¿Alergia al incienso?

Es una nueva enfermedad muy difundida. Un brote que llegó a convertirse en epidemia, una patología que no salió en los medios de comunicación ni en revistas eclesiásticas: el incienso estorbaba en la liturgia y se fue reduciendo su uso hasta hacerlo casi desaparecer en muchas parroquias. No provocaba síntomas cutáneos ni se requerían mascarillas porque dificultara la respiración de los fieles y hubiera falta de ventilación en los templos católicos.

  La sintomatología era otra: molestaba en el alma. Creaba repulsión desde el momento en que se iba secularizando todo y la liturgia también. Generaba irritación a aquellos que concebían la liturgia en términos humanos, muy humanos, de “fiesta”, “comida”, “encuentro de hermanos”, etc., y toda esa cantinela. La sacralidad de la liturgia se la borraba de un plumazo. Y es que un incensario humeante en la iglesia es creador de un clima sagrado, ofreciendo a Dios todo honor y gloria.

  ¿No parece hora ya de superar esa secularización de la liturgia? ¿No es momento, por fin, de recuperar lo que crea devoción y sentido de lo sagrado en aquello que es sagrado por naturaleza, como lo es la liturgia? Pues un paso sencillo es recuperar el incienso.

    El incienso debería ser usado, con normalidad, en las solemnidades del año litúrgico y en las fiestas del titular (de la parroquia o del convento); pero, creo yo, se debería extender su uso a más domingos del año, comenzando por los domingos de la Santa Pascua hasta Pentecostés, en la Misa mayor de la parroquia (con canto y órgano) y/o en la Misa conventual. Se enriquecería sobremanera la vivencia espiritual de la liturgia siendo conscientes de que la liturgia glorifica a Dios y ése es su fin, junto al de la santificación de las almas.

 ¿Qué dice el Misal sobre el incienso?

 IGMR 276. La turificación o incensación expresa reverencia y oración, tal como se indica en la Sagrada Escritura (cfr. Sal 140, 2; Ap 8, 3).

 El incienso puede usarse a voluntad en cualquier forma de Misa:

     a) durante la procesión de entrada;

     b) al inicio de la Misa para incensar la cruz y el altar;

     c) para la procesión y proclamación del Evangelio;

     d) después de ser colocados el pan y el vino sobre el altar, para incensar las ofrendas, la cruz y el altar, así como al sacerdote y al pueblo;

     e) en la elevación de la Hostia y del cáliz después de la consagración.

     Y a continuación, explica cómo incensar, los distintos movimientos del incensario:

 277. El sacerdote, cuando pone incienso en el turíbulo, lo bendice con el signo de cruz sin decir nada.

 Antes y después de la incensación se hace inclinación profunda a la persona o al objeto que se inciensa, exceptuados el altar y las ofrendas para el sacrificio de la Misa.

 Con tres movimientos del turíbulo se inciensan el Santísimo Sacramento, las reliquias de la santa Cruz y las imágenes del Señor expuestas para pública veneración, las ofrendas para el sacrificio de la Misa, la cruz del altar, el Evangeliario, el cirio pascual, el sacerdote y el pueblo.

 Con dos movimientos del turíbulo se inciensan las reliquias y las imágenes de los Santos expuestas para pública veneración, y únicamente al inicio de la celebración, después de la incensación del altar.

 El altar se inciensa con un único movimiento, de esta manera:

     a) Si el altar está separado de la pared, el sacerdote lo inciensa circundándolo.

     b) Pero si el altar no está separado de la pared, el sacerdote, al ir pasando, inciensa primero la parte derecha y luego la parte izquierda.

 La cruz, sí está sobre el altar o cerca de él, se turifica antes de la incensación del altar, de lo contrario cuando el sacerdote pasa ante ella.

 El sacerdote inciensa las ofrendas con tres movimientos del turíbulo, antes de la incensación de la cruz y del altar, o trazando con el incensario el signo de la cruz sobre las ofrendas.

Es una enseñanza clara: ¡lástima que a veces se inciense sin la inclinación previa ni posterior, o se altere el orden de la incensación a la cruz y al altar, o se inciense la imagen que preside en el ofertorio! Hay que releer estas normas y conocerlas bien.

            ¿Hay más entonces? Leamos también lo que prescribe el Caeremoniale episcoporum:

84. El rito de la incesnación expresa reverencia y oración, como se indica en el salmo 140,2 y en el Apocalipsis 8, 3.

85. La materia que se pone en el incensario debe ser solo incienso puro de suave olor y, si se le añade algo, cuídese que la cantidad de incienso sea mucho mayor.

