Memorial y ofrenda (Plegaria euc.- VI)

     La plegaria eucarística, tras la consagración, enuncia los grandes misterios salvadores de Cristo, su Misterio pascual -muerte, resurrección, ascensión- que se han hecho presente en el Sacramento y suplica su acción salvadora hoy.

    Igualmente, la plegaria prosigue presentando a Dios Padre la Ofrenda de su propio Hijo, el sacrifico de Cristo que se ha actualizado y hecho presente en el altar en favor de la salvación de los hombres y para remisión de los pecados.

anamnesis

     Dejemos que las mismas plegarias eucarísticas, con sus diversas formulaciones, hablen y nos formen y así las vayamos saboreando.

*******************************

    Obra maravillosa de su amor, del Señor del tiempo y de la historia, Alfa y Omega: la Eucaristía hace presente lo que ocurrió en el tiempo, en un momento concreto, y se despliega por la fuerza del Espíritu Santo en nuestro tiempo con toda su capacidad de salvar, redimir y santificar.

  

   La memoria es subjetiva, pertenece al sujeto que mediante el recuerdo trae a su memoria lo ocurrido. Pero es sólo un recuerdo. El memorial es algo más grande: el Señor mismo interviene para que lo que pasó vuelva a darse; lo que ocurrió se haga presente, se traiga al presente de tu Iglesia.

     Memorial y actualización por el poder del Señor Resucitado.

“Memorial de la muerte y resurrección de Cristo” (PE II);

“memorial de la muerte gloriosa de Jesucristo, tu Hijo nuestro Señor; de su santa resurrección del lugar de los muertos y de su admirable ascensión al cielo, mientras esperamos su venida gloriosa” (PE III),

“memorial de nuestra redención” (PE IV): éste es el Misterio de la Eucaristía del Señor Jesús.

    La fuerza salvadora de su pasión, muerte y resurrección entra aquí y ahora, en nuestro tiempo y en nuestra vida, con toda su capacidad redentora. ¡Presencia y actualización de la Pascua de Cristo! Así enseña el Catecismo:

“El Misterio de la Resurrección, en el cual Cristo ha aplastado a la muerte, penetra en nuestro viejo tiempo con su poderosa energía, hasta que todo le esté sometido” (CAT 1169).

    Fue el sacrificio pascual de Cristo y Él la Víctima agradable y de suave olor al Padre. Por su Sacrificio nos vino la redención; por su sacrificio, volvimos a la comunión con el Padre. Éste es el sacrificio de la Eucaristía: identidad con su Sacrificio en la cruz, ahora de manera sacramental por manos del sacerdote, sacrificio que nos reconcilia con el Padre.

     Cristo se ofrece al Padre, se entrega por la salvación del mundo movido por un amor extremo, y la Eucaristía es su santo sacrificio pascual, el único, el mejor, el más santo. La Iglesia así lo reza:

“te ofrecemos su Cuerpo y su Sangre, sacrificio agradable a ti y salvación para todo el mundo. Dirige tu mirada sobre esta Víctima que tú mismo has preparado a tu Iglesia” (PE IV);

“te ofrecemos, en esta acción de gracias, el sacrificio vivo y santo. Dirige tu mirada sobre la ofrenda de tu Iglesia, y reconoce en ella la Víctima por cuya inmolación quisiste devolvernos tu amistad” (PE III).

     En el altar está la ofrenda sacrificial de Cristo y también de la Iglesia, y se pide, humildemente, que sea aceptada por Dios como sacrificio “perfecto, espiritual y digno de ti”, y suba hasta el altar del cielo: “mira con ojos de bondad esta ofrenda y acéptala, como aceptaste los dones del justo Abel, el sacrificio de Abrahán, nuestro padre en la fe, y la oblación pura de tu sumo sacerdote Melquisedec” (PE I).

     En la ofrenda de su cuerpo y de su sangre en el altar, se recapitulan y logran su perfección los sacrificios santos del Antiguo Testamento y de los hombres justos; se recapitulan, en su Sacrificio, todos los sacrificios de la Iglesia que se asocia a Cristo, su Señor, y en esa Ofrenda espiritual están también todos y cada uno de nuestros sacrificios y ofrendas, del ofrecimiento de obras y santificación de la jornada, el sacrificio de nuestra fe, nuestra esperanza y caridad. Su único Sacrificio los engloba a todos, los incluye a todos.

   Uniéndonos a Él, Ofrecido e Inmolado, asociándonos a Él en su Ofrenda, nos convertimos nosotros mismos en víctimas agradables al Padre, ofreciendo sacrificios espirituales que Dios acepta (cf. 1Pe 2,5). “Concede… que, congregados en un solo cuerpo por el Espíritu Santo, seamos en Cristo víctima viva para alabanza de tu gloria” (PE IV). Es Cristo quien nos transforma: “Que él nos transforme en ofrenda permanente para que gocemos de tu heredad junto con tus elegidos” (PE III).

    Nos unimos a Ti, Señor, y nos ofrecemos contigo, en este verdadero Ofertorio de la Misa.

3 comentarios

  
maru
Qué maravilla que,''en la ofrenda de su cuerpo y su sangre, en el altar, se recapitulan y logran su perfección, los sacrificios santos del A. T.y de los hombres justos...... Su único sacrificio los engloba a todos, los incluye a todos''. Por éso, Jesucristo es el eterno y sumo sacerdote, según el rito de Melquisedec.
P. Javier, no sé si la foto es actual o.no. Que el Señor lo proteja mucho y lo.bendiga.

**********************+++++

JAVIER.

La foto de 2009 ó 2010
30/01/20 3:51 PM
  
Vicente
el Sacrificio vivo y santo.
30/01/20 5:32 PM
  
sofía
El misterio de la resurrección penetra con su poderosa energía en nuestro tiempo...
¡Qué maravilla!
31/01/20 2:22 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.