Dios mío, ven en mi auxilio (Respuestas L - y última)

Desde muy antiguo, sobre el siglo V-VI, la Liturgia de las Horas se comienza entonando el que preside: “Dios mío, ven en mi auxilio”, a lo que todos responden: “Señor, date prisa en socorrerme”, añadiéndole después el “Gloria al Padre y al Hijo… Amén. (Aleluya)”. Así se entonan las alabanzas divinas.

   “Dios mío, ven en mi auxilio…” es un versículo del salmo 69,2. Se pide la ayuda de Dios para comenzar a cantar debidamente su gloria. Ya san Benito da testimonio de esta práctica en su Regla: “En primer lugar dígase el verso “Dios mío ven en mi auxilio; Señor, date prisa en socorrerme”, el gloria y el himno de cada hora” (RB 18,1).

   ¿Cuál es el alcance de este versículo? ¿Qué dice, qué expresa, qué suplica? San Agustín lo glosa diciendo:

“Luego clamemos todos al unísono con estas palabras: Dios mío, ven en mi auxilio. Pues necesitamos de continua ayuda en este mundo. ¡Cuándo no la necesitaremos! Sin embargo, ahora, colocados en medio de la tribulación digamos de modo particular: Dios mío, ven en mi auxilio” (Enar. in Ps. 69,2).

    En esta vida terrena, peregrina, siempre seremos –con expresión agustiniana- mendigos de Dios, mendigos de su gracia: suplicamos siempre su ayuda, su asistencia.

     Este versículo era muy de la devoción privada de los primitivos monjes. Casiano lo elogia y afirma que los monjes egipcios lo usaban como jaculatoria para fomentar en ellos el espíritu de oración. Fácilmente pasará, pues, al inicio de cada Hora del Oficio divino. Las palabras de Casiano son deliciosas y espirituales:

    “Si queréis que el pensamiento de Dios more sin cesar en vosotros, debéis proponer continuamente a vuestra mirada interior esta fórmula de devoción: Deus in adiutorium meum intende, domine ad adiuvandum me festina [Dios mío ven en mi auxilio; Señor, date prisa en socorrerme]. No sin razón ha sido preferido este versículo a todos los de la Escritura. Contiene en cifra todos los sentimientos que puede tener la naturaleza humana. Se adapta felizmente a todos los estados, y ayuda a mantenerse firme ante las tentaciones que nos solicitan.

    En efecto, entraña la invocación hecha a Dios para sortear los peligros, la humildad de una sincera confesión, la vigilancia de un alma siempre alerta y penetrada de un temor perseverante, la consideración de nuestra fragilidad. Hace brotar asimismo la esperanza consoladora de ser atendidos y una fe ciega en la bondad divina, siempre pronta a socorrernos. Quien recurre sin cesar a su protector, adquiere la seguridad de que le asiste a todas horas. Viene a ser como la voz del amor urgente, de la caridad acendrada; es como la explicación del alma cuya mirada se posa medrosa sobre las asechanzas que la rodean, que tiembla frente a los enemigos que la asedian día y noche, y de quienes sabe que no puede librarse sin el auxilio de aquel que invoca…” (Juan Casiano, Colaciones, X,10).

      Al comenzar así la Liturgia de las Horas, este versículo inicial tiene el fin de preparar el alma a la oración y pedir a Dios la gracia de rezar bien:

“No te alabarían mis labios a no ser que hubiera precedido tu misericordia. Por tu don te alabo; debido a tu misericordia te alabo. Pues no hubiera podido alabar a Dios si no me hubiera dado él que pudiera alabarle” (S. Agustín, Enar. in Ps. 62,12).

     Es una invocación humilde y muy conveniente para cantar cada jornada las alabanzas divinas ya que “el versículo recuerda que sólo de Dios puede venirnos la gracia de alabarlo dignamente” (Juan Pablo II, Aud. General, 15-octubre-2003). Por eso, es “petición de la ayuda divina para realizar dignamente la plegaria”[1].

    Sólo la gracia puede hacer que la mente concuerde con la voz y no se distraiga; que el pensamiento se fije en las palabras y el corazón se inflame de afecto al Señor, cantando con pureza, consciente de que se une a la alabanza eterna que resuena en las moradas celestiales y que Cristo canta los salmos con nosotros, ora por nosotros y en nosotros.

     “Ven”: palabras que la liturgia dirige siempre al Espíritu Santo; así, esta invocación inicial, es una epíclesis, una petición humilde para que descienda el Espíritu Santo, mueva a la alabanza y nos permita orar como conviene sin desfallecer. Todo terminado con la doxología, la alabanza a la Santísima Trinidad, como es propio de la liturgia.

************************

Con éste terminamos la larga serie de “Respuestas y aclamaciones” de la liturgia. Era necesario. Era conveniente. Porque eso es conocer la liturgia y vivirla. A veces nos quedamos en las periferias de la liturgia y polemizamos sobre ello: “casulla, sí, casulla, no, de guitarra más tradicional, no mejor la gótica… ¡y pongan comulgatorios!” “Pues a Jesús le da igual eso… que sois todos unos fariseos avinagrados con la liturgia". A veces buscamos sólo eso en los post y blogs de liturgia. ¡Qué pena! Porque la liturgia es más que eso, es mayor. Por ejemplo, conocerla y saborearla con sus respuestas y aclamaciones, o conocer mejor la plegaria eucarística o los espacios y lugares sagrados…

Lo dicho: terminamos el largo recorrido de respuestas y aclamaciones.