86. En la misa estacional del obispo se utiliza el incienso [y es una referencia para la misa presidida también por un sacerdote, como vimos en la IGMR]:

a)      Durante la procesión de entrada;

b)      Al comienzo de la misa para incensar el altar;

c)      En la procesión y proclamación del Evangelio;

d)     En el ofertorio, para incensar los dones, el altar, la cruz, al obispo, a los concelebrantes y al pueblo [obsérvese que no se inciensa imagen alguna];

e)      En la elevación de la hostia y del cáliz, tras la consagración.

En las demás misas puede utilizarse el incienso, si se considera oportuno.

 ¿Cómo se pone el incienso en el turíbulo o incensario?

90. El obispo se sienta para poner incienso en el incensario cuando está en la cátedra o en otra sede; si no, lo pone estando en pide, de la naveta que el diácono le ofrece, y lo bendice con la señal de la cruz, sin decir nada.

Después el diácono recibe el incensario del acólito y lo entrega al obispo.

Y ahora las normas de la incensación, que debemos conocer y los ministros deben respetar y cumplir.

91. Antes y después de la incensación se hace una reverencia profunda a la persona u objeto que se inciensa, a excepción del altar y de las ofrendas para el sacrificio de la misa.

92. Según la tradición propia de las diócesis de España, se inciensan con tres movimientos dobles de incensario el Santísimo Sacramento, las reliquias de la santa cruz y las imágenes del Señor expuestas solemnemente, las ofrendas, la cruz del altar, el Evangeliario, el cirio pascual, al obispo o al presbítero celebrante, a la autoridad civil que por su oficio asista a la celebración sagrada, al coro, al pueblo y al cuerpo del difunto.

      Con dos movimientos dobles se inciensan las reliquias y las imágenes de los santos expuestas a la pública veneración.

93. El altar se inciensa con movimientos sencillos de incensario, de este modo:

            a) si el altar está separado de la pared, el obispo lo inciensa rodeándolo;

            b) si el altar no está separado de la pared, el obispo, yendo desde un lado hasta el otro, incienso primero la parte derecha del altar y luego la izquierda.

            Si la cruz está situada sobre el altar o junto a él, se inciensa antes que el altar; en caso contrario, el obispo la inciensa cuando pase ante ella.

            Las ofrendas se inciensan antes que el altar y la cruz.

94. El Santísimo Sacramento se inciensa estando el obispo arrodillado [y lógicamente, todos estarán de rodillas, clero y fieles].

95. Las reliquias y las imágenes sagradas expuestas a la pública veneración se inciensan después del altar; en la misa, únicamente al comienzo de la celebración [por tanto, en el ofertorio no se inciensa imagen alguna].

            Repasando todo esto, o divulgándolo en este artículo, ojalá disminuya la alergia al incienso y por el contrario se aumente y se frecuente su uso en la liturgia. Será un signo de sacralidad, una alabanza hecha perfume y homenaje a gloria de Dios. ¿Acaso no es esto la liturgia?

 

15 comentarios

  
maru
Como vd. bien dice, debe haber alergia al.incienso, P. Javier, porque ya no recuerdo haber visto incensiar ni en los tiempos fuertes ni en.ninguna otra solemnidad, hablo de treinta años o más. Como también bien dice, se ha borrado de un plumazo sin más, a pesar de que lo indique la OGMR , pero como.también han eliminado otras cosas y todo sigue igual. Creo que las normas litúrgicas deben cumplirlas unos pocos, muy pocos. Aprovecho para expresarle mi deseo de mejora en su salud.
05/09/19 9:51 AM
  
Miguel Hinojosa
Asì es desgraciadamente no se utiliza, tampoco el lavatorio etcètera.

Una duda en el caso de una celebraciòn en una parroquia en la que halla un diàcono. ¿El Presbìtero, al igual que el obispo se encarga de bendecir al inicio de la celebraciòn la cruz y el altar?. ¿O lo hace el diàcono?. Las demàs partes bendecir al pueblo, las ofrendas, a los sacerdotes o al evangeliario si no me equipo si que lo hace este.

********************

JAVIER:

El Presbítero al presidir actúa en esto como el obispo: impone el incienso en el turibulo y lo bendice; inciensa altar y cruz, etc. El diácono hace solo lo que le pertenece: incensar el Evangelio antes de proclamarlo, incensar al sacerdote y los fieles y luego la hostia y el cáliz e la elevc ión.
05/09/19 10:55 AM
  
Oscar
Pues yo me disfruto y elevo con el incienso practicamente todos los domingos, cuando hay sufiente numero de acolitos.
Por cierto, sabe si el incienso puede afectar a las pinturas cuadros que haya en la iglesia? El parroco Novus Ordo prohibio usar mas de una pastilla de carbon porque segun el, mucho humo podria afectar, danar, las pinturas de la iglesia.

