“te ofrecemos su Cuerpo y su Sangre, sacrificio agradable a ti y salvación para el mundo entero” (PE III);

“¡acuérdate de todos aquellos por quienes se ofrece este sacrificio!” (PE IV).

     Cristo mismo se entrega al Padre en el sacrificio del altar: “Dirige tu mirada, Padre santo, sobre esta ofrenda; es Jesucristo que se ofrece con su Cuerpo y con su Sangre y, por este sacrificio, nos abre el camino hacia ti” (PE V/a).

    Que sea sacrificio, es innegable; y ese sacrificio de Cristo en la cruz, hecho presente en el altar, sigue redimiendo y comunicando su gracia salvadora:

 Tú que por nosotros te hiciste pan vivo para la vida eterna, alegra nuestros corazones con el sacramento de tu altar[1].

 Te bendecimos, Señor, a ti que por nosotros aceptaste el suplicio de la cruz y nos redimiste con tu preciosa sangre[2].

 Señor, sacia nuestra hambre en el banquete de tu eucaristía, y haz que participemos plenamente de los bienes de tu sacrificio pascual[3].

 

 Señor, que por el misterio pascual de tu Hijo

realizaste la redención de los hombres,

concédenos avanzar por el camino de la salvación

a quienes, celebrando los sacramentos,

proclamamos con fe la muerte y resurrección de Cristo.

Él, que vive y reina, por los siglos de los siglos (Votiva de la Eucaristía, A).

 

 



[1] Laudes 9 enero.

[2] Laudes Viernes III T. Ord.

[3] Laudes Martes I Cuar.

4 comentarios

  
Padre Vicente
Sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que reconcilia el mundo con Dios.
06/02/20 1:04 PM
  
maru
La Eucristia, si deja de ser la actualización y presencia del único sacrificio de Cristo en la cruz (el más grande y hermoso de todos los sacrificios), como intentan algunos hacer ahora, no sirve para nada. Es muy reconfortante y esperanzador, que recordemos lo que significa la Eucaristia, lo que el Señor hizo por nuestra redención. Gracias P. Javier!!!
06/02/20 2:48 PM
  
antonio
Excelente Padre, la vocación más alta, que hay en la tierra. La de Sacerdote, Católico, no se puede bajar el nivel, de ese momento unico.



Que la Santisima Virgén Rugue por usted y la iglesia.
06/02/20 11:36 PM
  
José Díaz
Gracias, P. Javier. Recordar el carácter sacrificial de la Santa Misa siempre es necesario. Quizá el problema que plantea la cuestión del "memorial" es que la palabra griega 'anamnesis' no traduce exactamente lo que en las lenguas bíblicas significa el término y concepto de memorial. Como es conocido, en el lenguaje bíblico, como sucedía en todas las lenguas del próximo Oriente antiguo, celebrar el memorial de algo es llevar al presente lo que se celebra, re-presentar, volver a hacerlo presente. Ni en griego ni en latín ni, por supuesto, en las actuales lenguas vernáculas existe una palabra que reproduzca con exactitud el 'memorial' hebreo. Esto debe ser reemplazado por una buena catequesis y particularmente por la predicación de los sacerdotes. Gracias una vez y que el Señor y su Santísima Madre le bendigan
07/02/20 4:30 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.