[1] J. LÓPEZ MARTÍN, La Oración de las Horas, Salamanca 1984 (2ª), 180.

7 comentarios

  
Severus
Muy agradecido por todo su trabajo y dedicación querido padre. ¡Dios lo bendiga!
13/11/19 10:55 PM
  
maru
Cuando se conoce la Liturgia , se ve la belleza que encierra. Desde luego, me ha servido mucho todo lo que vd. nos ha enseñado, tengo.un buen ''tocho'' de todos sus artículos, pues siempre hago fotocopias. Me gusta mucho esta aclamación de ''Dios mio, ven mi auxilio....'', no solo cuando se recita al comienzo de la liturgia de las horas, sino.para decirla en cualquier momento del dia. Aunque con éste termine lo relativo a respuestas y aclamaciones, espero nos siga enseñando más liturgia,aunque luego se tenga que ver que no se cumple con lo que está estipulado. Agradecida P. Javier. Lo tengo presente en la oración.
13/11/19 11:35 PM
  
Mac
Gracias, don Javier, por tanto como me ha enseñado.
Sigo encomendándole.
Un abrazo
14/11/19 11:37 AM
  
Luis Piqué Muñoz
¡Dios mío ¡EL AMADO! ven en mi Auxilio! ¡Dios mío, Dios mío ¡Padre mío! por qué me has abandonado! ¡La espantosa ¡escalofriante Cruz! ¡La Tortura de la interminable y crudelísima Flagelación! ¡La Desnudez humillante, vejatoria, si Bien creo que tras la durísima Flagelación Jesús se ató como pudo el taparrabos roto que había previsto! ¡Pero sobretodo el Huerto de Getsemaní ¡LA PASIÓN! ¡EL SER INFINITO Y ETERNO, EL AMOR EN SACRIFICIO PERFECTO ¡POR TODOS LOS PECADOS DEL MUNDO! ¡Presentes, Pasados y Futuros! ¡Y sobretodo ¡Ay! ¡LA DESESPERACIÓN HUMANA Y DIVINA ¡LA MISMA! EL SUPLICIO DEL PECADO, LA ENTREGA TOTAL Y APASIONADA AL ¡Ay! CORRUPTO Y DÉBIL HOMBRE ¡Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado! ¡Viva el Omnipotente, Terrible, amadísimo Dios Padre! ¡Viva el dulcísimo Jesús ¡LA SANTA, SAGRADA CRUZ! ¡Viva la Pasión del Amor del Espíritu Santo! ¡Viva Dios! ¡Viva Dios! ¡Viva Dios!
14/11/19 5:54 PM
  
M A
Deus in adiutorium meum intende, Domine ad adiuvandum me festina!

Cuánto tiempo que no lo digo, gracias por resucitármela.

Una vez más, le pido ¿podría editar estos artículos? Nos ha enseñado a conocerla más y amarla más. Y no se puede quedar aquí. en formato digital no sería muy oneroso.

Don Javier, mil gracias por todo. Espero que siga con otros temas, así, sin polémicas estériles que hacen tanto daño.

También déjese cuidar y mejórese.

***********

JAVIER:

NO sé cómo se hace eso de editar en formato digital. Soy muy básico, muy primitivo en Informática y nuevas técnicas.
Quise publicar en papel varias cosas, en distintas editoriales, y me dieron portazo en todas.
14/11/19 11:58 PM
  
Blanca
Una serie muy valiosa para vivir bien la liturgia.Siempre comparto con mi grupo de Liturgia y nos ayuda mucho. Gracias
También espero que siga con su blog sobre el tema.
En cada Misa le encomiendo y a su salud.
Un abrazo
15/11/19 2:22 PM
  
M A
D. Javier, yo no sé mucho, pero hay mucha gente que sí lo hace y publica. Hay varios sitios donde lo podría subir. Don Jorge publicó hace años uno,
De profesión, cura
JORGE GONZÁLEZ GUADALIX
Editorial Vita Brevis

Es de la editorial de este portal, la portada la hizo Bruno.
Yo lo adquirí en pdf. Quizá donde vive puedan echarle un cable. La cosa para digital no creo que sea muy difícil porque básicamente es un documento de texto con portada e índice. Y se pasa a pdf.

Vd lo tiene todo muy revisado y con sus cf. correspondientes, sin faltas.

Para el que compra es bastante barato, porque no tiene gastos de impresión aunque haya que pagar el IVA más alto que en papel y para el que publica no necesita un almacén lleno de libros que no sabe si saldrán o no.

Los seguidores de este blog creo que somos bastantes y nos ha ayudado mucho la lectura semanal pausada.

Ah, puede preguntar D. José María Iraburu, que tiene la Fundación Gratis Date gratisdate org con publicaciones muy buenas.

Dios le bendiga.
19/11/19 1:34 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.