************************

JAVIER:

No sé si afectarán mucho a las pinturas el humo santo del incienso. Pero es una ridiculez echar una sola pastilla de carbón en el incensario. Apenas habrá humo y se apagará pronto.
05/09/19 11:06 AM
  
Diácono
Gracias por el artículo. Una consulta, pater en las que a veces hay confusión. La inciensación al Stmo en la consagración en la misa, ¿quién debe hacerla?, ¿el diácono, el acólito? En mi catedral no se ponen de acuerdo los liturgistas y nos marean (dicen que es mejor que los diáconos estemos junto al obispo ayudándole con la palia y el misal).
Por otro lado se supone que antes de esto hay que poner incienso en el turíbulo, ¿quién lo hace? Lo digo porque en las demás partes donde se inciensa lo hace el obispo (o sacerdote), pero, en ese momento, está con la plegaria.
Gracias, oraciones.

****************************************

JAVIER:

La rúbrica es sumamente clara:

"Uno de los diáconos coloca incienso en el incensario e inciensa tato la hostia como el cáliz en la elevación.
Los diáconos permanecen de rodillas desde la epíclesis hasta la elevación del cáliz" (Ceremoniale episcoporum, 155).

Los ceremonieros deben repasar el Ceremonial... y todos deberían estudiarlo, también vosotros los diáconos, con buenos maestros de liturgia.
05/09/19 11:06 AM
  
Vicente
en los días solemnes debería usarse.
05/09/19 1:22 PM
  
Miguel Hinojosa
Gracias padre por las aclaraciones. Nos hace falta unas clases de liturgìa.
05/09/19 5:22 PM
  
Severus
Muchas gracias!
05/09/19 6:18 PM
  
Eliezer cruz Otero
Totalmente de acuerdo cuando uno participa y celebra la eucaristía utilizando incienso se disfruta y se vive la misa de una manera más especial es lamentable que se esté eliminando de las celebraciones gracias por el artículo muy instructivo.
06/09/19 5:24 PM
  
Jaume
Cuánto más se desprecia un elemento de la liturgia, más valor tendrá. Igual pasa con el agua bendita.
06/09/19 11:30 PM
  
Javidaba
Muchas gracias, padre.
Desde hace unas semanas, me viene la idea de que en la idea de Pueblo de Dios, Asamblea Santa, Pueblo de Reyes, Pueblo Sacerdotal, está comprendida aunque no suficientemente resaltada la idea de "pueblo litúrgico". ¿Es correcto?.
Espero que siga recuperándose.
Ave María, gratia plena...

**********

JAVIER:

En cierto sentido, sí, es un "pueblo litúrgico", llamado, convocado (asamblea - qahal Yahvé) para proclamar las alabanzas del Señor.

Gracias por sus deseos. En pleno proceso de sesiones de quimioterapia y a la espera de operación. Un abrazo
07/09/19 12:41 PM
  
Héctor I Ramos
Que extraño. El humo del tabaco y de la marihuana no le molesta ni les causa enfermedades a los infieles. Al contrario, lo promueven.
07/09/19 10:24 PM
  
jaume
si le hacen quimio, no se olvide de tomar plata coloidal, es buenísima para ayudar a la curación del cáncer.
07/09/19 11:40 PM
  
Betsy García
Yo soy una de las personas que el incienso me da alergia, tan pronto estoy en contacto con el humo y el olor empiezo a estornudar y no paro durante toda la misa, es bien molesto porque soy ministro extraordinario de la comunión y proclamadora de la palabra.


******************

JAVIER:

Pero yo me refería, en metáfora, a la alergia del alma, los que detestan ver y vivir la liturgia como algo santo y sagrado y por ello han eliminado, entre otras cosas, el incienso.
09/09/19 6:27 PM
  
ALICIA LESHER
El olor del incienso es muy agradable, siempre y cuando no se utilice demasiado, que a veces no se puede ni respirar.
Yo, por ejemplo, cuando el sacerdote utiliza el incienso, no puedo estar sentada muy adelante, porque por problemas de la tiroides, de inmediato me comienza la toz, que no paro de toser. hasta lloro, tengo que ingerir algun medicamento que llevo siempre en la cartera. Solo que no utiilicen demasiado incienso, Es en honor a Dios y hay que respetarlo y honrarlo..
09/09/19 9:30 PM
  
sofía
Me pasa lo mismo que a Betsy García y Alicia Lesher.
Por supuesto también me ahogo con otros humos, pero cuando sé que va a haber incienso siempre me pongo detrás por si tengo q salir fuera a respirar un poco.
Me parece bien q se use de vez en cuando, con moderación; pero no hace falta llenar de humo toda la iglesia.
14/09/19 11:15 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.